Mo­da y tec­no­lo­gía: la unión que re­vo­lu­cio­na

Ritmo Platinum - - Modernidad -

Des­de des­fi­les 4D, im­pre­so­ras 3D y las ac­cio­nes di­gi­ta­les de las más gran­des fir­mas de mo­da, pa­ra lle­gar

a un pú­bli­co exi­gen­te digital, la mo­da, ofi­cial­men­te pa­só a ser mu­cho más que el “he­cho a mano”.

Ha­ce mu­chos años atrás, la agu­ja, las va­llas pu­bli­ci­ta­rias, el hi­lo y las má­qui­nas de co­ser eran las he­rra­mien­tas más re­vo­lu­cio­na­rias en el mun­do de la mo­da; hoy, son ca­da vez más las fir­mas y los di­se­ña­do­res que apues­tan por las im­pre­so­ras 3D , los te­ji­dos ar­ti­fi­cia­les, las má­qui­nas que cor­tan con lá­ser, las pa­sa­re­las 4D y mu­chas más he­rra­mien­tas, pa­ra es­tar cons­tan­te­men­te in­no­van­do a sus con­su­mi­do­res. Es­ta re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca se aso­cia con el pro­gre­so, la evo­lu­ción y, so­bre to­do, con el ob­je­ti­vo de en­la­zar a la ar­te­sa­nía con la tec­no­lo­gía sin que pier­da su esen­cia.

La gran ex­po­si­ción que se pre­sen­ta ca­da pri­ma­ve­ra en la ciu­dad de Nue­va York, or­ga­ni­za­da por el Ins­ti­tu­to de Mo­da del Me­tro­po­li­tan Mu­seum, tam­bién se de­jó en­vol­ver por es­ta nue­va ola y cen­tró su ex­po­si­ción en la re­la­ción en­tre la mano y la má­qui­na, en­tre ar­te­sa­nía y tec­no­lo­gía y el fu­tu­ro del fas­hion world. Pe­ro no so­lo es la crea­ción de atuen­dos que han trans­for­ma­do es­te uni­ver­so, tam­bién las re­des so­cia­les han ju­ga­do un gran pa­pel en es­ta re­la­ción, sien­do Michael Kors el pri­mer di­se­ña­dor que lan­za­ra una cam­pa­ña a tra­vés de Ins­ta­gram, se­gui­do por Marc Ja­cobs, quien reali­zó su cas­ting de mo­de­los por Twit­ter ba­jo el le­ma: “Wan­na be the new face of MbMJ? Tag your pho­to #Cas­tMeMarc”.

Con es­to se da por he­cho que las es­tra­te­gias di­gi­ta­les tam­bién jue­gan ro­les muy im­por­tan­tes en el ac­tual mun­do de la mo­da, pues aho­ra, mar­cas y di­se­ña­do­res, de­be­rán crear es­pec­tácu­los di­gi­ta­les pa­ra co­nec­tar con las ge­ne­ra­cio­nes 3.0, que sin du­da al­gu­na, ca­da vez se­rán más exi­gen­tes.

Tec­no­lo­gía y mo­da usa­ble

La in­dus­tria de la mo­da se ha ido ade­cuan­do a la épo­ca digital, re­sal­tan­do el la­do gla­mu­ro­so de la tec­no­lo­gía, ha­cien­do uso de los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les, la ro­pa y los ac­ce­so­rios con ilu­mi­na­ción led, ca­mi­se­tas que mo­ni­to­ri­zan el rit­mo car­día­co, re­lo­jes in­te­li­gen­tes, len­tes que com­par­ten imá­ge­nes y mu­chos otros ob­je­tos más que com­ple­men­tan nues­tros ar­ma­rios. La nue­va ola tec­no­ló­gi­ca, que apuesta a ha­cer­le la vi­da más fá­cil a las per­so­nas a tra­vés de pan­ta­llas, aho­ra se pue­den usar.

He­cho a má­qui­na

La in­dus­tria tex­til cons­ti­tu­ye uno de los sec­to­res eco­nó­mi­cos de mu­chos paí­ses, por lo que úl­ti­ma­men­te se ha es­ta­do tra­ba­jan­do en es­ta in­dus­tria ba­jo el ob­je­ti­vo de crear pie­zas fun­cio­na­les, ele­gan­tes, úti­les y que con­ser­ven la her­mo­su­ra de lo he­cho por el hom­bre de ma­ne­ra más rá­pi­da, exclusiva y cau­ti­va­do­ra que dis­pa­ren las ven­tas. Al ha­cer los dis­po­si­ti­vos di­gi­ta­les más amis­to­sos y atrac­ti­vos con la mo­da, es que hoy en día se pue­de dis­fru­tar la im­pre­sión en 3D de Iris Van Her­pen, con piel y fle­cos acrí­li­cos cor­ta­dos a lá­ser y co­si­dos a má­qui­na, que

re­pre­sen­ten la mis­ma be­lle­za de la al­ta cos­tu­ra de ma­ne­ra más rá­pi­da.

