EN LA MI­RA

TA­NIA BÁEZ

Oh! Magazine - - Editorial -

A pro­pó­si­to de nues­tro 22 aniver­sa­rio con­ver­sa­mos con la co­mu­ni­ca­do­ra Ta­nia Báez, crea­do­ra de nues­tra Oh! Ma­ga­zi­ne, quien nos con­tó en­tre ri­sas to­das las ex­pe­rien­cias y anéc­do­tas que vi­vió du­ran­te es­ta aven­tu­ra.

Ta­nia Báez es un pi­lar cla­ve en la his­to­ria de Oh! Ma­ga­zi­ne. Por eso, la ci­ta­mos pa­ra con­ver­sar con ella, a pro­pó­si­to de nues­tro aniver­sa­rio. Y con una gran son­ri­sa nos de­jó sa­ber el ho­nor que es ser par­te de ella nue­va­men­te y el hue­qui­to que le guar­da en su co­ra­zón. Pe­ro ade­más de con­tar­nos de su hue­lla en Oh!, es­ta co­mu­ni­ca­do­ra nos em­pa­pa de su as­cen­den­te ca­rre­ra de con­fe­ren­cis­ta trans­for­ma­cio­nal y có­mo li­de­ra su fá­bri­ca de spea­kers.

Lo pri­me­ro que nos di­jo Ta­nia al pi­sar las ins­ta­la­cio­nes del Listín Dia­rio, fue lo emo­cio­nan­te que es es­tar allí y vol­ver a ca­mi­nar por los pa­si­llos, que pa­ra ella es co­mo via­jar por el año 1995, cuan­do vino des­de la ciu­dad de Mia­mi con un pro­yec­to de te­sis de pe­rio­dis­mo que, in­creí­ble­men­te, se con­vir­tió en una re­vis­ta de mu­jer, una de las más leí­das del país. Des­pués de unos “mi­nu­tos” de con­ver­sa­ción, des­cu­brí que de­trás de la ale­gre y en­tu­sias­ta Ta­nia que co­no­ce­mos, hay una per­so­na sen­si­ble, con una fuer­te bús­que­da de lo es­pi­ri­tual, una idea­lis­ta em­pe­der­ni­da que sue­ña con un país me­jor y con un amor ge­nuino ha­cia su fa­mi­lia y su ca­rre­ra. A Báez la de­fino co­mo el

“ave fé­nix do­mi­ni­ca­na”, por su gran ca­pa­ci­dad de re­sur­gir de en­tre sus pro­pias di­fi­cul­ta­des.

‘‘ES MUY HER­MO­SO SER PAR­TE DEL ANIVER­SA­RIO 22’’

OH! MA­GA­ZI­NE: ¿QUÉ PA­SA­BA POR TU MEN­TE CUAN­DO APE­NAS TE­NÍAS 16 AÑOS Y YA ES­TA­BAS CON­DU­CIEN­DO UN PRO­GRA­MA DE TV?

TA­NIA BÁEZ: Yo es­ta­ba terminando mi úl­ti­mo año de co­le­gio, y re­cuer­do cuan­do sa­lía di­rec­to al pro­gra­ma (Rahin­tel, don­de aho­ra es­tá An­te­na La­ti­na). Con­du­cía con un gru­po de gen­te jo­ven que co­mo yo, te­nían el sue­ño de dis­fru­tar­se la opor­tu­ni­dad que nos ha­bían da­do. Yo no te­nía mu­chas ex­pec­ta­ti­vas, pen­sé que iba a ser al­go for­tui­to y que no se­ría mi ca­rre­ra; sin em­bar­go, se con­vir­tió en to­da una fuen­te de opor­tu­ni­da­des in­fi­ni­tas pa­ra mí, dan­do pa­so a ca­si 33 años vin­cu­la­dos a la pren­sa, TV y ra­dio, sin in­te­rrup­cio­nes. Hoy que­da de esa ni­ña de 16, el ham­bre de apren­der; siem­pre ten­go mu­cha ne­ce­si­dad de man­te­ner­me abier­ta y re­cep­ti­va a nue­vos apren­di­za­jes.

