La man­za­na que trans­for­mó el mun­do

Ritmo Platinum - - Modernidad -

A pe­sar de la muer­te de uno de sus crea­do­res, Ap­ple con­ti­núa sien­do una de las em­pre­sas más po­pu­la­res y co­no­ci­das en to­do el mun­do. A lo lar­go y an­cho de la geo­gra­fía mun­dial, son in­fi­ni­tas las per­so­nas que uti­li­zan

los dis­po­si­ti­vos de la mar­ca man­za­na; con­vir­tién­do­la en un ícono de la tec­no­lo­gía in­for­má­ti­ca.

Una obra gi­gan­te obe­de­ce a una men­te bri­llan­te, y es­to, sin du­da, fue lo que pa­só con la com­pa­ñía de Ap­ple, una mar­ca que trans­for­mó el mun­do de la in­for­má­ti­ca y la tec­no­lo­gía. Tal lo di­jo Ste­ve Jobs: “Lo que ha­gas, haz­lo per­fec­to y que emo­cio­ne a to­do el mun­do”. Al pa­re­cer, es­ta fra­se ayu­dó al na­ci­mien­to de lo que hoy se­ría una de las com­pa­ñías más gran­des a ni­vel mun­dial.

An­tes de aden­trar­se al pa­sa­do de Ap­ple, es me­nes­ter de­cir que es una em­pre­sa mul­ti­na­cio­nal es­ta­dou­ni­den­se de in­for­má­ti­ca, cons­ti­tui­da el 3 de enero de 1977. Des­de sus ini­cios, has­ta la em­pre­sa que exis­te hoy en día, Ap­ple ha ex­pe­ri­men­ta­do las di­ver­sas fa­ce­tas de la evo­lu­ción del mun­do in­for­má­ti­co, a par­tir de un mun­do sin or­de­na­do­res per­so­na­les a una so­cie­dad del si­glo XXI in­ter­co­nec­ta­da por me­dio de dis­po­si­ti­vos fi­jos y mó­vi­les. Su his­to­ria es­tá par­ti­cu­lar­men­te co­nec­ta­da con la de uno de sus co­fun­da­do­res, Ste­ve Jobs, for­za­do a re­nun­ciar a la com­pa­ñía en 1985, lue­go lo vol­vie­ron a con­tra­tar en di­ciem­bre de 1996, an­tes de con­ver­tir­se en CEO de la so­cie­dad en 1997.

El co­mien­zo de la era Ap­ple.

Ste­ve Jobs y Ste­ve Woz­niak se co­no­cie­ron en 1971, cuan­do un ami­go mu­tuo, Bill Fer­nán­dez, pre­sen­tó a Woz­niak, quien te­nía 21 años de edad, a Jobs, entonces de 15 años. Ste­ve Woz­niak, a quien le gus­ta­ba que le lla­ma­ran Woz, siem­pre ha­bía sen­ti­do una gran atrac­ción por la elec­tró­ni­ca en ge­ne­ral, di­se­ñan­do des­de que era pe­que­ño cir­cui­tos en pa­pel pa­ra des­pués tra­tar de op­ti­mi­zar­los al má­xi­mo. Da­da su afi­ción por la elec­tró­ni­ca, Woz “apa­dri­na­ba” a otros chi­cos a los que les gus­ta­se el te­ma, co­mo Bill Fer­nán­dez o el mis­mo Ste­ve Jobs.

Pron­to Woz­niak em­pe­zó a de­di­car ca­da vez más tiem­po a cons­truir en pa­pel su pro­pia compu­tado­ra. Tras in­ten­tos re­la­ti­va­men­te in­fruc­tuo­sos, fi­nal­men­te sus es­fuer­zos die­ron co­mo re­sul­ta­do lo que se­ría la Ap­ple. Tras la pre­sen­ta­ción de su compu­tado­ra en el club in­for­má­ti­co Ho­me­brew Com­pu­ter Club y asom­brar a sus par­ti­ci­pan­tes, Jobs rá­pi­da­men­te vio la opor­tu­ni­dad de ne­go­cio, por lo que em­pe­zó a pro­mo­ver la compu­tado­ra en­tre otros afi­cio­na­dos de la in­for­má­ti­ca del Ho­me­brew

Com­pu­ter Club y otras tien­das de elec­tró­ni­ca digital.

