El in­no­va­dor: Bill Ga­tes y la his­to­ria de Mi­cro­soft

Ritmo Platinum - - Tecnología -

Es im­po­si­ble di­so­ciar la his­to­ria de Mi­cro­soft, una de las em­pre­sas tec­no­ló­gi­cas más im­por­tan­tes

del mun­do, de la na­rra­ti­va de su crea­dor, el fa­mo­so Bill Ga­tes.

Su pa­dre fue abogado. Su ma­dre, pro­fe­so­ra. A sus 13 años, Bill Ga­tes vio una compu­tado­ra por pri­me­ra vez. El co­le­gio en el que es­tu­dia­ba com­pró una y Ga­tes fue de los es­tu­dian­tes que pa­ga­ban pa­ra po­der uti­li­zar­la. Cuan­do sus fon­dos se ter­mi­na­ron, Ga­tes hac­keo la compu­tado­ra pa­ra po­der uti­li­zar­la de ma­ne­ra gra­tui­ta, por lo que la es­cue­la le prohi­bió su uso. Dán­do­se cuen­ta de que te­nía ha­bi­li­da­des ex­tra­or­di­na­rias, la es­cue­la le pi­dió al jo­ven Ga­tes que le ayu­da­ra a me­jo­rar el apa­ra­to, y así co­men­zó su ca­rre­ra de hac­ker.

Es­tu­dios e ini­cios

Al mo­men­to de to­mar sus SAT,

la pun­tua­ción de Ga­tes fue 1590 de 1600. Fue acep­ta­do y eli­gió es­tu­diar en la Uni­ver­si­dad de Har­vard. Du­ran­te su tiem­po allí, se en­con­tró con un anun­cio pa­ra una compu­tado­ra nue­va en la re­vis­ta Po­pu­lar Me­cha­nics. La res­pues­ta de Ga­tes fue lla­mar a la em­pre­sa fa­bri­can­te y de­cir­le que ha­bía es­cri­to un len­gua­je de pro­gra­ma­ción pa­ra el apa­ra­to y pre­gun­tar­les si es­ta­rían in­tere­sa­dos en com­prar­lo. La reali­dad fue que Ga­tes no ha­bía aún es­cri­to na­da. Con la ayu­da de su com­pa­ñe­ro de co­le­gio, Paul Allen, Ga­tes es­cri­bió el 50% del có­di­go uti­li­zan­do las compu­tado­ras de Har­vard. Via­jó a Nue­vo Mé­xi­co y ven­dió el nue­vo idio­ma, BASIC, por $3,000 dó­la­res. El ge­nio de Ga­tes no es­tu­vo so­lo en el pro­ce­so de di­se­ño del idio­ma, sino en el he­cho de que man­tu­vo la pa­ten­te. Cin­co años des­pués, IBM con­tac­tó a Ga­tes pa­ra sa­ber si te­nía un sis­te­ma ope­ra­ti­vo que pu­die­ran com­prar. En es­te mo­men­to, Ga­tes de­be ha­ber vi­sua­li­za­do un fu­tu­ro don­de el soft­wa­re tu­vie­ra igual o ma­yor va­lor que el hard­wa­re. Sin te­ner un sis­te­ma ope­ra­ti­vo, Ga­tes le ase­gu­ró a IBM que es­ta­ba pre­pa­ra­do pa­ra ven­der. Ga­tes com­pró un sis­te­ma ope­ra­ti­vo, con su pa­ten­te, lla­ma­do DOS y lo re­ven­dió por mu­cho más di­ne­ro a IBM. IBM nun­ca le pi­dió la pa­ten­te.

Win­dows y Ste­ve Jobs

La idea de Win­dows sur­ge a tra­vés de una co­la­bo­ra­ción con Ste­ve Jobs, quien vi­sua­li­zó un soft­wa­re que pu­die­ra ser hu­mano, ac­ce­si­ble y con un fuer­te en­fo­que en el as­pec­to vi­sual. Ga­tes ter­mi­nó ro­ban­do

la idea, que ya Jobs ha­bía hur­ta­do de otro pro­gra­ma­dor, y crean­do el sis­te­ma ope­ra­ti­vo más uti­li­za­do del ám­bi­to tec­no­ló­gi­co. El pró­xi­mo pa­so fue ima­gi­nar un mun­do don­de ca­da ho­gar ten­dría una compu­tado­ra y lle­var a Mi­cro­soft a ser la em­pre­sa que eje­cu­ta­ría es­ta vi­sión. A sus 39 años, Ga­tes se con­vir­tió en el hom­bre más ri­co del mun­do.