OH!MA­GA­ZI­NE: CO­MO CREA­DO­RA DE OH! MA­GA­ZI­NE, ¿QUÉ SIEN­TES AL ES­TAR EN LA POR­TA­DA DE LA RE­VIS­TA QUE UN DÍA IDEASTE?

TA­NIA BÁEZ: Es más que un ho­nor vol­ver a es­tar en ella. Re­cuer­do a Eduar­do Pe­lle­rano (pre­si­den­te de la Edi­to­ra Listín Dia­rio, en ese en­ton­ces) que me re­ci­bió con una re­cep­ti­vi­dad y con amor. Siem­pre voy a es­tar agra­de­ci­da de Eduar­do que, sin co­no­cer­me, con­fió en mi tra­ba­jo y que me per­mi­tió desa­rro­llar es­te pro­yec­to de te­sis que era Oh! Ma­ga­zi­ne. Es her­mo­so ver­las a us­te­des (al equipoh!) tan jó­ve­nes y fres­cas, y ver a He­len que hoy es la edi­to­ra y que fue tam­bién asis­ten­te de pro­duc­ción del pro­gra­ma ‘‘Ho­la Gen­te’’, me ha­ce dar­me cuen­ta que el ca­mino ha si­do ri­co y her­mo­so. Re­me­mo­ro mu­chos 24 de di­ciem­bre, en el que to­dos no­so­tros nos que­dá­ba­mos has­ta tar­de. Ca­da edi­ción que sa­lía era un: ¡Wow!, lo hi­ci­mos!

OH!MA­GA­ZI­NE: EL PRO­GRA­MA HO­LA GEN­TE LO IDEASTE CO­MO UNA FOR­MA DE LLE­VAR OH! MA­GA­ZI­NE A LA TV. ¿QUÉ DE­JO EN TI?

TA­NIA BÁEZ: Lue­go de una reunión en­tre edi­to­res y co­le­gas, con­cre­ta­mos la idea de lle­var a Oh! Ma­ga­zi­ne a la te­le­vi­sión y que­ría po­ner­le al­go que ten­ga que ver con Oh! y le pu­se Ho­la Gen­te. De­fi­ni­ti­va­men­te fue la ma­yor ben­di­ción de mi vi­da pro­fe­sio­nal. Du­ran­te 16 años tu­ve la suer­te de vi­vir en un pro­yec­to que amé, que con­ce­bí des­de ce­ro has­ta con­ver­tir­le en una mar­ca, que du­ran­te mu­cho tiem­po fue una re­fe­ren­cia en tér­mi­nos de ca­li­dad y nos re­ti­ra­mos aún sien­do el pro­gra­ma de fin de se­ma­na de ma­yor au­dien­cia. Me de­jó el com­pro­mi­so la­ten­te de ha­cer te­le­vi­sión con un con­te­ni­do pa­ra ins­pi­rar y trans­for­mar.

OH!MA­GA­ZI­NE: ¿CÓ­MO DE­JAS LA TV PA­RA PA­SAR AL MUN­DO DEL COACHING TRANS­FOR­MA­CIO­NAL (2014)?

TA­NIA BÁEZ: ‘‘Ho­la Gen­te’’ fue co­mo una pa­lan­ca pa­ra lle­gar has­ta don­de es­toy. Re­cuer­do que in­te­gré un seg­men­to en los úl­ti­mos cua­tro años, que era una re­fle­xión y se con­vir­tió en el seg­men­to más es­pe­ra­do, y es a par­tir de allí que sen­tí que eso era lo que que­ría ha­cer du­ran­te el res­to de mi vi­da.

OH!MA­GA­ZI­NE: ¿SEN­TIS­TE MIE­DO CON ES­TE CAM­BIO?

