Mark Zuc­ker­berg El ros­tro de una ge­ne­ra­ción

Ritmo Platinum - - Tecnología -

Pro­gra­ma­dor, fi­lán­tro­po y CEO de Fa­ce­book, Zuc­ker­berg ha in­mor­ta­li­za­do en una carta a su hi­ja

las con­tri­bu­cio­nes que los mi­lle­nials bus­can apor­tar a la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción.

El pri­me­ro de di­ciem­bre del año 2015 mar­có un día im­por­tan­te en la his­to­ria de Fa­ce­book. En una carta de­di­ca­da a su hi­ja, Max, Mark Zuc­ker­berg y su es­po­sa, Pris­ci­lla Chan, anun­cia­ron el ini­cio del Chan Zuc­ker­berg Ini­tia­ti­ve, que bus­ca me­jo­rar el mun­do pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras. Mu­chas per­so­nas cri­ti­ca­ron la mo­vi­da de Zuc­ker­berg, que to­mó la opor­tu­ni­dad de la carta pa­ra do­nar el 99 % de su for­tu­na a la ini­cia­ti­va, co­mo un tru­co pu­bli­ci­ta­rio, pues su for­tu­na se es­ti­ma al­re­de­dor de los $45 bi­llo­nes de dó­la­res, pe­ro qui­zás, la me­jor for­ma de juz­gar es le­yen­do par­te de sus pro­pias pa­la­bras: “Que­ri­da Max: Tu ma­dre y yo aún no te­ne­mos las pa­la­bras pa­ra des­cri­bir la es­pe­ran­za que nos das pa­ra el fu­tu­ro. Tu nue­va vi­da es­tá lle­na de pro­me­sa, y es­pe­ra­mos que seas fe­liz y sa­lu­da­ble pa­ra que pue­das ex­plo­rar­la com­ple­ta­men­te. Tú nos has da­do una ra­zón pa­ra pen­sar so­bre el mun­do en el que que­re­mos que vi­vas. Co­mo to­dos los pa­dres, que­re­mos que crez­cas en un mun­do que se­rá me­jor que el nues­tro, hoy. Aun­que los ti­tu­la­res mu­chas ve­ces se en­fo­can en lo que es­tá mal, en mu­chos sen­ti­dos el mun­do ha ido me­jo­ran­do. La sa­lud me­jo­ra, la po­bre­za dis­mi­nu­ye, el co­no­ci­mien­to es más ac­ce­si­ble. Las per­so­nas se en­cuen­tran más co­nec­ta­das. El pro­gre­so tec­no­ló­gi­co, en to­dos lo cam­pos, quie­re de­cir que tu vi­da de­be ser dra­má­ti­ca­men­te me­jor que la nues­tra. No­so­tros ha­re­mos nues­tra par­te pa­ra que es­to su­ce­da, no so­lo por­que te ama­mos, pe­ro tam­bién por que te­ne­mos una res­pon­sa­bi­li­dad mo­ral con to­dos los ni­ños de la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción… Nues­tra so­cie­dad tie­ne la obli­ga­ción de in­ver­tir aho­ra en for­mas de me­jo­rar la vi­da de to­das las per­so­nas que es­tán en­tran­do y que en­tra­rán al mun­do en el fu­tu­ro… Nues­tras es­pe­ran­zas pa­ra tu ge­ne­ra­ción se en­fo­ca en dos prin­ci­pios: avan­zar el po­ten­cial hu­mano y pro­mo­ver la igual­dad. Avan­zar el po­ten­cial hu­mano es so­bre em­pu­jar los lí­mi­tes de qué tan bue­na la vi­da hu­ma­na pue­de lle­gar a ser… Pro­mo­ver la igual­dad es so­bre­ase­gu­rar­nos que to­dos ten­gan ac­ce­so a esas opor­tu­ni­da­des, sin im­por­tar la na­ción, fa­mi­lia o cir­cuns­tan­cias den­tro de las que na­ces. Nues­tra so­cie­dad de­be ha­cer es­to, no so­lo por­que es jus­to o no­ble, sino por la gran­de­za del pro­gre­so hu­mano... ¿Pue­de nues­tra ge­ne­ra­ción eli­mi­nar la po­bre­za y el ham­bre? ¿Po­de­mos pro­veer a to­do el mun­do con cui­da­do de sa­lud? ¿Po­de­mos cons­truir co­mu­ni­da­des in­clu­si­vas y aco­ge­do­ras? ¿Po­de­mos nu­trir la paz y la com­pren­sión en las re­la­cio­nes en­tre per­so­nas de to­das las na­cio­nes del mun­do? ¿Po­de­mos, real­men­te, em­po­de­rar a to­do el mun­do: mu­je­res, ni­ños, mi­no­rías, in­mi-