Mi­cro­soft

La ga­ma de ser­vi­cios del Mi­cro­soft Cor­po­ra­tion ha evo­lu­cio­na­do con el pa­so del tiem­po. Hoy día, es la em­pre­sa lí­der en el desa­rro­llo de soft­wa­re pa­ra compu­tado­ras per­so­na­les, sis­te­mas y apli­ca­cio­nes. La com­pa­ñía tam­bién pu­bli­ca li­bros y tí­tu­los de mul­ti­me­dia, ofre­ce ser­vi­cios de email y ven­de jue­gos elec­tró­ni­cos, con­so­las y re­pro­duc­to­res de mul­ti­me­dia por­tá­ti­les. Mi­cro­soft tam­bién ha evo­lu­cio­na­do pa­ra con­ver­tir­se en una em­pre­sa glo­bal. Ade­más de te­ner una se­de cor­po­ra­ti­va en Red­mond, Was­hing­ton, tie­ne ofi­ci­nas o la­bo­ra­to­rios en Cam­brid­ge (In­gla­te­rra), Bei­jing (Chi­na), Aa­chen (Ale­ma­nia), Sa­das­hiv­na­gar (Ban­ga­lo­re, In­dia), Cairo (Egip­to), Cam­brid­ge (Mas­sa­chu­setts, Es­ta­dos Uni­dos), Herz­liy­ya (Israel) y Nue­va York (Nue­va York, Es­ta­dos Uni­dos). La compu­tado­ra en la que Ga­tes y Allen ins­ta­la­ron BASIC en 1975 fue un mo­de­lo ini­cial de compu­tado­ra per­so­nal lla­ma­do Al­tair. Po­co des­pués de es­to, los jó­ve­nes ami­gos de Seattle fun­da­ron Mi­cro­soft, de­ri­van­do su nom­bre de las pa­la­bras mi­cro­compu­tado­ra y soft­wa­re. Du­ran­te esos pri­me­ros años, Ga­tes y Allen se de­di­ca­ron a re­fi­nar BASIC y desa­rro­llar otros len­gua­jes de pro­gra­ma­ción. Los pri­me­ros gran­des in­gre­sos de Mi­cro­soft se ge­ne­ra­ron con la com­pra y re­ven­ta de MS-DOS a IBM y a otras gran­des em­pre­sas que se de­di­ca­ban a di­se­ñar y cons­truir compu­tado­ras per­so­na­les. Pa­ra prin­ci­pios de la dé­ca­da de 1990, el

Mi­cro­soft Disk Ope­ra­ting Sys­tem ha­bía ven­di­do más de 100 mi­llo­nes de co­pias y ha­bía ven­ci­do a to­dos los pro­gra­mas que le com­pe­tían. Pa­ra 1993, Win­dows 3.0 y sus ver­sio­nes sub­si­guien­tes ven­dían a un rit­mo cons­tan­te de un mi­llón de co­pias al mes. El 90 % de las compu­tado­ras del mun­do co­rrían en es­te sis­te­ma ope­ra­ti­vo. En 1995, Mi­cro­soft lan­zó Win­dows 95, la pri­me­ra ver­sión que com­ple­ta­men­te in­te­gra­ba MS-DOS y Win­dows, con­vir­tién­do­le en el lí­der en soft­wa­re de pro­duc­ti­vi­dad co­mo pro­ce­sa­dor de pa­la­bras u ho­jas de cálcu­lo.