TA­NIA BÁEZ: ¡Ab­so­lu­ta­men­te, sen­tí te­rror! Te­nía cer­ca de 10 años so­ñan­do dar el gran sal­to de te­le­vi­sión al coaching, pe­ro por mie­do lo pos­po­nía año tras año. Por­que me iba muy bien en el pro­gra­ma y es­ta­ba có­mo­da, has­ta que lle­gó el mo­men­to, que ni si­quie­ra se dio co­mo lo pla­neé, me vi obli­ga­da por una se­rie de si­tua­cio­nes po­co afor­tu­na­das; cri­sis emo­cio­na­les y eco­nó­mi­cas; mu­chos me die­ron la es­pal­da. Si hu­bie­se en ese mo­men­to po­di­do vol­ver a la te­le­vi­sión, hu­bie­ra vuel­to por­que pa­sé mu­cha lu­cha, no pen­sé que iba a ser ca­paz de su­pe­rar­lo, pe­ro siem­pre he si­do una per­so­na muy re­si­lien­te. Y la ver­dad es que yo sa­bía que al­go bueno iba a lle­gar, siem­pre pen­sa­ba que lo me­jor es­ta­ba por ve­nir; esa si­tua­ción me ins­pi­ró a es­cri­bir mi li­bro:

Lo me­jor es­tá por ve­nir y tam­bién sa­lió la con­fe­ren­cia Voy por más.

OH!MA­GA­ZI­NE: ¿FILTRAS PAR­TE DE TUS EX­PE­RIEN­CIAS PER­SO­NA­LES EN TUS CON­FE­REN­CIAS?

TA­NIA BÁEZ: Yo creo que si yo no tu­vie­ra 51 años y no hu­bie­ra vi­vi­do una vi­da tan ri­ca y tan in­ten­sa de tan­tas si­tua­cio­nes, creo que no tu­vie­se la fuen­te pa­ra mi tra­ba­jo. He te­ni­do mu­chas cer­ti­fi­ca­cio­nes y cur­sos que me han ava­la­do, pe­ro yo sé y sien­to que lo que ha­go es­tá más fun­da­men­ta­do en los erro­res y las ex­pe­rien­cias que he vi­vi­do.

OH!MA­GA­ZI­NE: ¿TIE­NES AL­GÚN MIE­DO CUAN­DO ES­TÁS DAN­DO TUS CON­FE­REN­CIAS?

TA­NIA BÁEZ: Bueno, le te­mo a te­ner una con­fe­ren­cia y ama­ne­cer ese día ron­ca. Por eso siem­pre agra­dez­co a Dios has­ta por mi voz.

OH!MA­GA­ZI­NE: Y CUAN­DO ES­TÁS EN OTRO PAÍS... ¿TE DA AN­SIE­DAD?

TA­NIA BÁEZ: La re­cep­ti­vi­dad de la gen­te cuan­do es­toy en otro país es igual, por­que el ser hu­mano es el mis­mo, con los mis­mos mie­dos, con los mis­mas ca­ren­cias; no es a mí, es el men­sa­je y la re­cep­ti­vi­dad.

OH!MA­GA­ZI­NE: TU TRA­BA­JO ES HA­BLAR, PE­RO... ¿TIE­NES UN DÍA QUE SIM­PLE­MEN­TE NO QUIE­RES DIA­LO­GAR CON NA­DIE?

TA­NIA BÁEZ: Sí, me pa­sa mu­cho y pre­ci­sa­men­te en es­tos me­ses he es­ta­do en esa on­da. Sien­to que he tra­ba­ja­do tan­to en es­te úl­ti­mo tri­mes­tre y jus­ta­men­te es­ta­ba ha­cien­do los arre­glos pa­ra ha­cer un re­ti­ro por una se­ma­na en un lu­gar. Me­di­to tres ve­ces a la se­ma­na co­mo po­co. De vez en cuan­do me voy a una mon­ta­ña, ca­mino, co­mo sano y es­cu­cho mi in­te­rior; abra­zo a los ár­bo­les y vuel­vo a la ciu­dad, re­no­va­da. No pue­do dar­le a na­die lo que no me doy a mí mis­ma. Tra­to de tra­ba­jar con cohe­ren­cia.

