ASUN­TO DE CRIAN­ZA

Oh! Magazine - - Editorial -

Mien­tras ca­mi­na­ba por los pa­si­llos de una im­por­tan­te tien­da por de­par­ta­men­tos, me sor­pren­dió ver la aje­trea­da fae­na de ma­dres que iban acom­pa­ña­das de sus hi­jos, mien­tras ele­gían los ci­ta­dos úti­les es­co­la­res. Con­ver­sa­cio­nes muy gra­cio­sas se es­cu­cha­ban en los con­cu­rri­dos pa­si­llos… Pe­ro la de una ma­dre de no más de 37 años que le dis­cu­tía a su hi­jo por­que es­te que­ría un cua­derno de un es­tam­pa­do de ce­re­zas (cherry), no pue­de evi­tar es­cu­char­la. Y he ahí don­de re­ca­pa­ci­té de los es­tig­mas so­cia­les y sus de­ri­va­dos. Y el pun­to fue tal, que una nal­ga­da co­ro­nó al in­fan­te de no más de 4 o 5 años. Unos días des­pués, en mi cons­tan­te per­tur­ba­ción por la edu­ca­ción de mi país –por­que me due­len las es­can­da­lo­sas es­ta­dís­ti­cas ne­ga­ti­vas–, una com­pa­ñe­ra de tra­ba­jo me na­rró có­mo vio a una abue­la, apo­yar­le a su nie­to es­te gol­pea­ra a una ni­ña (su pri­ma) en el Me­tro de San­to Do­min­go; ello mien­tras su ma­dre –que iba con ellos– le ex­pli­ca­ra al ni­ño que a las ni­ñas no se les pe­ga… ya sa­ben que la fuer­za de la abue­la ga­nó la ba­ta­lla. ¿El re­sul­ta­do? Ni­ños cria­dos con es­te­reo­ti­pos equi­vo­ca­dos y con la vio­len­cia mar­ca­da en ca­da ac­cio­nar. ¿Lo peor? Son mu­je­res quie­nes crían a esos dos ni­ños que cre­ce­rán con com­ple­jos, ma­chis­mo y fal­ta de au­to­con­fian­za.

Hoy es un buen día pa­ra re­vi­sar­nos…

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.