40h!

AC­TI­TU­DES QUE VEN­CEN

Oh! Magazine - - News -

A pro­pó­si­to del Día Mun­dial del Cán­cer de Ma­ma, les trae­mos un es­pe­cial de mu­je­res lu­cha­do­ras que han en­fren­ta­do la en­fer­me­dad y han si­do un ejem­plo de su­pe­ra­ción.

AL­GÚN VÍNCU­LO. To­dos te­ne­mos un ami­go o fa­mi­liar que ha pa­de­ci­do los efec­tos de es­ta du­ra en­fer­me­dad. Al­gu­nos han per­di­do la ba­ta­lla y otros han so­bre­vi­vi­do a pe­sar del diag­nós­ti­co, con­vir­tién­do­se en ver­da­de­ros gue­rre­ros que nos mo­ti­van a dar lo me­jor de no­so­tros.

FAC­TO­RES QUE IN­FLU­YEN

Una de las con­di­cio­nes vi­ta­les pa­ra su­pe­rar es­ta en­fer­me­dad, es el es­ta­do de áni­mo. La for­ma co­mo la en­fren­te­mos se­rá vi­tal en la re­cu­pe­ra­ción o en el avan­ce y com­pli­ca­ción de la mis­ma. Tam­bién sue­le es­tar li­ga­da al fac­tor he­re­di­ta­rio y re­ba­sar­la de­pen­de de su tem­pra­na de­ten­ción.

FA­MO­SAS DIAGNOSTICADAS

Han si­do mu­chas las mu­je­res fa­mo­sas que han su­fri­do de es­ta en­fer­me­dad, y que a tra­vés de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción nos han en­se­ña­do su cons­tan­cia a la ho­ra de en­fren­tar­la. En­tre ellas po­de­mos des­ta­car a la co­no­ci­da can­tan­te me­xi­ca­na Ale­jan­dra Guz­mán, quien atra­ve­só un mie­do te­rri­ble al des­cu­brir que te­nía un tu­mor can­ce­rí­geno. Tras es­ta no­ti­cia de­ci­dió no de­jar­se de­rrum­bar, sino lu­char con­tra to­das sus fuer­zas.

APO­YO FA­MI­LIAR

En mo­men­tos tan de­ci­si­vos en nues­tra vi­da cuan­do sen­ti­mos que el mun­do se nos vie­ne en­ci­ma, es in­dis­pen­sa­ble sen­tir el apo­yo de nues­tro se­res que­ri­dos. Ale­jan­dra al pa­sar por es­te com­pli­ca­do pro­ce­so, re­ci­bió el apo­yo y la com­pa­ñía de su hi­ja Fri­da de 15 años, a quien in­clu­so le de­di­có una can­ción.

SU REAC­CIÓN

Sin per­der tiem­po a dos días de des­cu­brir su diag­nós­ti­co, se so­me­tió a una ci­ru­gía. "Me ne­gué a de­jar de vi­vir, de res­pi­rar, de amar. Cuan­do el doctor me en­tre­gó el re­sul­ta­do me di cuen­ta de que la vi­da era de pa­pel”. Co­men­tó a una re­vis­ta me­xi­ca­na.

CON­CIEN­TI­ZAR

Dos me­ses des­pués de su ope­ra­ción, es­ta gran lu­cha­do­ra subió a los es­ce­na­rios y se con­vir­tió en vo­ce­ra de la Fun­da­ción Ini­cia­ti­va Ser, don­de in­ci­ta a las mu­je­res pa­ra que asis­tan al mé­di­co a tiem­po.

OTRA GUE­RRE­RA

El 22 de mar­zo de 2005 mu­chos se­gui­do­res y me­dios de co­mu­ni­ca­ción se sor­pren­die­ron al sa­ber que la ac­triz puer­to­rri­que­ña Ada­ma­ri Ló­pez, co­no­ci­da por la te­le­no­ve­la Ami­gas y Ri­va­les y Ga­ta sal­va­je pa­de­cía de cán­cer de ma­ma.

DA­NIE­LA RO­MO Al su­pe­rar es­ta en­fer­me­dad de­cla­ró en una re­vis­ta in­ter­na­cio­nal que el cán­cer no tie­ne gé­ne­ro, ni­vel eco­nó­mi­co, o so­cial. "Es una eta­pa en la que tie­nes que lu­char y apren­der".