OH!MA­GA­ZI­NE: ¿TA­NIA BÁEZ TIE­NE DÍAS GRI­SES?

TA­NIA BÁEZ: Ten­go días gri­ses y tris­tes. A esos días les doy per­mi­so, por­que pa­ra apre­ciar la luz hay que co­no­cer la som­bra y yo sé que el do­lor no se eva­de, es un gran po­ten­cia­li­za­dor de mu­chos apren­di­za­jes. An­tes no me atre­vía a de­cir­les a mis hi­jos o a mi es­po­so que es­toy tris­te, por man­te­ner la ima­gen de mu­jer em­po­de­ra­da, pe­ro hoy por hoy di­go no pue­do y a mi equi­po de tra­ba­jo les di­go: "Se­ño­res, hoy no cuen­ten con­mi­go". Tra­to siem­pre de ha­cer un ‘‘de­tox di­gi­tal’’, y apar­tar­me sin te­ner mu­cho con­tac­to con la par­te di­gi­tal, ya que siem­pre es­toy co­nec­ta­da a las re­des. OH!MA­GA­ZI­NE: EN UNA SO­LA PA­LA­BRA, ¿CÓ­MO TE DE­FI­NES? Au­tén­ti­ca.

OH!MA­GA­ZI­NE: ¿TEN­DRE­MOS OTRO LI­BRO CO­MO EL QUE ES­CRI­BIS­TE, ‘‘LO ME­JOR ES­TÁ POR VE­NIR’’?

TA­NIA BÁEZ: Pien­so que sí, de he­cho, no he man­da­do ha­cer más de ese li­bro que me es­tán pi­dien­do, por­que ten­go la in­ten­ción de es­cri­bir otro li­bro, ten­go que ha­cer­lo, lo que pa­sa es que es­cri­bir un li­bro es muy dre­nan­te emo­cio­nal­men­te.

OH!MA­GA­ZI­NE: ¿EN QUÉ ETA­PA ES­TÁS DE LO­GRAR, ‘‘LO ME­JOR DE TU VI­DA’’?

TA­NIA BÁEZ: Es­toy en una eta­pa de gran apre­cia­ción, don­de doy gra­cias por to­do, in­clu­yen­do lo no tan bueno. No es que he de­ja­do de pa­sar por mo­men­tos di­fí­ci­les, pe­ro hoy ya sé que to­do pa­sa por un plan ma­yor, por­que hay un ser su­pe­rior que me creó a su ima­gen y a su se­me­jan­za y que soy hi­ja del Crea­dor.

OH!MA­GA­ZI­NE: PA­SAN LOS AÑOS Y TE VE­MOS IGUAL DE RA­DIAN­TE Y BE­LLA. ¡REVÉLANOS TUS TRUQUITOS!

TA­NIA BÁEZ: La ver­dad es que yo soy una per­so­na que se ocu­pa mu­cho de la belleza de mo­do in­te­gral. Aun­que co­mo to­da mu­jer ha­go mis tra­ta­mien­tos pre­ven­ti­vos; cui­da­do de la piel, lim­pie­za, hi­dra­ta­ción. Siem­pre he te­ni­do unas li­bri­tas de más, pe­ro no es por la can­ti­dad o ca­li­dad de lo que co­mo, sino por mi con­tex­tu­ra ge­né­ti­ca, pe­ro siem­pre cui­do mi ali­men­ta­ción y des­de enero de es­te año no co­mo car­ne. Prac­ti­co boxeo, bai­lo zum­ba y ha­go cross­fit; me man­ten­go muy ac­ti­va no so­lo con mi cuer­po, sino mi men­te tam­bién. Tra­to de cui­dar mis ór­ga­nos. No quie­ro que mi ca­ra es­té lo­za­na o mis uñas es­tén bien cui­da­das y que mis ór­ga­nos in­ter­nos es­tén en­fer­mos.