Al po­co tiem­po em­pe­za­ron a re­ci­bir pe­que­ños en­car­gos de compu­tado­ras que cons­truían ellos mis­mos con má­qui­nas he­chas a mano, lle­gan­do a ven­der unos 200 ejem­pla­res de su má­qui­na Ap­ple I. Se les unie­ron más ami­gos, pe­ro las pres­ta­cio­nes del Ap­ple I eran li­mi­ta­das, así que em­pe­za­ron a bus­car fi­nan­cia­ción. Fi­nal­men­te, Jobs co­no­ció a Mi­ke Mark­ku­la, que ac­ce­dió a in­ver­tir USD$250,000, creán­do­se así el 1 de abril de 1976, Ap­ple Com­pu­ter, a tra­vés de un con­tra­to fir­ma­do. El mis­mo, se subas­tó el 13 de di­ciem­bre de 2011 en Nue­va York, que tu­vo co­mo ba­se un va­lor ini­cial de en­tre 100 y 150 mil dó­la­res, que al­can­zó un va­lor de 1,59 mi­llo­nes de dó­la­res.

La trans­for­ma­ción de su lo­go.

El lo­go que hoy co­no­ce­mos co­mo la man­za­na de es­pe­jo, no fue así en un prin­ci­pio, es el re­sul­ta­do de años, del in­ge­nio y de la crea­ti­vi­dad de Jobs y de sus com­pa­ñe­ros.

Cuan­do na­ció Ap­ple, Ste­ve Jobs y Ste­ve Woz­niak, con la ayu­da de Ro­land Way­ne, di­se­ña­ron un lo­go com­ple­jo con un hom­bre de­ba­jo de un ár­bol con una man­za­na en las ma­nos, que pro­ba­ble­men­te alu­día al gran fí­si­co Isaac New­ton. Pe­ro pron­to de­ci­die­ron sim­pli­fi­car­lo y adop­ta­ron co­mo lo­go­ti­po la man­za­na-ar­coí­ris, di­se­ña­da por Rob Ja­noff, con un mor­dis­co, reemplazada más ade­lan­te por una man­za­na de co­lor bri­llan­te. Los crí­ti­cos e in­ves­ti­ga­do­res ma­ni­fies­tan que el mor­dis­co pre­ten­de sim­bo­li­zar el co­no­ci­mien­to, sin em­bar­go hay quie­nes di­cen que, co­mo la pa­la­bra mor­dis­co en in­glés es “bi­te”, el bo­ca­do ha­ce un tri­bu­to a los “by­tes” in­for­má­ti­cos. Lo que sí ha­bía de­ci­di­do Jobs mu­cho an­tes de se­lec­cio­nar el lo­go­ti­po es que su com­pa­ñía se lla­ma­ría Ap­ple. Su co­le­ga Woz­niak ase­gu­ra que nun­ca le pre­gun­tó por qué le gus­ta­ba ese nom­bre, aun­que ba­ra­ja­ba dos hi­pó­te­sis. Por un la­do, Jobs ha­bía es­ta­do tra­ba­jan­do con un gru­po de ami­gos en una gran­ja co­mu­ni­ta­ria en Ore­gón, y qui­zás su con­tac­to con la pro­pia fru­ta le dio la idea. Pe­ro tam­bién, ex­pre­san los in­ves­ti­ga­do­res, que el lo­go pu­do ha­ber sur­gi­do de la pa­sión mu­si­cal de Jobs, ya que era fan del gru­po bri­tá­ni­co The Beatles, que gra­ba­ba con el se­llo dis­co­grá­fi­co Ap­ple Re­cords.

El pri­mer di­se­ño no re­sul­tó del agra­do de mu­chos en Ap­ple, por lo que se en­car­gó un re­di­se­ño a Rob Ja­noff, el cual pre­sen­tó una va­rie­dad de lo­gos mo­no­cro­má­ti­cos ba­sa­dos en la mis­ma man­za­na. El con­cep­to gus­tó, pe­ro Jobs in­sis­tió en que el lo­go in­clu­ye­ra los co­lo­res del ar­coí­ris pa­ra re­sal­tar la hu­ma­ni­za­ción de la em­pre­sa y la ca­li­dad de ima­gen del Mac.

