Las tres cla­ves de una men­ta­li­dad ga­na­do­ra

OPI­NIÓN

Mercados & Tendencias Rep. Dominicana - - Opinión -

El “cre­ci­mien­to”, la “de­ter­mi­na­ción” y “dar”, com­bi­na­dos, es­tos tres ras­gos pue­den ayu­dar­le a cam­biar el mun­do, al­can­zar el éxi­to per­so­nal, cons­truir un gran equi­po, abor­dar desafíos en la co­mu­ni­dad.

Ga­nar" se tra­ta de to­mar el ta­len­to y el po­ten­cial con el que na­cis­te, y que des­de en­ton­ces has en­ri­que­ci­do, y op­ti­mi­zar­lo com­ple­ta­men­te con el fin de lo­grar un ob­je­ti­vo o pro­pó­si­to que te ha­ga fe­liz. En es­te ar­tícu­lo com­par­ti­mos nues­tra ex­pe­rien­cia y apren­di­za­jes en re­la­ción con los tres ele­men­tos pa­ra po­seer una men­ta­li­dad ga­na­do­ra: El “cre­ci­mien­to”, la “de­ter­mi­na­ción” y “dar”. Com­bi­na­dos, es­tos tres ras­gos pue­den ayu­dar­te a cam­biar el mun­do, al­can­zar el éxi­to per­so­nal, cons­truir un gran equi­po, abor­dar desafíos en la co­mu­ni­dad, y di­ri­gir com­pa­ñías con un sen­ti­do de pro­pó­si­to.

Va­mos a co­men­zar con el “cre­ci­mien­to” en el con­tex­to de adop­tar una men­ta­li­dad ga­na­do­ra. Lo que que­re­mos de­cir aquí tie­ne que ver con en­con­trar clien­tes po­ten­cia­les, ha­cien­do hin­ca­pié en el cre­ci­mien­to.

Ima­gi­na un va­so lleno has­ta la mi­tad, el va­so pue­de es­tar me­dio lleno o me­dio va­cío de­pen­dien­do de tu pers­pec­ti­va. La ma­ne­ra en la que abor­das el mun­do se pue­de di­vi­dir en dos pers­pec­ti­vas di­fe­ren­tes de­pen­dien­do de co­mo ves el

va­so. Un pun­to de vis­ta es el del va­so me­dio lleno. Es­to se co­no­ce co­mo la men­ta­li­dad de cre­ci­mien­to que cree que los ras­gos pue­den ser desa­rro­lla­dos y me­jo­ra­dos. Por el con­tra­rio, al­guien con una pers­pec­ti­va de men­ta­li­dad es­tá­ti­ca ve­ría el va­so me­dio va­cío, cre­yen­do que los ras­gos son es­tá­ti­cos y que las ha­bi­li­da­des no pue­den ser me­jo­ra­das.

La men­ta­li­dad de cre­ci­mien­to, es ali­men­ta­da por la emo­ción de sa­car pro­ve­cho a las po­si­bi­li­da­des que pue­den sur­gir pa­ra lle­nar el va­so. Con una men­ta­li­dad es­tá­ti­ca, uno ve el va­so co­mo "me­dio va­cío", es­tá­ti­co, y por lo tan­to no va­le la pe­na cen­trar­se en él más, asu­mien­do que es inú­til tra­tar de lle­nar el va­so en es­te pun­to. Li­de­ran­do con una men­ta­li­dad de cre­ci­mien­to, ge­ne­ras po­si­bi­li­da­des pa­ra ex­ten­der­te y aso­ciar­te pa­ra ga­nar de for­ma con­jun­ta, abrien­do la puer­ta a po­si­bi­li­da­des más allá de las que por sí so­lo pue­des ac­ce­der.

Las personas ge­ne­ral­men­te res­pon­den po­si­ti­va­men­te a una men­ta­li­dad de cre­ci­mien­to y son atraí­das por la opor­tu­ni­dad de par­ti­ci­par, ayu­dar ge­ne­rar ideas pa­ra con­tri­buir a tu éxi­to y apo­yar tu desa­rro­llo per­ci­bien­do que su con­tri­bu­ción da­rá lu­gar a un es­ce­na­rio de ga­nar/ga­nar. Es fun­da­men­tal re­co­no­cer que pue­des ele­gir tu mo­do de pen­sar. Pa­so uno, adop­tar una men­ta­li­dad de cre­ci­mien­to.

