El ar­te del ci­ga­rro

Ritmo Platinum - - Destilados -

“Si no pue­do fu­mar en el cie­lo, no iré”. Mark Twain

un­que la plan­ta de ta­ba­co es ori­gi­na­ria del con­ti­nen­te ame­ri­cano, el dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la in­di­ca que la pa­la­bra ta­ba­co se ori­gi­na del ára­be clá­si­co tub­baq, que era co­mo se de­sig­na­ban cier­tas plan­tas me­di­ci­na­les que ma­rean al uti­li­zar­las. Se di­ce que los ma­yas fue­ron los pri­me­ros en fu­mar es­ta plan­ta, se­can­do las ho­jas de Ni­co­tia­na ta­ba­cum, pe­ro la fe­cha y lu­gar exac­tos es un mis­te­rio. La ex­por­ta­ción de es­te pro­duc­to fue mo­no­po­li­za­da por los es­pa­ño­les has­ta 1817, prohi­bién­do­se­le a los pro­duc­to­res en el Ca­ri­be ven­der el ta­ba­co a co­mer­cian­tes de otras na­cio­na­li­da­des. Pa­ra es­ta fe­cha, la po­pu­la­ri­dad de los cigarros al­re­de­dor del mun­do ha­bía in­cre­men­ta­do con­si­de­ra­ble­men­te. A me­dia­dos del si­glo XIX se pro­du­jo una mi­gra­ción de ta­ba­que­ros a la ciu­dad de Tam­pa, en la Flo­ri­da, dán­do­se­le el

Anom­bre de “Ci­gar City”.A pe­sar del boom que se pro­du­jo en gran par­te por el cos­to del ci­ga­rro, pron­to se con­vir­tie­ron en un ac­ce­so­rio in­dis­pen­sa­ble pa­ra el ca­ba­lle­ro, aun­que fue una ac­ti­vi­dad que se con­si­de­ra­ba vul­gar en la pre­sen­cia de las mu­je­res. El he­cho de que fue­ra una ac­ti­vi­dad pu­ra­men­te mas­cu­li­na, de­ri­vó en la ofer­ta de clu­bes o loun­ges de brin­dar un es­pa­cio don­de los hom­bres pu­die­ran dis­fru­tar de su há­bi­to. Hom­bres co­mo el rey Eduar­do VII, quien, asu­mien­do el trono in­glés en 1901, anun­ció el le­van­ta­mien­to de las po­lí­ti­cas de no fu­mar de su ma­dre, la rei­na Vic­to­ria, o co­mo el pre­si­den­te ame­ri­cano Ulys­ses S. Grant, cu­yo há­bi­to le pro­du­jo un cáncer ful­mi­nan­te. Otras fi­gu­ras pú­bli­cas po­pu­la­res aso­cia­das con los pu­ros son Wins­ton Chur­chill, Cal­vin Coo­lid­ge, Al Ca­po­ne y Grau­cho Marx. El mun­do del ci­ga­rro mo­derno es con­fu­so, pues aun­que hay un len­gua­je co­mún, no hay un con­sen­so en cuan­to a ta­ma­ños y nú­me­ros. Los cri­te­rios en co­mún que se uti­li­zan pa­ra los cigarros ar­te­sa­na­les son mar­ca, co­lor, ta­ma­ño y for­ma. La mar­ca es la de­sig­na­ción que los pro­duc­to­res le dan a una lí­nea par­ti­cu­lar de cigarros y que, ge­ne­ral­men­te, se en­cuen­tran en la ban­da al­re­de­dor de la ca­be­za del ci­ga­rro. El co­lor se re­fie­re al tono de la ho­ja ex­ter­na que en­vuel­ve el ci­ga­rro y que, ge­ne­ral­men­te, se re­fie­re a uno de seis o diez co­lo­res. Los seis to­nos bá­si­cos son: cla­ro cla­ro (cuan­do el co­lor es ver­de cla­ro, por que se uti­li­za el ca­lor pa­ra fi­jar la clo­ro­fi­la en la ho­ja; tam­bién se le co­no­ce co­mo can­de­la), cla­ro (co­lor ma­rrón cla­ro y con un sa­bor neu­tral), co­lo­ra­do (co­lor ma­rrón ro­ji­zo con un ri­co sa­bor y un aro­ma su­til), na­tu­ral (el ma­rrón tra­di­cio­nal de la ho­ja de ta­ba­co se­ca al sol), ma­du­ro (ho­jas que to­man un tiem­po adi­cio­nal de se­ca­do pa­ra pro­du­cir un co­lor ma­rrón os­cu­ro), ma­du­ro (cuan­do tie­ne una textura se­do­sa y gra­so­sa) y os­cu­ro (lla­ma­do tam­bién ne­gro, son ho­jas de­ja­das en

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.