Tec­no­sa­lud: pa­ra pro­lon­gar la vi­da

Ritmo Platinum - - Tecnología -

Aun­que aún fal­ta mu­cho por ex­pe­ri­men­tar pa­ra que el ser hu­mano se be­ne­fi­cie de cier­tos ade­lan­tos tec­no­ló­gi­cos,

lo cier­to es que he­mos avan­za­do con­si­de­ra­ble­men­te en de­tri­men­to de nues­tros ma­les.

Los avan­ces en la cien­cia y en la tec­no­lo­gía han ser­vi­do pa­ra lo­grar me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra pro­lon­gar la vi­da. Prác­ti­ca­men­te en to­das las áreas del cuer­po hu­mano, la cien­cia, uni­da a la tec­no­lo­gía, han pre­sen­ta­do con­clu­sio­nes con­tun­den­tes pa­ra la cu­ra de en­fer­me­da­des y pro­ble­má­ti­cas an­tes irre­so­lu­bles o re­so­lu­bles con me­nor efi­ca­cia y/o me­nor do­lor de los pa­cien­tes de tra­ta­mien­tos mé­di­cos y clí­ni­cos de to­da ín­do­le. Al­gu­nos de los úl­ti­mos avan­ces tec­no­ló­gi­cos de la me­di­ci­na aún en nues­tros días con­ti­núan en una eta­pa de prue­ba. En el cam­po de la me­di­ci­na, los pro­fe­sio­na­les rea­li­zan in­ten­sos ex­pe­ri­men­tos y prue­bas con to­da cla­se de nue­vos y mo­der­nos ins­tru­men­tos, uti­li­zan di­ver­sos y so­fis­ti­ca­dos pro­ce­di­mien­tos y lo úl­ti­mo en tec­no­lo­gía, así se dan la mano dis­tin­tas ra­mas de las cien­cias con el mis­mo fin: sal­var vi­das y me­jo­rar la sa­lud de la hu­ma­ni­dad. Tal co­mo ocu­rre en el ca­so de los me­di­ca­men­tos, es ne­ce­sa­rio te­ner la cer­te­za de que no hay ries­go al­guno pa­ra el pa­cien­te. Y es­te pro­ce­so, a ve­ces, pue­de lle­gar a tar­dar unos cuan­tos años pa­ra que se pue­da apro­bar o no su uso en la me­di­ci­na.

AL­GU­NOS AVAN­CES SOR­PREN­DEN­TES SON: Ci­ru­gía a dis­tan­cia

Es­ta no­ve­do­sa for­ma de prac­ti­car la me­di­ci­na per­mi­te a los doc­to­res rea­li­zar ci­ru­gías sin es­tar ne­ce­sa­ria­men­te en el mis­mo lu­gar que el pa­cien­te. Es­to es po­si­ble gra­cias a los na­no­ro­bots, los ayu­dan­tes idó­neos en es­te ti­po de in­ter­ven­ción. Es­tos sis­te­mas es­tán idea­dos pa­ra tra­ba­jar en zo­nas de desas­tre, cam­pos de ba­ta­lla o cual­quier cir­cuns­tan­cia en la que el pa­cien­te o el pro­fe­sio­nal no pue­den tras­la­dar­se a un hos­pi­tal. Es­te mi­cro­ro­bot es, en­tre otras co­sas, ca­paz de fre­nar he­mo­rra­gias in­ter­nas: la prin­ci­pal cau­sa de muer­te en si­tua­cio­nes trau­má­ti­cas.

Me­jor diag­nós­ti­co del cán­cer de ma­mas

Se ha es­ta­ble­ci­do que el cán­cer de ma­ma es una de las prin­ci­pa­les cau­sas de muer­te en las mu­je­res. Una bue­na no­ti­cia es que exis­te una nue­va ma­mo­gra­fía por ul­tra­so­ni­do que per­mi­te a los ra­dió­lo­gos dis­tin­guir en­tre los tu­mo­res ma­ma­rios ma­lig­nos y be­nig­nos. Con una téc­ni­ca de vi­sua­li­za­ción que mi­de la elas­ti­ci­dad del tejido, los in­ves­ti­ga­do­res iden­ti­fi­ca­ron co­rrec­ta­men­te las le­sio­nes inofen­si­vas y las can­ce­ro­sas ca­si en los 80 ca­sos del es­tu­dio. Ca­da año, cien­tos de mi­les de mu­je­res con­traen cán­cer de ma­ma, y su ma­yor es­pe­ran­za es la de­tec­ción opor­tu­na. Si es­to se desa­rro­lla y se ex­tien­de a to­das par­tes del mun­do, ten­dre­mos me­nos lu­to en las fa­mi­lias gra­cias a es­ta tec­no­lo­gía.

San­gre sin­té­ti­ca

Las trans­fu­sio­nes de ur­gen­cia qui­zá ya no se ha­gan ne­ce­sa­ria­men­te con san­gre nor­mal. Los cien­tí­fi­cos han crea­do su­ce­dá­neos que pue­den usar­se en cual­quier si­tio, des­de am­bu­lan­cias has­ta en cam­pos de ba­ta­lla. Es­tos lí­qui­dos sal­va­vi­das, he­chos con he­mo­glo­bi­na mo­di­fi­ca­da, son idea­les pa­ra ur­gen­cias, gue­rras y desas­tres por­que, a di­fe­ren­cia de la san­gre, du­ran mu­cho sin des­com­po­ner­se, re­sis­ten el al­ma­ce­na­je a di­ver­sas tem­pe­ra­tu­ras, pue­den trans­fun­dir­se a cual­quier per­so­na sin im­por­tar su ti­po san­guí­neo, no son tó­xi­cos y no trans­mi­ten en­fer­me­da­des.

