Cuan­do la fa­ma on­li­ne re­mu­ne­ra

Ritmo Platinum - - Modernidad -

El rá­pi­do in­cre­men­to de las re­des so­cia­les ha lle­va­do a un im­pre­sio­nan­te desa­rro­llo en las téc­ni­cas de mer­ca­deo digital. En es­tas es­tra­te­gias se vuel­ve esen­cial lo­grar que los

usua­rios de pá­gi­nas web o re­des so­cia­les in­ter­ac­túen con las mar­cas.

Es inevi­ta­ble ver los vi­deos de tus you­tu­bers más po­pu­la­res y no pre­gun­tar­se ¿có­mo lo ha­cen? No es so­lo te­ner el va­lor y la crea­ti­vi­dad de pa­rar­se fren­te a la cá­ma­ra y en­tre­te­ner a mi­llo­nes, sino te­ner tam­bién la in­te­li­gen­cia de mer­ca­dear­se co­mo una mar­ca. Es un he­cho te­ner un ca­nal de You­Tu­be, con mi­les y has­ta mi­llo­nes de suscriptores, un per­fil de Ins­ta­gram con in­fi­ni­tos se­gui­do­res o una pá­gi­na web con vi­si­tas ca­si in­cal­cu­la­bles se ha con­ver­ti­do en una pro­fe­sión co­mo mu­chas otras. Pe­ro, ¿es ver­da­de­ra­men­te ren­ta­ble? La res­pues­ta, sor­pren­den­te­men­te, es sí. Lo pri­me­ro es que es im­por­tan­te ver a es­tos crea­do­res de con­te­ni­do on­li­ne, co­mo per­so­nas reales que bus­can ga­nar­se la vi­da. Lo si­guien­te es pen­sar: ¿cuá­les son los fac­to­res re­cu­rren­tes en es­tos fa­mo­sos vi­deos, fo­tos o posts? Uno de los ele­men­tos prin­ci­pa­les son los anun­cios. Has­ta cier­to pun­to son mo­les­tos, pe­ro re­sul­ta que es una de las for­mas más an­ti­guas y se­gu­ras de ga­nar di­ne­ro en lí­nea. Ca­da vez que un con­su­mi­dor se de­tie­ne en uno de es­tos anun­cios, se de­ri­va un pe­que­ño por­cen­ta­je pa­ra el due­ño del vi­deo o de la pá­gi­na web y es­te pue­de lle­gar has­ta los 7 dó­la­res o más por click o view.

Ins­ta­gra­ming for real

Entonces, se abre la apli­ca­ción, se eli­ge una fo­to, se ajus­ta la luz, se po­ne un fil­tro co­mo Lo-Fi, un cap­tion que ins­pi­re, los hash­tags apro­pia­dos pa­ra com­ple­men­tar y lue­go, ¿se sien­tan a es­pe­rar los co­ra­zo­nes? La reali­dad es más com­ple­ja.

Es difícil, pe­ro no im­po­si­ble, ob­te­ner be­ne­fi­cios mo­ne­ta­rios de re­des so­cia­les co­mo Ins­ta­gram. Lo esen­cial es per­se­ve­rar y en­fo­car­se en un pro­pó­si­to, te­ner un con­cep­to bueno que atrai­ga a pú­bli­cos mix­tos. El pa­so nú­me­ro uno es la con­sis­ten­cia. Pu­bli­car fo­tos to­dos los días, va­rias ve­ces al día, to­man­do en cuen­ta que no se de­be sa­tu­rar a los se­gui­do­res. Es im­por­tan­te re­cor­dar que la mi­sión es atraer a las per­so­nas pa­ra ob­te­ner una K des­pués del con­teo de se­gui­do­res.

