El sue­ño de la lu­na John F. Ken­nedy y la tec­no­lo­gía es­pa­cial

Ritmo Platinum - - Modernidad -

El 12 de sep­tiem­bre de 1962 el pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano John F. Ken­nedy dio un dis­cur­so en Ri­ce Uni­ver­sity en Hous­ton, Te­xas, con la fi­na­li­dad de dar­le apo­yo al pro­gra­ma Apo­lo de la NASA. El dis­cur­so en es­ta uni­ver­si­dad mar­có un mo­men­to cla­ve pa­ra la tra­yec­to­ria del pro­gra­ma Apo­lo y pa­ra la ex­plo­ra­ción es­pa­cial en ge­ne­ral. Ken­nedy dio el dis­cur­so du­ran­te un tour de los Es­ta­dos Uni­dos que in­clu­yo, ade­más del Man­ned Spa­ce­craft Cen­ter de Hous­ton, el Launch Ope­ra­tions Cen­ter de Flo­ri­da y el Mars­hall Spa­ce Flight Cen­ter, tres lo­ca­li­da­des de la NASA que se­rían esen­cia­les en el desa­rro­llo y eje­cu­ción del pro­gra­ma Apo­lo. El dis­cur­so con­tó con las más po­pu­la­res pa­la­bras di­chas so­bre la im­por­tan­cia del via­je lu­nar en la dé­ca­da de 1960, tra­tan­do de ex­pli­car­le a la na­ción, y al res­to del mun­do, las ra­zo­nes por las que el via­je a la Lu­na, en­ca­be­za­do por los Es­ta­dos Uni­dos, se­ría una me­ta vi­tal. “Ele­gi­mos ir a la Lu­na. Ele­gi­mos ir a la Lu­na es­ta dé­ca­da y ha­cer esas otras co­sas, no por­que sean fá­ci­les, sino por­que son di­fí­ci­les, por­que te­ne­mos una me­ta que nos ser­vi­rá pa­ra or­ga­ni­zar y me­dir nues­tra ener­gía y ha­bi­li­da­des, por­que ese re­to es uno que es­ta­mos dis­pues­tos a acep­tar, uno re­to que no es­ta­mos dis­pues­tos a pos­po­ner y un re­to que nos dis­po­ne­mos a con­quis­tar”, di­jo el pre­si­den­te fren­te a una au­dien­cia de al­re­de­dor de 40,000 per­so­nas.

La vi­sión de Ken­nedy se vol­vió reali­dad el 20 de ju­lio de 1969, cuan­do el as­tro­nau­ta Neil Arms­trong, pri­me­ro pi­so la Lu­na y cuan­do, cua­tro días des­pués, él y sus dos com­pa­ñe­ros de la mi­sión Apo­lo 11 ate­rri­za­ron en el océano Pa­cí­fi­co. La lle­ga­da a la Lu­na y el re­torno de los as­tro­nau­tas de Apo­lo 11 de for­ma se­gu­ra, co­lo­có a los Es­ta­dos Uni­dos en una po­si­ción de gran ven­ta­ja, pues en aquel mo­men­to se en­con­tra­ba en ple­na Gue­rra Fría con­tra la Unión So­vié­ti­ca. Ken­nedy ex­pre­só que “Los ojos del mun­do aho­ra mi­ran ha­cia el es­pa­cio, ha­cia la Lu­na y los pla­ne­tas más allá, y he­mos ju­ra­do que no lo ve­re­mos con­quis­ta­do por una ban­de­ra hos­til, sino por una ban­de­ra que sim­bo­li­za li­ber­tad y paz. He­mos ju­ra­do que no ve­re­mos el es­pa­cio lleno de ar­mas de des­truc­ción ma­si­va, sino de ins­tru­men­tos de apren­di­za­je y com­pren­sión”. Pe­ro más que una vic­to­ria sim­bó­li­ca pa­ra los Es­ta­dos Uni­dos, la lle­ga­da a la Lu­na sim­bo­li­zó una aper­tu­ra pa­ra el mun­do, pues fue una ac­ción que desafió los lí­mi­tes de la crea­ti­vi­dad, in­ge­nio y ha­bi­li­dad hu­ma­na. Des­pués de las pa­la­bras de Ken­nedy, el go­bierno es­ta­dou­ni­den­se prio­ri­zó