La división de pu­bli­ca­ción elec­tró­ni­ca, crea­da el 1985, fue no­ta­ble por el gran éxi­to de su en­ci­clo­pe­dia digital: En­car­ta, y por su aso­cia­ción con el Na­tio­nal Broad­cas­ting Com­pany que re­sul­tó en el Mi­cro­soft Net­work y MSNBC. Co­mo re­sul­ta­do, pa­ra 1986, Mi­cro­soft se ha­bía con­ver­ti­do en una de las cor­po­ra­cio­nes más ren­ta­bles y po­de­ro­sas de la his­to­ria co­mer­cial ame­ri­ca­na. Qui­zás por el gran éxi­to de su soft­wa­re pa­ra PC, la en­tra­da de Mi­cro­soft a la com­pe­ten­cia en el ám­bi­to de networks y del in­ter­net fue len­ta. No fue has­ta des­pués de que Nets­ca­pe lan­zó su na­ve­ga­dor que Mi­cro­soft se vio en la ne­ce­si­dad de crear el su­yo pro­pio, In­ter­net Ex­plo­rer, pa­ra po­der com­pe­tir.

Su in­tro­duc­ción al mer­ca­do de los vi­deo­jue­gos fue más rá­pi­do. En el 2001, Mi­cro­soft lan­zo el Xbox, con­so­la que rá­pi­da­men­te cap­tu­ró el se­gun­do lu­gar del mer­ca­do. En el 2002, Mi­cro­soft lan­zó el Xbox Li­ve, per­mi­tién­do­le a sus usua­rios ac­ce­der al in­ter­net des­de la con­so­la, re­vo­lu­cio­nan­do la for­ma de jugar. Su si­guien­te com­pe­ten­cia fue con Google y Yahoo! en sus pla­ta­for­mas de bus­ca­do­res. Mi­cro­soft no lo­gró com­pe­tir con el éxi­to de es­tos gi­gan­tes en sus áreas, pe­ro fue rá­pi­da su in­tro­duc­ción al nue­vo cam­po: la nu­be. Su pri­mer es­fuer­zo fue la plataforma Azu­re en el 2008, pe­ro no fue has­ta el lan­za­mien­to del Of­fi­ce 365, una ver­sión en la nu­be del Mi­cro­soft Of­fi­ce, que real­men­te se vio su éxi­to.

La com­pra ma­yor que Mi­cro­soft ha rea­li­za­do fue del ser­vi­cio de co­mu­ni­ca­ción Sky­pe, por el que pa­go $8.5 bi­llo­nes de dó­la­res.

Mi­cro­soft des­pués de Ga­tes

En el año 2000, Bill Ga­tes ce­dió su rol de CEO a Ste­ve Ball­mer, a quien Ga­tes ha­bía co­no­ci­do du­ran­te su tiem­po en Har­vard, y su tí­tu­lo de di­rec­tor de di­se­ño de soft­wa­re a Ray Oz­zie. En el 2008, le en­tre­gó el ma­ne­jo com­ple­to de la em­pre­sa a Ball­mer, Oz­zie y otros eje­cu­ti­vos, aun­que se man­tie­ne co­mo pre­si­den­te de la jun­ta di­rec­ti­va. Sat­ya Na­de­lla re­em­pla­zó a Ball­mer co­mo CEO en el 2014. La par­ti­da de Ga­tes cau­só preo­cu­pa­ción den­tro del mer­ca­do, pe­ro esos mie­dos no se ma­te­ria­li­za­ron, y Mi­cro­soft se man­tie­ne co­mo lí­der en el desa­rro­llo de sis­te­mas ope­ra­ti­vos, mar­can­do el es­tán­dar de ex­ce­len­cia con sus pro­duc­tos. RP

“Si les das a las per­so­nas las he­rra­mien­tas, y les per­mi­tes uti­li­zar sus ha­bi­li­da­des na­tu­ra­les y su cu­rio­si­dad, ellos desa­rro­lla­rán sus ideas en for­mas que te sor­pren­de­rán y lle­na­rán to­das tus ex­pec­ta­ti­vas”.

– Bill Ga­tes.

“Las compu­tado­ras son ge­nia­les por­que, cuan­do es­tás tra­ba­jan­do con ellas, ob­tie­nes re­sul­ta­dos in­me­dia­tos y sa­bes exac­ta­men­te qué par­te de tu pro­gra­ma fun­cio­na. Es una res­pues­ta que no ob­tie­nes de mu­chas otras co­sas en la vi­da.”

– Bill Ga­tes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.