EXCURSIONISMO EN FA­MI­LIA, ¡SÍ, ES PO­SI­BLE!

(TU­RIS­MO). Una fa­mi­lia do­mi­ni­ca­na de cin­co in­te­gran­tes, bor­deó a RD en una tra­ve­sía de nue­ve días y unos 2,000 ki­ló­me­tros.

Oh! Magazine - - Explorandoh! Viajes / Turismo -

@ Cin­coa­ven­tu­ras, co­mo se co­no­cen en Ins­ta­gram, es una fa­mi­lia her­mo­sa de cin­co in­te­gran­tes, de los cua­les, tres son chi­qui­ti­nes que no pa­san de ocho años. Los pa­dres, Luis y Ma­riel, son dos jó­ve­nes que des­de el co­le­gio ar­ma­ban los ‘ca­nes’ de fin de año con aven­tu­ras sa­nas e inol­vi­da­bles. Hoy quie­ren trans­mi­tir y de­jar a sus hi­jos la me­jor he­ren­cia de vi­da, que con­sis­te en "sa­car­le el ju­go" a la mis­ma. Es­tá com­pues­ta por, em­pe­zan­do por los chi­cos: An­drea, una ni­ña de ocho años, ale­gre, con­ver­sa­do­ra, ana­lí­ti­ca, aman­te de la na­tu­ra­le­za, aven­tu­re­ra y ayu­da con la pla­ni­fi­ca­ción de las ru­tas mar­can­do los destinos en su ma­pa; Gael de cin­co años, tra­vie­so, cu­rio­so, ex­plo­ra­dor, aven­tu­re­ro y ayu­da con la se­lec­ción de los lu­ga­res, y pro­po­ne ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas; Ve­ra de dos años, una be­bé que nun­ca bo­rra una son­ri­sa de su ros­tro y siem­pre es­tá pres­ta pa­ra las jor­na­das; Luis Prie­to (pa­pi) y Ma­riel Me­lla (ma­mi), quie­nes ha­cen po­si­ble las ex­pe­rien­cias y van guian­do, de un mo­do di­ver­ti­do, la preparación y eje­cu­ción de los pla­nes.

Un día, Ma­riel y Luis, di­je­ron: ¿y qué tal si bor­dea­mos Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na en va­rios días? Al­gu­nos pa­dres ami­gos di­je­ron que es­ta­ban lo­cos y que có­mo se irían con ni­ños por ahí a “co­ger lu­cha”, mien­tras que otros se unie­ron a la ru­ta, y al fi­nal ini­cia­ron los pla­nes, no­ti­cia que a los ni­ños emo­cio­nó mu­chí­si­mo. El pri­mer día el ca­mino los di­ri­gió ha­cia el Sur Pro­fun­do e hi­cie­ron una pri­me­ra pa­ra­da en la Es­cue­la Ta­ller Larimar, que es una ini­cia­ti­va pa­ra fo­men­tar la ar­te­sa­nía de nues­tra pie­dra se­mi­pre­cio­sa y úni­ca en el mun­do, que so­lo es en­con­tra­da en Ba­raho­na. Lue­go hi­cie­ron una pa­ra­da de­li­cio­sa – sí, por­que se co­me ri­co - en San Ra­fael de Ba­raho­na, don­de los ni­ños apro­ve­cha­ron y se ba­ña­ron en las pis­ci­nas del río, sin im­por­tar­le lo fría que es­tu­vo

el agua. Si­guien­do la ru­ta ha­cia Pedernales, se de­tu­vie­ron en el mi­ra­dor de San Ra­fael, pa­ra­da obli­ga­to­ria, don­de pue­des vi­sua­li­zar un her­mo­so pai­sa­je com­pues­to por la mon­ta­ña y el im­pre­sio­nan­te azul del mar Ca­ri­be. De ahí si­guie­ron al Ho­yo de Pe­lem­pi­to. Tu­vie­ron alo­ja­mien­to en Pedernales, en un ho­tel sen­ci­llo, pe­ro lim­pio y to­do en su de­bi­do or­den, tal co­mo lo des­cri­be @cin­coa­ven­tu­ras, pe­ro an­tes, ce­na­ron con me­nos de 800 por to­dos, ¡un éxi­to!

Al otro día, vi­si­ta­ron el pun­to fron­te­ri­zo de Pedernales: An­se-àpi­tre y en­con­tra­ron to­do en per­fec­to or­den. Cuen­ta Ma­riel, que la vi­si­ta fue im­pac­tan­te pa­ra los ni­ños y los to­có, por­que no en­ten­dían có­mo al­gu­nos no te­nían za­pa­tos. En­se­ñar­les un por­tón que di­vi­de am­bos paí­ses, fue pa­ra ellos co­mo aso­mar­se a al­go to­tal­men­te ex­tra­ño. Mi­ra­ban pen­sa­ti­vos y, has­ta cier­to pun­to, si­len­cio­sos. Ni­ños, in­quie­tos y cu­rio­sos al fin, pre­gun­ta­ron: “¿Por qué hay tan­ta ba­su­ra?”

