¿QUÉ HAY DE­TRÁS DE LA DE­PEN­DEN­CIA A LAS RE­DES SO­CIA­LES?

Ritmo Platinum - - Contenido -

Con­ver­sa­mos con la des­ta­ca­da psi­quia­tra y psi­co­te­ra­peu­ta Mar­ce­la Mu­sa pa­ra res­pon­der es­ta pregunta.

Una de las no­ve­las dis­tó­pi­cas más in­flu­yen­tes del si­glo XX es la obra maes­tra del au­tor in­glés Geor­ge Or­well, 1984. Mu­chos de los tér­mi­nos que Or­well in­ven­tó pa­ra des­cri­bir su so­cie­dad han per­mea­do la cul­tu­ra mo­der­na, lle­gan­do a que el tér­mino “or­we­lliano” se ha­ya con­ver­ti­do en si­nó­ni­mo de las so­cie­da­des u or­ga­ni­za­cio­nes ca­rac­te­ri­za­das por sus ac­ti­tu­des to­ta­li­ta­rias, re­pre­si­vas y au­to­ri­ta­rias. Mu­chas de es­tas ac­ti­tu­des se han vis­to re­fle­ja­das en el gran de­ba­te que ocu­rre hoy en día so­bre el te­ma de la se­gu­ri­dad digital, la pri­va­ci­dad del in­di­vi­duo y el gra­do del de­ber que tie­nen los go­bier­nos del mun­do de in­va­dir es­te de­re­cho hu­mano en de­fen­sa de la so­cie­dad com­ple­ta.

Un ejem­plo re­cien­te de es­ta tensión en­tre las fac­cio­nes que con­si­de­ran que la pri­va­ci­dad del in­di­vi­duo es más im­por­tan­te que el de­ber del Es­ta­do de ha­cer to­do lo po­si­ble por pro­te­ger a sus ciu­da­da­nos es el de­ba­te que sur­gió tras la tra­ge­dia de San Ber­nar­dino, cuan­do Ap­ple se rehu­só a des­blo­quear el te­lé­fono del ase­sino. Mu­chos han cri­ti­ca­do las ac­cio­nes del ma­gan­te de la tec­no­lo­gía co­mo una mo­vi­da que bus­ca pro­te­ger sus ven­tas, pe­ro, en es­te ca­so, las ra­zo­nes fi­nan­cie­ras se en­cuen­tran ali­nea­das con los prin­ci­pios de la com­pa­ñía. Los eje­cu­ti­vos de Ap­ple han man­te­ni­do que la pe­lea es so­bre se­gu­ri­dad y pri­va­ci­dad, mien­tras que crí­ti­cos ase­gu­ran que es un asun­to de ga­nan­cia eco­nó­mi­ca, que la com­pa­ñía ne­ce­si­ta que el pú­bli­co sien­ta que sus pro­duc­tos son se­gu­ros por­que es una de las gran­des ra­zo­nes por las cua­les los con­su­mi­do­res los com­pran. La ra­zón prin­ci­pal por la que Ap­ple lu­chó con­tra el FBI fue por de­co­di­fi­car un te­lé­fono, aun sien­do en una cir­cuns­tan­cia de al­to ries­go pa­ra el pú­bli­co, sen­ta­ría un pe­li­gro­so pre­ce­den­te. En es­te ca­so, es im­por­tan­te re­cor­dar que no to­da la pu­bli­ci­dad ha si­do bue­na. Ap­ple pu­do ha­ber ele­gi­do ac­ce­der a las de­man­das del FBI sin de­cir­le a na­die. En vez, to­ma­ron la opor­tu­ni­dad pa­ra po­ner en las no­ti­cias la im­por­tan­cia de es­te te­ma, re­for­zan­do a la vez su com­pro­mi­so de man­te­ner la in­for­ma­ción de sus usua­rios se­gu­ra.

Hay in­di­vi­duos que ejem­pli­fi­can es­te de­ba­te, que han en­tre­ga­do sus vi­das a la de­fen­sa de la pri­va­ci­dad y que, al mis­mo tiem­po, se han en­fo­ca­do en sa­car a la luz los abu­sos que han co­me­ti­do los go­bier­nos en vio­la­ción del de­re­cho a la pri­va­ci­dad. Es­tos in­di­vi­duos han si­do lla­ma­dos, en di­fe­ren­tes mo­men­tos, hé­roes, de­la­ta­do­res, re­bel­des, di­si­den­tes, pa­trio­tas o trai­do­res. En­tre es­tos, el nom­bre que ha ge­ne­ra­do más in­te­rés re­cien­te­men­te es el de Ed­ward Snow­den. Snow­den, el exa­gen­te del Cen­tral In­te­lli­gen­ce Agency (CIA) de los Es­ta­dos Uni­dos y lue­go con­tra­tis­ta del go­bierno, co­pió y dis­tri­bu­yó in­for­ma­ción cla­si­fi­ca­da del Na­tio­nal Se­cu­rity Agency (NSA) en el 2013, sin per­mi­so del go­bierno. En es­tos ar­chi­vos se com­pro­bó la exis­ten­cia de nu­me­ro­sos pro­gra­mas de vi­gi­lan­cia mun­dial y es­pio­na­je por par­te del go­bierno ame­ri­cano y con la co­la­bo­ra­ción de com­pa­ñías de te­le­co­mu­ni­ca­ción y go­bier­nos eu­ro­peos, ge­ne­ran­do un con­tro­ver­sial de­ba­te so­bre la vi­gi­lan­cia ma­si­va, los se­cre­tos de es­ta­do y el ba­lan­ce en­tre la se­gu­ri­dad na­cio­nal y la pri­va­ci­dad.

