¿Qué hay de­trás de la de­pen­den­cia a las re­des so­cia­les?

Ritmo Platinum - - Tecnología -

Las res­pues­tas a es­ta in­te­rro­gan­te son mu­chas e in­tere­san­tes. Por lo ge­ne­ral, bus­ca­mos apro­ba­ción, lle­nar nues­tros va­cíos exis­ten­cia­les y lar­go et­cé­te­ra que in­vi­ta­mos a des­cu­brir.

on el desa­rro­llo ver­ti­gi­no­so de las re­des so­cia­les y las nue­vas tec­no­lo­gías, apa­re­cen con ellos cier­tos com­por­ta­mien­tos que a to­das lu­ces son preo­cu­pan­tes. Se han re­por­ta­do ca­sos de per­so­nas que an­te la au­sen­cia, por cual­quier ra­zón, de su apa­ra­to ce­lu­lar, o por no po­der ac­ce­der a sus cuen­tas per­so­na­les y postear sus vi­deos y fo­tos, han desa­rro­lla­do cier­tos sín­to­mas co­mo: de­pre­sión, irri­ta­ción, an­sie­dad, tras­tor­nos del sue­ño, en­tre otros ma­les. Hay otros, que an­te las ex­pec­ta­ti­vas no sa­tis­fe­chas de sus posteos y los po­cos “li­kes” que ob­tie­nen se sienten re­cha­za­dos, mar­gi­na­dos y has­ta de­ses­pe­ra­dos. Pe­ro, ¿qué hay de­trás de es­tas con­duc­tas? ¿Cuál es la psi­co­lo­gía de es­tos “li­kes”? Pa­ra es­to, nos au­xi­lia­mos de la des­ta­ca­da psi­quia­tra-psi­co­te­ra­pau­ta, Mar­ce­la Mu­sa, del Cen­tro Vi­da y

CFa­mi­lia. “Cuan­do una per­so­na se frus­tra por no re­ci­bir los li­kes es­pe­ra­dos, tie­ne mu­cho que ver con una ba­ja au­to­es­ti­ma, con la ne­ce­si­dad de apro­ba­ción por par­te de los de­más, y ¿quién no quie­re ser va­li­da­do? Cuan­do se ob­tie­nen li­kes, es­tán va­li­dan­do, acep­tan­do es­tar de acuer­do con nues­tro pun­to de vis­ta. El de­seo de que va­li­den nues­tra per­so­na ha­ce que nos sin­ta­mos re­co­no­ci­dos. El ser hu­mano, en ge­ne­ral, es­tá en la cons­tan­te bús­que­da de apro­ba­ción. Pa­ra mu­chos sus ne­ce­si­da­des emo­cio­na­les es­tán di­rec­ta­men­te li­ga­das a la apro­ba­ción o des­apro­ba­ción por par­te de los de­más. Sa­be­mos, tam­bién, que mu­chas per­so­nas pue­den ge­ne­rar sín­to­mas co­mo frus­tra­ción, gran tensión, eno­jo, tris­te­za, in­clu­so lle­gar a una de­pre­sión al no ob­te­ner los li­kes es­pe­ra­dos”, co­men­ta la doc­to­ra.

Aun­que no exis­te un tras­torno per se ti­pi­fi­ca­do en el DSM (Ma­nual Diag­nós­ti­co y Es­ta­dís­ti­co de los Tras­tor­nos Men­ta­les) o el CIE 10 (Cla­si­fi­ca­ción In­ter­na­cio­nal de En­fer­me­da­des), que son los to­mos que los psi­quia­tras uti­li­zan pa­ra el diag­nós­ti­co de las en­fer­me­da­des men­ta­les, la ex­per­ta in­di­ca que en los úl­ti­mos tiem­pos se han des­cri­to en­fer­me­da­des de la nue­vas tec­no­lo­gías. Un as­pec­to im­por­tan­te que lla­ma la aten­ción es que si bien es cier­to que an­tes las per­so­nas so­lo se li­mi­ta­ban a postear men­sa­jes y fo­tos en su má­xi­mo es­plen­dor o ven­ti­lar sus me­jo­res pla­tos, sus via­jes, lu­ga­res de en­sue­ño al que to­dos qui­sie­ran ac­ce­der, se ha vis­to con asom­bro có­mo hay una nue­va ten­den­cia a su­bir tam­bién las si­tua­cio­nes no tan co­di­cia­das ta­les co­mo: rup­tu­ras amo­ro­sas, es­ta­dos de áni­mo, pen­sa­mien­tos con­si­de­ra­dos me­lan­có­li­cos, etc. “El postear lo que ha­ce­mos bus­ca mos­trar una «bue­na» ima­gen de no­so­tros, con el fin de mu­chas ve­ces de ha­cer creer al mun­do que so­mos «fe­li­ces», aun­que nues­tra vi­da real sea com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te. Tam­bién mu­chas per­so­nas postean sus pro­ble­mas con la fi­na­li­dad de re­ci­bir te­ra­pias y con­se­jos de quie­nes es­tán en­tre sus se­gui­do­res, otros por el sim­ple he­cho de lla­mar la aten­ción”, di­ce Mu­sa.

Le pre­gun­ta­mos a la ex­per­ta si se po­dría con­si­de­rar que es­te ti­po de per­so­nas sean nar­ci­sis­tas. En es­te sen­ti­do, ha­ce un lla­ma­do de aten­ción ya que es­te tér­mino se sue­le uti­li­zar a la li­ge­ra y, por en­de, se usa mal. Acla­ra que si bien es cier­to que es­tas per­so­nas no tie­nen el diag­nós­ti­co de tras­torno nar­ci­sis­ta de la per­so­na­li­dad, en­ca­ja­rían per­fec­ta­men­te en te­ner ras­gos nar­ci­sis­tas, to­man­do en cuen­ta el de­seo de trans­mi­tir una idea de sí mis­mos des­pro­por­cio­na­da­men­te po­si­ti­va y ex­tra­or­di­na­ria, so­bre­di­men­sio­nan­do sus atri­bu­tos tan­to fí­si­cos, es­ta­tus so­cial, ha­bi­li­da­des, amis­ta­des y lo­gros.

