Mú­si­ca en la Edad Digital

Ritmo Platinum - - Modernidad -

Dos­cien­tos años de desa­rro­llo han lle­va­do la mú­si­ca ha su for­ma más por­tá­til y co­mer­cial,

en una in­dus­tria que cla­ra­men­te ha si­do in­fluen­cia­da por la re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca.

Los días don­de es­cu­char mú­si­ca al via­jar con­lle­va­ba car­gar una pe­sa­da car­pe­ta lle­na de dis­cos han que­da­do atrás. Hoy se en­cuen­tra a dis­po­si­ción del con­su­mi­dor dis­po­si­ti­vos tan pe­que­ños co­mo una mo­ne­da don­de se pue­de trans­por­tar to­da la mú­si­ca que se pu­die­ra desear es­cu­char. Ade­más, los te­lé­fo­nos ce­lu­la­res in­clu­yen apli­ca­cio­nes que, sin lle­nar la me­mo­ria del dis­po­si­ti­vo, po­nen a dis­po­si­ción del con­su­mi­dor to­da la mú­si­ca del mun­do. La reali­dad es que el in­ter­net ha re­vo­lu­cio­na­do có­mo in­ter­ac­tua­mos con la mú­si­ca. Des­de que se crea has­ta la for­ma que la al­ma­ce­na­mos y que la es­cu­cha­mos, to­dos los as­pec­tos del desa­rro­llo y dis­fru­te de la mú­si­ca han si­do afec­ta­dos. Los más re­cien­tes de­ba­tes en es­te cam­po se en­cuen­tran al­re­de­dor de la pro­tec­ción de los de­re­chos de los ar­tis­ta, pues­to que ca­da vez más se vuel­ve co­mún que la mú­si­ca sea pi­ra­tea­da y que los ar­tis­tas no sean re­mu­ne­ra­dos por su con­su­mo. Exis­te en el in­ter­net pla­ta­for­mas le­gí­ti­mas pa­ra la dis­tri­bu­ción de es­te con­te­ni­do, don­de se ga­ran­ti­za el res­pe­to a es­tos tra­ba­jos y a sus de­re­chos de pro­pie­dad in­te­lec­tual. Es­tas pla­ta­for­mas be­ne­fi­cian a los ar­tis­tas, per­mi­tién­do­les atra­ve­sar fron­te­ras y lle­gar a los rin­co­nes más re­mo­tos del pla­ne­ta con su con­te­ni­do. Sin lu­gar a du­das, la tec­no­lo­gía ha te­ni­do un gran im­pac­to en el desa­rro­llo de la in­dus­tria mu­si­cal, tan­to a fa­vor del con­su­mi­dor co­mo del ar­tis­ta.

El fo­nó­gra­fo

El fo­nó­gra­fo fue el dis­po­si­ti­vo más co­mún pa­ra la re­pro­duc­ción de so­ni­dos gra­ba­dos en­tre 1870 y 1880. In­ven­ta­do por Tho­mas Edi­son, El­drid­ge R. John­son y Emi­le Ber­li­ner, el fo­nó­gra­fo po­día trans­cri­bir una vi­bra­ción so­no­ra a un me­dio vi­si­ble, pe­ro no te­nía un mo­do de ser re­pro­du­ci­do. El apa­ra­to con­sis­tía en un cuerno o un ba­rril que re­co­gía las on­das ha­cia una mem­bra­na a la que es­ta­ba ata­da una cuer­da.

Cuan­do lle­ga­ba la on­da, la cuer­da vi­bra­ba y la on­da so­no­ra po­día gra­bar­se en un me­dio vi­si­ble. Ini­cial­men­te, el fo­no­au­tó­gra­fo gra­ba­ba en un cris­tal ahu­ma­do. Una ver­sión pos­te­rior uti­li­za­ba pa­pel, tam­bién ahu­ma­do, en­ro­lla­do en un tambor o ci­lin­dro. Otra ver­sión di­bu­ja­ba una lí­nea re­pre­sen­tan­do la vi­bra­ción so­no­ra en un ro­llo de pa­pel.

El fo­no­au­tó­gra­fo era con­si­de­ra­do una cu­rio­si­dad de laboratorio pa­ra el es­tu­dio de la acús­ti­ca. Se uti­li­za­ba pa­ra de­ter­mi­nar la fre­cuen­cia de un tono mu­si­cal y pa­ra es­tu­diar el so­ni­do y el ha­bla, pues no se en­ten­dió has­ta des­pués del desa­rro­llo del fo­nó­gra­fo que la on­da gra­ba­da por el fo­no­au­tó­gra­fo era –de he­cho– una gra­ba­ción del so­ni­do que só­lo ne­ce­si­ta­ba un me­dio de re­pro­duc­ción ade­cua­do pa­ra po­der ser re­pro­du­ci­do.

