Pu­ros: un lu­jo de­li­ca­do

Ritmo Platinum - - Destilados -

Ex­plo­ra­mos el mun­do de las he­rra­mien­tas y ac­ce­so­rios que ha­cen de la fu­ma

de pu­ros una ex­pe­rien­cia me­mo­ra­ble, re­la­jan­te y ar­mo­nio­sa.

i se eli­ge lo que se fu­ma con tan­to cui­da­do y ca­ri­ño, de­be apli­car­se el mis­mo cui­da­do a la se­lec­ción de los ac­ce­so­rios que se uti­li­zan pa­ra el cui­da­do y uso de lo pu­ros. Los ac­ce­so­rios que acom­pa­ñan a la fu­ma de­ben ser se­lec­cio­na­dos pa­ra crear una ex­pe­rien­cia agra­da­ble, ar­mo­nio­sa y me­mo­ra­ble. Des­de un en­cen­de­dor clá­si­co has­ta una gui­llo­ti­na ul­tra efi­cien­te y un hu­mi­dor, las he­rra­mien­tas pa­ra que la fu­ma sea un mo­men­to per­fec­to son in­dis­pen­sa­bles.

Los pu­ros, co­mo los me­jo­res vi­nos, son sen­si­bles a su en­torno por ser el fru­to de una com­bi­na­ción de ele­men­tos con una química frá­gil. Una com­bi­na­ción con­tro­la­da de tem­pe­ra­tu­ra y hu­me­dad es in­dis­pen­sa­ble pa­ra su man­te­ni­mien­to. La tem­pe­ra­tu­ra y hu­me­dad de­be ser si­mi­lar a esa que se man­tu­vo du­ran­te el cul­ti­vo, fer­men­ta­ción y tor­ci­do. Los pu­ros de­ben ser al­ma­ce­na­dos en lu­ga­res os­cu­ros, con po­ca o nin­gu­na va­ria­ción cli­má­ti­ca. La con­ser­va­ción de los pu­ros es una de las cla­ves de la ex­pe­rien­cia de fu­mar e in­flu­ye en gran me­di­da en el ti­ro, el sa­bor y la com­bus­tión.

El hu­mi­dor

Una de las me­jo­res in­ver­sio­nes que to­do afi­cio­na­do de la fu­ma pue­de ha­cer es un hu­mi­dor, pues es­te com­pen­sa su cos­to con el buen man­te­ni­mien­to de los cigarros. El hu­mi­dor es la he­rra­mien­ta que se uti­li­za pa­ra la con­ser­va­ción óp­ti­ma de los cigarros. En el in­te­rior de es­te re­ci­pien­te exis­te un mi­cro­cli­ma en el que se gra­dúa la hu­me­dad, de­pen­dien­do de la dis­tan­cia de la fuen­te de es­ta mis­ma. Po­ros y ra­nu­ras per­mi­ten es­tar dis­pues­tos pa­ra que cir­cu­le el ai­re y se man­ten­gan las ca­rac­te­rís­ti­cas desea­das. Ge­ne­ral­men­te, los pu­ros más se­cos se co­lo­can en las po­si­cio­nes más ale­ja­das de la fuen­te de hu­me­dad pa­ra que se hi­dra­ten de for­ma len­ta y uni­for­me.

El hu­mi­dor o hu­mec­ta­dor es una ca­ja o re­ci­pien­te que se cons­tru­ye pa­ra que per­mi­ta una mí­ni­ma ven­ti­la­ción cuan­do es­tá ce­rra­do y que cuen­ta con un dis­po­si­ti­vo lla­ma­do hi­gró­me­tro pa­ra man­te­ner y me­dir la hu­me­dad. Su cons­truc­ción ex­te­rior se ase­me­ja a la de un buen piano, pues cuen­ta con bi­sa­gras y una tapa fir­me y equi­li­bra­da, pa­ra que no des­ba­lan­ce el en­va­se al le­van­tar­se. La tem­pe­ra­tu­ra pro­me­dio re­co­men­da­da pa­ra el al­ma­ce­na­mien­to de los pu­ros os­ci­la en­tre los 16 y 18 gra­dos, con una hu­me­dad relativa de en­tre 70 y 72 por cien­to, re­crean­do un cli­ma tro­pi­cal y evi­tan­do que se se­que ex­ce­si­va­men­te el ta­ba­co, pues es­te se vuel­ve frá­gil al se­car­se y la al­ta hu­me­dad ga­ran­ti­za

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.