En­tre es­ti­le­tes, plu­mas y soft­wa­re

Ritmo Platinum - - Tecnología -

La evo­lu­ción en la for­ma de re­dac­ción

as pri­me­ras for­mas de es­cri­tu­ra fue­ron sím­bo­los grá­fi­cos. Es­tos fue­ron evo­lu­cio­nan­do con el pa­so de los años y, asi­mis­mo, las he­rra­mien­tas y su­per­fi­cies en las que son plas­ma­das las ideas, pen­sa­mien­tos, des­cu­bri­mien­tos e his­to­ria de la hu­ma­ni­dad, han ve­ni­do en cons­tan­te pro­gre­so. Des­de los es­ti­le­tes (una de las pri­me­ras he­rra­mien­tas uti­li­za­das pa­ra la es­cri­tu­ra), he­mos lle­ga­do a con­tar en la ac­tua­li­dad con so­fis­ti­ca­dos pro­gra­mas de di­gi­ta­ción, a los que les bas­ta es­cu­char nues­tro dic­ta­do. Pe­ro pa­ra in­cluir las nue­vas tec­no­lo­gías en las pro­duc­cio­nes edi­to­ria­les y bi­blio­grá­fi­cas, ex­ten­so ha si­do el tre­cho re­co­rri­do por el hom­bre. A lo lar­go de la his­to­ria de la es­cri­tu­ra ma­nual, han exis­ti­do va­rios ti­pos de he­rra­mien­tas pa­ra re­gis­trar­la. Pa­ra plas­mar las pri­me­ras for­mas de es­cri­tu­ra, el hom­bre uti­li­za­ba co­mo plu­ma un ele­men­to al que de­no­mi­nó es­ti­le­tes; con es­tos tra­za­ba los sig­nos y fi­gu­ras en las que se con­te­nían sus emo­cio­nes. Es­ta he­rra­mien­ta es muy si­mi­lar a un bo­lí­gra­fo mo­derno y fue uti­li­za­do por pri­me­ra vez por los me­so­po­tá­mi­cos pa­ra es­cri­bir cu­nei­for­me. Por lo ge­ne­ral, los es­ti­le­tes eran fa­bri­ca­dos con ca­ñas que cre­cían en las ori­llas de los ríos Ti­gris y Éu­fra­tes y, en otros ca­sos, en cli­mas muy hú­me­dos. Ade­más de la es­cri­tu­ra, es­te ele­men­to fue y es en la ac­tua­li­dad, em­plea­do co­mo he­rra­mien­ta en las ar­tes y tam­bién en la tec­no­lo­gía. Un ejem­plo ac­tual de es­to es que pue­de ser em­plea­do pa­ra im­pri­mir una gra­ba­ción so­bre lá­mi­nas me­tá­li­cas o cris­ta­les ahu­ma­dos. Ac­tual­men­te, en el ám­bi­to de la elec­tró­ni­ca, el tér­mino es­ti­le­te se re­fie­re con fre­cuen­cia a un mé­to­do de in­tro­duc­ción de da­tos em­plea­do nor­mal­men­te en asis­ten­tes per­so­na­les di­gi­ta­les (PDAs) y ta­ble­tas grá­fi­cas. En es­te mé­to­do, un es­ti­le­te que no se­cre­ta tin­ta to­ca una pan­ta­lla tác­til, re­em­pla­zan­do los de­dos. Los es­ti­le­tes se usan tam­bién con los mo­de­los mo­der­nos de la con­so­la por­tá­til GP2X y con la Nin­ten­do DS, que tie­ne dos pan­ta­llas, sien­do la in­fe­rior sen­si­ble al tac­to. El uso de es­te tér­mino en el ám­bi­to tec­no­ló­gi­co, deja la idea de que el mis­mo se ha man­te­ni­do a lo lar­go de la his­to­ria, sin di­vor­ciar­se del ob­je­ti­vo pa­ra el que fue di­se­ña­do, ya que, ade­más, ha va­ria­do muy po­co su es­ti­lo ori­gi­nal.

Otro ins­tru­men­to de la es­cri­tu­ra es el cin­cel, que aun­que fue di­se­ña­do pa­ra ha­cer cor­tes, ju­gó un pa­pel im­por­tan­te en la gra­fía, so­bre to­do cuan­do se te­nía co­mo su­per­fi­cie las ro­cas. El cin­cel se pres­ta­ba pa­ra es­cul­pir so­bre lo ya pin­ta­do y ha­cer sur­cos en V.

