Moh!da

Oh! Magazine - - Contenido - SE PO­NE EL TRAJE DE SUPERMAMÁ

En nues­tra guía de es­ti­lo, te mos­tra­mos có­mo po­drías ves­tir­te si es­tás en dulce es­pe­ra. Dis­fru­ta de una pa­sa­re­la lle­na de ma­ter­ni­dad, pe­ro con un to­que de mo­der­ni­dad.

Ta­nia Medina pa­só de la pa­sa­re­la al qui­ró­fano, y de ahí a ser la ma­má de Le­ti­zia Ma­rie, Da­nie­lle Ma­rie y los me­lli­zos Pau­la Sop­hia y Pa­blo Da­niel García Medina. ¿Có­mo ha lo­gra­do una rei­na de be­lle­za li­diar con cua­tro hi­jos, un es­po­so, un ho­gar, y una ca­rre­ra tan com­pro­me­te­do­ra co­mo la ci­ru­gía plás­ti­ca, sin per­der el gar­bo ni la be­lle­za?

Fue la pri­me­ra pre­gun­ta he­cha a Ta­nia Medina, y su res­pues­ta fue sim­ple: “Sen­ci­llo, po­nién­do­me el traje de supermamá”. Con­si­de­ra que nin­gún rol es más im­por­tan­te que otro, y que por ello, se ne­ce­si­ta desem­pe­ñar ca­da uno con mu­cho amor, en­tre­ga y res­pe­to. “Por su­pues­to, mis hi­jos son lo pri­me­ro en mi vi­da. ¿Pe­ro qué pa­sa?, que pa­ra cui­dar bien de ellos, que ten­gan una bue­na edu­ca­ción, y dis­fru­ten de una me­jor calidad de vi­da, de­bo tra­ba­jar y, pa­ra po­der lle­var es­ta car­ga y aten­der bien a mis pa­cien­tes, en­ton­ces, ten­go que te­ner un so­por­te que es mi es­po­so Pa­blo García. Es de­cir, que to­dos los ro­les se com­ple­men­tan”, ex­pli­ca son­rien­do. Al res­pon­der so­bre có­mo se ha­ce pa­ra pres­tar la de­bi­da a aten­ción a cua­tro hi­jos, tres hem­bras y un va­rón, so­bre to­do en es­tos tiem­pos en los que la ten­den­cia es te­ner uno o dos, Medina di­ce que es asun­to de “co­ger­le el pi­so”, de sa­ber en­ten­der que ca­da uno es di­fe­ren­te, y que así hay que tra­tar­lo.

“Fí­ja­te, en to­do el sen­ti­do de la pa­la­bra, te­ner hi­jos im­pli­ca una gran res­pon­sa­bi­li­dad. Una por­que tie­nes que pro­veer­les ali­men­ta­ción, edu­ca­ción, me­di­ci­na, cui­da­dos…, pe­ro más que to­do, tie­nes que ve­lar por su in­te­gri­dad en un mun­do ca­da vez más con­vul­so. Así que lo que ha­go, es tra­tar de dar­les a ellos las he­rra­mien­tas, se­gún su edad, pa­ra que

en la adul­tez se­pan ma­ne­jar­se y te­ner el con­trol de la reali­dad que les to­que vi­vir”, sos­tie­ne. Sin pen­sar­lo dos ve­ces, ad­mi­te que, el ha­ber pa­sa­do de la pa­sa­re­la al qui­ró­fano, y de ahí a la ma­ter­ni­dad, le ha ayudado a va­lo­rar ca­da eta­pa y ca­da pa­pel que desem­pe­ña en su vi­da. “Pe­ro mi ra­zón de ser, de se­guir ha­cia ade­lan­te, de de­cir, siem­pre: ‘Yo pue­do’ con mis cua­tro hi­jos. Por­que ser ma­dre no tie­ne ho­ra, no tie­ne límites... Es un com­pro­mi­so de por vi­da con la fe­li­ci­dad”.

BELLA SIN DE­JAR DE CUM­PLIR SUS RO­LES

El he­cho de ha­ber si­do rei­na de be­lle­za, com­pro­me­te a Ta­nia Medina a lu­cir siem­pre bien pues­ta. Con­fie­sa que tra­ta de ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra man­te­ner su tí­tu­lo de rei­na de be­lle­za, pe­ro que el mo­te que más le agra­da os­ten­tar, es el de ma­dre. “Me man­ten­go al día pa­ra ofre­cer un me­jor ser­vi­cio a mis pa­cien­tes y pre­di­car con ejem­plo, de te­ner una bue­na ima­gen, pe­ro ja­más com­pro­me­to el tiem­po de mis hi­jos. Es lo pri­me­ro pa­ra mí. Aun­que ten­go cla­ro que de­bo ser mu­jer y pro­fe­sio­nal, siem­pre se­ré más ma­dre que to­do”, pun­tua­li­za la bel­dad. Di­ce que gra­cias a su es­po­so Pa­blo García, tam­bién ci­ru­jano, es que ha po­di­do se­guir ade­lan­te con cua­tro hi­jos, un tra­ba­jo de­man­dan­te y una bue­na apa­rien­cia fí­si­ca. Y es que en es­tos tiem­pos, al in­vo­lu­crar­nos en tan­tas la­bo­res dia­rias, en­tre com­pro­mi­sos pro­fe­sio­na­les, y fa­mi­lia­res, a ve­ces se nos ha­ce cues­ta arri­ba lo­grar man­te­ner la bue­na apa­rien­cia fí­si­ca. “Real­men­te es un asun­to di­fí­cil, pe­ro no im­po­si­ble. Sa­co tiem­po pa­ra lo­grar una bue­na ima­gen, da­do que de­bo pro­yec­tar eso a mis pa­cien­tes, tan­to por res­pe­to, co­mo por el he­cho de ser ejem­plo de lo que ha­go; que es ci­ru­gía plás­ti­ca”, nos cuen­ta. Agre­ga que la be­lle­za va muy de la mano con la ma­ter­ni­dad, pues aun­que los hi­jos de­man­dan mu­cho tiem­po, de­ben ser ins­pi­ra­ción pa­ra que la ma­dre luz­ca bien y les dé ese ejem­plo. Ade­más, de que tam­bién se es es­po­sa, co­men­ta. “Sin des­cui­dar nues­tros ro­les, que son mu­chos, de­be­mos sa­car tiem­po pa­ra no­so­tras co­mo mu­jer y co­mo pro­fe­sio­nal.

Pa­ra Ta­nia Medina la ma­ter­ni­dad no se traduce en an­dar descuidada ni anticuada. Des­de su pers­pec­ti­va, es sim­ple­men­te un es­ta­do ma­ra­vi­llo­so que Dios le otor­ga a la mu­jer, pa­ra que disfrute de la plenitud y la multiplicación de la vi­da.

“EN TO­DO EL SEN­TI­DO DE LA PA­LA­BRA,

TE­NER HI­JOS

IM­PLI­CA UNA GRAN RES­PON­SA­BI­LI­DAD. UNA POR­QUE TIE­NES QUE PRO­VEER­LES ALI­MEN­TA­CIÓN, EDU­CA­CIÓN, ME­DI­CI­NA, CUI­DA­DOS…, PE­RO MÁS QUE TO­DO, TIE­NES QUE VE­LAR POR SU IN­TE­GRI­DAD EN UN MUN­DO MÁS CON­VUL­SO”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.