Com­pras a un clic Tien­das en lí­nea

Ritmo Platinum - - Modernidad -

“Per­der el mie­do a com­prar por in­ter­net sig­ni­fi­ca te­ner ac­ce­so a pro­duc­tos de uso glo­bal”.

Si com­prar a dis­tan­cia le pa­re­cía im­po­si­ble: error. Es­tan­do en cual­quier par­te del mun­do, pue­de com­prar e n una na­ción di­fe­ren­te a la que se es­tá. Gra­cias al avan­ce de la tec­no­lo­gía y la in­ter­net, la com­pras en lí­nea son po­si­bles. Tex­ti­les, mó­vi­les, me­di­ca­men­tos, ac­ce­so­rios, elec­tro­do­més­ti­cos, son so­lo al­gu­nas de las tan­tas co­sas que po­de­mos com­prar a tra­vés de la web. Y no so­lo com­prar, sino que an­tes de ad­qui­rir cual­quier pro­duc­to es po­si­ble pro­bar­lo y ob­ser­var co­mo lu­ci­ría una vez lo vis­ta­mos, y aun­que pa­rez­ca un jue­go de ves­tir mu­ñe­cas que le gus­ta­ría a sus ni­ñas, no lo es. Es­ta son so­lo al­gu­nas de las bon­da­des que han re­vo­lu­cio­na­do la for­ma de com­prar y que, por en­de, han in­cre­men­ta­do las ven­tas de las tien­das vir­tua­les. Un vo­to de con­fian­za pa­ra las com­pras por in­ter­net es la po­si­bi­li­dad de ver los re­views de otros usua­rios que han ad­qui­ri­do el pro­duc­to o pie­za a com­prar. Con­tar con la opi­nión y re­co­men­da­ción de per­so­nas que ha­yan vi­vi­do la ex­pe­rien­cia, nun­ca es­tá de­más, pues es­to nos da una idea de en qué es­ta­mos in­vir­tien­do.

Las com­pras elec­tró­ni­cas tie­nen sus ven­ta­jas. Una de las in­du­da­bles ven­ta­jas que tie­nen las com­pras en in­ter­net es re­ci­bir­lo por pa­que­te­ría o co­rreo di­rec­ta­men­te en ca­sa u ofi­ci­na, sin ne­ce­si­dad de sa­lir o preo­cu­par­se por el trans­por­te. Re­fi­rién­do­nos a las ofer­tas y a las no­ve­da­des, in­ter­net es un mun­do gi­gan­tes­co. Gra­cias a la red, pue­de ac­ce­der a to­das ellas, in­clu­so an­tes de que sal­gan al mer­ca­do, en al­gu­nos ca­sos por me­dio de pre­ven­tas es­pe­cia­les, ex­clu­si­vas pa­ra in­ter­net en su ma­yo­ría. Otra de las ven­ta­jas que ofre­ce es­ta for­ma de com­pra es la dis­po­ni­bi­li­dad. A di­fe­ren­cia de las tien­das fí­si­cas, en los co­mer­cios elec­tró­ni­cos el día, la ho­ra, ade­más del lu­gar ca­re­cen de im­por­tan­cia. En es­tos us­ted pue­de com­prar lo que quie­ra cuan­do lo desee. El te­ma de los cos­tos re­sul­ta in­tere­san­te, pues gra­cias a lo ex­ten­so del mer­ca­do, los pre­cios re­sul­tan muy com­pe­ti­ti­vos lo que se tra­du­ce en me­jo­res pre­cios, ofer­tas y des­cuen­tos ex­clu­si­vos. Al igual que en los co­mer­cios con­cre­tos, es­tas em­pre­sas cuen­tan con per­so­nal pa­ra orien­tar a sus clien­tes. Mu­chas de las pá­gi­nas ofre­cen so­por­te en lí­nea de ma­ne­ra per­so­na­li­za­da vía mail o chat, dan­do res­pues­tas a las du­das de los com­pra­do­res. Co­mo ha­bía­mos ex­pli­ca­do an­te­rior­men­te, la opi­nión de la “voz de la ex­pe­rien­cia” con el pro­duc­to es bue­na y vá­li­da y la ob­te­ne­mos tam­bién a tra­vés de re­se­ñas he­chas por los con-

