Mariela, Ella Y GIUSEPPE

“SER MA­DRE ES UN ROL QUE NA­CE DEL AMOR MÁS PROFUNDO DE UNA MU­JER”

Oh! Magazine - - Portada - UNA COMUNICADORA CON EL BRILLO DE MA­DRE.

Mariela En­car­na­ción es co­pre­sen­ta­do­ra y co­pro­duc­to­ra de Show­biz en CNN en Es­pa­ñol, un pro­gra­ma diario don­de se re­por­tan y de­ba­ten las más so­na­das y con­tro­ver­sia­les no­ti­cias de en­tre­te­ni­mien­to del día. En ex­clu­si­va, nos ha­bla de lo que sig­ni­fi­ca pa­ra ella la ma­ter­ni­dad; de lo que fue pa­ra ella sa­lir de su país na­tal, pa­ra aven­tu­rar­se pro­fe­sio­nal­men­te en el ex­tran­je­ro y de su par­ti­ci­pa­ción en uno de los ca­na­les más vis­tos de la te­le­vi­sión his­pa­noa­me­ri­ca­na. Ser ma­dre no re­quie­re de un ma­nual, es un rol que na­ce del amor más profundo de una mu­jer ”... fue­ron las pa­la­bras que más nos enamo­ra­ron y nos mar­ca­ron des­pués de en­tre­vis­tar a Mariela En­car­na­ción. El te­ner dos her­mo­sos pe­que­ños, Ella Ma­rie de cua­tro años y su Giuseppe Ema­nue­le de ocho años; le han en­se­ña­do a en­cen­der el brillo de la ma­ter­ni­dad que to­da mu­jer po­see en su in­te­rior. Es­ta her­mo­sa comunicadora se ini­ció en la te­le­vi­sión de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na en 1998, de la mano del re­co­no­ci­do mú­si­co Juan Luis Gue­rra a tra­vés de su ca­nal Man­go TV y ha lo­gra­do ca­lar en la ciu­dad de Miami (don­de re­si­de ac­tual­men­te). Des­de sus pri­me­ras apa­ri­cio­nes en re­co­no­ci­dos pro­gra­mas co­mo Sá­ba­do Gi­gan­te trans­mi­ti­do por Uni­vi­sión, por men­cio­nar al­gu­nos de ellos; han si­do par­te po­si­cio­nar­la has­ta don­de se en­cuen­tra en el día de hoy. Ha te­ni­do con­tac­to con gran­des per­so­na­jes del mun­do del en­tre­te­ni­mien­to, de la ta­lla de Jennifer López, Ca­me­ron Diaz, Mark Wahl­berg, Chan­ning Ta­tum, Ja­mie Fox, Co­lin Fa­rrel, Eu­ge­nio Der­bez, Den­zel Washington, Kea­nu Ree­ves y Co­lin Fa­rrell. De­fi­ni­ti­va­men­te, es una mues­tra tan­gi­ble de que no por ca­sua­li­dad en 2013 se ha­ce acree­do­ra de un pre­mio So­be­rano, co­mo me­jor comunicadora en el ex­tran­je­ro, otor­ga­do por la Aso­cia­ción de Cro­nis­tas de Ar­te del país.

OH!MAGAZINE:

¿QUÉ RE­PRE­SEN­TA PA­RA TI, SER LA CO­PRE­SEN­TA­DO­RA DE SHOW­BIZ EN CNN EN ES­PA­ÑOL?

MARIELA:

Una ben­di­ción, amo mi tra­ba­jo, ya va­mos pa­ra sie­te años de co­nec­tar ca­da tar­de con to­da La­ti­noa­mé­ri­ca y los latinos que vi­ven en EE. UU. a tra­vés de CNN en es­pa­ñol. So­mos un pro­gra­ma de no­ti­cias de en­tre­te­ni­mien­to que se ha po­di­do ga­nar el apo­yo y seguimiento de un pú­bli­co mul­ti­cul­tu­ral y muy exi­gen­te.

OH!MAGAZINE:

SA­BE­MOS QUE TUVISTE TUS INI­CIOS POR EL AÑO 1998 EN MA­NOS DE JUAN LUIS GUE­RRA, ¿CÓ­MO HAS CAMBIADO A LO LAR­GO DE TO­DO ESE TIEM­PO?, ¿SIENTES QUE ES­TÁS JUS­TO DON­DE QUERÍAS ES­TAR?

