Los es­pu­man­tes: pro­ta­go­nis­tas de las ce­le­bra­cio­nes

Ritmo Platinum - - Maridaje -

Es­tas be­bi­das tie­nen par­ti­cu­la­ri­da­des que las ha­cen úni­cas, ya sea por su re­gión de ori­gen o por el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción.

Pro­ta­go­nis­tas en cual­quier ce­le­bra­ción que de­ci­da­mos rea­li­zar, tan­to la ca­va, cham­pa­ña y el pro­sec­co, tie­nen ca­rac­te­rís­ti­cas pe­cu­lia­res que es im­por­tan­te re­co­no­cer pa­ra no con­fun­dir­los y dar­le su es­pa­cio e im­por­tan­cia a ca­da uno. Aun­que no so­lo por su apa­rien­cia son pa­re­ci­dos, en al­gu­nos ca­sos el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción tam­bién guar­da cier­ta si­mi­li­tud. Ca­da una de es­tas ex­qui­si­tas be­bi­das po­seen his­to­rias, pro­pie­da­des y ele­men­tos que bien mar­can sus di­fe­ren­cias. El cli­ma es uno de los fac­to­res di­fe­ren­cia­do­res en­tre es­tas be­bi­das. El ca­va se rea­li­za en el me­di­te­rrá­neo ca­ta­lán, don­de las llu­vias son es­ca­sas y el sol apre­mia. Muy por el con­tra­rio, el cham­pán se ela­bo­ra cer­ca de Pa­rís, don­de las llu­vias pre­do­mi­nan y ha­ce mu­cho frío. Es­to ha­ce que, con­tra­rio al ca­va, las uvas ten­gan ma­yor aci­dez. Co­noz­ca­mos ca­da una de ma­ne­ra par­ti­cu­lar.

Ca­va

La his­to­ria se­ña­la a Jo­seph Re­ven­tos co­mo el pio­ne­ro y crea­dor del ca­va en Es­pa­ña, es­pe­cí­fi­ca­men­te en la re­gión de Pe­ne­des. Co­no­ci­da co­mo la re­gión del ca­va, com­pren­de las pro­vin­cias de Bar­ce­lo­na y Te­rra­go­na, una vas­ta ex­ten­sión de unos 159 mu­ni­ci­pios de di­chas pro­vin­cias. Lo que hoy co­no­ce­mos co­mo “Ca­va” se ini­ció a pro­du­cir por las in­ves­ti­ga­cio­nes de Luis Jus­to Vi­lla­nue­va que uti­li­zó el mis­mo método que se uti­li­za pa­ra el cham­pán. No fue sino has­ta 1887, que por unas tra­mas del des­tino, que el ca­va co­mien­za a te­ner per­so­na­li­dad propia. Su­ce­dió una agre­si­va pla­ga que arrui­nó los cul­ti­vos de uva de la zo­na. Por con­si­guien­te, se tra­ba­jó en una re­no­va­ción de las va­rie­da­des de uvas uti­li­za­das pa­ra es­ta be­bi­da. Es­pe­cí­fi­ca­men­te se in­tro­du­je­ron ce­pas blan­cas, en sus­ti­tu­ción de las ne­gras; sin du­da al­gu­na es­to fa­ci­li­tó el desa­rro­llo del ca­va.

Dé­ca­das más tar­de se cons­ti­tu­ye el Con­se­jo Re­gu­la­dor de los Vi­nos Es­pu­mo­sos que apro­bó la de­no­mi­na­ción de ca­va pa­ra nom­brar a es­te vino es­pu­mo­so pro­du­ci­do en Es­pa­ña.

Las uvas uti­li­za­das pa­ra pre­pa­rar el ca­va va­rían en sa­bor y azú­ca­res. Es­tas son: mancebo, pa­re­lla­da y xa­rel.lo. Ca­da una de es­tas va­rie­da­des apor­tan di­fe­ren­tes ele­men­tos. El mancebo ofre­ce dul­zor y per­fu­me; la pa­re­lla­da apor­ta fres­cor y aro­ma, mien­tras que el xa­rel.lo apor­ta cuer­po a la be­bi­da. Es im­por­tan­te des­ta­car que, aun­que en me­nor me­di­da, se uti­li­zan va­rie­da­des de uvas ne­gras co­mo gar­na­cha, mo­nas­trell y tre­pat. Exis­ten mu­chas cla­ses de ca­vas, se­gún la can­ti­dad de azú­car

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.