Aho­ra el se­gun­do ele­men­to de una men­ta­li­dad ga­na­do­ra es la "de­ter­mi­na­ción", ya que po­seer una men­ta­li­dad de cre­ci­mien­to por sí so­lo no es su­fi­cien­te pa­ra ga­nar. La com­bi­na­ción de una men­ta­li­dad de cre­ci­mien­to, jun­to con el tra­ba­jo du­ro, y la "de­ter­mi­na­ción", se ca­ta­li­za en una po­de­ro­sa com­bi­na­ción que te ani­ma­mos a desa­rro­llar.

Una fuer­te éti­ca de tra­ba­jo, po­nien­do to­do tu es­fuer­zo en al­go a me­nu­do pue­de ser un di­fe­ren­cia­dor cla­ve pa­ra el éxi­to. A me­nu­do, nues­tras car­gas de tra­ba­jo co­mo mu­je­res, ma­dres, es­po­sas, pro­fe­sio­na­les y miem­bros de la co­mu­ni­dad pue­den ser abru­ma­do­ras. Es­to nos obli­ga a com­pro­me­ter­nos ple­na­men­te y con di­li­gen­cia a per­se­guir nues­tros ob­je­ti­vos, a com­pren­der y ad­qui­rir ha­bi­li­da­des y ca­pa­ci­da­des, así co­mo a or­de­nar di­li­gen­te­men­te to­dos los re­cur­sos a los que po­de­mos ac­ce­der pa­ra apo­yar nues­tros pro­pios es­fuer­zos.

Se re­quie­re de de­ter­mi­na­ción pa­ra ali­men­tar nues­tra ca­pa­ci­dad pa­ra su­pe­rar los obs­tácu­los y desafíos que se­gu­ra­men­te sur­gi­rán en nues­tros ca­mi­nos. To­do el mun­do fa­lla en al­gu­nas co­sas, de he­cho, si no fa­llas, nues­tra opi­nión es que no lo es­tás in­ten­ta­do lo su­fi­cien­te o no es­tás sa­lien­do fue­ra de tu zo­na de con­fort.

Ha­ce unas se­ma­nas, he­mos te­ni­do la opor­tu­ni­dad de en­tre­nar a una jo­ven em­pre­sa­ria que ha­bía de­ja­do el ne­go­cio fa­mi­liar de su ma­dre pa­ra es­ta­ble­cer su pro­pia fir­ma de ro­pa de­por­ti­va ha­ce apro­xi­ma­da­men­te nue­ve me­ses. Ella se ha­bía to­pa­do con pro­ble­mas y ha­bía per­di­do a su prin­ci­pal clien­te mi­no­ris­ta. Su ma­dre tam­bién la alen­tó a re­gre­sar a la em­pre­sa fa­mi­liar. Mien­tras mi­ra­ba a su ne­go­cio de ro­pa de­por­ti­va ago­ni­zar, el va­so se es­ta­ba va­cian­do rá­pi­da­men­te. Al ima­gi­nar­se te­ner que re­gre­sar al ne­go­cio fa­mi­liar de su ma­dre, el va­so co­men­zó a lle- nar­se... has­ta que le pre­gun­ta­mos por qué ha­bía de­ja­do la em­pre­sa fa­mi­liar y pu­so en mar­cha su pro­pia em­pre­sa. Mien­tras pen­sa­ba en una ma­ne­ra de sa­lir de es­to, el va­so de la em­pre­sa fa­mi­liar se eva­po­ró rá­pi­da­men­te y su nue­vo va­so de ro­pa de­por­ti­va co­men­zó a pa­re­cer atrac­ti­vo de nue­vo. Mien­tras tra­ba­ja en una for­ma de dar la vuel­ta a la si­tua­ción con su prin­ci­pal clien­te mi­no­ris­ta, el va­so del ne­go­cio de ro­pa de­por­ti­va se des­bor­dó. ¡Nues­tra jo­ven em­pre­sa­ria ha­bía en­con­tra­do su de­ter­mi­na­ción de nue­vo!

