ELE­VA TUS EMO­CIO­NES AL CO­RRER

Oh! Magazine - - Explorand Oh! -

De to­dos los ti­pos de en­tre­na­mien­tos fí­si­cos que hay, co­rrer es uno de los más po­pu­la­res y tam­bién uno de los más sa­lu­da­bles (siem­pre que la con­di­ción fí­si­ca per­so­nal lo per­mi­ta). Un buen en­tre­na­mien­to se pro­du­ce cuan­do la men­te y el cuer­po ad­quie­ren el mis­mo rit­mo, aun­que tra­ba­jen en es­pa­cios di­fe­ren­tes. Es pre­ci­sa­men­te aquí don­de la prác­ti­ca de la me­di­ta­ción en­cuen­tra su es­pa­cio y su sen­ti­do. La me­di­ta­ción es una prác­ti­ca que con­sis­te en en­fo­car la aten­ción con el fin de des­pe­jar la men­te y re­du­cir la an­sie­dad. Apren­der a en­fo­car pue­de ayu­dar­te a des­co­nec­tar­te de las preo­cu­pa­cio­nes que, de for­ma in­si­dio­sa, se cue­lan en la co­rrien­te de tus pen­sa­mien­tos. En es­te sen­ti­do, co­rrer pue­de ser una gran ac­ti­vi­dad pa­ra li­be­rar la men­te y cam­biar los pun­tos de ten­sión de nues­tro cuer­po, de ma­ne­ra que esa ten­sión/ fuer­za se trans­for­me en mo­vi­mien­to. Hay mu­chas ma­ne­ras de desa­rro­llar una prác­ti­ca de me­di­ta­ción y aten­ción ple­na, y pa­ra ello no siem­pre es ne­ce­sa­rio po­ner ve­las, que­mar in­cien­so o sen­tar­se en un co­jín es­pe­cial de una ma­ne­ra es­pe­cí­fi­ca. De he­cho, cuan­do es­tás pro­fun­da­men­te in­vo­lu­cra­do en cual­quier ac­ti­vi­dad, pue­des adop­tar una ac­ti­tud me­di­ta­ti­va. Co­rrer es una de es­tas ac­ti­vi­da­des por­que cuan­do se ha­ce bien, nos per­mi­te fluir y es un mo­men­to don­de te en­cuen­tras so­lo con­ti­go mis­mo y con la na­tu­ra­le­za del lu­gar.

Cier­ta­men­te, co­rrer tie­ne mu­chas ven­ta­jas; es bueno pa­ra el co­ra­zón y tam­bién lo es pa­ra la men­te. Los co­rre­do­res sue­len ha­blar de que co­rrer es co­mo un bál­sa­mo, una for­ma de na­ve­gar a tra­vés de sus pro­ble­mas, de es­ca­par del pen­sa­mien­to ne­ga­ti­vo o de su­pe­rar de­bi­li­da­des per­so­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.