El gra­mó­fono

El gra­mó­fono fue el pri­mer sis­te­ma de gra­ba­ción y re­pro­duc­ción de so­ni­do que uti­li­zó un dis­co plano, a di­fe­ren­cia del fo­nó­gra­fo que gra­ba­ba so­bre un ci­lin­dro. Asi­mis­mo fue el dis­po­si­ti­vo más co­mún pa­ra re­pro­du­cir so­ni­do gra­ba­do des­de la dé­ca­da de 1890 has­ta me­dia­dos de 1950, cuan­do apa­re­ció el dis­co de vi­nil. El gra­mó­fono fue pa­ten­ta­do por Emi­le Ber­li­ner en 1887.

El to­ca­dis­cos

El to­ca­dis­cos fue in­ven­ta­do en 1925 con la idea de re­pro­du­cir los dis­cos de for­ma eléctrica, tra­yen­do be­ne­fi­cios ta­les co­mo ma­yor ca­li­dad en el so­ni­do, me­nos des­gas­te tan­to en el dis­co co­mo en la agu­ja y el con­trol del vo­lu­men del so­ni­do. Ade­más, per­mi­tió ac­ce­der a nue­vas ve­lo­ci­da­des pa­ra los dis­cos. Ge­ne­ral­men­te, los to­ca­dis­cos re­pro­du­cen en­tre 33 RPM y 45 RPM. Es­te ar­te­fac­to se con­vir­tió en el sis­te­ma re­pro­duc­tor de so­ni­do que se man­ten­dría por más tiem­po has­ta el si­glo XXI. Has­ta el 1950 no apa­re­cie­ron los dis­po­si­ti­vos “com­bi­na­dos” que mez­cla­ban las fun­cio­nes de to­ca­dis­cos y ra­dio. En 1958 se em­pe­za­ron a ven­der los pri­me­ros dis­cos en es­té­reo. La si­guien­te evo­lu­ción de es­te dis­po­si­ti­vo lo fue el to­ca­dis­cos por­tá­til, un apa­ra­to electrónico ca­paz de re­pro­du­cir dis­cos com­pac­tos. Pa­ten­ta­do ori­gi­nal­men­te a me­dia­dos de la dé­ca­da de 1960, el to­ca­dis­cos com­pac­to fue la for­ma pre­fe­ri­da de re­pro­du­cir mú­si­ca has­ta la dé­ca­da de 1990. El dis­po­si­ti­vo de es­te ti­po de más fa­ma fue el Walk­man de la com­pa­ñía Sony, que vio di­fe­ren­tes ver­sio­nes du­ran­te es­te tiem­po. En 1991 se in­ven­tó el MP3, y su co­mer­cia­li­za­ción en es­ta dé­ca­da se po­pu­la­ri­zo has­ta que, prác­ti­ca­men­te, re­em­pla­zó el to­ca­dis­cos pues su for­ma­to per­mi­te trans­por­tar una can­ti­dad ex­po­nen­cial­men­te ma­yor de mú­si­ca en un for­ma­to mu­cho me­nor.

MP3 y la co­mer­cia­li­za­ción del iPod

Los MP3 pla­yers o to­ca­do­res de au­dio digital son dis­po­si­ti­vos que tie­nen la ca­pa­ci­dad de to­car ar­chi­vos de au­dio di­gi­ta­les. Su fi­na­li­dad es ha­cer por­ta­ble el con­su­mo de ar­chi­vos de so­ni­do. El nom­bre to­ca­dor de MP3 es erró­neo en su con­no­ta­ción, ya que es­tos dis­po­si­ti­vos tie­nen la ca­pa­ci­dad de to­car no so­lo el for­ma­to MP3, sino tam­bién for­ma­tos co­mo Win­dows

El nom­bre to­ca­dor de MP3 es erró­neo en su con­no­ta­ción, ya que es­tos dis­po­si­ti­vos tie­nen la ca­pa­ci­dad de to­car no so­lo el for­ma­to MP3, sino tam­bién for­ma­tos co­mo Win­dows Me­dia Au­dio (WMA) o Ad­van­ced Au­dio Co­ded (AAC).

