JFK: EL INVEROSÍMIL PRESIDENTE AME­RI­CANO

Eter­na­men­te en la som­bra de Jackie Ken­nedy, Lee Rad­zi­will pa­só su vi­da en una bús­que­da per­pe­tua de ba­lan­ce, en­tre en­vi­diar y ado­rar a su her­ma­na ma­yor, a quien acom­pa­ñó en al­gu­nos de los mo­men­tos más dí­fi­ci­les de su vi­da.

Ritmo Platinum - - Contenido -

Ex­plo­ra­mos la vi­da de uno de los per­so­na­jes más in­tere­san­tes del si­glo XX, el hom­bre cu­yo le­ga­do fue mol­dea­do por Jackie Ken­nedy.

aci­da co­mo Ca­ro­li­ne Lee Bou­vier, Lee, co­mo se le co­no­ce, es la her­ma­na me­nor de la pri­me­ra da­ma es­ta­dou­ni­den­se Jac­que­li­ne Ken­nedy Onas­sis. Co­mo con to­da re­la­ción fi­lial, de­trás del glamour de es­te enig­má­ti­co dúo, se en­tre­te­jía una his­to­ria com­ple­ja, en es­te ca­so im­preg­na­da de do­lor, ce­los y de­pre­sión.

Al ini­cio de la dé­ca­da de 1960,

Jackie y Lee eran con­si­de­ra­das las so­cia­li­tes más gla­mu­ro­sas de su círcu­lo so­cial. Hi­jas de for­tu­na, la po­si­ción de las her­ma­nas Bou­vier es­ca­ló im­pre­sio­nan­te­men­te cuan­do Jackie con­tra­jo ma­tri­mo­nio con el en­ton­ces senador John F. Ken­nedy. Jackie pro­ce­dió a cap­tu­rar el co­ra­zón del pue­blo ame­ri­cano du­ran­te la candidatura de su es­po­so a la Ca­sa Blan­ca. Cuan­do Jackie se con­vir­tió en pri­me­ra da­ma en 1959, los ojos del mun­do se en­con­tra­ban fi­jos en ella y por pri­me­ra vez es­to cau­só una dis­tan­cia en­tre las her­ma­nas, pues Lee se en­con­tra­ba opa­ca­da por el fu­gaz bri­llo de su her­ma­na ma­yor y el es­plen­dor que ro­dea­ba a to­dos los Ken­nedy.

La in­fan­cia de las her­ma­nas Bou­vier, aun­que afluen­te, no fue idí­li­ca. Sus pa­dres se se­pa­ra­ron cuan­do am­bas eran jó­ve­nes y es­to pro­vo­có un fuer­te

la­zo irrom­pi­ble en­tre ellas. A Lee, sin em­bar­go, se le di­fi­cul­tó vi­vir al mar­gen de los logros de su her­ma­na ma­yor, so­bre to­do, en lo que se re­fe­ría a la Ca­sa Blan­ca. Lee no asis­tió a la inau­gu­ra­ción de John F. Ken­nedy, mo­men­to en el que su her­ma­na ma­yor se con­vir­tió en la mu­jer más fa­mo­sa del pla­ne­ta.

En un in­ten­to de re­cu­pe­rar su re­la­ción, Lee acom­pa­ñó a Jackie en un via­je de bue­na vo­lun­tad a la In­dia y Pa­kis­tán, que la Pre­si­den­cia so­li­ci­tó a la pri­me­ra da­ma rea­li­zar. Ce­cil Bea­ton, el fo­tó­gra­fo ofi­cial de la Ca­sa Blan­ca, re­la­tó que du­ran­te su lle­ga­da a In­dia, más de diez mil per­so­nas re­ci­bie­ron a la pri­me­ra da­ma, gri­tan­do a vo­ces “lar­ga vi­da a Jackie Ken­nedy”. El via­je que de­bía unir a las her­ma­nas pue­de ha­ber resultado sal en he­ri­das pro­fun­das. Mien­tras to­da la In­dia de­rro­cha­ba ado­ra­ción en Jackie, en aquel mo­men­to la mu­jer más fo­to­gra­fia­da del mun­do, Lee, se en­con­tra­ba sen­ta­da en si­len­cio a su la­do.