Los hash­tags son mu­cho más que una opor­tu­ni­dad de ser in­te­li­gen­te o in­tere­san­te; de he­cho, son una im­por­tan­te he­rra­mien­ta de mer­ca­deo. Agre­gar los hash­tags ade­cua­dos a las fo­tos per­mi­te que los usua­rios in­tere­sa­dos pue­dan ubi­car fá­cil­men­te el ti­po de con­te­ni­do que se pu­bli­ca. Un buen tip es bus­car en la web los hash­tags más uti­li­za­dos en el mo­men­to e in­cor­po­rar­los a las pu­bli­ca­cio­nes. Se de­be mo­de­rar su uso, ya que en ex­ce­so rom­pe con la di­ná­mi­ca del ob­je­ti­vo, es de­cir, no es vi­sual­men­te atrac­ti­vo y cau­sa una aver­sión en los usua­rios.

La ma­yo­ría de los usua­rios que ga­nan di­ne­ro en Ins­ta­gram lo ha­cen con la pu­bli­ca­ción de men­sa­jes pa­tro­ci­na­dos. Es­tas son imá­ge­nes que pre­sen­tan las mar­cas

pa­tro­ci­na­do­ras y que eti­que­tan a los pro­duc­tos o ser­vi­cios. Cuan­do se tie­ne un gran nú­me­ro de se­gui­do­res comprometidos, las mar­cas tien­den a pa­gar muy bien la pu­bli­ci­dad. Las for­mas de pa­go de­pen­de­rán de la can­ti­dad y ti­po de va­lor que se pue­de brin­dar a otras per­so­nas, esa sien­do la re­gla de oro del ne­go­cio. Si se tie­ne la com­bi­na­ción de un pro­duc­to ge­nial o un ser­vi­cio in­creí­ble y, so­bre to­do, una gran au­dien­cia con usua­rios reales de Ins­ta­gram, los pa­tro­ci­na­do­res pa­ga­rán el ac­ce­so a es­ta plataforma, en mu­chos ca­sos eli­gien­do po­ner un en­la­ce a lo que quie­ran ha­cer pu­bli­ci­tar en la bio­gra­fía del usua­rio.

You­Tu­be

Dar res­pues­ta a có­mo los you­tu­bers ga­nan di­ne­ro era al­go bas­tan­te fá­cil. La so­lu­ción más rá­pi­da era po­ner “ads” o anun­cios en sus vi­deos, de los que los usua­rios no pue­den es­ca­par. Sin em­bar­go, las co­sas han cam­bia­do.

Hoy en día es co­mún que los crea­do­res de con­te­ni­do bus­quen pa­tro­ci­nio. Por lo ge­ne­ral, es­ta op­ción se ofre­ce a los ca­na­les más gran­des, pe­ro un ca­nal pe­que­ño po­dría co­rrer con la mis­ma suer­te si se sa­be ma­ne­jar. Los anun­cian­tes pa­ga­rán pa­ra que se ela­bo­re un vi­deo so­bre o en re­la­ción a su pro­duc­to, uti­li­zan­do las más no­ve­do­sas he­rra­mien­tas del mer­ca­deo digital y, en mu­chos ca­sos, tác­ti­cas com­ple­jas pa­ra que los usua­rios, a pro­pó­si­to o no, in­ter­ac­túen con sus mar­cas. Los pa­tro­ci­na­do­res y crea­do­res de con­te­ni­do es­tán obligados por ley y por éti­ca a de­cir en la des­crip­ción que el vi­deo es un anun­cio.

La mé­tri­ca de es­ta plataforma son los “views” o el nú­me­ro de ve­ces que se ha vis­to un vi­deo. Pa­ra lo­grar un al­to desem­pe­ño, se ne­ce­si­tan suscriptores lea­les y ese es el pun­to neu­rál­gi­co del asun­to. You­Tu­be es­tá dis­pues­to a pa­gar a los ca­na­les ac­ti­vos que po­sean ma­yor can­ti­dad de suscriptores, así que es in­dis­pen­sa­ble ha­cer­se no­tar. Otra op­ción, es uti­li­zar una cuen­ta de Pa­treon, una pá­gi­na que per­mi­te que los suscriptores pue­dan ha­cer do­na­cio­nes a los ca­na­les. Ofre­cer al­go crea­ti­vo, al­go úni­co

o una for­ma di­fe­ren­te de ha­cer las co­sas pue­den ser gran­des atrac­ti­vos pa­ra los usua­rios y pa­ra ha­cer que el ca­nal crez­ca. Los gran­des You­Tu­be Chan­nels son los más fruc­tí­fe­ros.

