Via­jan­do en la Edad Digital

Ritmo Platinum - - Tecnología -

La ex­pe­rien­cia de via­jar ha cam­bia­do fun­da­men­tal­men­te con la evo­lu­ción de la tec­no­lo­gía,

el desa­rro­llo de las re­des so­cia­les y los gran­des cam­bios en los me­dios de trans­por­te.

o fue ha­ce mu­cho tiem­po que co­mu­ni­car­se du­ran­te un via­je era uno de los más gran­des in­con­ve­nien­tes que pre­sen­ta­ba sa­lir de ca­sa. Has­ta cier­to pun­to, y des­con­tan­do cual­quier in­con­ve­nien­te en el ca­mino o en ca­sa mien­tras se es­tu­vie­se le­jos, via­jar era una for­ma de des­co­nec­tar­se sin pa­ra­le­lo. Por un cor­to es­pa­cio de tiem­po el via­je­ro se en­con­tra­ba des­co­nec­ta­do de su co­ti­dia­ni­dad, con el mun­do de fren­te y el ho­gar de­trás.

Hoy en día, la di­fe­ren­cia es no­ta­ble. Via­jar se ha con­ver­ti­do en una ex­pe­rien­cia que los que se que­dan en ca­sa bus­can com­par­tir, pa­ra fi­nes prác­ti­cos in­me­dia­ta­men­te, con la per­so­na que se ha aven­tu­ra­do al ex­te­rior.

Las re­des so­cia­les, los gran­des avan­ces en el ám­bi­to de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y el im­pre­sio­nan­te desa­rro­llo de los me­dios de trans­por­te han con­tri­bui­do a que via­jar sea una ex­pe­rien­cia com­par­ti­da. Por más que aún se en­cuen­tran de ven­ta en el mer­ca­do, las tar­je­tas de lla­ma­das son una de las tec­no­lo­gías que se en­cuen­tran en de­cli­ve. En un mun­do don­de en un so­lo apa­ra­to te­ne­mos ma­pa, guía tu­rís­ti­ca, bi­blio­te­ca, cá­ma­ra, con­so­la de jue­gos, to­ca­dis­cos, ra­dio, te­lé­fono y compu­tador, son mu­chas las tec­no­lo­gías que se han vuel­to ob­so­le­tas y que no ne­ce­sa­ria­men­te ex­tra­ña­re­mos al mo­men­to de em­pa­car. La fa­ci­li­dad de cui­dar y em­pa­car pa­ra uno o dos apa­ra­tos elec­tró­ni­cos en vez de ocho o nue­ve lleva via­jar a otro ni­vel. Co­mu­ni­car­se en paí­ses que no com­par­ten el idio­ma na­ti­vo del via­je­ro tam­bién se ha vuel­to más sen­ci­llo, co­mo pa­ra to­do lo de­más, exis­ten apli­ca­cio­nes pa­ra los fi­nes. Google Trans­la­te es una de las más po­pu­la­res, pues pue­des es­cri­bir en un idio­ma, tra­du­cir a otro y lo­grar que el dis­po­si­ti­vo lo lea en el idio­ma des­co­no­ci­do. Pe­ro es­to no es to­do, exis­ten apli­ca­cio­nes que se apo­yan de la cá­ma­ra del te­lé­fono ce­lu­lar pa­ra tra­du­cir vi­sual­men­te las se­ña­les es­cri­tas en idio­mas des­co­no­ci­dos. Vo­lar es otra de las ex­pe­rien­cias que han cam­bia­do con­si­de­ra­ble­men­te. Las es­ce­nas ro­mán­ti­cas de las aza­fa­tas aten­dien­do a via­je­ros sa­tis­fe­chos que for­ma­ron la ima­gi­na­ción de los con­su­mi­do­res des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial ha ce­di­do a un des­con­ten­to por ma­te­ria de es­pa­cio y ca­li­dad am­bien­tal. Re­cien­te­men­te, sin em­bar­go, es­ta con­tro­ver­sia ha re­sul­ta­do en la re­vo­lu­ción de las ca­bi­nas aé­reas, es­pe­cial­men­te en sus áreas de lujo. Es­tas es­plén­di­das ca­bi­nas de pri­me­ra cla­se in­clu­yen apar­ta­men­tos de va­rias ha­bi­ta­cio­nes y ca­mas do­bles con con­for­ta­bles ro­pas de ca­ma, to­do di­se­ña­do pa­ra el des­can­so y re­la­ja­ción del via­je­ro. Des­ta­can las ca­bi­nas de cla­se eje­cu­ti­vas de la ae­ro­lí­nea Emi­ra­tes, don­de el asien­to se con­vier­te en una ca­ma to­tal­men­te pla­na con un col­chón, puer­tas de pri­va­ci­dad, un mi­ni bar per­so­nal, una gran va­rie­dad de vi­nos, cham­pán y coc­te­les de cor­te­sía e ilu­mi­na­ción am­bien­ta­da pa­ra per­mi­tir la re­la­ja­ción. En los vue­los lar­gos, se pue­de apro­ve­char la du­cha a bor­do, la cual se en­cuen­tra equi­pa­da con ar­tícu­los de aseo de la mar­ca Bvlga­ri. Ade­más, los pa­sa­je­ros de cla­se bu­si­ness cuen­tan con el ser­vi­cio de cho­fer pa­ra la lle­ga­da y par­ti­da del ae­ro­puer­to.