“Jun­to con una ne­ce­si­dad en­fer­mi­za de ad­mi­ra­ción y apro­ba­ción, pu­dié­ra­mos ver, co­mo ya he­mos di­cho, ba­ja au­to­es­ti­ma y de ne­ce­si­dad cons­tan­te de apro­ba­ción. Y es­ta bús­que­da des­me­di­da pue­de con­ver­tir­se en pa­to­ló­gi­co, bus­can­do lle­nar su va­cío exis­ten­cial e imi­ta­ción so­cial. Y has­ta de una de­pen­den­cia”, ad­vier­te.

Otro fe­nó­meno in­tere­san­te es el co­no­ci­do co­mo no­mo­fo­bia. Se ha

des­cri­to co­mo el mie­do, te­mor in­ten­so y per­sis­ten­te a es­tar sin el ce­lu­lar. Eti­mo­ló­gi­ca­men­te el sig­ni­fi­ca­do de la pa­la­bra vie­ne del an­gli­cis­mo (no-mo­bi­le-pho­ne-pho­bia). Es­ta se en­cuen­tra den­tro de “Las en­fer­me­da­des de la Nue­vas Tec­no­lo­gías”..

“Por lo ge­ne­ral, quien pa­de­ce de no­mo­fo­bia tie­ne una ne­ce­si­dad por el ce­lu­lar que no pue­de con­tro­lar. Es­tas per­so­nas es­tán re­vi­san­do cons­tan­te­men­te sus emails, res­pon­dien­do men­sa­jes en What­sApp, vien­do sin con­trol sus re­des so­cia­les. Si es­to no ocu­rre, pue­den pre­sen­tar sín­to­mas an­sio­sos, que van des­de ta­qui­car­dia, tem­blo­res, has­ta ma­reos y náu­seas. La de­pen­den­cia es tal, que es­tas per­so­nas no pue­den apa­gar el ce­lu­lar, ta­blet o compu­tado­ra ni si­quie­ra por las no­ches y tien­den a des­per­tar­se va­rias ve­ces en la ma­dru­ga­da pa­ra re­vi­sar si le es­cri­bie­ron, o si le die­ron li­ke, al­te­ran­do así su pa­trón del sue­ño”, ad­vier­te Mu­sa.

An­te to­do lo ex­pues­to, que­da ha­cer­se la pregunta de has­ta qué pun­to es­ta­mos de­pen­dien­do de es­tas tec­no­lo­gías en sen­ti­do ge­ne­ral. Has­ta qué pun­to es­tán in­va­dien­do nues­tra esen­cia; de qué ma­ne­ra ad­ver­tir si a las re­des las do­mi­na­mos no­so­tros o vi­ce­ver­sa. Si us­ted cree pa­de­cer de de­pen­den­cia a las re­des o se iden­ti­fi­ca con al me­nos uno de los sín­to­mas men­cio­na­dos, es im­por­tan­te bus­car ayu­da. “Quien tie­ne las re­des so­cia­les co­mo prio­ri­dad, pue­de aca­rrear­se pa­ra sí con­flic­tos en las dis­tin­tas áreas de la su vi­da, des­de per­der su tra­ba­jo, te­ner pro­ble­mas en los es­tu­dios, en el ám­bi­to so­cial y has­ta con su pa­re­ja. Bus­que ayu­da con un mé­di­co psi­quia­tra pa­ra eva­luar la in­ten­si­dad de los sín­to­mas y si es ne­ce­sa­rio al­gún ti­po de tra­ta­mien­to, es­te, en con­jun­to con un psi­co­te­ra­peu­ta po­dría ayu­dar­le”, di­ce la ex­per­ta.

La doc­to­ra tam­bién tie­ne re­co­men­da­cio­nes pa­ra los pa­dres pa­ra que se­pan po­ner lí­mi­tes a sus hi­jos ado­les­cen­tes que, di­cho sea de pa­so, es la edad don­de más ca­sos de de­pen­den­cia se re­gis­tran jun­to a una pro­por­ción ma­yor en mu­je­res que hom­bres. Es de su­ma im­por­tan­cia en­se­ñar a sus hi­jos a prio­ri­zar la reali­dad an­tes que el mun­do vir­tual; es ne­ce­sa­rio es­ta­ble­cer­les un ho­ra­rio de uso, apa­gar los ce­lu­la­res a la ho­ra de las co­mi­das. Los pa­dres de­ben apren­der a po­ner lí­mi­tes en el uso de los ce­lu­la­res y apli­car­los”, con­clu­ye. RP

“Quien tie­ne las re­des so­cia­les co­mo prio­ri­dad, pue­de aca­rrear­se pa­ra sí con­flic­tos en las dis­tin­tas áreas de su vi­da, des­de per­der su tra­ba­jo, te­ner pro­ble­mas en los es­tu­dios, en el

ám­bi­to so­cial y has­ta con su pa­re­ja”.

“Por lo ge­ne­ral, quien pa­de­ce de no­mo­fo­bia tie­ne una ne­ce­si­dad por el ce­lu­lar que no pue­de con­tro­lar. Es­tas per­so­nas es­tán re­vi­san­do cons­tan­te­men­te sus emails, res­pon­dien­do men­sa­jes en What­sApp, vien­do

sin con­trol sus re­des so­cia­les".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.