su­mi­do­res, quie­nes en oca­sio­nes (de for­ma adi­cio­nal) ofre­cen in­for­ma­ción de­ta­lla­da, de­ve­lan­do al tiem­po las ca­rac­te­rís­ti­cas del mis­mo. Si le gus­ta ser de los pri­me­ros en te­ner cier­tos ar­tícu­los, apa­ra­tos tec­no­ló­gi­cos o del ho­gar, las com­pras por in­ter­net se­rán su me­jor alia­do. In­de­pen­dien­te­men­te de que eso que quie­ra es­té o no en el mer­ca­do na­cio­nal, lo pue­de te­ner en ca­sa ya que in­ter­net rom­pe con esa ba­rre­ra y, gra­cias a ello, tie­ne la po­si­bi­li­dad de im­por­tar­lo. Pe­ro no so­lo se com­pran ar­tícu­los por in­ter­net. Tam­bién se pue­den ad­qui­rir bo­le­tos pa­ra via­jes, es­pec­tácu­los, ade­más de re­ser­vas pa­ra ho­te­les y res­tau­ran­tes.

¿Se­gu­ri­dad?

En la ac­tua­li­dad son mi­les las em­pre­sas que ofer­tan y co­mer­cia­li­zan sus pro­duc­tos de for­ma elec­tró­ni­ca. Sin em­bar­go, es mu­cha la cau­te­la que de­be­mos te­ner al mo­men­to de ele­gir un es­ta­ble­ci­mien­to co­mer­cial en lí­nea pa­ra ha­cer nues­tras com­pras, pues mu­chos no son se­gu­ros y, en el peor de los ca­sos, son fal­sos. Pue­de que es­te sea el mo­ti­vo por el que mu­chas per­so­nas no se de­ci­den a com­prar en in­ter­net, pe­ro es tam­bién el te­ma al que se le ha da­do ma­yor im­por­tan­cia e in­ver­sión de quie­nes ven­den en in­ter­net. Las tien­das de con­fian­za tie­nen soft­wa­re de se­gu­ri­dad pa­ra que su in­for­ma­ción fi­nan­cie­ra no se vea com­pro­me­ti­da en nin­gún mo­men­to. La cla­ve es­tá en ser sen­sa­tos y te­ner cui­da­do con las pá­gi­nas que eli­ge pa­ra com­prar en in­ter­net. Es bueno con­fir­ma el do­mi­ci­lio real y el nú­me­ro de te­lé­fono del ven­de­dor que ope­ra en lí­nea pa­ra uti­li­zar­los en ca­so de que ten­ga al­gu­na pregunta o pro­ble­ma. Si mien­tras na­ve­ga por in­ter­net re­ci­be un mensaje de co­rreo electrónico o ve un anun­cio que le so­li­ci­ta in­for­ma­ción fi­nan­cie­ra, lo me­jor es no res­pon­der al mensaje ni ha­cer clic so­bre el en­la­ce. Las com­pa­ñías que ope­ran le­gí­ti­ma­men­te no so­li­ci­tan in­for­ma­ción per­so­nal ni fi­nan­cie­ra por es­tos me­dios. El cui­da­do no so­lo se de­be a las ten­ta­ti­vas de clo­na­ción de las tar­je­tas uti­li­za­das pa­ra com­prar o ro­bo a nues­tras cuen­tas, sino tam­bién a la ca­li­dad y es­ta­do de lo que com­pra­mos. An­tes de co­lo­car cual­quier ar­tícu­lo en el “ca­rri­to”, es im­por­tan­te leer con aten­ción y de­te­ni­mien­to la des­crip­ción del pro­duc­to del ven­de­dor, en es­pe­cial las “le­tras pe­que­ñas en las que, por lo re­gu­lar, es­tá es­cri­to pa­la­bras ta­les co­mo: “re­cons­ti­tui­do”, “de épo­ca” o “li­qui­da­ción”. Es­tas pa­la­bras pue­den es­tar in­di­can­do que el pro­duc­to no es­tá en ex­ce

