Maes­tros ro­ne­ros: gen­te de sen­si­bles sen­ti­dos

Ritmo Platinum - - Destilados -

“Res­pon­sa­bles de ca­da pa­so de la ela­bo­ra­ción del ron. Co­mien­zan des­de la se­lec­ción

de la ca­ña de azú­car has­ta el em­bo­te­lla­do”. Ha­va­na Club

ara con­ver­tir­se en maes­tro ro­ne­ro, no exis­te una ca­rre­ra aca­dé­mi­ca co­mo tal. Pe­ro en mu­cho de los ca­sos, quie­nes fun­gen co­mo maes­tros del ron se ti­tu­lan en ca­rre­ras afi­nes con la In­ge­nie­ría Química, o, en su de­fec­to, en la mis­ma Química. Lo que sí re­sul­tan ser in­dis­pen­sa­bles en es­te ofi­cio son el amor, la pa­sión y la pa­cien­cia, que com­ple­men­ta­dos con un agu­do paladar y ol­fa­to, desa­rro­llan ro­nes de ex­ce­len­cia. El rol del “rum­me­lier”, co­mo tam­bién se le co­no­ce, es ir con es­me­ro a la bús­que­da de las me­jo­res fór­mu­las y mez­clas pa­ra lle­var sa­bor a los con­su­mi­do­res.

Es el maes­tro ro­ne­ro quien com­bi­na, con sa­bi­du­ría, el ar­te y los in­gre­dien­tes tra­di­cio­nes, pa­ra ir en la bús­que­da de los me­jo­res re­sul­ta­dos po­si­bles. Es di­fí­cil, más bien ca­si im­po­si­ble, en­con­trar un ro­ne­ro que no irra­die la pa­sión por su la­bor y que de­fien­da con or­gu­llo su queha­cer. Qui­zás de ahí la creen­cia o de­cir cu­bano, de que los ha­ce­do­res del ron “son el es­pí­ri­tu pro­tec­tor” de es­te pre­cia­do pro­duc­to. El ma­yor fa­bri­can­te de es­te es­pi­ri­tuo­so, de la Re­pú­bli­ca de Cu­ba, Ha­va­na Club, des­cri­be al maes­tro ro­ne­ro y su fun­ción, co­mo: “Res­pon­sa­bles de ca­da pa­so de la ela­bo­ra­ción del ron. Co­mien­zan des­de la se­lec­ción de la ca­ña de azú­car has­ta el em­bo­te­lla­do. Su­per­vi­san la mez­cla y el en­ve­je­ci­mien­to del ron con ex­tra­or­di­na­ria pa­sión, pa­cien­cia y pre­ci­sión, res­pe­tan­do siem­pre al má­xi­mo la tra­di­ción ronera. A ellos, el mun­do le de­be mu­chos mo­men­tos de ale­gría y dis­fru­te”.

Un po­co más de lo aca­dé­mi­co

Si bien es cier­to que aún no exis­te una ca­rre­ra per se, pa­ra los crea­do­res del ron no es tan sen­ci­llo co­mo pa­re­ce. Ade­más de que se ne­ce­si­ta ser due­ños de los sen­ti­dos más sen­si­bles po­si­ble, se re­quie­re de por lo me­nos quin­ce años de ejer­ci­cio pa­ra con­ver­tir­se en un ver­da­de­ro “gu­rú” del ron. En una oca­sión se le pre­gun­tó a As­bel Mo­ra­les, miem­bro del se­lec­to gru­po de sie­te de ro­ne­ros cu­ba­nos, so­bre la exis­ten­cia de una es­cue­la pa­ra maes­tros ro­ne­ros. A es­to, él con­tes­tó: “La hay, pe­ro no es de au­las. Los maes­tros se ha­cen en las fá­bri­cas, siem­pre ba­jo tu­te­la de los otros. Pe­ro sí exi­ge pre­pa­ra­ción uni­ver­si­ta­ria: se pue­de ser in­ge­nie­ro quí­mi­co, por­que se re­quie­re en­ten­der pro­ce­sos. Se ne­ce­si­ta una pre­pa­ra­ción sen­so­rial fuer­te, cer­ca­na a la per­fec­ción: el as­pi­ran­te tie­ne que re­co­no­cer los ro­nes en to­das sus eta­pas y eda­des y no so­lo apre­ciar aro­ma y sa­bor, sino sa­ber es­co­ger qué ba­rril in­te­gra­rá una mez­cla. Si se es maes­tro ro­ne­ro es pa­ra en­tre­gar­se eter­na­men­te. Es­to es un ma­tri­mo­nio: tie­nes que defender el ron has­ta los úl­ti­mos mo­men­tos de tu vi­da”. Cier­ta­men­te, los maes­tros ro­ne­ros son pro­fe­sio­na­les de una al­ta y exi­gen­te for­ma­ción in­te­lec­tual. Se desen­vuel­ven en una in­dus­tria al­ta­men­te tecnica, pe­ro siem­pre es­tán pen­dien­tes de con­ser­var la pa­sión y la mís­ti­ca que siem­pre ro­dea­rá el ofi­cio. RP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.