Tec­no­lo­gía aé­rea gran­des vo­la­do­res

Ritmo Platinum - - Modernidad -

Los dro­nes han ve­ni­do a re­vo­lu­cio­nar nues­tras vi­das, ha­cer­las más di­ver­ti­das y mu­cho más fá­cil.

Gra­cias a su tec­no­lo­gía, se pue­den ha­cer ope­ra­cio­nes nun­ca an­tes ima­gi­na­das.

Los vehícu­los aé­reos no tri­pu­la­dos, me­jor co­no­ci­dos co­mo dro­nes, han lle­ga­do pa­ra que­dar­se. Aun­que en un prin­ci­pio te­nían usos muy di­sí­mi­les a co­mo le co­no­ce­mos hoy día, no me­nos cier­to es que su uso ha ve­ni­do a re­vo­lu­cio­nar la ma­ne­ra en que ha­ce­mos mu­chas ta­reas en nues­tro dia­rio vi­vir. En su gé­ne­sis, eran uti­li­za­dos, bá­si­ca­men­te, en el ám­bi­to mi­li­tar, y aun­que aún con­ser­va su uso bé­li­co, ha evo­lu­cio­na­do de ma­ne­ra in­creí­ble. Su as­pec­to y for­ma si­mu­la­ban a un avión. Hoy día, exis­ten de­ce­nas de mo­de­los, no pa­re­ci­dos ne­ce­sa­ria­men­te a un avión. El ejem­plar más an­ti­guo po­dría­mos ubi­car­lo du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial; se desa­rro­llan más ple­na­men­te du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial y no es has­ta fi­na­les del si­glo pa­sa­do don­de evo­lu­cio­nan, al­can­zan­do ni­ve­les in­sos­pe­cha­dos en cuan­to a la ob­ten­ción, ma­ne­jo y trans­mi­sión de la in­for­ma­ción, gra­cias a la tec­no­lo­gía y la apli­ca­ción de nue­vas téc­ni­cas que per­mi­te con­se­guir co­mu­ni­ca­cio­nes más se­gu­ras, di­fí­ci­les de de­tec­tar e in­ter­fe­rir. Son va­rias las ac­ti­vi­da­des que es­tos apa­ra­tos pue­den ha­cer en sus­ti­tu­ción del ser hu­mano. Por ejem­plo, su uso es po­si­ble en el con­trol de in­cen­dios fo­res­ta­les, la agri­cul­tu­ra, la cons­truc­ción, la se­gu­ri­dad, el aná­li­sis de trá­fi­co en las gran­des ciu­da­des, y pue­den ser usa­dos en el con­trol y ma­ne­jo de desechos no­ci­vos al hom­bre. A es­to se le su­ma el ba­jo cos­to de su ope­ra­ción, en­tre otros as­pec­tos, por­que no ne­ce­si­ta com­bus­ti­ble, pe­ro so­bre to­do, por­que no po­ne en ries­go la vi­da hu­ma­na. Con el pa­so de los años la tec­no­lo­gía es ca­da vez más ase­qui­ble al pú­bli­co y los usos del mis­mo se ale­jan de ta­reas in­dus­tria­les y pe­li­gro­sas, pa­ra abrir pa­so prác­ti­ca­men­te a to­das per­so­nas. De he­cho las com­pa­ñías que se de­di­can a desa­rro­llar es­tos mo­de­los, se em­pe­ñan ca­da día en ha­cer más ami­ga­ble y fá­cil de usar­los. En es­te sen­ti­do, los te­lé­fo­nos in­te­li­gen­tes que es­tán prác­ti­ca­men­te al al­can­ce de to­da la po­bla­ción, es­tán ju­gan­do un pa­pel

esen­cial ya que exis­ten va­rias apli­ca­cio­nes tan­to pa­ra iOS co­mo pa­ra An­droid, que per­mi­ten con­tro­lar el dron des­de el dis­po­si­ti­vo.

Usos in­sos­pe­cha­dos

Ac­tual­men­te, paí­ses co­mo Israel y Ru­sia, lle­van la de­lan­te­ra en cuan­to al uso del dron pa­ra en­tre­gas a do­mi­ci­lio. Pa­re­ce sa­li­do de una pe­lí­cu­la de fic­ción, pe­ro la reali­dad es que ya es­ta­mos vi­vien­do es­te acon­te­ci­mien­to. En es­tos paí­ses, ya se en­cuen­tran ha­cien­do en­tre­gas de piz­za. En Chi­na, una em­pre­sa de co­rreos ya ha­ce en­tre­ga uti­li­zan­do es­tos vehícu­los aé­reos. En Es­ta­dos Uni­dos, Ama­zon, una de las más gran­des em­pre­sas de co­mer­cio electrónico del mun­do, ha di­cho que en un fu­tu­ro no muy le­jano po­drán en­tre­gar pa­que­tes en 30 mi­nu­tos o me­nos gra­cias a la tec­no­lo­gía que ellos han de­no­mi­na­do “Oc­to­cop­ter”. Es­tos dro­nes po­drán ha­cer en­tre­ga de pa­que­tes con un pe­so no ma­yor a 6 li­bras, lo que, se­gún la com­pa­ñía, re­pre­sen­ta el 86 % de sus ope­ra­cio­nes. Otro de los usos en los que los dro­nes es­tán apor­tan­do a nues­tras vi­das es en las emer­gen­cias, co­mo desas­tres na­tu­ra­les, ra­diac­ti­vos, en­tre otros. Su ve­lo­ci­dad de vue­lo per­mi­te re­co­rrer gran­des dis­tan­cias en po­co tiem­po y pue­de ayu­dar a res­ca­tis­tas a es­ta­ble­cer un plan de ayu­da más efec­ti­va por las to­mas fo­to­grá­fi­cas que pue­de ha­cer, de es­te mo­do se ubi­ca con cer­te­za don­de se ne­ce­si­ta la ayu­da y có­mo pue­den ha­cer pa­ra lle­gar has­ta allí. La bús­que­da de per­so­nas que es­tán per­di­das en el bos­que o en al­gún lu­gar in­hós­pi­to es po­si­ble por su ca­pa­ci­dad de vue­lo ba­jo y su cá­ma­ra de al­ta ca­li­dad que trans­mi­te imá­ge­nes en tiem­po real. De he­cho, en Es­pa­ña, se desa­rro­lló un sis­te­ma in­te­gra­do a los dro­nes, lla­ma­do “Li­fe­see­ker”, que per­mi­te co­nec­tar con te­lé­fo­nos mó­vi­les que que­da­ron sin se­ñal, e in­for­mar de su po­si­ción exac­ta.