Los si­llo­nes de pri­me­ra cla­se de Suiss In­ter­na­tio­nal Air Li­nes es­tán dis­po­ni­bles en vue­los de lar­ga dis­tan­cia y se pue­den con­ver­tir en un si­llón de sa­lón, en una me­sa pa­ra dos o en una ca­ma de 6.5 pies de lar­go con pa­re­des

acol­cha­das pa­ra pri­va­ci­dad. Los pa­sa­je­ros re­ci­ben pi­ja­mas de la mar­ca Zim­mer­li of Swit­zer­land y ne­ce­se­res que con­tie­nen pro­duc­tos de la mar­ca de lujo sui­za La Prai­rie. Etihad Air­ways, por otra par­te, re­ci­be a sus pa­sa­je­ros en la ace­ra del ae­ro­puer­to con un con­ser­je y un por­te­ro que les lle­van a un área de re­cep­ción es­pe­cial. An­tes de abor­dar el avión, los pa­sa­je­ros pue­den dis­fru­tar de las ame­ni­da­des del Etihad First Class Loun­ge o re­la­jar­se con un ma­sa­je en el Spa Six Sen­ses. Las ca­bi­nas es­tán equi­pa­das con asien­tos de cue­ro, ilu­mi­na­ción am­bien­tal, ar­ma­rios per­so­na­les, y mi­ni bar re­fri­ge­ra­do. Los via­je­ros que bus­can la má­xi­ma ex­pe­rien­cia de lujo pue­den ele­gir via­jar en la re­si­den­cia –un ca­ma­ro­te en la cu­bier­ta su­pe­rior del Etihad A380 com­ple­to con sa­la de es­tar, una ha­bi­ta­ción do­ble, un ba­ño con du­cha, un ma­yor­do­mo per­so­nal y un chef pa­ra co­ci­nar lo que los pa­sa­je­ros gus­ten.

Pe­ro la ex­qui­si­tez no ter­mi­na ahí. Chefs re­co­no­ci­dos de los me­jo­res res­tau­ran­tes del mun­do han co­la­bo­ra­do con las más po­pu­la­res ae­ro­lí­neas pa­ra pro­veer a sus via­je­ros con lo me­jor que tie­ne que ofre­cer den­tro de la gas­tro­no­mía y ma­ri­da­jes, con­vir­tien­do el via­jar en avión en to­da una ex­pe­rien­cia gas­tro­nó­mi­ca. Ya ha­bien­do dis­fru­ta­do de lo me­jor que las ae­ro­lí­neas tie­nen que ofre­cer, ob­ser­va­mos to­dos los cam­bios que han su­ce­di­do al mo­men­to de to­car tie­rra. Des­de el pro­ce­so de em­pa­que has­ta la for­ma en que ele­gi­mos nues­tro lu­gar de es­ta­día, ha cam­bia­do. El ac­ce­so que te­ne­mos a fuen­tes de in­for­ma­ción nos per­mi­te es­tar me­jor pre­pa­ra­dos pa­ra el cli­ma que en­con­tra­re­mos en nues­tra tra­ve­sía, mien­tras que una apli­ca­ción en el te­lé­fono mó­vil in­te­li­gen­te nos in­for­ma la me­jor for­ma de em­pa­car. Uti­li­za­mos el GPS en el te­lé­fono pa­ra sa­lir del ae­ro­puer­to y Airbnb o apli­ca­cio­nes co­mo Ex­pe­dia pa­ra en­con­trar las me­jo­res re­ser­va­cio­nes en

ho­te­les o apar­ta­men­tos a los me­jo­res pre­cios. Los me­jo­res res­tau­ran­tes del área, con co­men­ta­rios de usua­rios que ya han vi­si­ta­do y vi­vi­do la ex­pe­rien­cia, se en­cuen­tra a so­lo una bús­que­da en la apli­ca­ción de Tri­pad­vi­sor.