El clutch electrónico

Los apa­ra­tos elec­tró­ni­cos que mu­chos con­si­de­ra­mos co­mo ob­so­le­tos, pa­ra los di­se­ña­do­res úl­ti­ma­men­te son muy fun­cio­na­les pa­ra crear gad­gets ex­clu­si­vos y fa­bu­lo­sos. El pri­mer ejem­plo fue pre­sen­ta­do en la se­ma­na de la mo­da neo­yor­qui­na en 2010 por Vi­vie­ne Tam, me­jor co­no­ci­do co­mo el “HP Digital Clutch”, el mis­mo que apa­ren­ta ser un bol­so de mano cuan­do en reali­dad es un net­book. Dia­ne Von Furs­ten­berg, tam­bién se unió a es­ta fu­sión y creó un di­se­ño con te­lé­fo­nos mó­vi­les pa­ra Si­de­kick, y Dol­ce & Ga­ba­na pa­ra Mo­to­ro­la. Tras el éxi­to de los di­se­ños, Os­car de la Ren­ta hi­zo su apa­ri­ción con el “iPad Clutch”, fu­sio­na­do con una co­lec­ción de bol­sos de mano fa­bu­lo­sa, la cual te­nía co­mo agre­ga­do es­pe­cial la fa­ci­li­dad pa­ra car­gar los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les.

Pa­sa­re­las 3D y 4D

Una de las co­sas que más dis­fru­tan los aman­tes de la mo­da son las pa­sa­re­las real­men­te crea­ti­vas, por lo que las fir­mas y ca­sas de mo­da no han du­da­do en apos­tar por la ex­pe­rien­cia 4D en sus pa­sa­re­las. Las ma­rTommy cas uti­li­zan el apo­yo tec­no­ló­gi­co ca­da vez más pa­ra pre­sen­tar sus co­lec­cio­nes, y no se han equi­vo­ca­do. La mar­ca Ralph Lau­ren ha si­do la res­pon­sa­ble de crear con­su­mi­do­res más exi­gen­tes lue­go de la pre­sen­ta­ción de su co­lec­ción pri­ma­ve­ra-ve­rano 2015 en la ciu­dad de Nue­va York, don­de se cons­tru­yó una pan­ta­lla de agua con más de 60 me­tros de al­tu­ra y so­bre la cual se pro­yec­tó un des­fi­le en cuar­ta di­men­sión con lo que rom­pie­ron es­que­mas una vez más. Otras mar­cas co­mo Hil­fi­ger, Die­sel, Tops­hop, Fen­di, en­tre otras, han in­cur­sio­na­do en el uso de la tec­no­lo­gía, ya sea en story­books, apli­ca­cio­nes, backs­ta­ge con efec­tos en 3D, así co­mo his­to­rias fu­tu­ris­tas en sus pá­gi­nas web. Even­tual­men­te, se pue­de ase­gu­rar que la mo­da y la tec­no­lo­gía se se­gui­rán fu­sio­nan­do no so­lo en las pa­sa­re­las, sino en la vi­da dia­ria, pa­ra que to­das las per­so­nas pue­dan vi­vir es­tas ex­pe­rien­cias en las ca­lles más fas­hio­nis­tas al­re­de­dor de to­do el mun­do.