gran­tes y des­co­nec­ta­dos? Si nues­tra ge­ne­ra­ción ha­ce las in­ver­sio­nes co­rrec­tas, las res­pues­tas a to­das es­tas pre­gun­tas es que sí.

Es­ta mi­sión re­quie­re un nue­vo en­fo­que don­de tra­ba­ja­re­mos pen­san­do a lar­go pla­zo… Los ma­yo­res re­tos a los que nos en­fren­ta­mos no pue­den ser re­suel­tos pen­san­do a cor­to pla­zo… De­be­mos in­vo­lu­crar­nos di­rec­ta­men­te con las per­so­nas que bus­ca­mos ser­vir. No po­de­mos em­po­de­rar­las si no en­ten­de­mos los de­seos y ne­ce­si­da­des de sus co­mu­ni­da­des.

Te­ne­mos que cons­truir tec­no­lo­gías que pro­mue­van el cam­bio. Mu­chas ins­ti­tu­cio­nes in­vier­ten di­ne­ro en es­to, pe­ro la ma­yor par­te del pro­gre­so pro­vie­ne de la in­no­va­ción. Te­ne­mos que par­ti­ci­par en la for­ma­ción de las po­lí­ti­cas gu­ber­na­men­ta­les pa­ra po­der to­mar con­trol de las de­ci­sio­nes que nos afec­tan.

Mu­chas ins­ti­tu­cio­nes no es­tán dis­pues­tas a ha­cer es­to, pe­ro el pro­gre­so de­be ser apo­ya­do por mo­vi­mien­tos a ser más sos­te­ni­bles. De­be­mos apo­yar a los lí­de­res de ca­da cam­po. Es­tas alian­zas es­tra­té­gi­cas con ex­per­tos es más efi­cien­te que tra­tar de con­du­cir to­dos los es­fuer­zos no­so­tros mis­mos.

De­be­mos to­mar ries­gos hoy pa­ra apren­der las lec­cio­nes del ma­ña­na. Nos en­con­tra­mos en el pre­lu­dio de nues­tro apren­di­za­je, y mu­chas de las co­sas que pro­be­mos no da­rán re­sul­ta­do, pe­ro lo im­por­tan­te es es­cu­char, apren­der y se­guir me­jo­ran­do. Nues­tra ex­pe­rien­cia con el apren­di­za­je per­so­na­li­za­do, el ac­ce­so a in­ter­net y la edu­ca­ción y sa­lud de co­mu­ni­da­des ha for­ma­do nues­tra fi­lo­so­fía. Nues­tra ge­ne­ra­ción cre­ció en au­las don­de to­dos apren­día­mos las mis­mas co­sas al mis­mo pa­so, sin to­mar en cuen­ta nues­tras ne­ce­si­da­des e in­tere­ses.