Los vi­deos de You­Tu­be no son mo­ne­ti­za­dos por de­fec­to. An­tes de po­der em­pe­zar a ga­nar di­ne­ro, hay que ac­ti­var la op­ción de ob­te­ner in­gre­sos en la con­fi­gu­ra­ción de la cuen­ta de You­Tu­be. Una vez que se ha­bi­li­ta, se abre la po­si­bi­li­dad de per­mi­tir la ob­ten­ción de in­gre­sos pa­ra ca­da vi­deo que se suba en el ca­nal.

Pay-Per-Click

Abre­via­do co­mo PPC o tam­bién lla­ma­do Pa­go-Por-Clic, PPC es un pro­ce­di­mien­to que bus­ca re­sul­ta­dos. Las com­pa­ñías no pa­gan por car­gar un anun­cio en una pá­gi­na, pa­gan por un re­sul­ta­do real, por ca­da clic que con­du­ce has­ta su mar­ca. Si na­die in­ter­ac­túa con el anun­cio, no se ge­ne­ra­rá in­gre­so al­guno, aún cuan­do se ha­ya vi­sua­li­za­do la pro­pues­ta.

No es so­lo so­bre vi­sua­li­zar el anun­cio, es in­ter­ac­tuar con él, si­guien­do un link o res­pon­dien­do una pregunta.

Exis­te un gran es­fuer­zo en la cons­truc­ción de una cam­pa­ña de PPC exi­to­sa. La bús­que­da y se­lec­ción de las pa­la­bras cla­ves ade­cua­das es un fac­tor in­dis­pen­sa­ble pa­ra lo­grar cam­pa­ñas bien or­ga­ni­za­das y gru­pos de anun­cios es­tra­té­gi­cos que ge­ne­ren los in­gre­sos desea­dos.

Los mo­to­res de bús­que­da se en­cuen­tran en­tre las em­pre­sas que ma­yor re­com­pen­sa le pro­veen a los anun­cian­tes que se de­mues­tran re­le­van­tes. Si sus anun­cios y pá­gi­nas de des­tino son úti­les y sa­tis­fac­to­rias pa­ra los usua­rios, Google (a quien se le de­be pa­gar pa­ra co­lo­car anun­cios) le co­bra­rá me­nos a la em­pre­sa por clic, lo que con­du­ce a ma­yo­res ga­nan­cias pa­ra el ne­go­cio. Pa­ra el uso efec­ti­vo del PPC, es im­por­tan­te es­tar bien em­pa­pa­do so­bre el te­ma y con­tar con una es­tra­te­gia pa­ra ge­ne­rar in­te­rés.

Ofre­cer al­go crea­ti­vo, al­go úni­co o una for­ma

di­fe­ren­te de ha­cer las co­sas pue­den ser gran­des atrac­ti­vos pa­ra los usua­rios y pa­ra ha­cer que el ca­nal

crez­ca. Los gran­des You­Tu­be Chan­nels son los

más fruc­tí­fe­ros.

En cam­pa­ñas de PPC las com­pa­ñías no pa­gan por car­gar un anun­cio en una pá­gi­na, pa­gan por un re­sul­ta­do real, por ca­da clic que con­du­ce has­ta su mar­ca. Si na­die in­ter­ac­túa con el anun­cio, no se ge­ne­ra­rá in­gre­so al­guno, aún cuan­do se ha­ya vi­sua­li­za­do la pro­pues­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.