Pro­ce­sos e his­to­ria en los me­jo­res mu­seos de des­ti­la­dos

Ritmo Platinum - - Maridaje -

El pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de los dis­tin­tos des­ti­la­dos re­sul­ta ser tan in­tere­san­te que, ha si­do mo­ti­vo

pa­ra fun­dar mu­seos por los al­re­de­do­res del mun­do, que res­guar­den la his­to­ria y el mis­mo.

Us­ted pro­ba­ble­men­te ha es­ta­do en mu­seos lle­nos de re­tra­tos y ar­te­fac­tos his­tó­ri­cos, pe­ro ¿qué pa­sa con los que ofre­cen cer­ve­za, vino y li­co­res? Pue­de pa­re­cer de­ma­sia­do bueno pa­ra ser ver­dad, pe­ro en reali­dad se en­cuen­tran en to­do el mun­do. Así que la pró­xi­ma vez que vi­si­te una cuen­ta de ne­go­cios o en una nue­va des­ti­le­ría o bo­de­ga, ¿por qué no aña­dir una me­di­da de la his­to­ria pa­ra ir jun­to con su via­je?

Museo del Vino

Las bo­de­gas que for­man el Museo del Vino so­lían ser­vir de de­pó­si­to de vino pa­ra el res­tau­ran­te de la To­rre Eif­fel, se­gún su si­tio web. Se­gún al­gu­nos his­to­ria­do­res, en prin­ci­pio re­sul­ta­ron ser un mo­nas­te­rio cons­trui­do has­ta el fi­nal en 1493. Sin em­bar­go, los edi­fi­cios fue­ron des­trui­dos en la re­vo­lu­ción y no fue­ron re­no­va­dos has­ta 1950. Aho­ra sir­ve co­mo museo que con­tie­ne el vino y la his­to­ria por igual. “El museo tam­bién or­ga­ni­za cla­ses de de­gus­ta­ción de vino unas po­cas ve­ces al año, y las cla­ses ini­cia­les le en­se­ñan so­bre el vo­ca­bu­la­rio del vino, el aná­li­sis sen­so­rial y más”.

Spi­rit­mu­seum (Es­to­col­mo, Sue­cia)

En la ex­po­si­ción prin­ci­pal de Spi­rit­mu­seum, los vi­si­tan­tes pue­den apren­der so­bre có­mo se pro­du­ce el al­cohol, có­mo se in­vo­lu­cra en la cul­tu­ra y có­mo afec­ta los sen­ti­dos. El museo es tam­bién el ho­gar de la Fa­ce It! Ex­po­si­ción con 69 de las 850 obras de ar­te en­car­ga­das por Ab­so­lut Vod­ka de 1986 a 2004, in­clu­yen­do pie­zas de Andy Warhol.

Ha­va­na Club Museo del Ron (Cu­ba)

Vi­si­tar es­te lu­gar, le lle­va­rá a los orí­ge­nes del ron. Co­men­zan­do con una de­mos­tra­ción de có­mo los ar­te­sa­nos so­lían cons­truir ba­rri­cas de ro­ble pa­ra el en­ve­je­ci­mien­to. El museo tam­bién in­clu­ye un mo­lino de ca­ña ac­cio­na­do por mu­las, un mo­de­lo de lo­co­mo­to­ra de va­por, ba­rri­les de fer­men­ta­ción de ma­de­ra y más. Se ter­mi­na en la sa­la de de­gus­ta­ción, que se ase­me­ja a los es­ta­ble­ci­mien­tos que ha­brían es­ta­do en La Ha­ba­na en la dé­ca­da de 1930.

Es­tos son só­lo al­gu­nos de los mu­seos re­la­cio­na­dos con el al­cohol. Ade­más es­tán el Museo del Te­qui­la y Mez­cal, Museo del Cóc­tel Ame­ri­cano, en­tre otros. ¿Has es­ta­do en un museo de cer­ve­za, vino o li­co­res? Si es así, dis­fru­tó su tiem­po allí. RP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.