¿SOLTERÍA DES­PUÉS DE LOS 30?

Oh! Magazine - - Repoh!rtaje -

¿ES­TÁS EN LA REC­TA DE LOS 30 Y TAN­TOS Y SI­GUES SOL­TE­RA? ¿TE SIEN­TES PRESIONADA POR TU EN­TORNO? PO­DRÍA­MOS PEN­SAR QUE EN LA AC­TUA­LI­DAD, ES­TAR SOL­TE­RA DES­PUÉS DE LOS 30 SE HA CON­VER­TI­DO EN AL­GO MUY NOR­MAL, PE­RO ES­TA NO ES LA REALI­DAD, YA QUE EL ES­TIG­MA SO­CIAL SI­GUE PRE­SEN­TE Y PER­JU­DI­CA A AQUE­LLAS MU­JE­RES QUE HAN DE­CI­DI­DO GES­TIO­NAR SU VI­DA SIN PA­RE­JA Y, SO­BRE TO­DO, SIN TE­NER QUE OFRE­CER EX­PLI­CA­CIO­NES A NA­DIE.

El dis­cur­so ob­so­le­to de ‘te vas a que­dar a ves­tir san­tos o ja­mo­na’, con­ti­núa pre­sen­te en la vi­da de la mu­jer, y es un dis­cur­so im­por­tan­te en una so­cie­dad ma­chis­ta; es co­mo si el po­ten­cial de ella co­mo per­so­na fue­ra inú­til si no es­tá al la­do de un hom­bre”, en­fa­ti­za Mary Na­va­rro, quien ha te­ni­do que de­fen­der su de­ci­sión de per­ma­ne­cer sol­te­ra. De acuer­do con el so­ció­lo­go e in­ves­ti­ga­dor so­cial Car­los De Pe­ña Ever­tsz, el ma­chis­mo si­gue per­mean­do en la so­cie­dad. “To­da­vía hay una per­cep­ción del po­der del ma­cho­cen­tris­mo, es de­cir, el hom­bre se sien­te su­pe­rior fren­te a la mu­jer y es­to es vi­si­ble, por­que la so­cie­dad no es tan exi­gen­te con el hom­bre sol­te­ro que con la mu­jer”. “¿Te vas a que­dar sin te­ner hi­jos, sin rea­li­zar­te? Son pre­gun­tas ha­bi­tua­les don­de se ob­ser­va que el ma­chis­mo si­gue pre­sen­te, aun­que ha dis­mi­nui­do en com­pa­ra­ción a épo­cas de dic­ta­du­ras en dé­ca­das del si­glo XX”, agre­ga Ever­tsz. Se­gún el es­pe­cia­lis­ta, mien­tras más jó­ve­nes son las mu­je­res en tér­mi­nos ge­ne­ra­cio­na­les, la épo­ca fo­men­ta una con­cep­ción de au­to­rrea­li­za­ción en­fo­ca­da al desa­rro­llo pro­fe­sio­nal más que a

¿Y SI­GUES SO­LA A LOS 30 Y TAN­TOS? UNA DE­CI­SIÓN PER­SO­NAL QUE SI­GUE MAR­CA­DA POR EL ES­TIG­MA SO­CIAL.

SER SOL­TE­RO NO SIG­NI­FI­CA ES­CA­PAR DE LAS RES­PON­SA­BI­LI­DA­DES, NO ES UN TRAU­MA, NO QUIE­RE DE­CIR QUE SE TIE­NE UNA IN­CA­PA­CI­DAD PA­RA EL COM­PRO­MI­SO; SER SOL­TE­RO ES UNA ELEC­CIÓN CONS­CIEN­TE, QUE IM­PLI­CA CO­NO­CI­MIEN­TO PRO­FUN­DO DE SÍ MIS­MO, VA­LO­RES, PRO­YEC­TOS, AMOR Y DIG­NI­DAD.

la de­ci­sión de si se va a ca­sar o no, y la cla­se so­cial es un fac­tor re­la­ti­va­men­te im­por­tan­te so­bre los pa­tro­nes de sig­ni­fi­ca­ción de lo so­cial, es de­cir, aque­llo que las per­so­nas de­fi­nen co­mo co­rrec­to o in­co­rrec­to. Ade­más, sos­tie­ne que en el ca­so es­pe­cí­fi­co de la soltería, es­ta de­ci­sión pue­de re­pre­sen­tar pa­ra mu­chas mu­je­res soledad o ais­la­mien­to, por el te­ma de los có­di­gos de cla­ses y la ma­ne­ra en que la or­ga­ni­za­ción fa­mi­liar ha di­se­ña­do la tra­yec­to­ria ha­bi­tual de sus miem­bros. “Op­tar por la soltería es una de­ci­sión per­so­nal, im­pul­sa­da por fac­to­res di­ver­sos, co­mo pue­de ser la ne­ce­si­dad de em­pren­der una ca­rre­ra u otras prio­ri­da­des, que en ese mo­men­to no es for­mar una fa­mi­lia ni te­ner hi­jos, sino as­pec­tos de de­re­chos in­di­vi­dua­les”, nos ex­pli­ca la psi­có­lo­ga clí­ni­ca y te­ra­peu­ta fa­mi­liar Ra­fae­la Bur­gos. “La per­cep­ción que se tie­ne de la mu­jer sol­te­ra es de que le fal­ta al­go, los de­más pien­san que ella de­be­ría ser cui­da­da, pro­te­gi­da y de­fen­di­da por un hom­bre; hay una vi­sión de que la mu­jer es in­ca­paz de lle­var su vi­da, a su ma­ne­ra, ba­jo sus con­di­cio­nes, con sus pro­pias he­rra­mien­tas y, so­bre to­do, con el de­re­cho que tie­ne una per­so­na a ser in­de­pen­dien­te y a no te­ner una re­la­ción que no es­tá lis­ta pa­ra sos­te­ner en ese mo­men­to”, ar­gu­men­ta la te­ra­peu­ta.