len­tes con­di­cio­nes. Asi­mis­mo, se de­be te­ner cui­da­do al com­prar ar­tícu­los de mar­cas re­nom­bra­das que son ofer­ta­dos a pre­cios re­ba­ja­dos o de­ma­sia­do ba­jos, pues po­drían ser fal­si­fi­ca­dos o de “se­gun­da”. Se­gún un aná­li­sis pre­sen­ta­do por El País, el ran­king de las diez no so­lo me­jo­res tien­das vir­tua­les, sino se­gu­ras, lo for­man: Ama­zon, Yo quiero uno de esos, Mer­ca­do­na, eBay, Fe­nac, El Cor­te In­glés, Sin De­lan­tal, Atrá­pa­lo, Buyt­he­fa­ce y Za­lan­do. Las ven­tas vir­tua­les se in­cre­men­tan día con día, sien­do Reino Uni­do, Di­na­mar­ca y Suecia, los paí­ses más con­su­mi­do­res a tra­vés de la web, ubi­cán­do­se en torno del 80 %. Lo que se­ña­lá­ba­mos res­pec­to a las prue­bas de ro­pas y ac­ce­so­rios, es po­si­ble gra­cias a las pá­gi­nas web en las que en­con­tra­mos ase­so­res, es­ti­lis­tas y ex­per­tos en mo­da, que nos orien­tan an­tes de com­prar y no so­lo eso, sino tam­bién res­pec­to a las pie­zas que ya te­ne­mos en nues­tro cló­set, ayu­dán­do­nos a com­bi­nar­las, ar­man­do los atuen­dos per­fec­tos de acuer­do a la oca­sión, épo­ca del año, muy acor­de a nues­tro es­ti­lo y, me­jor aún, muy ajus­ta­do a nues­tro pre­su­pues­to. En es­te ám­bi­to exis­ten pá­gi­nas co­mo man­re­pe­ller.com, com­bi­na­lo.com, ade­más de apli­ca­cio­nes co­mo Vi­lloid, en­tre otras que per­mi­ten eje­cu­tar las ci­ta­das cla­ses de fun­cio­nes.

Días de es­pe­cia­les en la web

Una fe­cha im­por­tan­te pa­ra las com­pras vía in­ter­net es el “Cy­ber Mon­day”, es­te día, ori­gi­na­do en los Es­ta­dos Uni­dos e im­por­ta­do más tar­de por di­ver­sas na­cio­nes, fue con­ce­bi­do con el ob­je­ti­vo de im­pul­sar el co­mer­cio electrónico. Las ofer­tas del Cy­ber Mon­day son ex­clu­si­vas pa­ra in­ter­net y pue­den ser des­cuen­tos con tar­je­tas de cré­di­to u ofer­tas di­rec­tas de los co­mer­cios y di­ver­sos paí­ses lo fes­te­jan un lu­nes ca­da mes de ju­lio. El “Black Fri­day”, un día de es­pe­cia­les de tra­di­ción es­ta­dou­ni­den­se que se tras­la­da has­ta la web. Es­te día es el de los gran­des des­cuen­tos y las tien­das on­li­ne no se que­dan fue­ra, por el con­tra­rio, las su­per­ofer­tas se en­cuen­tran pa­ra es­ta fe­cha, al­can­zan­do al­tos por­cen­ta­jes de des­cuen­tos, los que al­can­zan has­ta un 80 %.

Una fe­cha pa­ra clien­tes es­pe­cia­les.

Los usua­rios Pre­mium de Ama­zon Pri­me dis­fru­tan de un ex­tra de com­pras en es­pe­cia­les. Ha­bla­mos del “Pri­me Day”, un even­to glo­bal de com­pras, ex­clu­si­vo pa­ra re­fe­ri­dos clien­tes. Es­tos clien­tes tie­nen ac­ce­so ex­clu­si­vo a mi­les de ofer­tas en prác­ti­ca­men­te to­das las ca­te­go­rías. Es­te even­to pa­re­ce su­pe­rar el vier­nes ne­gro en cuan­to a ofer­tas. En ese sen­ti­do, los por cien­tos en des­cuen­tos son más al­tos que en el re­fe­ri­do día. Las ci­fras de ven­tas y com­pras en la web son muy ele­va­das, pe­ro a me­di­da que se va acre­cen­tan­do la pe­ne­tra­ción tec­no­ló­gi­ca y la con­fian­za en es­tos co­mer­cios, el nú­me­ro de clien­tes y con­su­mo se ele­va. RP

La se­gu­ri­dad es un te­ma que a mu­chos preo­cu­pa cuan­do de com­pras elec­tró­ni­cas se ha­bla, pe­ro ca­da vez son más las per­so­nas que pier­den el mie­do y se aven­tu­ran a la nue­va for­ma de com­pras.

Una de las ven­ta­jas que do­mi­na las com­pras en lí­nea es la co­mo­di­dad, al po­der com­prar

des­de la tran­qui­li­dad de su ho­gar, sin la ne­ce­si­dad de ca­mi­nar du­ran­te ho­ras por los pa­si­llos de las tien­das. Sin du­da, otro de los atrac­ti­vos de las tien­das on­li­ne son las gran­des ofer­tas que, a me­nu­do, son

pu­bli­ca­das por las mis­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.