Ade­más de ser­vir pa­ra cor­tar, mar­car, ra­nu­rar o des­bas­tar ma­te­rial en frío (pa­ra lo que fue crea­do ori­gi­nal­men­te), el bu­ril tam­bién sir­vió pa­ra es­cri­bir. Se uti­li­zó en las pri­me­ras for­mas de es­cri­tu­ra du­ran­te mu­cho tiem­po. En la es­cri­tu­ra, tam­bién exis­tió el es­ti­lo, un punzón de mar­fil o de hueso con el cual se es­cri­bía ra­yan­do en ta­bli­tas en­ce­ra­das y pa­ra bo­rrar lo es­cri­to, se apli­ca­ba con fuer­za el otro ex­tre­mo del punzón que ter­mi­na­ba en una bo­li­ta o cu­cha­ri­lla. El es­ti­lo me­tá­li­co, ge­ne­ral­men­te de bron­ce, se co­no­cía con el nom­bre grap­hium.

To­das las he­rra­mien­tas an­tes ci­ta­das,

que fue­ron ele­men­tos de los ini­cios de la es­cri­tu­ra, con­for­man la par­te “se­ca” de la mis­ma, es de­cir, era la es­cri­tu­ra sin tin­ta, la que per­mi­tía el uso del cin­cel, los es­ti­le­tes, el bu­ril y el es­ti­lo. Otros son los uten­si­lios que hi­cie­ron la his­to­ria de la tin­ta.

Es­cri­bien­do con tin­ta

Pa­ra la es­cri­tu­ra con tin­ta exis­tie­ron el cá­la­mo, las plu­mas de ave, la plu­ma me­tá­li­ca y el bo­lí­gra­fo. El cá­la­mo que fue de los pri­me­ros ele­men­tos de la es­cri­tu­ra a ba­se de tin­ta y tie­ne sus pre­ce­den­tes en el An­ti­guo Egip­to. Los oc­ci­den­ta­les se ser­vían pa­ra es­cri­bir so­bre per­ga­mino de una es­pe­cie de ca­ña ve­ge­tal (cá­la­mus) muy se­me­jan­te a las plu­mas de ace­ro. El prin­ci­pal ele­men­to de la es­cri­tu­ra des­de prin­ci­pios del si­glo VI has­ta el si­glo XIX, lo fue la plu­ma de oca, muy en uso pa­ra la es­cri­tu­ra de los pa­pi­ros de Egip­to. Las me­jo­res es­ta­ban he­chas con plu­mas de gan­so o de cis­ne y, pos­te­rior­men­te, plu­mas de pa­vos. Sin em­bar­go, las plu­mas de aves co­men­za­ron su de­cli­ve des­pués de la in­ven­ción de la plu­ma de me­tal, pri­me­ro pa­ten­ta­das en Es­ta­dos Uni­dos en 1810 y, pos­te­rior­men­te, pro­du­ci­das en ma­sa en 1860. Es­ta, a su vez, fue sus­ti­tui­da por el bo­lí­gra­fo a par­tir del si­glo XX. El es­fe­ro­grá­fi­co con­sis­tía en una car­ca­sa con un de­pó­si­to de tin­ta que se apli­ca­ba por me­dio de una bo­la gi­ra­to­ria. En la ac­tua­li­dad si­gue sien­do igual.

Su­per­fi­cies de la re­dac­ción

Co­mo es bien co­no­ci­do, la pie­dra fue la pri­me­ra su­per­fi­cie en la que se plas­ma­ron las pri­me­ras escrituras, pe­ro mu­chas han si­do las co­no­ci­das a lo lar­go de la his­to­ria. Ca­da su­per­fi­cie sig­ni­fi­ca una nue­va épo­ca y re­pre­sen­ta di­fe­ren­tes co­lec­ti­vos. En­ca­mi­nan­do a la hu­ma­ni­dad un po­co más ha­cia la tec­no­lo­gía, el ba­rro co­ci­do fue la prin­ci­pal y clá­si­ca ma­te­ria de es­cri­tu­ra de las ci­vi­li­za­cio­nes cal­dea y asi­ria. Y, co­mo es­tas, con­ti­nua­ron otros hu­ma­nos tra­yen­do no­ve­dad, fa­bri­can­do lá­mi­nas me­tá­li­cas de plo­mo y de bron­ce, es­pe­cial­men­te las de es­te úl­ti­mo que tu­vie­ron gran re­lie­ve en la ci­vi­li­za­ción ro­ma­na.

