Pun­to fi­nal

Oh! Magazine - - Editorial -

Una vez se­que la tin­ta del pun­to fi­nal del pre­sen­te edi­to­rial, con él tam­bién cul­mi­na una eta­pa ma­ra­vi­llo­sa en la vi­da de quien sus­cri­be. He apren­di­do en los úl­ti­mos diez años, los que me han con­fia­do las rien­das de dos re­vis­tas en es­te pres­ti­gio­so me­dio, que en la vi­da, de la mis­ma for­ma que re­ci­bi­mos apren­di­za­jes y opor­tu­ni­da­des de otras per­so­nas, de­be­mos de re­tri­buir­lo a los de­más. Re­cuer­do una ma­ña­na del año 2001, en que mi pa­dre y yo nos di­ri­gi­mos a San­to Do­min­go des­de San­tia­go, a co­no­cer có­mo se ha­cía mi re­vis­ta fa­vo­ri­ta, Oh! Ma­ga­zi­ne. Una He­len ado­les­cen­te, emo­cio­na­da, se acer­ca­ba a cum­plir uno de sus ma­yo­res de­seos. Yvet­te Ma­ri­chal, su edi­to­ra a la sa­zón, me re­ci­bió con los bra­zos abier­tos, me mos­tró el pro­ce­so de pro­duc­ción de la re­vis­ta con tal pa­sión, que me mo­ti­vó a pre­gun­tar­le qué se re­que­ría pa­ra ser la edi­to­ra en je­fe de la mis­ma: “Es­tu­diar, po­ner­le pa­sión a lo que ha­ce­mos y tra­ba­jar pa­ra de­jar un le­ga­do a quie­nes vie­nen su­bien­do”, fue su sa­bio con­se­jo. De eso ha­ce mu­chos años, y aque­llas pa­la­bras hi­cie­ron me­lla en mí, por ser las que me guia­ron tiem­po des­pués a con­ver­tir­me en la edi­to­ra en je­fe de Oh! Ma­ga­zi­ne, co­mo tes­ti­mo­nio de que no hay me­tas im­po­si­bles de al­can­zar. Por aquí, he vis­to pa­sar a jó­ve­nes que al igual que yo, lle­ga­ron con gran­des sue­ños en bus­ca de una opor­tu­ni­dad, los he vis­to su­pe­rar­se y bri­llar con luz pro­pia; a una lec­to­ra que des­de Cu­ba hi­zo lo im­po­si­ble en ha­cer­me lle­gar su car­ta es­cri­ta a pu­ño y le­tra pa­ra ex­pre­sar­me có­mo la ha­bía­mos ayu­da­do a tra­vés de un es­cri­to, a su­pe­rar tiem­pos de ba­ja au­to­es­ti­ma; y a una María Ysa­bel man­te­ner por años su fi­de­li­dad y ca­ri­ño al pro­duc­to, a quien aco­gi­mos co­mo un miem­bro más de es­ta gran fa­mi­lia. Es lo que me lle­na de gran sa­tis­fac­ción y me lle­vo con­mi­go al fir­mar por úl­ti­ma vez es­ta car­ta edi­to­rial, ya que lo más im­por­tan­te, la fa­mi­lia, y el se­guir per­si­guien­do sue­ños, me lle­van a otras tie­rras. Me des­pi­do, no sin an­tes ex­pre­sar mi eterno agra­de­ci­mien­to al Listín Dia­rio, mi se­gun­do ho­gar, por las ex­pe­rien­cias vi­vi­das, por los ami­gos que me lle­vo con­mi­go, y por las gran­des opor­tu­ni­da­des brin­da­das, y por úl­ti­mo, pe­ro no me­nos im­por­tan­te, a us­te­des, nues­tras que­ri­das lec­to­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.