En­tre ha­ba­nos y co­pas... bo­das de glo­ria

Ritmo Platinum - - Destilados -

El ma­ri­da­je de cigarros y des­ti­la­dos bus­ca el de­lei­te de los sen­ti­dos.

La unión que lo­gre es­te ob­je­ti­vo es la com­bi­na­ción per­fec­ta.

sí co­mo en las re­la­cio­nes hu­ma­nas, en el mun­do de los des­ti­la­dos y la fu­ma exis­ten re­la­cio­nes que nos pa­re­cen per­fec­tas, otras no tan per­fec­tas y otras que, de­fi­ni­ti­va­men­te, son dis­fun­cio­na­les. Pue­de que los pro­ta­go­nis­tas de la re­la­ción pro­yec­ten si­tua­cio­nes irrea­les, que pa­rez­can “des­agra­da­bles”, Pe­ro, en de­fi­ni­ti­va, el es­ta­do real de la re­la­ción so­lo lo co­no­cen sus ac­to­res. Jus­to así pa­sa en el ma­ri­da­je de al­cohol y cigarros. Ca­li­fi­car el ran­go en que re­cae la unión se­lec­ta es res­pon­sa­bi­li­dad del con­su­mi­dor, por lo que no exis­te el ma­ri­da­je per­fec­to en­tre cigarros y des­ti­la­dos. Co­mo nos ex­pli­ca el di­rec­tor de Pe­dro Ló­pez Ci­gars y ex­per­to ta­ba­que­ro, Juan Ya­mil Ste­fan, es al­go muy sub­je­ti­vo, pues se tra­ta de gus­tos.

“La idea de un ma­ri­da­je es lo­grar una ex­pe­rien­cia agra­da­ble de la fu­ma­da y la be­bi­da. Mu­chos pre­fie­ren el brandy otros al­gún whisky de mal­ta”, ex­pre­sa Ste­fan. La unión de­lei­te del ex­per­to, la que en su opinión, for­man el me­jor ma­tri­mo­nio, son el ta­ba­co y el ron do­mi­ni­cano. A pe­sar del gus­to, se re­co­mien­da la bús­que­da del ba­lan­ce en­tre los pro­ta­go­nis­tas. Pues co­mo bien in­di­ca el tér­mino ma­ri­dar, con­sis­te en com­ple­men­tar, por lo tan­to, la com­pe­ten­cia en­tre el ci­ga­rro y el des­ti­la­do “no es­tá per­mi­ti­do”; de ser así, se per­de­ría el con­cep­to.

En bus­ca del ba­lan­ce

De acuer­do a Juan Ya­mil, lo re­co­men­da­ble an­te una be­bi­da con mu­cho cuer­po, es bus­car un ci­ga­rro de igual for­ta­le­za, en­fo­cán­do­nos en pu­ros ma­du­ros (una bue­na for­ma de iden­ti­fi­car­los, es la ca­pa os­cu­ra). Ca­be acla­rar, que los ma­du­ros no son los úni­cos que po­seen una gran for­ta­le­za, pe­ro sí son es­tos los más fá­ci­les de iden­ti­fi­car y en­con­trar. Si se tra­ta de des­ti­la­dos sua­ves, de­be­mos ir­nos por el la­do de los cigarros sua­ves. “Una ca­pa Con­nec­ti­cut o Ecua­dor ha­cen el tra­ba­jo”, afir­ma Ste­fan. Con­ti­nuan­do con la “com­pa­ti­bi­li­dad de ca­rac­te­res”, pe­se al gus­to pro­pio, es bueno sa­ber que re­sul­tan que no es pro­pi­cio la mez­cla del puro con el vod­ka o la gi­ne­bra.

De acuer­do al ex­per­to, la primera por­que no apor­ta nin­gún sa­bor y la se­gun­da por­que es de­ma­sia­do per­fu­ma­da. En ese sen­ti­do, Ste­fan di­ce pre­fe­rir ma­ri­dar con el ron do­mi­ni­cano, el whisky, el brandy y el opor­to.

Bo­das “sa­ta­ni­za­das”

La eter­na­men­te “sa­ta­ni­za­da unión”, en los úl­ti­mos años ha re­ci­bi­do una con­si­de­ra­ción di­fe­ren­te. Ha­bla­mos del ma­ri­da­je en­tre pu­ros y cer­ve­zas, el que has­ta el mo­men­to ha­bía si­do vis­to co­mo una “abe­rra­ción”. Y de­ci­mos has­ta el mo­men­to por­que ha­ce unos es­ca­sos años se vie­nen rea­li­zan­do fes­ti­va­les de pu­ros don­de el prin­ci­pal atrac­ti­vo es es­ta com­bi­na­ción. Res­pec­to a ella, Ya­mil Ste­fan ex­pre­sa: “Siem­pre se ha sa­ta­ni­za­do es­ta com­bi­na­ción, pe­ro a mi en­ten­der eso ha ido cam­bian­do. ¿Por qué? Sen­ci­llo. El mun­do de la cer­ve­za ha ido evo­lu­cio­nan­do de tal ma­ne­ra, que ade­más de las cer­ve­zas de pro­duc­ción ma­si­va que to­dos co­no­ce­mos, te­ne­mos una gran va­rie­dad de cer­ve­zas ar­te­sa­na­les que irían muy bien con el ta­ba­co. No me can­so de re­pe­tir: la com­bi­na­ción per­fec­ta de­pen­de del gus­to del fu­ma­dor. Si a us­ted le gus­ta la cer­ve­za y la dis­fru­ta con un buen ci­ga­rro, pues ade­lan­te. Al fi­nal, lo que bus­ca­mos es una ex­pe­rien­cia agra­da­ble”.

Ma­ri­da­je con no des­ti­la­dos

Ha­blan­do de ma­ri­da­jes no des­ti­la­dos, te­ne­mos el ca­fé, lí­qui­do que mu­cha gen­te gus­ta de dis­fru­tar­lo con un ci­ga­rro o ci­ga­rri­llo en su de­fec­to. En ese te­nor, Juan Ya­mil apun­ta que en es­ta unión, tam­bién hay mu­chas opi­nio­nes en­con­tra­das. “Si bien es cier­to que soy un gran be­be­dor de ca­fé, no me­nos cier­to es que no es el com­ple­men­to que más dis­fru­to. Son mo­men­tos muy pun­tua­les en los que ma­ri­do es­tos dos pla­ce­res. Por ejem­plo, un do­min­go en la ma­ña­na, na­da me­jor que un ca­fé ex­pre­so con un buen co­ro­na ca­pa Con­nec­ti­cut”, di­ce. Otro no des­ti­la­do es el vino, que al igual que el ca­fé, mu­chos pre­fie­ren acom­pa­ñar­lo con pu­ros o ci­ga­rri­llos. En pa­la­bras de nues­tro con­sul­ta­do, y en el ca­so del ci­ga­rri­llo, es­te no ma­ri­da “con na­da”. En cuan­to a los vi­nos, opi­na que por exis­tir vi­nos con un sa­bor tan fuer­te que pue­das ma­ri­dar con un ma­du­ro, por ejem­plo, re­co­mien­da que sea cigarros más sua­ves. Ca­pa Con­nec­ti­cut, Su­ma­tra o Ecua­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.