Kar­la Lo­ra ``LOLITAS JOUR­NEY’’

UN SER DE LUZ Y UN EJEM­PLO DE RE­SI­LIEN­CIA

Oh! Magazine - - En La Mira -

Kar­la es el ti­po de per­so­na que en­tra un ‘‘lu­nes’’ a su ofi­ci­na e ilu­mi­na con su ale­gría. Una per­so­na que ha trans­for­ma­do su en­fer­me­dad no so­lo en al­go pro­duc­ti­vo, sino en un des­per­tar in­terno, tal co­mo lo ha­ce la per­la. Ac­tual­men­te, en­fren­ta por se­gun­da vez el cán­cer, pe­ro es­to no de­tie­ne su ener­gía ni su es­pí­ri­tu ac­ti­vo, al con­tra­rio, ha re­no­va­do su esen­cia pa­ra ser más fuer­te y au­tén­ti­ca. En la en­tre­vis­ta de­ja un gran men­sa­je de en­fo­que, amor y co­ra­je.

OH!MA­GA­ZI­NE: ¿POR QUÉ ESE APO­DO?

K.L: Es una lar­ga his­to­ria... Yo mis­ma me pu­se el nom­bre en una no­che que es­ta­ba con mis ami­gos; les di­je se­ño­res a mí no me lla­men Kar­la, dí­gan­me Lolitas. En­ton­ces se que­dó y cuan­do de­ci­do co­men­zar el pro­yec­to, que­ría des­li­gar mi nom­bre y que sea mi tra­yec­to, pe­ro no co­mo Kar­la, sino co­mo Lolitas Jour­ney.

OH!: TE­NÍAS 20 AÑOS, CUAN­DO TE DIAG­NOS­TI­CA­RON CÁN­CER. ¿QUÉ SEN­TIS­TE?

K.L: Ob­via­men­te yo re­na­cí co­mo per­so­na y cam­bié mu­cho a raíz de mi diag­nós­ti­co. A los 20 me diag­nos­ti­ca­ron un ti­po de cán­cer lla­ma­do Lin­fo­ma no hodg­kin, un ti­po de cán­cer en la san­gre que afec­ta es­pe­cí­fi­ca­men­te el sis­te­ma lin­fá­ti­co.

OH!: A TU SE­GUN­DA RECAÍDA, ¿CON QUÉ AC­TI­TUD TE EN­CUEN­TRAS?

K.L: Ser diag­nos­ti­ca­da con es­te ti­po de cán­cer, ha si­do pa­ra mí re­na­cer co­mo el Ave Fé­nix, por­que he te­ni­do que rein­ven­tar­me no so­lo una, sino mu­chas ve­ces. Es­ta es mi se­gun­da recaída y en es­te mo­men­to van a te­ner que cam­biar­me la qui­mio­te­ra­pia, por­que me es­tá afec­tan­do otras par­tes de mi cuer­po. Ten­go si­tua­cio­nes di­fí­ci­les, pe­ro no me han qui­ta­do mis fuer­zas, al con­tra­rio, me han da­do más mo­ti­vo pa­ra se­guir dan­do lo me­jor.

OH!: ¿EN AL­GÚN MO­MEN­TO TU­VIS­TE UN SEN­TI­MIEN­TO DERROTISTA?

K.L: Ten­go que ser muy ho­nes­ta: me de­pri­mí y pen­sa­ba ok... así es co­mo to­do pa­sa, así es co­mo mue­ro. Yo es­cri­bí car­tas, es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra mo­rir­me y al­go me em­pe­zó a dar mie­do y no al he­cho de mo­rir­me, sino al te­ma de que si yo me mo­ría, na­die se iba a re­cor­dar de mí. Yo de­cía: “Si yo me mue­ro, có­mo la gen­te me va a re­cor­dar, cla­ro, no soy ma­la per­so­na, pe­ro me ate­rra­ba el he­cho de ir­me, sin ayu­dar a na­die o de­jar una hue­lla en es­te mun­do”. No so­lo que­ría que­dar­me en la men­te de mis fa­mi­lia­res y

así co­mien­zo ese ca­mino de mi au­to­des­cu­bri­mien­to y de cam­bio.

OH!: ¿TU ESEN­CIA SE HA TRANS­FOR­MA­DO CON ES­TOS PRO­CE­SOS?

K.L: Soy una Kar­la transformada. Yo soy de las per­so­nas que pien­sa que el ser hu­mano no ne­ce­sa­ria­men­te cam­bia, sino que se trans­for­ma y to­dos te­ne­mos esa ca­pa­ci­dad de trans­for­mar­nos y evo­lu­cio­nar, pe­ro nues­tra esen­cia con­ti­núa sien­do la mis­ma.

OH!: TIE­NES VA­RIOS TA­TUA­JES Y UNO QUE NOS LLA­MÓ LA ATEN­CIÓN FUE ES­TE: ‘‘MIEN­TRAS TEN­GA VI­DA, TEN­DRÉ ES­PE­RAN­ZA’’. HÁBLANOS DE él.