En la bús­que­da de al­ter­na­ti­vas, las ho­jas y cor­te­zas de ár­bo­les fue­ron apro­ve­cha­dos por va­rios pue­blos de la an­ti­güe­dad, a fal­ta de otros ele­men­tos ma­nua­les. Ta­bli­tas de ma­de­ra en­ce­ra­da o blan­quea­da que es­tu­vie­ron muy en bo­ga en­tre grie­gos y la­ti­nos, y con­ti­nua­ron usán­do­se du­ran­te to­da la Edad Me­dia. Pe­ro el pa­pi­ro sig­ni­fi­có el más usa­do por mu­cho tiem­po, des­de unos 3000 años a.C. cons­ti­tu­yó el obli­ga­do ma­te­rial de los vo­lú­me­nes egip­cios y cu­yo uso se ex­ten­dió a Eu­ro­pa des­de el si­glo VI a. C. con­ti­nuan­do más o me­nos has­ta el si­glo XI de la era cris­tia­na.

En­tre otras de las su­per­fi­cies de es­cri­tu­ra, es po­si­ble ci­tar el lien­zo, usa­do

a me­nu­do por los egip­cios, so­bre to­do, en ins­crip­cio­nes so­bre mo­mias, las pieles, la vi­te­la (una es­pe­cie de per­ga­mino más de­li­ca­do, he­cho de piel de ter­ne­ra) y la ac­tual, el pa­pel, fa­bri­ca­do con pas­ta de al­go­dón, lino o cá­ña­mo e, in­clu­so, de ma­de­ra (es­ta des­de me­dia­dos del si­glo XIX) de pro­ce­den­cia orien­tal, co­no­ci­do en Eu­ro­pa des­de el si­glo XIII de nues­tra era y ge­ne­ra­li­za­do en su uso des­de me­dia­dos del si­glo XIII.

Má­qui­nas re­vo­lu­cio­na­rias

Su­ce­so­res de to­dos los ele­men­tos ci­ta­dos son mu­chos y qui­zás ha­ya mu­cha his­to­ria de por me­dio, pe­ro he­mos de­ci­di­do acer­car­nos a tec­no­lo­gías y apa­ra­tos que sig­ni­fi­can la re­vo­lu­ción de las nue­vas for­mas de re­gis­trar el trans­cu­rrir de la vi­da. La má­qui­na de es­cri­bir, que se in­ven­tó en si­glo XIX es la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca que renovó las for­mas de es­cri­tu­ra. Es­tos dis­po­si­ti­vos me­cá­ni­cos, elec­tro­me­cá­ni­cos o elec­tró­ni­cos con su con­jun­to de te­clas, fue­ron he­rra­mien­tas in­dis­pen­sa­bles en las ofi­ci­nas de to­do el mun­do, así co­mo pa­ra la li­te­ra­tu­ra, el ci­ne, el tea­tro y cual­quier ac­ti­vi­dad que re­qui­rie­ra es­cri­bir des­de fi­na­les del si­glo XIX y ca­si to­do el si­glo XX. Po­dría de­cir­se que es­tas “ce­rra­ron” la his­to­ria de la ca­li­gra­fía en las ofi­ci­nas, pa­ra dar pa­so a la me­ca­no­gra­fía. Aun­que las má­qui­nas de es­cri­bir eléc­tri­cas no lo­gra­rían de­ma­sia­da po­pu­la­ri­dad has­ta ca­si un si­glo des­pués, el di­se­ño bá­si­co de las mis­mas apa­re­ció en el Uni­ver­sal Stock Tic­ker, in­ven­ta­do por Tho­mas

Al­va Edi­son en 1870. Es­te dis­po­si­ti­vo im­pri­mía re­mo­ta­men­te le­tras y nú­me­ros so­bre una cin­ta de pa­pel a par­tir de la en­tra­da ge­ne­ra­da por una má­qui­na de es­cri­bir, es­pe­cial­men­te di­se­ña­da, en el otro ex­tre­mo de la lí­nea te­le­grá­fi­ca. La in­ven­ción de la má­qui­na de es­cri­bir per­mi­tió su­plan­tar a los len­tos co­pis­tas y le dio un ca­rác­ter más ofi­cial e im­per­so­nal a los es­cri­tos co­mer­cia­les y po­lí­ti­cos. El pro­ce­di­mien­to me­cá­ni­co de es­cri­tu­ra ace­le­ró el rit­mo de las co­mu­ni­ca­cio­nes, mar­có un pun­to im­por­tan­te en el desa­rro­llo de las re­la­cio­nes so­cia­les y le per­mi­tió a la mu­jer in­gre­sar ma­si­va­men­te al mun­do la­bo­ral co­mo dac­ti­ló­gra­fa, en­tre los si­glos XIX y XX. Po­dría­mos de­cir, de cier­ta ma­ne­ra, que la má­qui­na de es­cri­bir le abrió el ca­mino a las má­qui­nas eléc­tri­cas y, por qué no, a las compu­tado­ras.

