Ele­gan­cia, com­ple­ji­dad y ba­lan­ce: co­ñac Mar­tell

Ritmo Platinum - - Maridaje -

Ele­gan­cia, com­ple­ji­dad y ba­lan­ce son los pi­la­res de Mar­tell, la pres­ti­gio­sa mar­ca de co­ñac

que bus­ca ofre­cer a sus con­su­mi­do­res una ex­pe­rien­cia inigua­la­ble.

Los di­fe­ren­tes ti­pos de co­ñac Mar­tell tie­nen un sim­ple ele­men­to en co­mún: bus­can de­lei­tar tan­to a afi­cio­na­dos co­mo a co­no­ce­do­res. Sus crea­cio­nes in­vi­tan a ex­plo­rar los aro­mas y sen­sa­cio­nes que le ca­rac­te­ri­zan, con­tan­do a su vez la his­to­ria de la mar­ca. Co­mo Jean Mar­tell, el fun­da­dor de la ca­sa, los co­ñacs Mar­tell es­tán di­se­ña­dos pa­ra con­su­mi­do­res que bus­can cons­tan­te­men­te la ex­ce­len­cia en la ca­li­dad de sus pro­duc­tos. Los pi­la­res de Mar­tell son ele­gan­cia, com­ple­ji­dad y ba­lan­ce. Los pro­duc­tos son ex­qui­si­tos en su su­til aro­ma y se­do­sa textura. En su com­ple­ji­dad, es­tos des­ti­la­dos de­la­tan una am­plia ga­ma de no­tas aro­má­ti­cas en el paladar, en­tre ellos no­tas flo­ra­les, fru­ta­les, pi­can­tes, ma­de­ra­das, tos­ta­das y de vai­ni­lla. Es­ta gran di­ver­si­dad es el se­llo de un gran co­ñac. Los pro­duc­tos Mar­tell son es­truc­tu­ra­dos y com­ple­jos. Sus su­ti­les aro­mas se mez­clan exi­to­sa­men­te pa­ra re­sul­tar en una ri­ca ar­mo­nía sin no­tas di­so­nan­tes des­de la primera im­pre­sión en el paladar. El gran en­fo­que en ca­li­dad de­man­da un es­fuer­zo sin­fín, con el re­to par­ti­cu­lar de en­fren­tar­se a las fuer­zas na­tu­ra­les in­vo­lu­cra­das en el pro­ce­so: nu­trir las vi­des, co­se­char los cul­ti­vos, pro­ce­sar y des­ti­lar los vi­nos que se en­ve­je­cen en ba­rri­cas. El es­ti­lo de des­ti­la­do de Mar­tell ha evo­lu­cio­na­do du­ran­te tres si­glos de ex­pe­rien­cia y pa­sión. Los hom­bres y mu­je­res de la em­pre­sa han tra­ba­ja­do in­can­sa­ble­men­te pa­ra au­men­tar sus co­no­ci­mien­tos y re­fi­nar sus mé­to­dos en bús­que­da de los más al­tos es­tán­da­res de ca­li­dad. Son es­tas las per­so­nas que han pa­sa­do el co­no­ci­mien­to y la ex­pe­rien­cia y la me­mo­ria del sa­bor: el es­pí­ri­tu de Mar­tell. Otra de sus ca­rac­te­rís­ti­cas es el he­cho de que Mar­tell co­mi­sio­na a ar­tis­tas re­co­no­ci­dos pa­ra di­se­ñar sus bo­te­llas, mien­tras apo­ya ac­ti­va­men­te even­tos cul­tu­ra­les y artísticos. Jean Mar­tell fue un vi­sio­na­rio em­pren­de­dor que, si­guien­do su in­tui­ción, es­pí­ri­tu in­de­pen­dien­te y pa­sión por la ca­li­dad, creó una lí­nea de co­ñac re­co­no­ci­da mun­dial­men­te. Mar­tell na­ció en 1694, en las Is­las del Ca­nal, don­de su fa­mi­lia ha­bi­ta­ba des­de el si­glo XIII. A sus 21 años, Mar­tell ini­ció su pro­pio ne­go­cio de ex­por­ta­ción e im­por­ta­ción y se mu­dó a Bor­deaux en Fran­cia. El des­ti­la­do de los vi­nos lo­ca­les era un ne­go­cio en cre­ci­mien­to en la re­gión de Cha­ren­te, por lo que Mar­tell de­ci­dió apro­ve­char la opor­tu­ni­dad y ga­nar­se la con­fian­za de sus clien­tes, ven­dien­do so­lo los me­jo­res des­ti­la­dos. RP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.