En 1998, con la im­plan­ta­ción de los nue­vos iMac, Ap­ple em­pe­zó a usar un lo­go­ti­po mo­no­cro­má­ti­co de­bi­do a la in­sis­ten­cia de Jobs que aca­ba­ba de re­gre­sar a la em­pre­sa, en for­ma idén­ti­ca a su an­te­rior en­car­na­ción ar­coí­ris. El lo­go­ti­po es uno de los más re­co­no­ci­dos sím­bo­los de la mar­ca en el mun­do, iden­ti­fi­ca to­dos los pro­duc­tos de Ap­ple y tien­das de ven­ta al pú­bli­co (el nom­bre de “Ap­ple”, en ge­ne­ral, ca­si nun­ca es­tu­vo pre­sen­te) y se ha in­clui­do co­mo au­to­ad­he­si­vos en ca­si to­dos los Ma­cin­tosh y pro­duc­tos Ap­ple. En 2001, se sus­ti­tu­yó el di­se­ño mo­no­cro­má­ti­co por uno que re­fle­ja­se el te­ma aqua, ca­rac­te­rís­ti­co de Mac OS X. En 2003, el lo­go vol­vió a su­frir una nue­va mo­di­fi­ca­ción, ad­qui­rien­do un efec­to cro­ma­do pa­ra pu­bli­ci­tar Mac OS X Pant­her y el res­to de ga­ma de pro­duc­tos de Ap­ple.

Por otro la­do, en la par­te pu­bli­ci­ta­ria, el pri­mer es­lo­gan de Ap­ple fue «By­te in­to an Ap­ple», acu­ña­do a fi­na­les de 1970. De 1997 a 2002, el es­lo­gan «Think Dif­fe­rent» fue uti­li­za­do en cam­pa­ñas de pu­bli­ci­dad, y es­tá to­da­vía es­tre­cha­men­te aso­cia­do con Ap­ple. Ap­ple tam­bién tie­ne con­sig­nas pa­ra las lí­neas de pro­duc­tos es­pe­cí­fi­cos, por ejem­plo, «iThink, the­re­fo­re iMac» que fue uti­li­za­do en 1998 pa­ra pro­mo­ver el iMac, y «Say he­llo to iPho­ne» que se ha uti­li­za­do en los

El éxi­to de Ap­ple ra­di­ca, ade­más de la ca­li­dad de los pro­duc­tos que se fa­bri­can, en su es­tra­te­gia de mar­ke­ting en to­dos los ni­ve­les, ini­cian­do con in­ten­ción de­trás de su es­lo­gan "Pien­sa di­fe­ren­te", una reali­dad que la ha di­fe­ren­cia­do del res­to de las mar­cas.

anun­cios del iPho­ne, «He­llo» se uti­li­zó pa­ra in­tro­du­cir el Ma­cin­tosh ori­gi­nal, New­ton, iMac («he­llo (again)»), y el iPod. Ac­tual­men­te, el es­lo­gan de Ap­ple es “think dif­fe­rent”.

El soft­wa­re

Ap­ple desa­rro­lla su pro­pio sis­te­ma ope­ra­ti­vo pa­ra eje­cu­tar­se en Mac: Mac OS X. Ap­ple tam­bién desa­rro­lla, in­de­pen­dien­te­men­te, tí­tu­los de los pro­gra­mas in­for­má­ti­cos pa­ra su Mac OS X, el sis­te­ma ope­ra­ti­vo. Ap­ple desa­rro­lla gran par­te del soft­wa­re que in­clu­ye en sus or­de­na­do­res. Un ejem­plo de ello es el pa­que­te de soft­wa­re iLi­fe, orien­ta­do al con­su­mi­dor que con­tie­ne iDVD, iMo­vie, iPho­to, iTunes, iWeb y Ga­ra­geBand. Pa­ra la pre­sen­ta­ción, di­se­ño de pá­gi­na y de pro­ce­sa­mien­to de tex­tos, es­tá dis­po­ni­ble iWork, que in­clu­ye Key­no­te, Pa­ges y Num­bers. Asi­mis­mo, iTunes, el re­pro­duc­tor de me­dios Quic­kTi­me y el na­ve­ga­dor Sa­fa­ri es­tán dis­po­ni­bles co­mo des­car­gas gra­tui­tas, tan­to pa­ra Mac OS X co­mo pa­ra Mi­cro­soft Win­dows.