MARIELA:

Pues sí, he dis­fru­ta­do el ca­mino re­co­rri­do y ca­da re­to lo­gra­do ha te­ni­do un sig­ni­fi­ca­do muy va­lio­so pa­ra mí des­de ese pri­mer pro­gra­ma de TV, que fue mi pri­me­ra opor­tu­ni­dad fren­te a las cá­ma­ras, has­ta show­biz que es mi tra­ba­jo ac­tual. Ha valido la pena ca­da desafío asu­mi­do, y ca­da opor­tu­ni­dad de tra­ba­jo que he re­ci­bi­do, me han transformado pa­ra ser y es­tar don­de siem­pre ha­bía soñado.

OH!MAGAZINE:

HAS SI­DO PAR­TE DE PRO­GRA­MAS CO­MO: “LEVÁNTATE”, “RIT­MO Y SABOR”, LAMÚSICA.COM. ¿CÓ­MO TE HAN AYUDADO EN TU CRE­CI­MIEN­TO PRO­FE­SIO­NAL?

MARIELA:

Tan­to en “Rit­mo y

Sabor” co­mo “La­mu­si­ca.com” fui la pre­sen­ta­do­ra y am­bos es­pa­cios me ayu­da­ron a lo­grar la con­fian­za, sol­tu­ra y amor al ofi­cio que hoy si­go ejer­cien­do co­mo pre­sen­ta­do­ra de

TV. En “Levántate” fui re­por­te­ra pa­ra Telemundo des­de Miami, en un pro­gra­ma que pa­ra ese en­ton­ces se gra­ba­ba en Puer­to Rico y re­cuer­do que me ayu­dó a dar lo me­jor de mí, en un ho­ra­rio que no sa­bía co­mo me iba a ir, pues, era le­van­tar­se muy tem­prano; y soy de buen dor­mir, pe­ro fue po­si­ble y lo hi­ce siem­pre con en­tu­sias­mo y gra­ti­tud en tra­ba­jar en lo que tan­to dis­fru­to, la TV.

OH!MAGAZINE:

SO­BRE TU LLE­GA­DA A MIAMI. ¿SENTISTE MIEDO AL TO­MAR LA DE­CI­SIÓN DE MUDARTE A UN PAÍS AJENO AL TUYO E INICIARTE EN LA CO­MU­NI­CA­CIÓN DES­DE ALLÁ?

MARIELA:

Miedo no. El miedo pa­ra­li­za, nun­ca sen­tí miedo; sen­tí emo­ción, cu­rio­si­dad, en­tu­sias­mo, vo­lun­tad, ga­nas... Era una ex­pe­rien­cia que desea­ba pro­fun­da­men­te vi­vir y dis­fru­tar, y ben­di­to Dios, me sa­lió co­mo la so­ña­ba, y en eso siem­pre ten­go que de­cir; que es­tu­ve y si­go es­tan­do siem­pre cer­qui­ta de la mano de Dios.

OH!MAGAZINE:

CONTINUANDO CON LA PRE­GUN­TA AN­TE­RIOR: ¿QUÉ FUE LO MÁS DI­FÍ­CIL PA­RA TI EN ESE PRO­CE­SO?

MARIELA:

Es­tar lejos de la fa­mi­lia. Soy muy fa­mi­liar y muy con­sen­ti­da por de­más (ri­sas). Soy ami­ga de mis pa­dres, me­jor ami­ga de mi her­ma­na, muy cer­ca­na a mis hermanos, ten­go so­bri­nos que ado­ro co­mo a mis hi­jos y es­tar se­pa­ra­da de ellos es, sin du­das, siem­pre el sa­cri­fi­cio más alto que he te­ni­do que pa­gar.

OH!MAGAZINE:

SO­BRE TU ROL DE MA­DRE. ¿CÓ­MO LIDIASTE CON SER MA­DRE Y ES­TAR TAM­BIÉN INVOLUCRADA CON TU TRA­BA­JO?

MARIELA:

¡Or­ga­ni­zán­do­me! Cuan­do na­ció mi pri­mo­gé­ni­to Giuseppe, en 2008; sí me to­mé una pau­sa de un año fue­ra de la TV, lue­go re­gre­sé a las pan­ta­llas de Telemundo y me di cuen­ta que era cues­tión de te­ner mi agenda bien es­ta­ble­ci­da y mis prio­ri­da­des cla­ras. Con Ma­rie, ya era una “ex­per­ta” en el te­ma de ser ma­má y pro­fe­sio­nal, así que me pu­de adap­tar más fá­cil.