En la dé­ca­da de los ochen­ta, los pro­ce­sa­do­res de tex­to pa­ra compu­tado­ras per­so­na­les re­em­pla­za­ron ca­si to­tal­men­te a las má­qui­nas de es­cri­bir en los paí­ses desa­rro­lla­dos, aun­que otras re­gio­nes su uso no se vio afec­ta­do por el po­co avan­ce de las nue­vas tec­no­lo­gías has­ta en­tra­do el si­glo XXI.

Igual­men­te, la compu­tado­ra es uno de los dis­po­si­ti­vos más re­cien­te y tec­no­ló­gi­co que fa­ci­li­ta la pro­duc­ción de tex­tos a tra­vés de pro­gra­mas. Uno de los pro­gra­mas más co­no­ci­do es el pa­que­te de ofi­ci­na (Mi­crosft Word), que fa­ci­li­ta la crea­ción de tex­to en dis­tin­tos for­ma­tos, ta­ma­ños, co­lo­res, es­ti­los, en­tre otras tan­tas op­cio­nes que per­mi­ten plas­mar su es­ti­lo en la es­cri­tu­ra. Word no el úni­co, ade­más de es­te exis­ten pro­gra­mas de di­gi­ta­ción por voz, con los que es su­fi­cien­te ha­cer un dic­ta­do pa­ra es­cri­bir un li­bro. Pe­se a que ha si­do de gran ayu­da, el compu­tador no es el úni­co dis­po­si­ti­vo que fa­ci­li­ta la vi­da de quie­nes de­pen­den de la es­cri­tu­ra, tan­to co­mo for­ma de co­mu­ni­ca­ción, así co­mo de re­gis­tro de he­chos y pla­nes eje­cu­tar. Las ta­ble­tas (ta­blets) y te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes han ve­ni­do a au­xi­liar a las compu­tado­ras per­so­na­les.

Otro de los dis­po­si­ti­vos que, aun­que no han en­tra­do del to­do en au­ge sí es­tán to­man­do fuer­zas, son los smart­pen, los que ofre­cen gran va­rie­dad de fun­cio­na­li­da­des. Ejem­plo de es­tos es el Digital Pen 990-02 (4), un bo­lí­gra­fo in­te­li­gen­te que fun­cio­na co­mo una plu­ma con­ven­cio­nal, pe­ro que si­mul­tá­nea­men­te con­vier­te to­do lo es­cri­to en un ar­chi­vo electrónico. Un clip su­je­to al pa­pel co­pia y al­ma­ce­na la in­for­ma­ción re­co­gi­da y la trans­fie­re vía blue­tooth al or­de­na­dor. Una de las par­ti­cu­la­ri­da­des de es­te ti­po de bo­lí­gra­fo es que al­gu­nos re­co­no­cen más de dos idio­mas, al­gu­nos lle­gan a re­co­no­cer has­ta 32. La tec­no­lo­gía no deja de sor­pren­der­nos y es­ta­mos se­gu­ros de que en to­dos los ám­bi­tos no pa­ra­rá de traer no­ve­da­des. RP

La for­ma de es­cri­bir se re­vo­lu­cio­na día tras día, de la tin­ta y la plu­ma he­mos pa­sa­do a so­fis­ti­ca­das for­mas de re­dac­tar. Ac­tual­men­te,

te­ne­mos des­de bo­lí­gra­fos ca­pa­ces de al­ma­ce­nar lo que es­cri­bi­mos, has­ta pro­gra­mas

que es­cri­ben lo que dic­ta­mos.

Las má­qui­nas me­ca­no­grá­fi­cas sen­ta­ron un pre­ce­den­te en la his­to­ria de la tec­no­lo­gía. En su mo­men­to, su­pu­sie­ron el ma­yor avan­ce en tér­mi­nos tec­no­ló­gi­cos y de mo­der­ni­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.