Al to­par­se con un mu­ro, o en­fren­tar­se a un obs­tácu­lo que real­men­te te re­ta, la de­ter­mi­na­ción pue­de ayu­dar­te a re­car­gar tus ba­te­rías, re­co­no­cien­do que hay que per­se­ve­rar, reavi­var los es­fuer­zos pa­ra re­co­ger los pe­da­zos y pro­bar al­go nue­vo o di­fe­ren­te pa­ra avan­zar, tal vez en una nue­va di­rec­ción. Pa­so dos, bus­car apoyo y mos­trar de­ter­mi­na­ción

Por úl­ti­mo, el ter­cer ele­men­to de la fór­mu­la pa­ra una men­ta­li­dad ga­na­do­ra se­gún nues­tra ex­pe­rien­cia es "dar". He­mos apren­di­do que cuan­do se da, los be­ne­fi­cios que se re­ci­ben son muy su­pe­rio­res a los es­fuer­zos in­ver­ti­dos. Cuan­do li­de­ras con gra­ti­tud y crees en la teo­ría de la abun­dan­cia, apren­des a no es­pe­rar na­da a cam­bio, y co­mo tal, cuan­do re­ci­bes al­go, es pa­ra ti una gra­ta sor­pre­sa. Es en el dar, que sen­ti­mos la ma­yor ple­ni­tud en nues­tras vi­das per­so­na­les y pro­fe­sio­na­les. Pa­ra ilus­trar es­to, voy a re­co­ger un pro­yec­to co­mu­ni­ta­rio que es me es cer­cano y muy que­ri­do, una or­ga­ni­za­ción lla­ma­da "El Ni­ño con la Bo­la". Es­ta es una or­ga­ni­za­ción sin áni­mo de lu­cro con ba­se en Cos­ta Ri­ca que cons­tru­ye lí­de­res ju­ve­ni­les en dos Pre­ca­rios lo­ca­les; El Trián­gu­lo y Los Cua­dros. Al ser­vir de tu­tor vo­lun­ta­rio y ser miem­bro del Con­se­jo de Ad­mi­nis­tra­ción, he vis­to có­mo la or­ga­ni­za­ción es im­pul­sa­da por vo­lun­ta­rios que ge­ne­ro­sa­men­te do­nan su tiem­po y ha­bi­li­da­des pa­ra dar ayu­da a los jó­ve­nes con sus es­tu­dios, pro­por­cio­nán­do­les mo­de­los po­si­ti­vos y es­tí­mu­los a me­di­da que si­guen su ca­mino pa­ra li­be­rar­se del círcu­lo de po­bre­za en el que han crecido.

Las his­to­rias que es­tos jó­ve­nes com­par­ten, su co­ra­je, per­sis­ten­cia y he­roi­cos es­fuer­zos pa­ra su­pe­rar los nu­me­ro­sos obs­tácu­los que en­cuen­tran es im­pre­sio­nan­te y es una fuen­te de ins­pi­ra­ción. Es tan gra­ti­fi­can­te ver­los con­tri­bu­yen­do, crean­do un círcu­lo vir­tuo­so que crece y ha­ce un tre­men­do im­pac­to en sus co­mu­ni­da­des. Co­mo una pie­dra que se de­ja caer en un es­tan­que, los círcu­los re­ver­be­ran­tes que se ex­pan­den a par­tir del pun­to de caí­da ini­cial de la pie­dra, ex­pan­dién­do­se y se mul­ti­pli­cán­do­se, ilus­tran bien el im­pac­to que se ha pro­du­ci­do en el tiem­po. La ins­pi­ra­ción que ob­tu­ve de es­ta ex­pe­rien­cia, ali­men­tó mi ener­gía y pa­sión en to­das las di­men­sio­nes de mi vida; co­mo es­po­sa, ma­dre de tres hi­jas, pro­fe­sio­nal y miem­bro de la co­mu­ni­dad. El úl­ti­mo pa­so es “dar”.

En po­cas pa­la­bras, una men­ta­li­dad ga­na­do­ra es oxí­geno pa­ra nues­tra men­te. Nos ha­ce sen­tir rea­li­za­dos a cor­to y lar­go pla­zo. Al cen­trar­nos en el "Cre­ci­mien­to", la "de­ter­mi­na­ción" y en "Dar", po­de­mos ac­ce­der a una fór­mu­la ga­na­do­ra que es gra­ti­fi­can­te a la ho­ra de pro­por­cio­nar pro­pó­si­to y rea­li­za­ción a nues­tras vi­das, ca­da mi­nu­to, ca­da día.

EDI­CIÓN 116

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.