GRAN PÉR­DI­DA

La ac­triz An­gé­li­ca Ma­ría , es otra per­so­na­li­dad que hay que men­cio­nar, ella per­dió a su ma­dre, lu­chan­do con­tra otro ti­po de cán­cer cuan­do te­nía 72 años, seis me­ses des­pués des­cu­brió que ella pa­de­cía cán­cer de ma­ma.

RA­ZO­NES

Ha de­cla­ra­do que siem­pre cui­dó su ali­men­ta­ción y que tal vez su en­fer­me­dad fue he­ren­cia o al­go psi­co­so­má­ti­co. "Cuan­do tie­nes mu­chos ren­co­res, hay que apren­der a per­do­nar tam­bién. El cán­cer pue­de ve­nir por mu­chos mo­ti­vos".

SU COM­PA­ÑÍA

A sus 33 años, sien­do una mu­jer muy ac­ti­va nun­ca pen­só que su­fri­ría de es­ta en­fer­me­dad. Al pa­sar el tiem­po tu­vo di­fi­cul­ta­des y pro­ble­mas con su ex­pa­re­ja, si­tua­ción que re­fle­ja en un li­bro de su au­to­ría, aún así re­ba­só la en­fer­me­dad y hoy día tie­ne una her­mo­sa fa­mi­lia.

GRA­CIAS A UN CON­SE­JO

Su­ce­dió al­go que a sim­ple vis­ta no es sen­sa­to, al des­cu­brir su pa­de­ci­mien­to que­ría cum­plir pri­me­ro con to­dos sus com­pro­mi­sos la­bo­ra­les an­tes de en­trar al qui­ró­fano. Se­gún ha di­cho a va­rios me­dios in­ter­na­cio­na­les: ''Ne­ce­si­ta­ba di­ne­ro pa­ra el tra­ta­mien­to, pe­ro se­gún mi pun­to de vis­ta era una pa­la­bra, mie­do''. Tras re­ci­bir con­se­jos de su mé­di­co se ope­ró al otro día y qui­zás es­to fue lo que la sal­vó.

EL TRA­BA­JO

Des­co­no­cía que tam­bién Ali­cia Ma­cha­do ha­bía en­fren­ta­do es­ta en­fer­me­dad. Es­ta ac­triz y Miss uni­ver­so ve­ne­zo­la­na em­pleó una bue­na te­ra­pia que la ayu­dó a pe­lear con­tra el cán­cer y fue en­fo­car­se en el tra­ba­jo.

EN SI­LEN­CIO

Des­pués de des­cu­brir que pa­de­cía cán­cer, la ac­triz de­ci­dió man­te­ner su es­ta­do en se­cre­to, cen­trán­do­se en cum­plir con sus te­ra­pias, y en­fo­cán­do­se en su vi­da, tan­to a ni­vel es­pi­ri­tual co­mo emo­cio­nal. Tra­ta­ba de aten­der y de­di­car­se de lleno a su hi­ja. Así lo re­ve­ló a La Agen­cia de No­ti­cias El Uni­ver­sal.

LO­GROS PRO­FE­SIO­NA­LES

Ade­más de sus triun­fos per­so­na­les, es­ta mu­jer se ha des­ta­ca­do por sus lo­gros pro­fe­sio­na­les, ga­nan­do pre­mios TV y No­ve­las, pre­mios a la ex­ce­len­cia mu­si­cal, Grammys y una me­re­ci­da es­tre­lla en Holly­wood.

UNA GUE­RRE­RA

La re­co­no­ci­da pre­sen­ta­do­ra do­mi­ni­ca­na Mi­la­gros Ger­mán, su­frió tras la muer­te de su her­ma­na, quien lu­chó con­tra el cán­cer, en­te­rán­do­se des­pués que ella tam­bién lo ha­bía con­traí­do, si­tua­ción que en vez de de­rri­bar­la la hi­zo lu­char y pe­lear con más fuer­za. Usó el tra­ba­jo co­mo un re­me­dio y sim­pre su­po que iba a so­bre­vi­vir, a pe­sar de la pér­di­da que su fa­mi­lia ha­bía te­ni­do.

OTRO TI­PO DE CÁN­CER

La her­mo­sa ac­triz me­xi­ca­na Edith Gon­zá­lez, co­no­ci­da por Co­ra­zón Sal­va­je y Do­ña Bár­ba­ra, es una re­co­no­ci­da gue­rre­ra que ha lu­cha­do con­tra el cán­cer no de ma­ma, sino de ova­rios.