Tu ge­ne­ra­ción avan­za­rá más rá­pi­da­men­te en las cla­ses que les in­tere­sen y re­ci­bi­rán to­da la ayu­da que ne­ce­si­tes en las áreas don­de lo re­quie­ran. Ex­plo­ra­rán te­mas que ni si­quie­ra se en­cuen­tran dis­po­ni­bles en las es­cue­las de hoy. Sus pro­fe­so­res tam­bién ten­drán las me­jo­res he­rra­mien­tas e in­for­ma­cio­nes pa­ra ayu­dar­te a lo­grar tus me­tas... Mu­chas de las gran­des opor­tu­ni­da­des de tu ge­ne­ra­ción ven­drán de dar­le a to­do el mun­do ac­ce­so al in­ter­net... Pro­vee edu­ca­ción pa­ra los que no tie­nen ac­ce­so a ella e in­for­ma­ción de sa­lud pa­ra los que no

vi­ven cer­ca de doc­to­res; ser­vi­cios fi­nan­cie­ros, si no es­tás cer­ca de un ban­co y opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo a lar­ga dis­tan­cia. El in­ter­net es tan im­por­tan­te que por ca­da 10 per­so­nas que ten­gan ac­ce­so, una per­so­na lo­gra­rá sa­lir de la po­bre­za y un tra­ba­jo nue­vo es crea­do. Sin em­bar­go, al­re­de­dor de la mi­tad de la po­bla­ción mun­dial, más de cua­tro bi­llo­nes de per­so­nas, no tie­nen ac­ce­so al in­ter­net. Si nues­tra ge­ne­ra­ción los co­nec­ta, po­de­mos sa­car a cien­tos de mi­les de per­so­nas fue­ra de la po­bre­za. Po­de­mos ayu­dar a mi­llo­nes de ni­ños a ob­te­ner una edu­ca­ción y sal­var mi­llo­nes de vi­das…

Hay tan­tas co­sas que nues­tra ge­ne­ra­ción pue­de ha­cer pa­ra que tu ge­ne­ra­ción vi­va en un mun­do me­jor.

Hoy, tu ma­má y yo nos com­pro­me­te­mos a pa­sar nues­tras vi­das ha­cien­do una pe­que­ña par­te pa­ra en­fren­tar es­tos re­tos… Así co­mo tu ini­cias la pró­xi­ma ge­ne­ra­ción de la fa­mi­lia Chan Zuc­ker­berg, no­so­tros co­men­za­re­mos el Chan Zuc­ker­berg Ini­tia­ti­ve... Nues­tras áreas ini­cia­les de en­fo­que se­rán el apren­di­za­je per­so­na­li­za­do, el desa­rro­llo de cu­ras, lo­grar co­nec­tar a más per­so­nas y cons­truir co­mu­ni­da­des fuer­tes. En­tre­ga­re­mos 99 % de nues­tras ac­cio­nes de Fa­ce­book du­ran­te nues­tras vi­das pa­ra avan­zar es­ta mi­sión... Mien­tras co­men­za­mos es­te nue­vo ca­pí­tu­lo de nues­tras vi­das, que­re­mos com­par­tir nues­tro apre­cio por to­das las per­so­nas que hi­cie­ron es­to po­si­ble. Po­de­mos ha­cer es­te tra­ba­jo so­lo por que te­ne­mos una fuer­te co­mu­ni­dad glo­bal que nos res­pal­da. Te ama­mos y sen­ti­mos una gran res­pon­sa­bi­li­dad de de­jar el mun­do co­mo un me­jor lu­gar pa­ra ti y to­dos los ni­ños. Es­pe­ra­mos que ten­gas una vi­da lle­na de to­do el amor, es­pe­ran­za y fe­li­ci­dad que tú nos das. No po­de­mos es­pe­rar a ver que trae­rás tú a es­te mun­do”. RP

Nues­tra so­cie­dad tie­ne la obli­ga­ción de in­ver­tir aho­ra en for­mas de me­jo­rar la vi­da de to­das las per­so­nas que es­tán en­tran­do y que en­tra­rán al mun­do en el fu­tu­ro… Nues­tras es­pe­ran­zas pa­ra tu ge­ne­ra­ción se en­fo­ca en dos prin­ci­pios: avan­zar el po­ten­cial hu­mano y pro­mo­ver la igual­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.