En cuan­to a la es­ta­día se re­fie­re, exis­ten ho­te­les que son re­co­no­ci­dos por su apre­cio y uso de la tec­no­lo­gía. En el 2011, en la ciu­dad de Nue­va York, abrió sus puer­tas el tec­no­ló­gi­co ho­tel Yo­tel. Su atrac­ción prin­ci­pal si­gue sien­do el Yo­bot, un por­te­ro ro­bó­ti­co que se en­car­ga de guar­dar y re­par­tir el equi­pa­je de los hués­pe­des. Las ha­bi­ta­cio­nes, lla­ma­das ca­bi­nas, son pe­que­ñas, por lo que la fun­ción de Yo­bot de ma­ni­pu­lar equi­pa­jes pe­sa­dos en los es­tre­chos es­pa­cios es in­dis­pen­sa­ble. El bra­zo ro­bó­ti­co au­to­má­ti­ca­men­te le­van­ta la maleta y la co­lo­ca en uno de los com­par­ti­mien­tos dis­po­ni­bles, e in­clu­so tie­ne la ca­pa­ci­dad de en­viar­la al ae­ro­puer­to vía su ser­vi­cio de en­tre­ga. Ade­más de Yo­bot, Yo­tel cuen­ta con kios­cos pa­ra pro­ce­sar el check in y check out de ma­ne­ra efi­cien­te y rá­pi­da, ca­mas in­te­li­gen­tes de la mar­ca Ser­ta y una “Tech­no­wall” con una te­le­vi­sión de pan­ta­lla pla­na. Re­cien­te­men­te, se anun­ció que lo­ca­cio­nes en San Fran­cis­co y Mia­mi con­ta­rían con Yo­te­les. Aun­que el he­cho de que ca­da ca­de­na ho­te­le­ra cuen­ta con su pro­pio club de mem­bre­cía y apli­ca­ción mó­vil, Ja­mes no ca­be den­tro de es­tas des­crip­cio­nes. Ja­mes cuen­ta con sen­so­res que no­ti­fi­can al per­so­nal del ho­tel en el mo­men­to que el hués­ped pi­sa las ins­ta­la­cio­nes, in­for­mán­do­les des­de des­cuen­tos que apli­can has­ta los de­ta­lles del más quis­qui­llo­so via­je­ro. Los ho­te­les Ja­mes en Chica­go y Nue­va York, ade­más, uti­li­zan la apli­ca­ción co­mo un con­ser­je, per­mi­tién­do­le al hués­ped co­mu­ni­car­se con el equi­po de tra­ba­jo, so­li­ci­tar ser­vi­cios y ame­ni­da­des y en­con­trar atrac­cio­nes cer­ca­nas. Mu­chos ho­te­les se en­cuen­tran en fa­se de ex­pe­ri­men­ta­ción con el “key­less entry” o la en­tra­da sin lla­ve, pa­ra la que re­caen en el uso de un te­lé­fono mó­vil in­te­li­gen­te pa­ra abrir puer­tas. El con­cep­to fue im­pul­sa­do por una de­mos­tra­ción re­cien­te don­de Ap­ple uti­li­zó un Ap­ple Watch pa­ra abrir las puer­tas de un W Ho­tel uti­li­zan­do la tec­no­lo­gía Blue­tooth. Star­wood,

(los pro­pie­ta­rios de W Ho­tel), Hil­ton y otras gran­des ca­de­nas han co­men­za­do a ex­pe­ri­men­tar con la tec­no­lo­gía en di­fe­ren­tes pro­pie­da­des, pe­ro ya se ha im­ple­men­ta­do en ho­te­les co­mo el Crom­well de Las Ve­gas, Ne­va­da y el Fon­tai­ne­bleu de Mia­mi, Flo­ri­da.

El gru­po The Pe­nin­su­la es una de las ca­de­nas ho­te­le­ras más pres­ti­gio­sas del mun­do, fa­mo­so por su desem­pe­ño en ele­men­tos de ele­gan­cia y ser­vi­cio tra­di­cio­nal. Es­to, sin em­bar­go, no sig­ni­fi­ca que se han per­mi­ti­do que­dar­se atrás en el ám­bi­to tec­no­ló­gi­co. Ca­da ha­bi­ta­ción del Pe­nin­su­la cuen­ta con tres ta­ble­tas que per­mi­ten que el hués­ped con­tro­le to­do so­bre su ex­pe­rien­cia, des­de el ser­vi­cio de lim­pie­za, ór­de­nes de co­mi­da, aper­tu­ra y cie­rre de per­sia­nas y con­trol de la te­le­vi­sión has­ta re­vi­sar in­for­ma­ción de vue­lo, pren­der y apa­gar lu­ces a cier­tas ho­ras y el uso de las ta­ble­tas co­mo te­lé­fo­nos sa­te­li­ta­les. Mu­chos ho­te­les tam­bién uti­li­zan la tec­no­lo­gía pa­ra op­ti­mi­zar sus pro­ce­sos. Un gran ejem­plo de es­to es el Marriott Mar­quis de Was­hing­ton D.C., don­de los em­plea­dos do­més­ti­cos uti­li­zan los iPod Touch pa­ra res­pon­der a las ne­ce­si­da­des de los hués­pe­des.

El ac­to de via­jar ha cam­bia­do ra­di­cal­men­te, y es im­pres­cin­di­ble –pa­ra ha­cer­lo con co­mo­di­dad y efi­cien­cia– man­te­ner­se a la van­guar­dia de la evo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca, es­tan­do dis­pues­tos a pro­bar las in­no­va­cio­nes pro­duc­to de la crea­ti­vi­dad hu­ma­na. RP

Mu­chos ho­te­les se en­cuen­tran en fa­se de ex­pe­ri­men­ta­ción con el “key­less entry” o la en­tra­da sin lla­ve, pa­ra la que re­caen en el uso de un te­lé­fono mó­vil in­te­li­gen­te pa­ra abrir

puer­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.