Otro de los usos en los que los dro­nes es­tán apor­tan­do a nues­tras vi­das es en las emer­gen­cias, co­mo desas­tres na­tu­ra­les, ra­diac­ti­vos, en­tre otros.

Vi­gi­lan­cia fron­te­ri­za

Paí­ses con pro­ble­mas de mi­gra­ción en sus fron­te­ras, los es­tán uti­li­zan­do pa­ra con­tro­lar y mo­ni­to­rear sus te­rri­to­rios. Es­ta­dos Uni­dos, por ejem­plo, es­tá eva­luan­do su uso en su am­plia fron­te­ra con Mé­xi­co pa­ra, de es­te mo­do, su­per­vi­sar el trá­fi­co de per­so­nas y de dro­gas.

Pa­ra fi­nes geo­ló­gi­cos

Zo­nas pe­li­gro­sas pa­ra el ser hu­mano pue­den ser vis­tas por los dro­nes. Un buen ejem­plo, son los vol­ca­nes en ac­ti­vi­dad. Pa­ra el hom­bre se­ría im­po­si­ble ad­ver­tir con una cá­ma­ra el es­ta­do del vol­cán o mi­rar en su in­te­rior. Con los dro­nes es po­si­ble, y es­to –por su­pues­to– per­mi­te pre­de­cir erup­cio­nes y, por con­si­guien­te, sal­var vi­das, ya que se pue­de aler­tar con ma­yor an­ti­ci­pa­ción a las po­bla­cio­nes en pe­li­gro. En el ca­so de los hu­ra­ca­nes, su uso ha de­mos­tra­do ser efec­ti­vo, ya que es­tos pue­den ser en­via­dos al ojo del hu­ra­cán y to­mar ín­di­ces de tem­pe­ra­tu­ra y hu­me­dad; es­to per­mi­te pro­nos­ti­car la ru­ta y dis­mi­nuir los da­ños, si se aler­ta a la po­bla­ción a ser afec­ta­da.

Fo­to­gra­fía

Los fo­tó­gra­fos han he­cho tra­ba­jos es­pec­ta­cu­la­res nun­ca an­tes pen­sa­dos con es­ta tec­no­lo­gía. En el país, el des­ta­ca­do fo­tó­gra­fo Jochy Fer­so­be fue uno de los pio­ne­ros en uti­li­zar dron pa­ra sus clien­tes. No es ex­tra­ño ver en sus re­des so­cia­les ma­jes­tuo­sas fo­tos de la ciu­dad, de al­gu­na ca­lle en es­pe­cí­fi­co, de al­gu­na edi­fi­ca­ción o em­pre­sa. Una de las ven­ta­jas del uso de un dron en la fo­to­gra­fía es la ca­pa­ci­dad de uso en áreas de difícil ac­ce­so, lo que per­mi­te ob­te­ner una gran va­rie­dad de án­gu­los y to­mas fo­to­grá­fi­cas in­creí­bles. Los dro­nes pue­den vo­lar a dis­tin­tas al­tu­ras, pue­den acer­car­se a ob­je­tos o per­so­nas y fo­to­gra­fiar mu­cho más efi­cien­te que cual­quier otro me­dio que uti­li­ce­mos pa­ra es­tos fi­nes. Tie­ne una ma­yor ca­pa­ci­dad de ma­nio­bra, lo que ha­ce lo­grar una gran po­si­bi­li­dad pa­ra el pe­rio­dis­mo fo­to­grá­fi­co, pa­ra los ci­neas­tas y pa­ra fo­tó­gra­fos pro­fe­sio­na­les que pue­den abrir es­ta po­si­bi­li­dad en su por­ta­fo­lio de ser­vi­cios.

Pa­ra la fo­to­gra­fía y pa­ra el en­tre­te­ni­mien­to en ge­ne­ral exis­ten dro­nes es­pe­cí­fi­cos. Los dro­nes con cá­ma­ras in­te­gra­das va­rían des­de ti­po HD 720p y has­ta Full HD. La co­ne­xión de un dron con el con­tro­la­dor pue­de ser me­dian­te red wi­fi y Blue­tooth.

Los fo­tó­gra­fos han he­cho tra­ba­jos

es­pec­ta­cu­la­res nun­ca an­tes pen­sa­dos con es­ta tec­no­lo­gía. No es ex­tra­ño ver en sus re­des so­cia­les

ma­jes­tuo­sas fo­tos de la ciu­dad, de al­gu­na ca­lle en es­pe­cí­fi­co, de al­gu­na

edi­fi­ca­ción o em­pre­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.