OH!MAGAZINE:

TO­DA MA­DRE HA SEN­TI­DO AL ME­NOS AL­GU­NA VEZ EN SU VI­DA, QUE EL TRA­BA­JO INTERFIERE CON LA ATEN­CIÓN DE LOS HI­JOS. ¿CÓ­MO LE HA­CES TÚ CUAN­DO ESO PA­SA?

MARIELA:

To­da ma­dre que tra­ba­ja en al­gún mo­men­to de su vi­da per­so­nal, y pro­fe­sio­nal ha sen­ti­do o sen­ti­rá eso, es inevi­ta­ble y la manera en la que en­fren­to ese sentimiento, es re­cor­dan­do cuan­do es­toy con ellos, dis­fru­tan­do de nues­tro tiem­po jun­tos; la calidad es lo que cuen­ta, cuán­ta em­pa­tía les de­mues­tro, cuán­to in­te­rés ven de mí, ha­cia ellos en to­dos los as­pec­tos de su vi­da. Soy muy ma­má, siem­pre les es­toy or­ga­ni­zan­do un even­to, una reunión de ami­gos, un brunch; cual­quier ex­cu­sa pa­ra apre­ciar el tiem­po en fa­mi­lia y ami­gos.

“MIS CON­SE­JOS PA­RA UNA PER­SO­NA QUE QUIE­RA EMPRENDER DES­DE OTRO PAÍS: ENTREGARSE A SU SUE­ÑO EN TO­DA LA EX­TEN­SIÓN DE ESA PA­LA­BRA, ESTUDIAR, PREPARARSE, NO DESMAYAR EN SU IN­TEN­TO DE LLE­GAR, NO ACEP­TAR LOS NOES, POR RES­PUES­TAS, NO PER­DER EL NOR­TE , LA ME­TA. APOSTAR A LO QUE ESA VOCECITA QUE SA­LE DEL CO­RA­ZÓN NOS DI­CE, Y SA­BER ES­PE­RAR ”.

OH!MAGAZINE: ¿QUÉ VA­LO­RES TRATAS DE DAR­LES A TUS HI­JOS?

MARIELA:

Me en­fo­co mu­cho en tra­tar de mos­trar­les mi me­jor ver­sión co­mo ser hu­mano. Co­mo di­cen: “La pa­la­bra con­ven­ce, pe­ro el ejem­plo arras­tra”... Na­da gano con ha­blar­les mu­cho, si en mí no tie­nen un buen ejem­plo de de­di­ca­ción, ho­nes­ti­dad, ge­ne­ro­si­dad, ama­bi­li­dad, en­tu­sias­mo por la vi­da y deseos de su­pera­ción.

OH!MAGAZINE:

SE­GÚN TUS VI­VEN­CIAS DE MA­DRE: ¿CÓ­MO LOGRAS (CON­SE­JOS) EL EQUILIBRIO PER­FEC­TO EN­TRE SER BUE­NA MA­DRE Y A LA VEZ SER BUE­NA EN TU TRA­BA­JO?

MARIELA:

De­di­cán­do­le a ca­da rol su tiem­po, pe­ro so­bre to­do ejer­cien­do ca­da uno de ellos con amor. Ser ma­dre no re­quie­re de un ma­nual, es un rol que na­ce del amor más profundo de una mu­jer. Y en el cam­po pro­fe­sio­nal, sa­be­mos que el ofi­cio que reali­ce­mos siem­pre que lo ha­ga­mos con gra­ti­tud y co­ra­zón, nos per­mi­ti­rá al­can­zar éxi­to y sen­tir que el ba­lan­ce sí es po­si­ble, cuan­do le po­nes a lo que ha­ce­mos mu­cha pa­sión.

OH!MAGAZINE:

EN TU TRA­BA­JO: ¿QUÉ CUALIDADES CONSIDERAS QUE FUE­RON LAS QUE TE AYU­DA­RON A POSICIONARTE EN LA TE­LE­VI­SIÓN HIS­PA­NA, EN LA CIU­DAD DE MIAMI?

