El mun­do de las apli­ca­cio­nes: una nue­va for­ma de vi­da

Ritmo Platinum - - Tecnología -

En la ac­tua­li­dad exis­ten mi­llo­nes de apli­ca­cio­nes, una pa­ra ca­da ne­ce­si­dad, no ha de du­dar­se que sean una nue­va for­ma de vi­da, es­tas cons­ti­tu­yen la nue­va

fuen­te de con­sul­tas y bus­que­das en dis­tin­tos ám­bi­tos.

La tec­no­lo­gía se ha vuel­to par­te in­trín­se­ca de nues­tras vi­das y la ex­pre­sión de es­to son las apli­ca­cio­nes. En la ac­tua­li­dad exis­ten mi­les de apli­ca­cio­nes, pa­ra to­da cla­se de per­so­na. El via­je­ro, el aven­tu­re­ro, el si­ba­ri­ta, el fas­hio­nis­ta, el afi­cio­na­do de la fo­to­gra­fía, pa­ra el que ne­ce­si­ta un ta­xi, pe­dir ali­men­tos o en­te­rar­se de los even­tos del día o la se­ma­na… en fin exis­te una app pa­ra ca­da per­so­na.

Es­tas apli­ca­cio­nes de soft­wa­re, que po­de­mos ins­ta­lar en nues­tros dis­po­si­ti­vos mó­vi­les y ta­ble­tas, nos ayu­dan a rea­li­zar la­bo­res con­cre­tas en dis­tin­tos ám­bi­tos de nues­tro queha­cer dia­rio.

Sea por mo­ti­vos de tra­ba­jo, ocio o en­tre­te­ni­mien­to, las apli­ca­cio­nes vi­nie­ron pa­ra ayu­dar­nos y fa­ci­li­tar­nos la vi­da un po­co más. Con el trans­cu­rrir de los días, el nú­me­ro de las apps se in­cre­men­ta más y más. So­lo en el año 2010 se des­car­ga­ron unos 8000 mi­llo­nes de apli­ca­cio­nes en to­do el mun­do, de acuer­do a la afir­ma­ción de la em­pre­sa in­ves­ti­ga­do­ra ABI Research. Por su par­te, el si­tio de subas­tas en lí­nea eBay ase­gu­ró en el 2011 que, pa­ra esa fe­cha, 15 mi­llo­nes de per­so­nas en el mun­do ha­bían des­car­ga­do su app pa­ra iPho­ne en 190 paí­ses y en ocho idio­mas di­fe­ren­tes. A ni­vel glo­bal, ca­da dos se­gun­dos se com­pra un ar­tícu­lo en eBay a tra­vés de su apli­ca­ción. Den­tro de las apps de co­mer­cio electrónico, una de las más fa­mo­sas y de ma­yor éxi­to es Ama­zon.com. Ca­da día, a tra­vés de es­ta pá­gi­na, se ven­den cien­tos de mi­les de pro­duc­tos de to­da ín­do­le. La men­ción de Ama­zon y eBay so­lo es un ejem­plo de to­do cuan­to ocu­rre en el mun­do de las apli­ca­cio­nes, las que, si bien es cier­to nos sir­ven pa­ra di­na­mi­zar el co­mer­cio con la ad­qui­si­ción y ven­ta de ar­tícu­los, tam­bién nos per­mi­ten en­con­trar des­de ha­bi­ta­cio­nes de ho­tel has­ta ob­ser­var en un pla­to de co­mi­da las ca­lo­rías y nu­trien­tes que es­ta­mos con­su­mien­do. A con­ti­nua­ción una lis­ta de las apli­ca­cio­nes in­tere­san­tes con usos que fa­ci­li­tan la exis­ten­cia.