K.L: Pa­ra mí, es­tos ta­tua­jes tie­nen un sig­ni­fi­ca­ti­vo. ‘‘Mien­tras ten­ga vi­da, ten­dré es­pe­ran­za’’ es mi se­gun­do ta­tua­je y es una fra­se que me ca­la y que me mue­ve, por­que la­men­ta­ble­men­te- no pa­ra vic­ti­mi­zar­me- en mi ca­so los tra­ta­mien­tos no han fun­cio­na­do.

Nos en­fren­ta­mos a la du­ra reali­dad de que es­tos pro­ce­sos so­la­men­te es­tán alar­gan­do mi vi­da, no bus­can una cu­ra en sí. OH!: ¿EN QUÉ ES­TÁS AHO­RA? K.L: Aho­ra mis­mo es­toy tra­ba­jan­do en mi pro­pia fir­ma co­mo abo­ga­da free­lan­ce y es­toy dan­do ser­vi­cios cor­po­ra­ti­vos en la par­te de em­pren­de­du­ris­mo.

OH!: ¿A QUIÉN DE­BES ESE ES­PÍ­RI­TU TAN AC­TI­VO Y EMPREDEDOR A PE­SAR DE TO­DO?

K.L: ¡A mi ma­má! Ella siem­pre fue la pro­vee­do­ra de mi ca­sa y, lo que ví de mi ma­dre es que era una per­so­na en­fo­ca­da. Apren­dí mu­cho de ella lo que era la ética la­bo­ral y el en­fo­que en lo­grar las co­sas.

OH!: ERES ICF CERTIFIED LI­FE COACH

Y CONFERENCISTA MO­TI­VA­CIO­NAL. ¿DES­DE CUÁN­DO EL COACHING

ATE­RRI­ZÓ EN TU VI­DA?

K.L: Des­de el año pa­sa­do ha ve­ni­do to­da es­ta aven­tu­ra del coaching, que sur­gió co­mo una mo­ti­va­ción de ha­cer al­go que es­ta­ba ha­cien­do de ma­ne­ra em­pí­ri­ca, pe­ro le doy for­ma con un via­je a Mia­mi. El coaching no so­la­men­te ha trans­for­ma­do mi vi­da, sino que con mi trans­for­ma­ción otros se han trans­for­ma­do y he po­di­do ha­cer de es­to un ne­go­cio. Al­go que me ha sor­pren­di­do, ya que he lo­gra­do con­ver­tir mi pa­sión en mi fuen­te de in­gre­sos.

OH!: ¿LA CO­MU­NI­DAD LOLITAS JOUR­NEY NA­CIÓ EN TUS PRO­CE­SOS DE SA­LUD? K.L: Cuan­do creé el pro­yec­to, lo ideé

pa­ra cambiar la ca­ra que se te­nía con el cán­cer, de que el cán­cer no siem­pre sig­ni­fi­ca muer­te (cla­ro que en mu­chos ca­sos sí), pe­ro yo ten­go tres años vi­va y si­go lu­chan­do mu­chí­si­mo y, vi­vien­do ac­ti­va­men­te aún con la en­fer­me­dad. Ade­más quie­ro mos­trar, que tú pue­des a pe­sar de tus cir­cuns­tan­cias te­ner éxi­to en la vi­da. En Lolitas Jour­ney tra­ba­jo el po­si­ti­vis­mo, el en­fo­que y el em­pren­de­du­ris­mo.

OH!: OTRA DE TUS CO­MU­NI­DA­DES DI­GI­TA­LES ES @THEGIVEBACKPROYECTRD Y @TRIERSCOMUNITY. ¿POR QUÉ NA­CEN?

K.L : Ser po­si­ti­va y te­ner una ac­ti­tud re­si­lien­te te ayu­da­rá en cual­quier pro­ce­so de cán­cer, es­to es lo que ac­tual­men­te que­re­mos bus­car con The

gi­ve back pro­yect. Un pro­yec­to que bus­ca dar apo­yo emo­cio­nal a pa­cien­tes on­co­ló­gi­cos de es­ca­sos re­cur­sos, pe­ro más que eso em­po­de­rar­las a que ten­gan pro­yec­tos per­so­na­les y a en­fo­car­se en ellos. Aun­que no es­tá tan ac­ti­vo co­mo me gus­ta­ría, me en­cuen­tro ac­ti­va­men­te bus­can­do vo­lun­ta­rios. Trier’ s Co­mu­nity na­ce del le­ma de se­guir in­ten­tán­do­lo por en­ci­ma de las cir­cuns­tan­cias.

OH!: DI­CES QUE ES­TÁS EN BUS­CA DE VO­LUN­TA­RIOS, ¿CÓ­MO INVITAS A LA GEN­TE AYU­DAR CON TU PRO­YEC­TO?