Los ar­gu­men­tos pa­ra pro­te­ger la in­for­ma­ción del in­di­vi­duo, pa­ra man­te­ner su pri­va­ci­dad, son mu­chos. En­tre ellos re­sal­tan la idea de que nues­tra in­for­ma­ción pue­de ser uti­li­za­da pa­ra ha­cer­nos da­ño (por ejem­plo, la ubi­ca­ción exac­ta don­de se en­cuen­tra un in­di­vi­duo en un de­bi­do mo­men­to), el he­cho de que nues­tra in­for­ma­ción confidencial pue­de ser uti­li­za­da en con­tex­tos “fue­ra

Cuan­do Geor­ge Or­well es­cri­bió su fa­mo­sa lí­nea “Big Brot­her is wat­ching” no po­día te­ner idea de qué ma­ne­ra se vol­ve­ría su es­cri­to un re­frán que de­fi­ni­ría el fu­tu­ro. Con la evo­lu­ción y ac­ce­si­bi­li­dad de la tec­no­lo­gía, ca­da vez más

se di­fu­mi­na la lí­nea en­tre la pri­va­ci­dad y la co­nec­ti­vi­dad.

de” pa­ra los que se recolectó y así cam­biar su sig­ni­fi­ca­do (co­mo es el ca­so de la in­for­ma­ción mé­di­ca) o que la in­va­sión de la pri­va­ci­dad pue­de lle­var a fuer­zas ex­ter­nas a for­zar nues­tro li­bre al­be­drío.

En un re­cien­te ca­so que tra­ta­ba con los usos de la tec­no­lo­gía GPS, el juez de la Su­pre­ma Cor­te de los Es­ta­dos Uni­dos, Sa­muel Ali­to, es­cri­bió que “nue­vas tec­no­lo­gías pue­den pro­veer gran­des me­jo­ras de con­ve­nien­cia o se­gu­ri­dad a cos­ta de la pri­va­ci­dad del in­di­vi­duo”, destacando que es­te in­ter­cam­bio pue­de ser no so­lo desea­ble, pe­ro en mu­chos ca­sos inevi­ta­ble. Mien­tras la tec­no­lo­gía evo­lu­cio­na, mien­tras más ac­ce­si­ble se vuel­ve y sus ca­pa­ci­da­des cre­cen, tam­bién in­cre­men­ta el mie­do de que se dis­mi­nu­ya nues­tra pri­va­ci­dad. Ca­da vez más se en­cuen­tra nues­tra in­for­ma­ción dis­po­ni­ble pa­ra que otros la ac­ce­dan, in­for­ma­ción tan per­so­nal co­mo nues­tro có­di­go ge­né­ti­co y tan ge­né­ri­ca co­mo nues­tro há­bi­tos de lec­tu­ra. En mu­chos ca­sos, co­mo es es­pe­cial­men­te no­ta­ble en los con­tra­tos que acep­ta­mos cuan­do nos uni­mos a re­des so­cia­les, los usua­rios ten­de­mos a en­tre­gar nues­tro de­re­chos de pri­va­ci­dad sin ni si­quie­ra leer la le­tra pe­que­ña.

En un mun­do que ca­da vez más es fun­da­men­tal­men­te digital, es im­por­tan­te en­ten­der qué tan a ries­go se en­cuen­tra nues­tra in­for­ma­ción. La reali­dad es que la tec­no­lo­gía y la pri­va­ci­dad, pue­den y de­ben co­exis­tir. La cla­ve del éxi­to, de aquí en ade­lan­te, se­rá en­con­trar el ba­lan­ce ideal en­tre es­tas po­lé­mi­cas aho­ra, por­que, en su de­fec­to, nos es­pe­ra un abis­mo or­we­lliano. RP

"Por­que, des­pués de to­do, ¿có­mo sa­be­mos que dos más dos son cua­tro? ¿O que la fuer­za de gra­ve­dad fun­cio­na? ¿O que el pa­sa­do es in­cam­bia­ble? Si tan­to el pa­sa­do co­mo el mun­do ex­terno exis­ten so­lo en la men­te y si la men­te mis­ma es con­tro­la­ble, ¿qué, entonces?" - Geor­ge Or­well, "1984".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.