EN­FREN­TAR­LO

Al dar­se cuen­ta de la si­tua­ción de­ci­dió que la au­to­com­pa­sión y la ce­gue­ra no iban a ser sus ca­mi­nos, sino que iba a en­fren­tar la vi­da, ha­cer que ca­da día cuen­te, por­que co­mo di­ce en sus re­des so­cia­les: "Lo im­por­tan­te es vi­vir".

DEN­TRO DE LA NOR­MA­LI­DAD

En el año 2016 fue diag­nos­ti­ca­da con es­ta en­fer­me­dad que al día de hoy, no le ha im­pe­di­do con­ti­nuar con sus pro­yec­tos pro­fe­sio­na­les y vi­vir una vi­da nor­mal. Afir­ma cree en los mi­la­gros.

SÍN­TO­MAS

Al prin­ci­pio asis­tió al mé­di­co por unos fuer­tes do­lo­res que sen­tía en la es­pal­da, los cua­les ig­no­ra­ba con cal­man­tes, de­bi­do a sus com­pro­mi­sos la­bo­ra­les que le obli­ga­ban a tra­ba­jar has­ta 12 ho­ras dia­rias.

OBS­TÁCU­LOS

Su cán­cer ha si­do diag­nos­ti­ca­do co­mo muy agre­si­vo, pri­me­ro lo con­tra­jo en los ova­rios, y lue­go se le pro­pa­gó en va­rios ór­ga­nos, pe­ro a pe­sar del cua­dro ha se­gui­do lu­chan­do.

SU PA­RE­JA

Tras es­cu­char la no­ti­cia de que pa­de­cía de cán­cer de­cla­ró que era una tra­ge­dia, pe­ro que no iba a to­mar­la co­mo tal. Ade­más de su con­fian­za en sí mis­ma y sus de­seos de vi­vir, su es­po­so Lorenzo La­zo la ha ayu­da­do en es­te pro­ce­so, quien siem­pre la ha apo­ya­do y acom­pa­ña­do. Tam­bién su hi­ja Cons­tan­za y su pa­pá, la ayu­da­ron a afron­tar las co­sas con ale­gría y amor.

SU FÍ­SI­CO

A lo lar­go de es­te pro­ce­so, Edith ha de­ci­di­do de­cir­les no a las ci­ru­gías plás­ti­cas, ya que se sien­te có­mo­da con su fí­si­co, aun­que res­pe­ta a las per­so­nas que lo ha­cen.

PRO­YEC­TOS PRO­FE­SIO­NA­LES

Pro­fe­sio­nal­men­te ha­blan­do, ha es­ta­do tra­ba­jan­do en la obra tea­tral

Un día par­ti­cu­lar, don­de ríe, se con­mue­ve y has­ta llo­ra con es­ta gran his­to­ria. Es­ta pues­ta ha si­do to­do un éxi­to en México, siem­pre a ca­sa lle­na. Ade­más de sus pro­yec­tos tea­tra­les, es­tá es­cri­bien­do un li­bro au­to­bio­grá­fi­co don­de na­rra de for­ma fran­ca, lla­na y sin ador­nos, las com­ple­ji­da­des que ha vi­vi­do a lo lar­go de es­te pro­ce­so.

EN POR­TA­DA

Ade­más de vol­ver a su vi­da la­bo­ral, Edith Gon­zá­lez ha si­do por­ta­da de al­gu­nas re­vis­tas in­ter­na­cio­na­les ta­les co­mo: la re­vis­ta " Quién", don­de se ve fe­liz y se­gu­ra de sí, a pe­sar de es­te fuer­te pro­ce­so.

SU SA­LUD HOY DÍA

Ac­tual­men­te ha de­cla­ra­do a tra­vés de su cuen­ta de Ins­ta­gram "Mi cán­cer es­tá al con­trol, es­toy vi­va, es­toy aquí, quie­ro dar­les to­do mi amor, mien­tras hay vi­da hay es­pe­ran­za. Si yo pue­do, tú pue­des". Men­sa­jes co­mo es­te le sue­len ca­rac­te­ri­zar, ade­más de ver­la co­no­cien­do di­fe­ren­tes lu­ga­res, y yen­do a fies­tas. Su cuer­po ha re­sis­ti­do el tra­ta­mien­to.