Es­tra­te­gias tec­no­ló­gi­cas

Así co­mo men­cio­ná­ba­mos, que la ex­pe­rien­cia tec­no­ló­gi­ca ya ha­bía di­cho pre­sen­te en las pa­sa­re­las, tam­bién po­de­mos de­cir, que tam­bién se ha per­mea­do en las es­tra­te­gias de co­mu­ni­ca­ción de las mar­cas, pues ca­da vez son más los di­se­ña­do­res que bus­can no so­lo sor­pren­der­nos con sus di­se­ños, sino de vi­vir­los de una ma­ne­ra di­fe­ren­te. Fen­di ha si­do la pri­me­ra mar­ca que uti­li­za la re­trans­mi­sión en strea­ming a tra­vés de dro­nes, ba­jo la pre­mi­sa “vea el des­fi­le co­mo nun­ca an­tes lo ha vis­to”, pues los usua­rios po­dían ele­gir la ver­sión desea­da pa­ra de­lei­tar la pa­sa­re­la. Se­gún los por­ta­vo­ces de la mar­ca, la es­tra­te­gia de Fen­di con­sis­te en man­te­ner cons­tan­te­men­te ac­tua­li­za­do el per­fil de la mar­ca, ha­cién­do­lo si­nó­ni­mo de crea­ti­vi­dad, ca­li­dad e in­no­va­ción. Otra fir­ma pio­ne­ra en la fu­sión tec­no­ló­gi­ca ha si­do la de Louis Vuit­ton, brin­dán­do­le a sus se­gui­do­res con­tem­plar ca­da uno de los looks de sus co­lec­cio­nes en 360 gra­dos, cap­ta­dos por 52 cá­ma­ras du­ran­te la pa­sa­re­la pre­sen­ta­da. Por su par­te, Bur­berry no ha de­ja­do de ser tra­di­cio­nal, aun­que apues­te a in­tro­du­cir ele­men­tos tec­no­ló­gi­cos en sus es­tra­te­gias, y así lo de­mos­tró en su des­fi­le de pri­ma­ve­ra-ve­rano 2014 en el Lon­don Fas­hion Week, don­de uti­li­zó el iPho­ne 5S pa­ra re­trans­mi­tir el even­to por strea­ming. Otro de los nom­bres que han so­na­do úl­ti­ma­men­te es el de Re­bec­ca Min­koff, tam­bién co­no­ci­da por apos­tar a la tec­no­lo­gía, quien a tra­vés de cap­tu­ras pre­vias a su úl­ti­mo des­fi­le en el Lin­coln Cen­ter, dio a co­no­cer imá­ge­nes de la co­lec­ción mi­nu­tos an­tes de que apa­re­cie­ra en la pa­sa­re­la. Lo mis­mo

ocu­rre con Sophia Webs­ter, quien reali­zó una pre­sen­ta­ción “Ins­ta­gram friendly” en Londres, de­mos­trán­do­le al mun­do la im­por­tan­cia de la co­mu­ni­ca­ción al mo­men­to de lan­zar una co­lec­ción.

Las Apps In de la mo­da

Si se ha­bla de apli­ca­cio­nes, se de­be sa­ber que en el mun­do de la mo­da las apli­ca­cio­nes son in­fi­ni­tas y brin­dan so­lu­cio­nes en nues­tro dia­rio vi­vir. El te­lé­fono mó­vil se ha con­ver­ti­do en mu­cho más que una he­rra­mien­ta tec­no­ló­gi­ca. Sna­pet­te es una app que brin­da la po­si­bi­li­dad de su­bir fo­tos de ar­tícu­los de in­te­rés pa­ra in­for­mar acer­ca de los pre­cios y lu­ga­res don­de se pue­den en­con­trar. Las mar­cas tam­bién han crea­do sus apps per­so­na­les, co­mo, por ejem­plo, lo hi­zo la tien­da de mo­da Sep­ho­ra, don­de le brin­da a sus clien­tes la opor­tu­ni­dad de co­no­cer lo nue­vo, con­sul­tar pre­cios o la dis­po­ni­bi­li­dad de los ar­tícu­los. Ade­más, cuen­ta con el ser­vi­cio de lla­ma­das gra­tui­tas al ser­vi­cio de aten­ción al clien­te pa­ra que pue­das re­ci­bir con­sul­tas per­so­na­li­za­das. La ase­so­ría de mo­da tam­bién se ha­ce par­te del mun­do iOS y An­droid. Dress app es una apli­ca­ción sen­ci­lla y fá­cil de usar, en don­de la gen­te pue­de fo­to­gra­fiar las pren­das de sus ar­ma­rios y la app se en­car­ga­rá de crear las com­bi­na­cio­nes más acor­des se­gún la oca­sión y los ras­gos de ca­da per­so­na, ade­más cuen­ta con un ca­len­da­rio en el que se re­gis­tran los ves­tua­rios de ca­da día.

RP

Los di­se­ña­do­res de mo­da ya no bus­can sor­pren­der so­lo con sus di­se­ños, aho­ra su ob­je­ti­vo se con­cen­tra en ha­cer de sus pa­sa­re­las una his­to­ria que se vi­va y se sien­ta en tiem­po real al­re­de­dor del mun­do, ha­cién­do­lo si­nó­ni­mo de crea­ti­vi­dad, ca­li­dad e in­no­va­ción.

Lo que em­pe­zó co­mo un co­que­teo en­tre la mo­da y la tec­no­lo­gía se es­tá con­vir­tien­do en una re­la­ción ín­ti­ma, don­de la ten­den­cia es re­sal­tar el la­do gla­mo­ro­so y, al mis­mo tiem­po, lo in­for­má­ti­co. Ar­te­fac­tos elec­tró­ni­cos he­chos pa­ra ser “ves­ti­dos” por el pú­bli­co co­mo la gran pro­me­sa a fu­tu­ro, es lo más in.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.