El mun­do de las apli­ca­cio­nes

Ritmo Platinum - - Contenido -

De los clá­si­cos ma­pas a la pan­ta­lla de tu ce­lu­lar.

ños atrás era in­con­ce­bi­ble la po­si­bi­li­dad de lle­gar a un lu­gar des­co­no­ci­do sin te­ner que de­te­ner­nos en el ca­mino pa­ra con­sul­tar di­rec­cio­nes des­pués de an­dar per­di­dos dan­do vuel­tas en círcu­lo por al me­nos 15 mi­nu­tos. Sin em­bar­go, con­tra­rio a esa des­fa­sa­da reali­dad, hoy día te­ne­mos la so­lu­ción al al­can­ce de nues­tras ma­nos con tan so­lo el to­que de una pan­ta­lla. Los tiem­pos cam­bian, las ciu­da­des cre­cen y ca­da vez se ha­ce más ne­ce­se­rio te­ner a mano he­rra­mien­tas de ubi­ca­ción geo­grá­fi­ca que nos per­mi­tan des­pla­zar­nos sin pro­ble­mas por to­do lo lar­go y an­cho del país y el mun­do. Pen­san­do jus­to en es­ta ne­ce­si­dad, Google, a tra­vés de Alp­ha­bet Inc., dio pa­so en el 2005 a uno de sus más com­ple­tos y uti­li­za­dos ser­vi­cios: Google Maps.

La apli­ca­ción con­sis­te bá­si­ca­men­te en un con­jun­to de imá­ge­nes de ma­pas des­pla­za­bles, ba­sa­das en fo­tos sa­te­li­ta­les de ciu­da­des del mun­do en­te­ro, per­mi­tien­do iden­ti­fi­car la ru­ta de di­fe­ren­tes ubi­ca­cio­nes con es­pe­ci­fi­ca­cio­nes del de­ta­lle del re­co­rri­do.

Los usua­rios co­lo­can en el bus­ca­dor la di­rec­ción a la que desean lle­gar y pue­den ha­cer acer­ca­mien­tos, te­ner un apro­xi­ma­do de tiem­po y dis­tan­cia, iden­ti­fi­car ru­tas pa­ra an­dar a pie, en bi­ci­cle­ta o au­to­mó­vil e in­clu­so, te­ner una vi­sión 3D del ca­mino y coor­de­na­das geo­grá­fi­cas exac­tas de lon­gi­tud y la­ti­tud. Y así de sim­ple tie­nes a tu dis­po­si­ción to­das las po­si­bles op­cio­nes pa­ra lle­gar a tu des­tino e in­clu­so pue­des tú mis­mo tra­zar la ru­ta que deseas se­guir.

Es­te ser­vi­cio va mu­cho más allá de bus­car un pun­to “X” en el ma­pa, pues a tra­vés de apli­ca­cio­nes co­ne­xas se pue­de ver fo­to­gra­fías del lu­gar al que deseas ir (si aún no lo co­no­ces), uti­li­zan­do Google Street View. Se pue­de ob­te­ner re­fe­ren­cias so­bre desas­tres na­tu­ra­les y ver zo­nas de­vas­ta­das por me­dio de Cri­sis Map e in­clu­so pue­des has­ta bus­car los nom­bres pa­ra be­bés más po­pu­la­res en tu re­gión, to­do es­to gra­cias a que Maps pue­de co­nec­tar­se sin nin­gún pro­ble­ma con otras apli­ca­cio­nes que re­quie­ran del uso del GPS. Una de las ca­rac­te­rís­ti­cas fa­vo­ri­tas de los usua­rios de Google Maps (y qui­zás una de las más úti­les) es que les per­mi­te una ex­pe­rien­cia de na­ve­ga­ción en tiem­po real con de­ta­lles del cli­ma y del trá­fi­co. Si con­si­de­ra­mos el con­ges­tio­na­mien­to del trán­si­to a la fa­mo­sa “ho­ra pi­co”, es­ta par­ti­cu­la­ri­dad se con­vier­te en el san­to grial del con­duc­tor, evi­tán­do­le pa­sar ho­ras es­tan­ca­do en un ta­pón, con tan so­lo la su­til su­ge­ren­cia de to­mar una ru­ta al­ter­na. Google Maps ha cre­ci­do tan­to, que só­lo en la apli­ca­ción pa­ra te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes con ser­vi­cio GPS, ya su­pera los 250 mi­llo­nes de usua­rios ac­ti­vos. Es­to sig­ni­fi­ca que gra­cias a la glo­ba­li­za­ción y la tec­no­lo­gía, Maps se ha con­ver­ti­do en la op­ción nú­me­ro uno de re­fe­ren­cia pa­ra bús­que­da de di­rec­cio­nes. Sin em­bar­go, to­do el fe­nó­meno que ha cau­sa­do Maps vie­ne muy de la mano con el Sis­te­ma de Po­si­cio­na­mien­to Glo­bal: GPS (por sus si­glas en in­glés). El GPS fun­cio­na

me­dian­te una red de 24 sa­té­li­tes en órbita so­bre el pla­ne­ta Tie­rra que en­vían coor­de­na­das y fo­to­gra­fías, con tra­yec­to­rias sin­cro­ni­za­das pa­ra cu­brir to­da la su­per­fi­cie de la Tie­rra.

La se­ñal GPS es trans­mi­ti­da por on­das her­tzia­nas en ra­dio FM y wi­fi, y en los úl­ti­mos años se han in­cor­po­ra­do a los au­to­mó­vi­les, te­le­fo­nía mó­vil y las re­des so­cia­les de ma­ne­ra más per­sis­ten­te. Un ejem­plo pal­pa­ble fue­ra de Google Maps es el mis­mo Fa­ce­book. Es­ta red so­cial nos da la op­ción de bus­car ami­gos cer­ca del área don­de re­si­des y es­to es gra­cias a un ma­pa ba­se que se crea tan pron­to per­mi­tes el ac­ce­so a tu lo­ca­li­za­ción. En el ca­so de los ce­lu­la­res, el GPS fun­cio­na tan­to pa­ra ras­trear un dis­po­si­ti­vo y po­der mos­trar­le la ubi­ca­ción del ob­je­to o per­so­na, en su de­fec­to, por me­dio de Google Maps o un link e in­clu­so una apli­ca­ción pro­pia del ce­lu­lar. Aun­que el GPS uti­li­za la mis­ma tec­no­lo­gía de los te­lé­fo­nos An­droid, se tie­nen re­sul­ta­dos igual­men­te sa­tis­fac­to­rios con el sis­te­ma ope­ra­ti­vo iOS de Ap­ple.

Así que la pró­xi­ma vez que es­tés per­di­do y ten­gas un ce­lu­lar o cual­quier otro dis­po­si­ti­vo con GPS y Google Maps, re­cuer­da que en reali­dad no lo es­tás y nun­ca lo has es­ta­do. RP

Gra­cias a la glo­ba­li­za­ción y la tec­no­lo­gía, Maps se ha con­ver­ti­do en la op­ción nú­me­ro uno de re­fe­ren­cia pa­ra bús­que­da di­rec­cio­nes, muy de la mano con el desa­rro­llo del GPS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.