EL ES­TIG­MA DE ES­TAR SO­LA

Pa­ra Mary, pu­bli­cis­ta de pro­fe­sión y quien ha te­ni­do la opor­tu­ni­dad de co­no­cer la cul­tu­ra de otros paí­ses, apun­ta que el es­tig­ma de es­tar so­la de­pen­de­rá mu­cho de la so­cie­dad de la cual la mu­jer sea par­te. Agre­ga que en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y en otros paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, la soltería es mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción, por­que se en­tien­de que el fu­tu­ro de la mu­jer es­tá ga­ran­ti­za­do al la­do de un hom­bre, y cuan­do la mu­jer de­ci­de no te­ner hi­jos, se su­ma en­ton­ces un es­tig­ma más.

Se­gún el ex­per­to Car­los De Pe­ña Ever­tsz, la fle­xi­bi­li­dad con la soltería de­pen­de­rá de las es­fe­ras de la so­cie­dad, por ejem­plo, la igle­sia cris­tia­na en sus di­fe­ren­tes ten­den­cias, sea evan­gé­li­ca, pro­tes­tan­te o ca­tó­li­ca, tie­ne una con­cep­ción de la soltería que la apli­ca a sus di­fe­ren­tes fe­li­gre­ses. Las em­pre­sas no tie­nen esa vo­ca­ción de con­trol o im­po­si­ción, al con­tra­rio, en mu­chos ca­sos em­pre­sa­ria­les, es un plus que la mu­jer pue­da de­di­car tiem­po su­fi­cien­te a la pro­duc­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca de la em­pre­sa, y si es sol­te­ra re­pre­sen­ta un ac­ti­vo pa­ra la con­cep­ción eco­no­mis­ta del em­pre­sa­rio, que si fue­ra ca­sa­da y, con pro­pen­sión a te­ner hi­jos, acla­ra De Pe­ña Ever­tsz.

IM­POR­TAN­CIA DEL ES­TA­DO CI­VIL EN LA MU­JER

De acuer­do con la te­ra­peu­ta Ra­fae­la Bur­gos, la eti­que­ta del es­ta­do ci­vil con­ti­núa pre­sen­te y se es­tig­ma­ti­za to­da­vía cuan­do la mu­jer lle­ga a cier­ta edad y no tie­ne pa­re­ja o

hi­jos, y es­ta in­da­ga­ción so­bre el es­ta­do ci­vil es la pri­me­ra pre­gun­ta que se rea­li­zan en las reunio­nes fa­mi­lia­res: ¿cuán­do vas a te­ner no­vio?, ¿cuán­do te vas a ca­sar, ¿cuán­do vas a te­ner hi­jos?, hay to­do un plan so­cial, to­da una agen­da pa­ra la mu­jer, y es nor­mal que en al­gún mo­men­to ella co­mien­ce a du­dar so­bre si de­be cum­plir esa agen­da que tie­nen pa­ra ella.

Pa­ra Bur­gos, las ex­pec­ta­ti­vas de la so­cie­dad son las mis­mas, in­de­pen­dien­te­men­te de la cla­se so­cial, aun­que en­tien­de que pue­de ser que la cla­se al­ta re­sis­ta me­jor la pre­sión.

Sin em­bar­go, De Pe­ña Ever­tsz plan­tea que, la po­si­ción fren­te al es­ta­do ci­vil mi­dien­do es­te­reo­ti­pos y re­pre­sen­ta­cio­nes so­cia­les, ha cam­bia­do y de­pen­dien­do de la cla­se so­cial: si son hi­jas de fa­mi­lias de al­tos o me­dia­nos in­gre­sos, hay una de­fi­ni­ción so­bre la soltería de la mu­jer di­fe­ren­te al ca­so de las mu­je­res de ba­jos in­gre­sos, aun­que en al­gún mo­men­to pue­dan con­ver­ger. El fac­tor edad es otro de los pun­tos que co­bra im­por­tan­cia: las mu­je­res más jó­ve­nes tie­nen me­nos in­du­ci­do el tér­mino de mo­ral cris­tia­na o de creen­cias, al­go que sí po­seen las mu­je­res más adul­tas de que es obli­ga­to­rio el ma­tri­mo­nio pa­ra sen­tir­se au­to­rrea­li­za­das.