La vi­sión de un hom­bre, John F. Ken­nedy, im­pul­só a los Es­ta­dos Uni­dos ha­cia la Lu­na. Hoy día, las pa­la­bras de es­te pre­si­den­te ame­ri­cano ins­pi­ran a la ra­za hu­ma­na a ex­plo­rar

los lí­mi­tes de su ge­nio, bus­can­do en­ten­der, a la vez, el uni­ver­so en el que vi­vi­mos.

la mi­sión Apo­lo, in­vir­tien­do bi­llo­nes de dó­la­res en el pro­gra­ma. En 1966, el pre­su­pues­to de la NASA re­pre­sen­ta­ba un 4.4 % del pre­su­pues­to fe­de­ral. Con me­nos de un 0.5 % que le fue asig­na­do en el 2015 se de­mues­tra un ob­vio cam­bio en las prio­ri­da­des. La ca­rre­ra al es­pa­cio se ha ter­mi­na­do. La Unión So­vié­ti­ca ha de­ja­do de exis­tir y su es­ta­do des­cen­dien­te, Ru­sia, es aho­ra un alia­do es­tra­té­gi­co en los pro­gra­mas de via­je es­pa­cial de los Es­ta­dos Uni­dos. Las pa­la­bras de Ken­nedy, de ha­ce más de cin­cuen­ta años, aún tie­nen un gran po­der de ins­pi­rar el desa­rro­llo hu­mano. En los úl­ti­mos 50 años se han vis­to ac­cio­nes en re­la­ción a la ex­plo­ra­ción es­pa­cial que, pre­vias a 1969, pa­re­cían im­po­si­ble. En el 2004, Spa­ceShi­pO­ne, el pri­mer avión pi­lo­ta­do pri­va­do, lo­gró vo­lar a una al­tu­ra de 100,000 me­tros y ate­rri­zar exi­to­sa­men­te, tra­yen­do sus pa­sa­je­ros co­mer­cia­les se­gu­ra­men­te a tie­rra. El te­les­co­pio Hub­ble ha re­vo­lu­cio­na­do la ob­ser­va­ción es­pa­cial. Hub­ble es la ma­yor y más ver­sá­til pie­za de es­tu­dio con la que la ra­za hu­ma­na cuen­ta. Lan­za­do en 1990, Hub­ble ha lo­gra­do cap­tu­rar imá­ge­nes en al­ta re­so­lu­ción que han re­de­fi­ni­do lo que la hu­ma­ni­dad sa­be so­bre el es­pa­cio. Hoy día con­ta­mos tam­bién con la Es­ta­ción Es­pa­cial In­ter­na­cio­nal, un sa­té­li­te ar­ti­fi­cial ha­bi­ta­ble, el cuer­po ar­ti­fi­cial de ma­yor ta­ma­ño en el es­pa­cio, don­de cin­co agen­cias es­pa­cia­les coope­ran, man­te­nien­do exi­to­sa­men­te as­tro­nau­tas en el es­pa­cio. Ade­más, he­mos en­via­do sa­té­li­tes exi­to­sa­men­te a los más dis­tan­tes rin­co­nes de nues­tro sis­te­ma so­lar, lo­gran­do lle­gar exi­to­sa­men­te a Mar­te, ex­plo­rar, en días re­cien­tes, la com­po­si­ción de Júpiter con la mi­són Juno que, en días pa­sa­dos, lle­gó a es­te pla­ne­ta gi­gan­te, e in­clu­so lo­gran­do en­viar un ob­je­to ela­bo­ra­do por el hom­bre, el Vo­ya­ger I, fue­ra de los lí­mi­tes del sis­te­ma so­lar. RP

“Los ojos del mun­do aho­ra mi­ran ha­cia el es­pa­cio, ha­cia la Lu­na, los pla­ne­tas y más allá. He­mos ju­ra­do que no los ve­re­mos con­quis­ta­dos por una ban­de­ra hos­til, sino por una ban­de­ra que sim­bo­li­za li­ber­tad y paz. He­mos ju­ra­do que no ve­re­mos el es­pa­cio lleno de ar­mas de des­truc­ción ma­si­va, sino de ins­tru­men­tos de apren­di­za­je y com­pren­sión”. - John F. Ken­nedy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.