OH!MA­GA­ZI­NE: ¿Y QUÉ NOS DI­CES DE ESE CA­RIS­MA Y JO­VIA­LI­DAD QUE SIEM­PRE TE HA CA­RAC­TE­RI­ZA­DO?

TA­NIA BÁEZ: Yo siem­pre ten­go unas ga­nas de apren­der que me co­nec­tan con la ju­ven­tud. Nun­ca pa­ro de es­tu­diar. To­do el tiem­po es­toy bus­can­do al­go que apren­der, man­tie­ne vi­va mis neu­ro­nas. Per­fec­ta­men­te pue­do re­unir­me con ami­gas de 20 y 30 años, ten­go amis­ta­des de di­fe­ren­tes eda­des y me pue­do muy bien co­nec­tar con ellas. Creo que ten­go ale­gría de na­tu­ra­le­za. Pue­des ir cual­quier día a mi ca­sa, y nos en­cuen­tras siem­pre bro­mean­do y rién­do­nos to­dos. Mi buen hu­mor lo sa­qué de mis pa­dres, es­pe­cial­men­te de mi pa­pá.

OH!MA­GA­ZI­NE: ME IMA­GINO LO OR­GU­LLO­SA QUE ES­TA­BAS AL VER A TU TECHY ABRIR EL PA­SA­DO CON­CIER­TO DE JUAN LUIS GUE­RRA, EN EL TEA­TRO UNI­TED PA­LA­CE, NEW YORK. ¿QUÉ SEN­TIS­TE ESE DÍA?

TA­NIA BÁEZ: Pa­ra mí, lo que es­tá pa­san­do con Techy, es muy bo­ni­to, por­que es una re­afir­ma­ción a la gen­te jo­ven de que sí se pue­de, que to­do tie­ne su ho­ra y, pa­so a pa­so, ella lo ha lo­gra­do, des­pués de 15 años tra­ba­jan­do pa­ra ello; lo es­tá dis­fru­tan­do con ma­du­rez y gra­ti­tud.

OH!MA­GA­ZI­NE: DE TECHY Y KAR­LA... ¿CUÁL DE LAS DOS SE PA­RE­CE MÁS A TI?

TA­NIA BÁEZ: Techy se pa­re­ce más a mí fí­si­ca­men­te y mu­cha gen­te lo di­ce, pe­ro en per­so­na­li­dad hay una mez­cla. Kar­la tie­ne la sen­si­bi­li­dad y el ma­ne­jo con la gen­te, le gus­ta in­vo­lu­crar­se con cau­sas ca­ri­ta­ti­vas co­mo yo, pe­ro por otra par­te, Techy sa­ca de mí la

chis­pa ocu­rren­te y con­tro­la­do­ra. Las tres te­ne­mos una mez­cla de cua­li­da­des. OH!MA­GA­ZI­NE: ¿ES­TÁS CON­FOR­ME CON LAS MU­JE­RES QUE HAS FOR­MA­DO? TA­NIA BÁEZ: Me sien­to muy sa­tis­fe­cha de las mu­je­res que he cria­do, in­de­pen­dien­te­men­te de cual­quier lo­gro que pue­dan os­ten­tar. Son mu­je­res cen­tra­das, fuer­tes que no se lle­nan la ca­be­za de ba­na­li­da­des y muy au­tén­ti­cas, las veo muy reales y or­gá­ni­cas.

OH!MA­GA­ZI­NE: HÁBLANOS DE LOS NI­ÑOS QUE TE RE­GA­LA­RON LA GRA­CIA DE SER ABUE­LA: DILAN, NOAH Y EL ‘GOR­DO’, TEO.

TA­NIA BÁEZ: Bueno... yo creo que la ex­pe­rien­cia de ser abue­la ha si­do co­mo cuan­do tu vi­da so­la­men­te le fal­ta­ba la mo­ña pa­ra en­vol­ver el gran re­ga­lo.

