U

Ritmo Platinum - - Personal Style -

sted vie­ne de una fa­mi­lia que por años ha si­do par­te de la in­dus­tria ta­ba­ca­le­ra, pe­ro... ¿có­mo se ini­cia en el mun­do de los cigarros?

¡Des­de el vien­tre de mi ma­dre! (ri­sas). Así lo veo por­que des­de pe­que­ña nos lle­va­ban a los al­ma­ce­nes, ju­gá­ba­mos en­tre las pa­cas. Co­rría­mos por to­dos la­dos. Hay per­so­nas de las que to­da­vía tra­ba­jan aquí des­de ha­ce años, se acuer­dan de mí cuan­do ve­nía des­de muy pe­que­ñi­ta y me de­te­nía en sus me­sas de tra­ba­jo a pre­gun­tar­les cu­rio­sa de lo que ellos ha­cían. Pa­ra mí to­do era co­mo un jue­go de mu­ñe­cas.

Cuán­do se en­tre­vis­ta a una mu­jer que es par­te de es­te in­tere­san­te mun­do ta­ba­ca­le­ro, es inevi­ta­ble pre­gun­tar: ¿qué se sien­te ser de las po­cas mu­je­res que tra­ba­jan de ca­ra al con­su­mi­dor, en un ám­bi­to vis­to “ex­clu­si­vo pa­ra hom­bres”?

Al ini­cio fue di­fí­cil. El he­cho de ser mu­jer en cual­quier ám­bi­to es di­fí­cil, pe­ro pien­so que a tra­vés de los años las co­sas van cam­bian­do. Las mu­je­res po­see­mos el pri­vi­le­gio de ser par­te im­por­tan­te del mun­do de los ne­go­cios; te­ne­mos car­gos im­por­tan­tes, ca­da vez so­mos más ac­ti­vas y se nos es­cu­cha. El he­cho de ser un pro­duc­to que has­ta aho­ra es ex­clu­si­va­men­te pa­ra hom­bres, ha­ce que el re­to sea ma­yor.

¿La pa­sión por los cigarros se lle­va en las ve­nas o sim­ple­men­te se trans­mi­te de ge­ne­ra­ción en ge­ne­ra­ción por­que es lo que los an­te­ce­so­res en­se­ñan?

En mi ca­so se lle­va en las ve­nas, amo es­ta in­dus­tria, si no, no hu­bie­se po­di­do tra­ba­jar en QC. En es­ta in­dus­tria tie­nes que amar lo que ha­ces, sino se­ría im­po­si­ble tra­ba­jar en ella.

¿Qué le mo­ti­vó a in­cur­sio­nar en el mun­do de los cigarros?

La pa­sión, el amor y el le­ga­do de mis an­te­ce­so­res en es­ta in­dus­tria tan ma­ra­vi­llo­sa: la del ci­ga­rro.

¿Cuál es el rol de Ra­quel Que­sa­da en Que­sa­da Ci­gars?

Es ver có­mo ca­da gra­ni­to de are­na cuen­ta, que nues­tro nom­bre sea re­co­no­ci­do ca­da vez más mun­dial­men­te. Via­jar por paí­ses del mun­do y ver que allí es­tá nues­tro nom­bre.

Ten­go una pri­ma que es­ta­ba de via­je, fue a un res­tau­ran­te en Es­pa­ña y me lla­mó emo­cio­na­da di­cién­do­me que en el lu­gar que es­ta­ba, ha­bía un hu­mi­dor lleno de Que­sa­da Ci­gars... y se me sa­lie­ron las lá­gri­mas de la emo­ción.

De su in­fan­cia en la fá­bri­ca de la fa­mi­lia... ¿qué re­cuer­da?

Des­de muy pe­que­ña co­rrer y ju­gar en las pa­cas y el aro­ma del ta­ba­co tan­to en los al­ma­ce­nes co­mo en la fá­bri­ca, y ese olor des­de que nos des­per­tá­ba­mos es­ta­ba en nues­tro ho­gar por­que mi pa­dre, des­de que se des­pier­ta fu­ma en su ha­bi­ta­ción, así que ya te pue­des ima­gi­nar (ri­sas).

¿Qué tiem­po lle­va en la in­dus­tria ta­ba­ca­le­ra y cuál ha si­do la ex­pe­rien­cia?

Sien­to que en la in­dus­tria ta­ba­ca­le­ra es­tu­ve to­da mi vi­da, pe­ro for­mal­men­te cuan­do re­gre­sé de mis maes­trías en Bos­ton, MA, en el año 2000, co­men­cé a tra­ba­jar a tiem­po com­ple­to. Pa­sé por to­das las áreas de la em­pre­sa, des­de ba­rrer ta­ba­co, ha­cer cigarros, em­pa­car cigarros…

Des­de ha­ce un lar­go tiem­po hay mu­je­res que dis­fru­tan el mun­do de los cigarros, sin em­bar­go, “por ver­güen­za” lo ha­cen ca­si de for­ma clan­des­ti­na o, por el con­tra­rio, cuan­do lo ha­cen abier­ta­men­te son cri­ti­ca­das. ¿Qué opi­na Ra­quel Que­sa­da al res­pec­to?

Pien­so que de­bes de te­ner la li­ber­tad de ha­cer lo que real­men­te te gus­ta. Fu­mar cigarros es un ar­te, una ce­re­mo­nia pri­vi­le­gia­da pa­ra dis­fru­tar un mo­men­to. Es muy especial, y quien tie­ne la opor­tu­ni­dad de ha­cer­lo –ya sea mu­jer u hom­bre–, lo com­par­to. No hay na­da más re­la­jan­te y que me ha­ga más fe­liz, que fu­mar­me un buen ci­ga­rro en bue­na com­pa­ñía. Los jueves nos reuni­mos con mis ami­gas en nues­tra tien­da de cigarros Las 3 Rei­nas Ci­gar Shop y com­par­ti­mos bue­nos cigarros y muy di­ver­ti­das char­las.

Vol­vien­do un po­co atrás. ¿Fue por coin­ci­den­cia u elec­ción, que sien­do de un país re­co­no­ci­do mun­dial­men­te por sus bue­nos cigarros, la fa­mi­lia Que­sa­da lle­gó a una ciu­dad dis­tin­gui­da por mu­chas ra­zo­nes, una de ellas la pro­duc­ción de ta­ba­co y ela­bo­ra­ción de cigarros re­co­no­ci­dos tam­bién a ni­vel mun­dial?

El ori­gen de mi fa­mi­lia ta­ba­que­ra es cu­bano. Se vie­ron obli­ga­dos a emi­grar y ya ha­bían tra­ba­ja­do en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na y fue to­tal­men­te na­tu­ral ra­di­car­se aquí.

¿De pe­que­ña so­ña­bas tra­ba­jan­do pa­ra la em­pre­sa fa­mi­liar?

¡Cla­ro que sí!, y aun­que te­nía ofer­tas de tra­ba­jo en Bos­ton, siem­pre su­pe que re­gre­sa­ría a tra­ba­jar en la em­pre­sa fa­mi­liar.

Cuán­do fu­ma un ci­ga­rro, ¿qué sien­te?

Si es­toy so­la, es el mo­men­to de más in­ti­mi­dad en el cual me en­cuen­tro con­mi­go mis­ma y, más allá de eso, me con­si­de­ro una fu­ma­do­ra so­cial. Me gus­ta com­par­tir con mis se­res que­ri­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.