El fu­tu­ro de Ap­ple

La muer­te de uno de los fun­da­do­res de Ap­ple, Ste­ve Jobs, fue un he­cho que im­pac­tó al mun­do, en el 2011. Des­pués de es­te la­men­ta­ble he­cho, al­re­de­dor del mun­do sur­gió la in­te­rro­gan­te de qué pa­sa­rá con el fu­tu­ro de la com­pa­ñía. En una de­cla­ra­ción pu­bli­ca­da por la Efe, del ana­lis­ta Ja­mes McQui­vey de Fo­rres­ter, di­jo que se­rá difícil que Ap­ple anun­cie otro pro­duc­to tan esen­cial pa­ra la ru­ti­na dia­ria co­mo el iPho­ne. Más bien, im­por­ta­rán más las co­lec­cio­nes de dis­po­si­ti­vos en los ho­ga­res co­nec­ta­dos. Ja­mes ex­pli­ca que el ocho por cien­to de las ac­cio­nes de Ap­ple ca­ye­ron tras anun­ciar una dis­mi­nu­ción en sus ven­tas. El ma­yor pro­ble­ma de Ap­ple es su éxi­to pa­sa­do, es la com­pa­ñía más va­lio­sa en el mun­do, por ca­pi­ta­li­za­ción de mer­ca­do, por­que los in­ver­sio­nis­tas con­si­de­ran que la em­pre­sa pue­de ha­cer nue­vas tec­no­lo­gías po­pu­la­res. Cook, quien asu­mió co­mo di­rec­tor eje­cu­ti­vo en 2011, po­co an­tes de la muer­te del co­fun­da­dor Ste­ve Jobs, ha di­ri­gi­do a Ap­ple de ma­ne­ra com­pe­ten­te. Sin em­bar­go, per­sis­ten las du­das so­bre si pue­de pro­du­cir el ti­po de exi­ta­zo por el cual Jobs era tan en­sal­za­do. El ana­lis­ta ex­pli­ca que des­pués de que la com­pa­ñía re­por­tó su pri­me­ra de­cla­ra­ción de in­gre­sos tri­mes­tral anua­li­za­da des­de 2003, el fu­tu­ro de Ap­ple no fue lo su­fi­cien­te­men­te con­vin­cen­te. Las ac­cio­nes de Ap­ple ca­ye­ron en al­re­de­dor de ocho por cien­to en las ho­ras pos­te­rio­res a que se die­ran a co­no­cer sus re­sul­ta­dos, bo­rran­do más de 46,000 mi­llo­nes de dó­la­res en va­lor de mer­ca­do. La preo­cu­pa­ción in­me­dia­ta de los in­ver­sio­nis­tas es la po­pu­la­ri­dad del iPho­ne, que re­pre­sen­ta el grue­so de los in­gre­sos y uti­li­da­des de Ap­ple, pe­ro las ven­tas han dis­mi­nui­do en un 18 por cien­to. El mer­ca­do más am­plio pa­ra los smartp­ho­nes se es­tá de­bi­li­tan­do, di­jo Cook. Ap­ple con­fía que las lla­ma­ti­vas nue­vas ca­rac­te­rís­ti­cas del iPho­ne 7, que se es­pe­ra sea lan­za­do en sep­tiem­bre, con­ven­zan a los clien­tes de aban­do­nar mo­de­los más an­ti­guos, sino en­fren­ta­rá una caí­da adi­cio­nal en los in­gre­sos. Si bien es cier­to que las tec­no­lo­gías van des­pla­zan­do a otras a tra­vés del tiem­po, es una reali­dad que los con­su­mi­do­res de “man­za­nas”, es­pe­ran se­guir dis­fru­tan­do en el fu­tu­ro de es­tos dis­tin­gui­dos equi­pos.

RP

La in­te­rro­gan­te que de­be res­pon­der el ac­tual di­rec­tor de Ap­ple, Tim Cook, es si Ap­ple ten­drá otro pro­duc­to tan exi­to­so co­mo el iPho­ne, el más ren­ta­ble en la in­dus­tria de la tec­no­lo­gía has­ta la fe­cha.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.