Ellos han si­do las alas que yo ne­ce­si­ta­ba pa­ra vo­lar más al­to, por­que ellos lle­ga­ron jus­to en un mo­men­to en el que yo es­ta­ba en una cri­sis emo­cio­nal y eco­nó­mi­ca, y fue co­mo po­ner­me dos án­ge­les. Teo ya lle­gó en un mo­men­to don­de es­tá­ba­mos más or­ga­ni­za­dos. Hoy por hoy sien­to que el me­jor rol de mi vi­da es el de ser abue­la. OH!MA­GA­ZI­NE: TÚ Y TU ES­PO­SO FRANCISCO JIMÉNEZ, ¿CÓ­MO HAN LO­GRA­DO SIN­TO­NI­ZAR POR TAN­TOS AÑOS? TA­NIA BÁEZ: Ten­go 12 años con mi es­po­so. In­creí­ble­men­te so­mos dos per­so­nas to­tal­men­te di­fe­ren­tes co­mo el yin y el yang, pe­ro es un re­to que nos man­tie­ne ac­ti­vos, no nos abu­rri­mos y por en­ci­ma de las di­fe­ren­cias, go­za­mos de una quí­mi­ca muy po­de­ro­sa. Apre­cio bas­tan­te de él, la for­ma en que se ha re­la­cio­na­do con mi fa­mi­lia y mis nie­tos. Francisco es un gran abue­lo y eso ha­ce que yo me enamo­re más de él. OH!MA­GA­ZI­NE: ¿SIEN­TES QUE ES­TÁS EN EL CA­MINO REAL? TA­NIA BÁEZ: El re­sul­ta­do de to­do lo que ha­ces de­be ser que tu co­ra­zón es­tá en paz, y yo he po­di­do es­tar se­gu­ra de lo que he he­cho, mi co­ra­zón ha que­da­do en paz. OH!MA­GA­ZI­NE: ¿QUÉ ES EL ÉXI­TO PA­RA TI Y EN QUÉ NI­VEL ES­TÁS PA­RA SABOREARLO? TA­NIA BÁEZ: El éxi­to pa­ra mí es vi­vir en con­so­nan­cia, ser cohe­ren­te con lo que di­ces, y ha­ces y ha­ber en­con­tra­do en tu ofi­cio una ma­ne­ra de ser­vir y te­ner con quién com­par­tir to­do lo que has lo­gra­do; si es eso el éxi­to, en­ton­ces sí, lo he lo­gra­do. Lo que ha­go me ha­ce muy fe­liz, y me ha­ce sen­tir útil y, so­bre to­do, creo que la vi­da que ten­go, Dios me ha da­do la po­si­bi­li­dad de te­ner una vi­da pú­bli­ca: la vía que me per­mi­te ex­po­ner lo que ha­go y te­ner una tra­yec­to­ria lim­pia, me ha per­mi­ti­do lo­grar­lo. OH!MA­GA­ZI­NE: YA PA­RA FI­NA­LI­ZAR, ¿QUÉ MEN­SA­JE LES DE­JAS A

LAS LEC­TO­RAS DE OH! Y A TUS SE­GUI­DO­RAS DE SIEM­PRE? TA­NIA BÁEZ: Que siem­pre in­ten­ten ha­cer to­do lo que em­pren­dan, ya sea un tra­ba­jo, una re­la­ción per­so­nal, so­cial o fa­mi­liar; siem­pre tra­ten de ha­cer­lo de la me­jor ma­ne­ra y sin da­ñar a otros, sin agre­dir pa­ra tras­cen­der, por­que la co­sa más her­mo­sa es po­der re­gre­sar con las puer­tas abier­tas y que don­de­quie­ra que es­tés, pue­das ser­vir. Que no les im­por­te ce­rrar ci­clos, ya que la vi­da es cam­bian­te y que no hay na­da que per­ma­nez­ca es­tá­ti­co o pa­ra siem­pre. No le te­man a los cam­bios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.