Si us­ted reside en un lu­gar en don­de las dis­tan­cias son con­si­de­ra­bles y el trá­fi­co es po­co flui­do, hay po­co de que preo­cu­par­se. O si vi­si­ta una nue­va ciu­dad o no sa­be có­mo lle­gar a un lu­gar es­pe­cí­fi­co, tam­po­co hay por­que tur­bar­se. En la ac­tua­li­dad, exis­ten apli­ca­cio­nes que le pue­den lle­var a don­de quie­ra y que, ade­más, le per­mi­ten es­ca­bu­llir­se del caos y le ubi­can en ru­tas más cor­tas pa­ra lle­gar a su des­tino. Wa­ze es, en la ac­tua­li­dad, una de las apli­ca­cio­nes de trá­fi­co más uti­li­za­das. Co­mo otros ser­vi­cios de na­ve­ga­ción GPS, es­te soft­wa­re de ori­gen is­rae­lí se ba­sa en los comandos de voz dic­ta­dos por el usua­rio y ofre­ce in­di­ca­cio­nes gi­ro a gi­ro, pa­ra lle­gar a un des­tino. Lo ver­da­de­ra­men­te no­ve­do­so es la for­ma en la que la app re­gis­tra la in­for­ma­ción: gra­cias a la ac­ti­va co­mu­ni­dad de usua­rios las aler­tas de trá­fi­co, blo­queos, e in­clu­so de es­ta­cio­nes de com­bus­ti­bles más cer­ca­nas se com­par­ten y ac­tua­li­zan en tiem­po real. Así, se pue­de vol­ver a tra­zar otra ru­ta, in­clu­so mien­tras el vehícu­lo se en­cuen­tra en mar­cha.

Las ru­tas más fre­cuen­tes tam­bién que­dan gra­ba­das en la me­mo­ria de la app, y con los comandos de voz se ac­ti­van las aler­tas que el usua­rio ne­ce­si­ta en

ese mo­men­to. Por ejem­plo, de­cir­le al smartp­ho­ne que “re­por­te es­ta­do de trá­fi­co”, ac­ti­va­rá los anun­cios que in­di­can ta­po­na­mien­tos, blo­queos o in­di­ca­rá al usua­rio otras ru­tas pa­ra evi­tar­los por com­ple­to. En el ca­so de Google Maps guar­da cier­ta di­fe­ren­cia con Wa­ze, pe­ro son esas dis­cre­pan­cias las que con­vier­te es­ta app igual­men­te en ge­nial. Ade­más de ubi­car ca­lles y ave­ni­das, es­ta apli­ca­ción per­mi­te ex­plo­rar pun­tos de re­fe­ren­cia, des­cu­brir ma­ra­vi­llas na­tu­ra­les y vi­si­tar el in­te­rior de lu­ga­res co­mo mu­seos, es­ta­dios, res­tau­ran­tes y pe­que­ñas em­pre­sas, gra­cias a las imá­ge­nes de 360 gra­dos de Google Maps con la op­ción de “Street View”. Otra de las ge­nia­li­da­des de es­te ma­pa vir­tual, es la po­si­bi­li­dad de ver dón­de es­tán nues­tros con­tac­tos por me­dio a su op­ción “La­ti­tu­de”. Es­ta op­ción mues­tra un pe­que­ño ava­tar de los con­tac­tos que ten­ga­mos, in­di­can­do su lo­ca­ción. Por me­dio a La­ti­tu­de tam­bién se pue­de ac­ce­der a un dash­board (re­pre­sen­ta­ción grá­fi­ca de las prin­ci­pa­les mé­tri­cas), en el que se pue­den ver los mo­vi­mien­tos rea­li­za­dos, pu­dien­do se­lec­cio­nar el día que que­re­mos con­sul­tar ya que guar­da un his­to­rial dia­rio de nues­tros mo­vi­mien­tos.

Una app pa­ra per­so­nas fas­hion es Vi­lloid, y su ob­je­ti­vo es “ex­pe­ri­men­tar, ce­le­brar y jugar con ro­pa” tal y co­mo lo ex­pli­ca la des­crip­ción de la mis­ma en la Ap­ple Sto­re. Se tra­ta de una apli­ca­ción gra­tui­ta en­tre Ins­ta­gram y Pin­te­rest, que in­clu­ye co­mo ali­cien­te la po­si­bi­li­dad de com­prar ca­da una de las pren­das y com­ple­men­tos que apa­re­cen en ella. Vi­lloid es­tá aso­cia­da en las re­des a di­ver­sas mar­cas de al­to pres­ti­gio, en­tre las que se pue­den ci­tar: Ralph Lau­ren, Bur­berry Pror­sum, Ch­loé, Miu Miu, Car­ven, en­tre otras.