EN SI­LEN­CIO.

Cynt­hia Ni­xon de Sex on the

City, no so­lo ha si­do fuer­te en la pan­ta­lla, sino tam­bién en la vi­da real. Pa­de­ció de cán­cer y so­lo lo di­jo dos años des­pués de su­pe­rar­lo.

TE­MOR A LA PREN­SA

La di­ver­ti­da Mi­ran­da, co­mo es co­no­ci­da en Sex On The City, fue diag­nos­ti­ca­da en el año 2006 mien­tras rea­li­za­ba una obra tea­tral. De­ci­dió no de­cir­lo a los me­dios pa­ra que no le crea­ran un dra­ma y no la si­guie­ran ca­da vez que fue­ra al hos­pi­tal.

SE CON­FIE­SA

De­ci­dió in­clu­so agen­dar la ope­ra­ción pa­ra un do­min­go, pa­ra no fal­tar a la obra que es­ta­ba rea­li­zan­do. Des­pués de ha­ber su­pe­ra­do la en­fer­me­dad en el año 2008, fue cuan­do por fin con­fe­só to­do el pro­ce­so que ha­bía atra­ve­sa­do.

POR PRE­VEN­CIÓN

Lue­go de su mé­di­co in­for­mar­le que su­fría de cán­cer pre­ma­tu­ro, la ac­triz, An­ge­li­na Jo­lie de­ci­dió to­mar una fuer­te me­di­da de pre­ven­ción, so­me­ter­se a una do­ble mas­tec­to­mía y ex­tir­par sus ova­rios, pa­ra dis­mi­nuir los ries­gos de pa­de­cer cán­cer. De se­gu­ro to­mó es­ta de­ci­sión por­que per­dió a su ma­dre, a su abue­la y a su tía, por es­ta en­fer­me­dad. Mu­chas ve­ces so­le­mos co­lo­car en pri­mer lu­gar el tra­ba­jo, las res­pon­sa­bi­li­da­des del día a día, la fa­mi­lia, pe­ro nos ol­vi­da­mos de ir al mé­di­co y de pre­ve­nir en­fer­me­da­des tan agre­si­vas co­mo es­tas. Por eso es bueno che­quear­nos pe­rió­di­ca­men­te, cui­dar nues­tra ali­men­ta­ción y evi­tar el con­su­mo o la ex­po­si­ción de sus­tan­cias que pro­vo­can cán­cer. Es ho­ra de man­te­ner una men­te po­si­ti­va si te­ne­mos la en­fer­me­dad, apo­yar y amar a nues­tros se­res que­ri­dos que la tie­nen o la han pa­de­ci­do, y acu­dir al mé­di­co si he­mos des­cui­da­do nues­tra sa­lud.

UNA AC­TI­VIS­TA.

Se po­dría de­cir que su en­fer­me­dad po­si­ble­men­te fue ge­né­ti­ca, ya que su ma­dre su­frió en dos oca­sio­nes de cán­cer. Tras re­ba­sar es­ta si­tua­ción no se que­dó tran­qui­la, sino que de­ci­dió con­ver­tir­se en ac­ti­vis­ta a fa­vor de la de­ten­ción opor­tu­na y el tra­ta­mien­to de en­fer­me­da­des mor­ta­les.

EM­BA­JA­DO­RA DE LA CAU­SA

Co­mo una for­ma de apo­yar la cau­sa, se con­vir­tió en em­ba­ja­do­ra de la Fun­da­ción Su­san G. Ko­men Por Una Cu­ra. Una or­ga­ni­za­ción de­di­ca­da a su tra­ta­mien­to e in­ves­ti­ga­ción.

RE­VI­VIEN­DO

Lue­go de su­pe­rar la en­fer­me­dad tu­vo que ras­par­se la ca­be­za, ha­ce unos años, pa­ra ca­rac­te­ri­zar a un per­so­na­je que se so­me­te a una qui­mio­te­ra­pia. Re­vi­vien­do el pro­ce­so que vi­vió en car­ne pro­pia pa­ra la obra Wit. Es­to sor­pren­dió a sus se­gui­do­res en las re­des so­cia­les, quie­nes se acos­tum­bra­ron a ver­la con su pe­lo ro­jo. La ac­triz se sin­tió li­bre al ha­cer­lo, sien­do una obra per­fec­ta pa­ra re­fle­jar es­te com­pli­ca­do pro­ce­so.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.