K.L: To­do el que quie­ra in­te­grar­se es bien­ve­ni­do, por­que ne­ce­si­ta­mos vo­lun­ta­rios que nos ayu­den a bus­car mar­cas que aus­pi­cien, co­la­bo­ra­do­res que nos den ideas pa­ra rea­li­zar ac­ti­vi­da­des pa­ra re­cau­da­ción de fon­dos y con­ti­nuar con la la­bor. Se ne­ce­si­tan fo­tó­gra­fos que fo­to­gra­fíen tes­ti­mo­nios, vo­lun­ta­rios que nos den ideas de ne­go­cio, per­so­nas que ten­gan alian­za e in­fluen­cias... o sim­ple­men­te per­so­nas que quie­ran apa­dri­nar a al­guien y lle­var­los a sus ci­tas, por ejem­plo. Es to­do un en­gra­na­je, pe­ro lo que se ne­ce­si­ta es vo­lun­tad.

UNO DE TUS HASTAGS, ¿POR QUÉ LO CREAS?

K.L: To­dos en Ins­ta­gram veían una so­la fa­ce­ta de mí: la pa­cien­te de cán­cer o la per­so­na siem­pre ‘‘per­fec­ti­ca’’. Mi in­ten­ción era que to­dos vie­ran mis va­rias fa­ce­tas y sa­ber quién yo soy real­men­te. Lo creé pa­ra que to­dos vean que hay días ma­los y días bue­nos y, de que los de­fec­tos tam­bién pue­den mos­trar­se sin mie­do. A tra­vés de mis his­to­ries en Ins­ta­gram, la gen­te ve có­mo yo an­do: sin ta­cos, sin ma­qui­lla­je, sin pe­lu­ca y sien­do yo mis­ma.

OH!: ¿CÓ­MO LIDIAS CON TUS DÍAS NO TAN BUE­NOS?

K.L: Acep­to que pue­do te­ner días bue­nos y días ma­los. Tra­to de ana­li­zar las co­sas que me es­tán ha­cien­do sen­tir­me así, bus­co ins­pi­ra­ción, ya sea le­yen­do mis pro­pios post y en li­bros, o sim­ple­men­te des­can­so, por­que mu­chas ve­ces lo que ne­ce­si­ta­mos es eso, des­can­so. Yo lo co­jo co­mo ven­ga.

OH!: ¿Y TU ALIMENTACÓN?

K.L: No soy un mar­co de re­fe­ren­cia en cuan­to bue­na ali­men­ta­ción, pe­ro sí tra­to de ali­men­tar­me lo me­jor po­si­ble. No me ali­men­to con na­da pro­ce­sa­do, en­la­ta­dos, ni con con­ser­van­tes.

OH!: SI TE QUI­TA­MOS TO­DAS TUS FA­CE­TAS ¿QUIÉN QUE­DA?

K.L: Soy una per­so­na en­tre­ga­da, ten­go un círcu­lo de ami­gos muy re­du­ci­do, pe­ro ca­da ami­go es co­mo mi fa­mi­lia. Soy una per­so­na que me preo­cu­po por los de­más, y muy sen­si­ble -has­ta con los ani­ma­les-. Va­lo­ro mu­cho a mi fa­mi­lia.

OH!: ¿CUÁN­DO ENCONTRASTE TU PRO­PÓ­SI­TO?

K.L: Des­de el mo­men­to en que me diag­nos­ti­ca­ron, yo di­je es­te es el mo­men­to de ha­cer lo que yo es­toy su­pues­ta a ha­cer con mi vi­da y es, per­se­guir mis sue­ños y dar el 100 por cien­to a los pro­yec­tos que es­toy tra­ba­jan­do. Una for­ma de en­con­trar mi pro­pó­si­to fue pre­gun­tar­me qué co­sas he he­cho por mí has­ta es­te mo­men­to y, cuan­do me di cuen­ta que no ha­bía he­cho na­da y que to­do es­ta­ba in­fluen­cia­do por otros, de­ci­dí que te­nía que to­mar las rien­das de mi vi­da y que te­nía que ha­cer lo que me gus­ta y apa­sio­na.

OH!: A LAS QUE ES­TÁN PA­SAN­DO POR UNA SI­TUA­CIÓN DE CÁN­CER . ¿QUÉ PA­LA­BRAS LES DE­JAS?

K.L: Que tus días ma­los no nu­blen los bue­nos. Sa­ber que to­do, bueno o ma­lo, tie­ne una fe­cha de ca­du­ci­dad. Vi­vir un día a la vez. De to­do en la vi­da se le pue­de sa­car al­go positivo. Tie­nes que trans­for­mar ese do­lor o sen­ti­mien­to en al­go va­lio­so.

Asu­me lo que to­ca vi­vir aho­ra y cuí­da­te. El cán­cer no te de­fi­ne, el cán­cer es lo que me ha per­mi­ti­do trans­for­mar­me en lo que soy hoy.

‘‘NE­CE­SI­TA­MOS DE MÁS PER­SO­NAS QUE SE MO­TI­VEN A AYU­DAR”

So­bre­to­do sa­ti­na­do es­tam­pa­do de Mi­su­ra Sto­re, cin­tu­rón vin­ta­ge. Ear­cuff de Gianny Fer­nán­dez, y pumps de Mit Me Shoes.

Suit en cor­du­roy ro­sa vie­jo y are­tes con apli­ca­cio­nes en plu­mas, de Man­go Acró­po­lis.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.