Lue­go con­ti­nua­ron en ru­ta ha­cia Bahía de las Águi­las. El tra­yec­to en bo­te es sin du­da, un atrac­ti­vo de vi­si­tar la zo­na. Las for­ma­cio­nes ro­co­sas y el azul cris­ta­lino del mar ha­cen que sea una vis­ta sim­ple­men­te úni­ca.

Los Po­zos de Romeo fue­ron el si­guien­te des­tino a co­no­cer. Un lugar her­mo­so, de tres ce­no­tes de aguas cris­ta­li­nas, que es muy bien dis­fru­ta­do por los lu­ga­re­ños y sus vi­si­tan­tes. Des­pués, si­guie­ron la ru­ta ha­cia el Arroyo

Sa­la­do, a po­cos mi­nu­tos de la ca­rre­te­ra y de fá­cil ac­ce­so.

En el día 3, los ca­mi­nos con­du­cían des­de Ba­raho­na a Lo­ma de Cabrera y lue­go ter­mi­nar en Mon­te­cris­ti. Ca­si sin te­mor a equi­vo­car­se, es­te fue el día más du­ro de to­da la tra­ve­sía, no so­lo por la can­ti­dad de ki­ló­me­tros, sino por un des­vío que tu­vie­ron que to­mar y con­ti­nuar el plan. To­ma­ron la ru­ta Ba­raho­na - San Juan, has­ta las Ma­tas de Far­fán y ob­te­ner el per­mi­so pa­ra re­co­rrer la ca­rre­te­ra in­ter­na­cio­nal. A la fa­mi­lia les lla­mó mu­cho la aten­ción pre­sen­ciar los con­tras­tes en cuan­to a las mon­ta­ñas de RD vs Hai­tí. Si­guie­ron has­ta Lo­ma de Cabrera, don­de les es­pe­ra­ban con mu­cha ca­li­dez y lue­go con­ti­nuar has­ta Mon­te­cris­ti, don­de se alo­ja­ron pa­ra pa­sar la no­che.

Des­per­tar en Mon­te­cris­ti (día 4), sa­lir a ca­mi­nar por la pla­ya, en­con­trar ca­ra­co­les de dis­tin­tas for­mas y co­lo­res, es par­te de la ex­pe­rien­cia que in­clu­ye vi­si­tar es­te her­mo­so pue­blo. Co­no­cer el pe­que­ño mu­seo de las sa­li­nas, es una pa­ra­da muy en­ri­que­ce­do­ra pa­ra to­da la fa­mi­lia.

Dán­do­le con­ti­nui­dad al re­co­rri­do, lle­ga­ron has­ta Pun­ta Ru­cia, pa­ra vi­si­tar aquel pu­ña­di­to de are­na en me­dio del mar, que se lla­ma Ca­yo Are­na. Lue­go se di­ri­gie­ron a Lu­pe­rón, allí co­no­cie­ron al Mu­seo Ar­queo­ló­gi­co La Isa­be­la, y ter­mi­na­ron don­de se cons­tru­yó la pri­me­ra villa del Nuevo Mun­do. El quin­to día con­ti­nua­ron su ru­ta a Pla­ya Gran­de en Lu­pe­rón, hi­cie­ron unas cuan­tas fo­tos y des­de que se des­mon­ta­ron los ni­ños es­ta­ban lis­tos pa­ra en­trar al agua, pe­ro pre­fi­rie­ron con­ti­nuar a Pla­ya Dia­man­te, que era uno de los lu­ga­res más es­pe­ra­dos por ellos. Al si­guien­te día (6) em­pe­za­ron con una vi­si­ta a El Sal­ta­de­ro en Cabrera y dis­fru­tar el es­pec­tácu­lo que ha­cen sus lu­ga­re­ños. La ru­ta del día 7 los lle­vó a un des­tino nuevo: ¡Mi­ches! Pa­ra el día 8 les to­có vi­si­tar otro de los lu­ga­res más es­pe­ra­dos: Mon­ta­ña Re­don­da. De allí se ve el mar en el ho­ri­zon­te, ade­más de las la­gu­nas Re­don­da y Li­món. Era el pe­núl­ti­mo día de la tra­ve­sía, y es­ta­ba com­pro­ba­do que nin­guno que­rían que se ter­mi­na­ra, se­gún nos cuen­tan.

En fin, el úl­ti­mo día (9) ce­rra­ron con bro­che de oro, con mu­cha fe­li­ci­dad, por ha­ber cum­pli­do con el plan. Es­tá de­mos­tra­do que sí se pue­de ha­cer excursionismo en fa­mi­lia, sin im­por­tar la edad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.