50% OFF

Jo­sé Luis Gu­tié­rrez

Oh! Magazine - - Moh! Da -

Jo­sé Luis ha­ce más de lo que cual­quie­ra que lo ve ca­mi­nan­do en la ca­lle se ima­gi­na. Es maes­tro de Edu­ca­ción Fí­si­ca, atle­ta, en­tre­na­dor per­so­nal, ta­lle­ris­ta de clu­bes de arte, en­tre­na­dor de gim­na­sia ar­tís­ti­ca y bai­la­rín. ¿Lo pen­sas­te? ¡Sí! Con su pró­te­sis.

No na­ció así. Tu­vo un ac­ci­den­te de trá­fi­co en el 2011, en Las Te­rre­nas, por la im­pru­den­cia de un cho­fer. Pro­duc­to de ello, cuen­ta que per­dió la pier­na iz­quier­da. Su mun­do cam­bió des­pués de ese epi­so­dio. Des­de su ac­ci­den­te, cuan­do qui­so vol­ver al arte y al deporte, se sen­tía ex­clui­do por mu­chas com­pa­ñías, quie­nes no le da­ban la opor­tu­ni­dad de nue­vo por fal­tar­le la pier­na. “Pa­ra mí, lo más di­fí­cil ha si­do cre­cer co­mo atle­ta en mi país, se­guir re­pre­sen­tán­do­lo sin nin­gún apo­yo.

Día a día tam­bién me sien­to ex­clui­do por la so­cie­dad, por la for­ma en que me mi­ran, por los nom­bres ra­ros que me po­nen, por las li­mi­tan­tes que exis­ten en nues­tro país”, di­ce.

Es maes­tro en un li­ceo pú­bli­co de San Fran­cis­co de Ma­co­rís, y a sus alum­nos les ex­pli­ca lo que es una pró­te­sis. Siem­pre usa pan­ta­lo­nes cor­tos, por­que –se­gún sus pa­la­bras– no le da mie­do mos­trar quién es. “A mis es­tu­dian­tes no les im­por­ta que lle­ve una pró­te­sis, sino có­mo los tra­to y edu­co. Me lle­na de orgullo sa­ber que, con mi his­to­ria, lle­go a esos co­ra­zo­nes”.

Jo­sé Luis ex­hor­ta que una vez que des­cu­bri­mos lo gran­dio­so que es ser dis­tin­to al res­to, uno se sien­te mu­cho más es­pe­cial: “co­mien­za a ver­te co­mo un al­ma con un cuer­po, en lu­gar de un cuer­po con un al­ma. Uno de­be co­nec­tar con­si­go mis­mo pa­ra po­der ser fe­liz. Pa­ra mí, la dis­ca­pa­ci­dad es un es­ta­do men­tal no fí­si­co y lo im­por­tan­te es se­guir ade­lan­te sin ren­dir­se”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.