Ex­plo­ran­doh!

Oh! Magazine - - News -

¿Me­di­tar y co­rrer al mis­mo tiem­po? Te ha­bla­mos de có­mo pue­des apro­ve­char el tiem­po mien­tras es­tás co­rrien­do, en nues­tro ar­tícu­lo “Co­rrer, una for­ma de me­di­tar”.

¿Me­di­tar y co­rrer al mis­mo tiem­po? ¡Es po­si­ble! Te ha­bla­mos de có­mo pue­des apro­ve­char el tiem­po mien­tras es­tás co­rrien­do, pa­ra ele­var y co­nec­tar con tus emo­cio­nes. Apren­de a dar­le un va­lor más es­pi­ri­tual a es­ta ru­ti­na que, por lo ge­ne­ral, sim­ple­men­te la per­ci­bi­mos co­mo una for­ma de man­te­ner la fi­gu­ra.

Al co­rrer, sen­ti­mos que el tiem­po se de­tie­ne; que nues­tras preo­cu­pa­cio­nes, al igual que nues­tras car­gas emo­cio­na­les, se van al pa­so que avan­za­mos en la ru­ta. Y por más que se nos ace­le­re el co­ra­zón mien­tras tro­ta­mos, va bro­tan­do en no­so­tros ese bie­nes­tar al com­pás de ca­da res­pi­ra­ción... Sí, aun­que no lo creas, co­rrer es una es­tu­pen­da for­ma de re­la­ja­ción, y mu­cho más si eres de las que el tiem­po no te al­can­za co­mo pa­ra sen­tar­te có­mo­da­men­te a me­di­tar, ya que la me­di­ta­ción es más que lo­grar una pos­tu­ra, es un es­ta­do su­pe­rior de con­cen­tra­ción y co­ne­xión con­ti­go mis­ma. To­dos ne­ce­si­ta­mos me­di­tar y las ra­zo­nes no te­ne­mos que re­cor­dar­las; lo que de­bes pre­gun­tar­te es có­mo lo­grar co­rrer man­te­nien­do ese es­ta­do de quie­tud men­tal que per­mi­te la me­di­ta­ción. “Si en­tre­nas tu men­te pa­ra co­rrer, to­do lo de­más se­rá fá­cil”, de­cía Amby Bur­foot, un fa­mo­so co­rre­dor de ma­ra­to­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.