Pa­ra los se­res de al­mas via­je­ras, Tri­pad­vi­sor es la apli­ca­ción ideal. En esen­cia, es una apli­ca­ción en la red so­cial Fa­ce­book. Tan­to en el si­tio web co­mo en la app de Fa­ce­book, se pue­de emi­tir y en­con­trar re­co­men­da­cio­nes de ho­te­les, ca­fés, res­tau­ran­tes o las ciu­da­des que vi­si­te o quie­ra arri­bar. En es­te ren­glón de apps pa­ra via­je­ros, se en­cuen­tran ade­más Tri­va­go, Ho­tel y To­night, las mis­mas per­mi­ten en­con­trar ha­bi­ta­cio­nes de ho­tel en dis­tin­tas ciu­da­des al­re­de­dor del mun­do. En el ca­so del web­si­te de Tri­va­go, es­ta pá­gi­na per­mi­te, ade­más de en­con­trar ha­bi­ta­cio­nes, com­pa­rar ta­ri­fas.

Pa­ra com­prar ali­men­tos por de­li­very ya no es ne­ce­sa­rio ha­cer una lla­ma­da. Exis­ten las apli­ca­cio­nes De­li­veryrd, me­nu.com.do y Mis­te­rDe­li­very.do, por vía de las cua­les es po­si­ble ha­cer pe­di­dos a di­ver­sos res­tau­ran­tes, ca­fe­te­rías y re­pos­te­rías.

Una app pa­ra con­duc­to­res

Nos re­fe­ri­mos a Com­bus­ti­ble RD, es­ta nos in­for­ma los pre­cios y la variación de los mis­mo de for­ma cons­tan­te. Com­bus­ti­ble RD mues­tra la es­ta­ción de com­bus­ti­ble más cer­ca­na ba­sa­da en su lo­ca­ción y, usan­do la pun­tua­ción de los usua­rios, se pue­de ver qué tal es la es­ta­ción y cuá­les ser­vi­cios ofre­ce.

Pa­ra los ser­vi­cios de ta­xi exis­ten com­pa­ñías con apli­ca­cio­nes a tra­vés de las cua­les se pue­den so­li­ci­tar sus ser­vi­cios. En la ac­tua­li­dad, la me­jor re­fe­ren­cia es Uber, una apli­ca­ción que pa­ra su uso es ne­ce­sa­rio, ob­via­men­te, su des­car­ga, te­ner da­ta, re­gis­trar­se, su­mi­nis­trar da­tos co­mo nú­me­ro mó­vil y tar­je­ta de cré­di­to (in­dis­pen­sa­ble), se de­be a que el pa­go se ha­ce de for­ma elec­tró­ni­ca y no en efec­ti­vo.

Ade­más de es­tas, exis­ten otras tan­tas apli­ca­cio­nes que se adap­tan a to­das las ne­ce­si­da­des. Mi­ca­len­da­rio, Mo­vieapp, Fa­ses de la Lu­na app, Ado­be Comp app, Cam scan­ner, MyFit­ness­panty, so­lo por ci­tar al­gu­nas de las más ori­gi­na­les. RP

Es­tos pro­gra­mas, en su ma­yo­ría crea­dos pa­ra dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, son una es­pe­cie de au­xi­lia­res y con­sul­to­res con los que po­de­mos con­tar en di­fe­ren­tes cir­cuns­tan­cias, ta­les co­mo: via­jes, mo­da, com­pras elec­tró­ni­cas, ubi­ca­cio­nes, sa­lud, en­tre­te­ni­mien­to, en­tre mu­chas otras más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.