Qui­zás bus­can­do igua­lar o su­pe­rar a su her­ma­na ma­yor o qui­zás bus­can­do real­men­te un com­pa­ñe­ro de vi­da, Rad­zi­will se vio in­vo­lu­cra­da con el mul­ti­mi­llo­na­rio mag­na­te grie­go Aris­tó­te­les Onas­sis, quien, tras el ase­si­na­to de John F. Ken­nedy, se unió en la­zos ma­tri­mo­nia­les con su her­ma­na ma­yor, Jackie Ken­nedy. Al­gu­nos au­to­res ase­gu­ran que la re­la­ción en­tre Lee y Onas­sis era una for­ma de am­bos acer­car­se a la Ca­sa Blan­ca, pe­ro se vol­vió evi­den­te rá­pi­da­men­te que a los her­ma­nos Ken­nedy, no les agra­da­ba mu­cho el mag­na­te grie­go.

A me­di­da que la re­la­ción fue for­ta­le­cién­do­se, por igual se for­ta­le­cía la preo­cu­pa­ción de la Ca­sa Blan­ca, Ro­bert Ken­nedy veía esta re­la­ción co­mo un ac­to de trai­ción ha­cia to­da la fa­mi­lia, y en un in­ten­to de se­pa­rar­los,

Cuan­do el presidente Ken­nedy fue ase­si­na­do el 22 de no­viem­bre de 1963, Lee se en­con­tra­ba en Lon­dres, In­gla­te­rra, e in­me­dia­ta­men­te to­mó un vue­lo ha­cia Was­hing­ton y se que­dó en la Ca­sa Blan­ca, pa­ra asis­tir al fu­ne­ral y acom­pa­ñar a su her­ma­na.

Bobby le su­gi­rió a Lee que acom­pa­ña­ra a Jack a una gi­ra de vi­si­tas de es­ta­do por Eu­ro­pa pa­ra que de esa for­ma no pa­sa­ra tiem­po con Onas­sis. Lee re­cuer­da es­to co­mo la ex­pe­rien­cia más emo­cio­nan­te de to­da su vi­da, a Jackie Ken­nedy se le su­gi­rió que acom­pa­ña­ra a Onas­sis a un cru­ce­ro pa­ra per­sua­dir­lo de no ca­sar­se con su her­ma­na me­nor.

Cuan­do el presidente Ken­nedy fue ase­si­na­do el 22 de no­viem­bre de

1963, Lee se en­con­tra­ba en Lon­dres, In­gla­te­rra e in­me­dia­ta­men­te to­mó un vue­lo ha­cia Was­hing­ton y se que­dó en la Ca­sa Blan­ca pa­ra asis­tir al fu­ne­ral y acom­pa­ñar a su her­ma­na.

Lee de­di­có su vi­da a las relaciones pú­bli­cas, de­co­ra­ción de in­te­rio­res y una cor­ta ca­rre­ra de ac­tua­ción. Ade­más, se ca­só tres ve­ces, con el edi­tor ame­ri­cano Mi­chael Tem­ple Can­fi­eld en abril de 1953, con el prín­ci­pe Sta­nis­law Al­brecht Rad­zi­will en 1959 y con el co­reó­gra­fo y di­rec­tor Her­bert Ross en 1988. Rad­zi­will tie­ne dos hi­jos de su se­gun­do es­po­so, Ant­hony Sta­nis­las Al­bert Rad­zi­will y An­na Ch­ris­ti­na Rad­zi­will. RP

Ce­cil Bea­ton, el fo­tó­gra­fo ofi­cial de la Ca­sa Blan­ca, re­la­tó que

du­ran­te su lle­ga­da a In­dia, más de diez mil per­so­nas re­ci­bie­ron

a la pri­me­ra da­ma, gri­tan­do a vo­ces “lar­ga vi­da a Jackie Ken­nedy”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.