Me­dia Au­dio (WMA) o Ad­van­ced Au­dio Co­ded (AAC). Qui­zás el dis­po­si­ti­vo por­ta­ble de más fa­ma es el iPod, desa­rro­lla­do por Ap­ple Inc. en el 2001. Sus ver­sio­nes ac­tua­les in­clu­yen la su­per­com­pac­ta iPod Shuf­fle, la iPod Nano y la iPod Touch que cuen­ta con una pan­ta­lla tác­til. La ca­pa­ci­dad de al­ma­ce­na­mien­to va­ría en­tre 2 GB (pa­ra el iPod Shuf­fle) a 128 GB (pa­ra el iPod Touch). El soft­wa­re de Ap­ple iTunes pue­de ser uti­li­za­do pa­ra trans­fe­rir mú­si­ca, fo­tos, jue­gos, vi­deos, con­tac­tos, ca­len­da­rios y un sin­nú­me­ro de apli­ca­cio­nes pa­ra los di­fe­ren­tes dis­po­si­ti­vos. A me­dia­dos del 2010, las ven­tas del iPho­ne, que cuen­ta con las mis­mas ca­pa­ci­da­des de re­pro­duc­ción de mú­si­ca y vi­deo que la lí­nea iPod, so­bre­pa­só las ven­tas de es­tos dis­po­si­ti­vos, pues com­bi­na las fun­cio­nes de un compu­tador por­tá­til y te­lé­fono mó­vil con cien­tos de otras fun­cio­nes, en­tre ellas, re­pro­duc­tor de con­te­ni­do digital.

El in­ter­net y la re­vo­lu­ción digital

Hoy día, el con­su­mo ma­si­vo de mú­si­ca se rea­li­za a tra­vés del in­ter­net. La in­ven­ción del MP3 re­vo­lu­cio­nó el mer­ca­do de com­pre­sión de ar­chi­vos, y con él, la in­dus­tria de la mú­si­ca. En 1997, se fun­dó MP3.com, una pá­gi­na web que per­mi­te a sus usua­rios ac­ce­der a su mú­si­ca en in­ter­net. Más tar­de, en ese mis­mo año, eMu­sic se con­vier­te en la pri­me­ra pá­gi­na web en per­mi­tir la des­car­ga de mú­si­ca, ade­más de su ser­vi­cio de subs­crip­ción. El pri­mer to­ca­dor de MP3 es el MPMan, ma­nu­fac­tu­ra­do por Saehan. En 1999, Naps­ter y Sha­zam son fun­da­dos. El pri­me­ro per­mi­tió la des­car­ga de con­te­ni­do; el se­gun­do, el re­co­no­ci­mien­to de pie­zas mu­si­ca­les.

El pri­mer ca­so le­gal al­re­de­dor de la in­frac­ción de los de­re­chos de au­tor es ga­na­do por una em­pre­sa pro­duc­to­ra de mú­si­ca en el año 2000, con­tra la pá­gi­na web MP3. com. En oc­tu­bre del 2001, Ap­ple ven­de su pri­mer iPod. Des­de entonces, se han ven­di­do mi­llo­nes de es­tos dis­po­si­ti­vos. Ac­tual­men­te las ven­tas del iTunes Mu­sic Sto­re de es­ta em­pre­sa ma­ne­ja el 70 % de to­das las ven­tas de mú­si­ca digital. Ap­ple es, ade­más, res­pon­sa­ble del iPho­ne, que bus­ca in­te­grar la ex­pe­rien­cia de mú­si­ca y co­mu­ni­ca­ción. La pri­me­ra plataforma de ra­dio por in­ter­net que ofre­ció mú­si­ca per­so­na­li­za­da fue Last.fm, que co­men­zó sus ser­vi­cios en enero del 2002.

El gru­po mu­si­cal Ra­diohead lan­zó su sen­ci­llo “Rain­bows” por in­ter­net en el 2007, sien­do es­te la pri­me­ra ven­ta de des­car­gas en el mo­de­lo “pa­ga lo que pue­das”.

En el 2009 Spo­tify co­mien­za sus ope­ra­cio­nes, ofre­cien­do sus­crip­cio­nes gra­tis en el Reino Uni­do y con­vir­tién­do­se un uno de los star­tups de ma­yor cre­ci­mien­to en la his­to­ria y fir­me­men­te es­ta­ble­cien­do la ra­dio por in­ter­net co­mo el fu­tu­ro de la mú­si­ca digital. RP

En el 2009 Spo­tify co­mien­za sus ope­ra­cio­nes, ofre­cien­do sus­crip­cio­nes gra­tis en el Reino Uni­do y con­vir­tién­do­se un uno de los star­tups de ma­yor cre­ci­mien­to en la his­to­ria y fir­me­men­te es­ta­ble­cien­do la ra­dio por in­ter­net co­mo el fu­tu­ro de la mú­si­ca digital.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.