MARIELA:

Pri­me­ro Dios que siem­pre es­cu­cha mis ora­cio­nes, des­pués pien­so que soy muy de­ter­mi­na­da cuan­do de lo­grar al­go se tra­ta, no me doy fá­cil­men­te por ven­ci­da y na­cí pa­ra es­tar en los me­dios, así que cuan­do re­co­no­ces a tiem­po cuál es tu ma­yor vo­ca­ción y te de­ci­des a bus­car­la y la en­cuen­tras, vives pa­ra dis­fru­tar­la.

OH!MAGAZINE:

¿VOLVERÍAS A LA RE­PÚ­BLI­CA DO­MI­NI­CA­NA A TRA­BA­JAR?

MARIELA:

Amo mi país. Lo ha­go continuamente (tra­ba­jar en él ), co­mo por ejem­plo: con el Cla­ro Glam Party que ya lle­vo tres años ha­cién­do­lo pa­ra la no­che de los pre­mios So­be­rano, maes­trías de ce­re­mo­nia pa­ra em­pre­sas, una pe­lí­cu­la que gra­bé el año pa­sa­do que sa­le pró­xi­ma­men­te... en fin, es­tos even­tos pun­tua­les me dan la opor­tu­ni­dad de sen­tir­me siem­pre cer­ca de mi país, y de mi gen­te, que tan­to amo.

OH!MAGAZINE:

¿CUA­LES SON TUS MOTIVANTES PA­RA SER ASÍ Y EN QUÉ TE APOYAS EN TUS MO­MEN­TOS MÁS ESTRESANTES DE MA­DRE Y EN TU TRA­BA­JO? MARIELA:

Na­cí lle­na de ener­gía, no me can­so con fa­ci­li­dad. Soy muy hi­per­ac­ti­va, pue­do es­tar co­mo los ni­ños, to­do el día brin­can­do de un la­do al otro (ri­sas). Me­nos mal que ten­go dos hi­jos, y que con ellos lo­gro ca­na­li­zar esa ener­gía, ade­más de, por su­pues­to, mis ho­ras de tra­ba­jo, más el ejer­ci­cio que reali­zo; me gus­ta ser así, vi­vir una vi­da don­de ha­ga mu­chas co­sas du­ran­te el día y sien­ta que no se me fue un día sin ha­ber­lo dis­fru­ta­do y apro­ve­cha­do al má­xi­mo.

OH!MAGAZINE: QUIE­RA DESARROLLARSE EN LA CO­MU­NI­CA­CIÓN (PRENSA, TV, ETC.) DES­DE OTRO PAÍS?

MARIELA: Entregarse a su sue­ño en to­da la ex­ten­sión de esa pa­la­bra. Estudiar, prepararse, no desmayar en su in­ten­to de lle­gar, no acep­tar los noes por res­pues­tas, no per­der el nor­te, la me­ta. Apostar a lo que esa vocecita que sa­le del co­ra­zón nos di­ce, y sa­ber es­pe­rar.

OH!MAGAZINE:

¿QUÉ SIENTES QUE TE HA­CE FAL­TA A NI­VEL PRO­FE­SIO­NAL? ¿TIE­NES AL­GÚN PRO­YEC­TO NUE­VO O AL­GO EN QUE ESTÉS TRA­BA­JAN­DO? MARIELA:

Vienen va­rios pro­yec­tos, al­gu­nos de ín­do­le em­pre­sa­rial, quie­ro se­guir ac­tuan­do, y por su­pues­to, sin ol­vi­dar mi TV y mi ca­sa CNN en Es­pa­ñol. Re­cuer­den ma­dres: To­do se pue­de ha­cer, a so­ñar y a tra­ba­jar pa­ra lo­grar­lo, que Dios siem­pre nos da la for­ma de al­can­zar­lo.

“SIEM­PRE TRA­TO DE DEMOSTRATAR A

MIS HI­JOS LA ME­JOR VER­SIÓN DE MÍ, CO­MO SER HU­MANO. CO­MO DI­CEN: ´LA PA­LA­BRA CON­VEN­CE, PE­RO EL EJEM­PLO ARRAS­TRA... NA­DA GANO CON HA­BLAR­LES MU­CHO, SI EN MÍ, NO TIE­NEN UN BUEN EJEM­PLO DE DE­DI­CA­CIÓN, HO­NES­TI­DAD, GE­NE­RO­SI­DAD, AMA­BI­LI­DAD, EN­TU­SIAS­MO POR LA VI­DA Y DESEOS DE SU­PERA­CIÓN ”.

FO­TO: RO­BER­TO GIORGETTI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.