El Pol­yHe­me, de­ri­va­do de gló­bu­los ro­jos, es­pe­ra la apro­ba­ción de la

FDA, y la Ar­ma­da es­ta­dou­ni­den­se ha so­li­ci­ta­do más es­tu­dios del He­mo­pu­re, pre­pa­ra­do con he­mo­glo­bi­na bo­vi­na. Aun­que re­quie­re de al­gu­nos años más pa­ra ser apro­ba­da, lo cier­to es que el fu­tu­ro pa­re­ce muy ha­la­ga­dor con es­ta tec­no­lo­gía ya que re­du­ci­rá enor­me­men­te las muer­tes por fal­ta de do­nan­tes y to­do lo que im­pli­ca es­te pro­ce­so pa­ra las per­so­nas ne­ce­si­ta­das.

Guan­tes po­drían so­lu­cio­nar los tem­blo­res del Par­kin­son

Las per­so­nas que pa­de­cen el mal de Par­kin­son en­con­tra­rían res­pues­ta a sus in­con­tro­la­bles tem­blo­res en un guan­te. Se lla­ma “Gy­roG­lo­ve”, es­te bus­ca es­ta­bi­li­zar la mano del pa­cien­te y con­tro­lar los tem­blo­res por me­dios me­cá­ni­cos, dan­do gran­des es­pe­ran­zas, da­do que ac­tual­men­te no hay cu­ra pa­ra es­ta en­fer­me­dad. El mal de Par­kin­son es un tras­torno neu­ro­ló­gi­co de­ge­ne­ra­ti­vo que se es­ti­ma que afec­ta la vi­da co­ti­dia­na de en­tre 7 y 10 mi­llo­nes de per­so­nas en to­do el mun­do, se­gún la Fun­da­ción pa­ra la En­fer­me­dad de Par­kin­son. Aun­que los me­di­ca­men­tos son un tra­ta­mien­to tem­prano vá­li­do, su efi­ca­cia dis­mi­nu­ye pro­gre­si­va­men­te y tie­nen va­rios efec­tos se­cun­da­rios. Es­te pro­duc­to con­tra­rres­ta au­to­má­ti­ca­men­te e ins­tan­tá­nea­men­te cual­quier mo­vi­mien­to sua­ve y len­to que se ha­ga, lo cual per­mi­ti­ría pre­pa­rar ca­fé, co­ci­nar, co­mer… en fin, me­jo­rar de­fi­ni­ti­va­men­te la ca­li­dad de vi­da de es­tas per­so­nas.

Na­no­tec­no­lo­gía en la cu­ra del cán­cer

Los tra­ta­mien­tos que exis­ten hoy son tan tó­xi­cos pa­ra el hom­bre co­mo lo son pa­ra el tu­mor. Sin em­bar­go, los avan­ces tec­no­ló­gi­cos per­mi­ti­rán ata­car con ma­yor pre­ci­sión, cer­te­za y efi­ca­cia a la en­fer­me­dad, sin da­ñar al cuer­po con la to­xi­ci­dad de los tra­ta­mien­tos con­ven­cio­na­les. Se tra­ta de par­tí­cu­las ín­fi­mas cu­yo ta­ma­ño es mil ve­ces in­fe­rior al diá­me­tro de un ca­be­llo. Es­tos dis­po­si­ti­vos tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de ser au­to­pro­pul­sa­dos, es de­cir, que pue­den mo­ver­se por sí so­los, con ener­gía pro­pia. Aun­que se las lla­me “na­no­na­ves” o “na­no­ro­bots” lo cier­to es que po­seen geo­me­trías muy sim­ples. Son pe­que­ñas

En el cam­po de la me­di­ci­na, los pro­fe­sio­na­les rea­li­zan in­ten­sos ex­pe­ri­men­tos

y prue­bas con to­da cla­se de ins­tru­men­tos, con el mis­mo fin: sal­var vi­das y me­jo­rar la sa­lud

de la hu­ma­ni­dad.

bo­li­tas o ci­lin­dros que po­drán ser in­yec­ta­dos en nues­tras ve­nas pa­ra que via­jen por el to­rren­te san­guí­neo y mo­ver fár­ma­cos por el cuer­po, pa­ra cu­rar­nos des­de aden­tro. Otra par­ti­cu­la­ri­dad es que de­ben ser in­te­li­gen­tes, sa­ber a dón­de ir –por ejem­plo, en cán­cer o en par­tes da­ña­das, ad­ver­tir cam­bios de pH, o de tem­pe­ra­tu­ra, o de la com­po­si­ción quí­mi­ca del tu­mor- po­der de­tec­tar­los y sa­ber que es allí en don­de tie­nen que ate­rri­zar. Una vez ubi­ca­dos en el lu­gar exac­to, hay va­rias for­mas de li­brar el fár­ma­co. RP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.