¿PUE­DE UNA MU­JER SOL­TE­RA SER FE­LIZ SIN SEN­TIR PRE­SIÓN SO­CIAL?

¡Cla­ro que sí!, pun­tua­li­za con en­tu­sias­mo Mary, in­clu­so en es­ta so­cie­dad ma­chis­ta se pue­de ser fe­liz. Si la mu­jer tie­ne la su­fi­cien­te in­te­li­gen­cia, pue­de lle­gar a ig­no­rar esa pre­sión que, de al­gu­na ma­ne­ra u otra, siem­pre es­ta­rá pre­sen­te en las reunio­nes fa­mi­lia­res y en tu círcu­lo de amis­ta­des. Siem­pre van a que­rer cues­tio­nar­te, pe­ro si de­ci­des que es­ta es la de­ci­sión que deseas pa­ra tu vi­da y tus ra­zo­nes es­tán cla­ras de man­te­ner la soltería, ya sea por ob­je­ti­vos pro­fe­sio­na­les o la­bo­ra­les, sim­ple­men­te de­bes ig­no­rar es­te es­tig­ma.

Esa felicidad de­pen­de­rá de qué tan de­ci­di­da y qué tan cla­ra es­té la mu­jer al res­pec­to y, en el ca­so de los sol­te­ros, su­ce­de lo mis­mo que con la per­so­na que se divorcia, y es que se en­fren­ta al in­te­rro­ga­to­rio de ¿cuán­do te vas a vol­ver a ca­sar?, ¿cuán­do vas a te­ner pa­re­ja?

“Hay una de­ter­mi­na­ción ex­ter­na que pue­des re­sis­tir, pe­ro pa­ra lo­grar­lo de­bes es­tar en­fo­ca­da en cuá­les son tus ob­je­ti­vos, evi­tar las ex­pec­ta­ti­vas so­cia­les y que los es­te­reo­ti­pos se ins­ta­len; de­bes es­ta­ble­cer lí­mi­tes sin eno­jar­te”, ex­pli­ca Bur­gos. El es­tar sol­te­ra es un es­ta­do que apli­ca a los di­vor­cia­dos, por­que si la per­so­na no es­tá ca­sa­da, es sol­te­ra, aun­que en es­te ca­so qui­zás no sien­ta la pre­sión con la mis­ma in­ten­si­dad de al­guien que nun­ca se ha­ya ca­sa­do, pe­ro pue­de que la per­so­na di­vor­cia­da sien­ta di­fi­cul­tad o in­co­mo­di­dad pa­ra re­la­cio­nar­se de nue­vo, con­cre­ti­za Bur­gos, aun­que los jui­cios de va­lor, en es­te ca­so, son di­fe­ren­tes, agre­ga el so­ció­lo­go De Pe­ña Ever­tsz.

Son mu­chas las per­so­nas que es­pe­ran que la mu­jer si­ga ese plan que fue di­se­ña­do y que, pa­ra mu­chos, es el sue­ño que se de­be cum­plir: el te­ner una pa­re­ja es­ta­ble, al­guien con quien pro­crear y en­ve­je­cer. Aun­que aún si­ga pre­sen­te el ma­chis­mo, la soltería se en­ca­mi­na a de­jar atrás el es­tig­ma y a im­po­ner un es­ti­lo de vi­da ba­sa­do en nues­tras pro­pias re­glas, vir­tu­des y an­he­los, que de­mues­tren que la mu­jer es ca­paz de crear un es­pa­cio pa­ra sí so­la, que po­see to­da la des­tre­za ne­ce­sa­ria pa­ra de­mos­trar su in­te­li­gen­cia, de dis­fru­tar en li­ber­tad ple­na de via­jes, es­tu­dios y, so­bre to­do, abrir­se ca­mino en una so­cie­dad que li­mi­ta esa li­ber­tad has­ta cier­to pun­to por su for­ma de pen­sar.

Ser sol­te­ro no sig­ni­fi­ca es­ca­par de las res­pon­sa­bi­li­da­des, no es un trau­ma, no quie­re de­cir que se tie­ne una in­ca­pa­ci­dad pa­ra el com­pro­mi­so; ser sol­te­ro es una elec­ción cons­cien­te, que im­pli­ca co­no­ci­mien­to pro­fun­do de sí mis­mo, va­lo­res, pro­yec­tos, amor y dig­ni­dad.

Co­mo pun­tua­li­zó la psi­có­lo­ga Ra­fae­la Bur­gos: ‘’Es­tar sol­te­ro no es un pro­ble­ma psi­co­ló­gi­co, no es un pro­ble­ma so­cial, no es un pro­ble­ma per­so­nal, es una de­ci­sión’’.

Con­sul­ta­mos a los ex­per­tos Car­los De Pe­ña Ever­tsz, so­ciò­lo­go. Ra­fae­la Bur­gos, te­ra­peu­ta fa­mi­liar y Mary Na­va­rro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.