PE­RÚ EN NUE­VE DÍAS

Oh! Magazine - - EXPLORANDOH! VIAJES / TURISMO -

(PE­RÚ). Un país ins­pi­ra­dor, lleno de na­tu­ra­le­za, gen­te tra­ba­ja­do­ra y crea­ti­va; co­lo­res vi­vos y un pal­pa­ble in­te­rés por la pre­ser­va­ción cul­tu­ral de sus re­cur­sos.

An­tes de vi­si­tar­le, ha­bía ob­ser­va­do vi­deos y fotos que mos­tra­ban su be­lle­za, pe­ro sin du­da no ha­cían jui­cio de su ver­da­de­ro en­can­to. Via­jé con un gru­po de ami­gos. Lle­ga­mos pri­me­ro a la ciu­dad de Li­ma, me hos­pe­dé en un su­per­có­mo­do y eco­nó­mi­co apar­ta­men­to de Airbnb en Mi­ra­flo­res. Es­ta zo­na es de­fi­ni­ti­va­men­te el lu­gar ideal pa­ra cual­quier tu­ris­ta que arri­be al país. Li­te­ral­men­te, ca­si to­do su­ce­de allí. Es bas­tan­te seguro, hay mu­chos res­tau­ran­tes y es­tá muy cer­ca de los lu­ga­res más tu­rís­ti­cos de la ciu­dad. Vi­si­ta­mos dos di­fe­ren­tes cen­tros o co­mo ellos le lla­man: ‘Pla­za de Ar­mas.” Tam­bién el ‘Par­que del Amor’, ‘Lar­co­mar Mall’, ‘Ba­rran­co’, ‘La Ca­lle de las Piz­zas’, ‘Par­que Ken­nedy’, y, por su­pues­to, más de 10 res­tau­ran­tes en tres días. Lue­go tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de vi­si­tar “Ica.” Una ciu­dad pin­to­res­ca y que con­ser­va uno de los más sor­pren­den­tes oa­sis del mun­do: ‘La Hua­ca­chi­na.’ Allí, al­qui­la­mos boo­gies por unos 15 dólares y una vez abor­do, ba­ja­mos las co­li­nas en un di­ver­ti­do pa­seo don­de dos ni­ños de unos cin­co años, no pa­ra­ban de reír y dis­fru­tar los abrup­tos sal­tos del vehícu­lo. Allí es­pe­ra­mos el atar­de­cer… fue her­mo­so. Por su­pues­to, si vas a Pe­rú y no vas a Ma­chu Pic­chu,

¿al­gu­na vez fuis­te a Pe­rú?

Pues, al si­guien­te día, vo­la­mos has­ta Cusco y or­ga­ni­za­mos nues­tro ca­mino ha­cia la fa­mo­sa mon­ta­ña In­ca. Hi­ci­mos to­do por nuestra cuen­ta y lo­gra­mos vi­vir la ex­pe­rien­cia al má­xi­mo. Sa­li­mos a Aguas Ca­lien­tes al­re­de­dor de las 7 p. m. To­ma­mos un au­to­bús y lue­go el tren que nos lle­vó a la ciu­dad más cer­ca­na de Ma­chu Pic­chu. Dor­mi­mos allí. Nos le­van­ta­mos muy tem­prano esa ma­ña­na

(4 a. m.) y fui­mos al des­tino con nuestra pro­pia ima­gen de lo que iba a ser es­ta ma­ra­vi­lla del mun­do. Lo que ha­bía­mos ima­gi­na­do, ni se acer­ca­ba a lo que allí sen­ti­mos, fue im­pre­sio­nan­te. Ma­chu Pic­chu es uno de esos lu­ga­res que real­men­te de­bes ver con tus pro­pios ojos. Lleno de his­to­ria, ma­gia y mis­te­rio. Al si­guien­te día, es­tá­ba­mos un po­co can­sa­dos, pe­ro de­ci­di­mos ca­mi­nar al­re­de­dor de Cusco e ir a las mi­nas de sal lla­ma­das “Ma­ras.” Pa­ra eso usa­mos un guía tu­rís­ti­co.

Las mi­nas de sal de Ma­ras son char­cos de sal be­lla­men­te for­ma­dos en un am­bien­te na­tu­ral que no po­drás creer. Uno de los mo­ti­vos por los cua­les re­gre­sa­ré al­gu­nas diez ve­ces más, es por la co­mi­da ¡Dios ben­di­ga las ma­nos! Nos de­lei­ta­mos con to­do y aún vi­si­tan­do has­ta cua­tro res­tau­ran­tes por día y co­mien­do en la ca­lle, nos que­dó mu­cho por co­no­cer de su ma­ra­vi­llo­sa gas­tro­no­mía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.