GRA­CE Y JACKIE: REALE­ZA AME­RI­CA­NA

Ritmo Platinum - - Contenido -

Dos mu­je­res, dos ico­nos de su tiem­po.

Gra­ce Kelly y Jackie Ken­nedy fue­ron ami­gas y ri­va­les por el co­ra­zón del pue­blo ame­ri­cano.

Las ma­las len­guas di­cen des­de en­ton­ces, que Aris­tó­te­les Onas­sis se ca­só con la viu­da de John F. Ken­nedy pa­ra con­quis­tar amé­ri­ca. Si esta fue su fi­na­li­dad, lo úni­co que lo­gró fue des­tro­zar el

co­ra­zón de una mu­jer que lo ama­ba, y que se di­ce, él amó pro­fun­da­men­te.

Na­ría Ca­llas con­si­de­ró el ma­tri­mo­nio en­tre Aris­tó­te­les Onas­sis y

Jackie Ken­nedy, una hu­mi­lla­ción pú­bli­ca. Cuen­ta la his­to­ria po­pu­lar que Onas­sis vio el fu­ne­ral de JFK des­de el apar­ta­men­to pa­ri­sino de su aman­te, Ma­ría Ca­llas, y que esta no pen­só na­da de que es­te le co­men­ta­ra que ha­bía al­go “grie­go” so­bre la fuer­za y co­ra­je de Jackie en ese tiem­po tan du­ro. En aquel mo­men­to, Ca­llas no te­nía for­ma de sa­ber có­mo le con­tri­bui­ría la pri­me­ra da­ma a su fu­tu­ra mi­se­ria, pe­ro qui­zás el tono del co­men­ta­rio de­bió ha­ber­le lla­ma­do la aten­ción, pues pa­ra el mag­na­te “grie­go” era al­go pro­fun­da­men­te po­de­ro­so, un es­ta­do men­tal más que una men­ta­li­dad. Iró­ni­ca­men­te, du­ran­te uno de sus tem­pra­nos en­cuen­tros, Jackie fue in­vi­ta­da a bor­do de la Cris­ti­na, el cru­ce­ro de Onas­sis, opor­tu­ni­dad que la pri­me­ra da­ma to­ma­ba, a pe­sar de las protestas de los her­ma­nos Ken­nedy, pa­ra di­sua­dir cual­quier re­la­ción en­tre el mag­na­te y su her­ma­na me­nor, Lee Rad­zi­will.

Onas­sis le ha­bía co­men­ta­do a un ami­go que le lla­ma­ba la aten­ción la pri­me­ra da­ma, ya que esta po­seía un es­pí­ri­tu pro­vo­ca­ti­vo e in­de­pen­dien­te que iba más allá de la ima­gen de ele­gan­cia y gracia que pro­yec­ta­ba al res­to del mun­do. Se­ría pre­ci­sa­men­te esta in­de­pen­den­cia que cau­sa­ría tur­bu­len­cia po­cos me­ses des­pués de su ma­tri­mo­nio, pues Jackie no en­ten­día o no ac­ce­día a to­mar las fuer­tes y fre­cuen­tes dispu­tas con Onas­sis, co­mo un pre­lu­dio a mo­men­tos de ter­nu­ra. Ma­ría, por su par­te, lo amó con lo­cu­ra, en­ten­dién­do­le co­mo hom­bre, co­mo grie­go y en­tre­gán­do­se com­ple­ta­men­te. Y sin em­bar­go, Onas­sis eli­gió a Jackie, una mu­jer a la que no ama­ba y que no le ama­ba, que le desafia­ba y que no le po­día dar lo que él que­ría o ne­ce­si­ta­ba, rom­pien­do pú­bli­ca­men­te el co­ra­zón de la mu­jer que sí le ado­ra­ba an­tes de ro­gar­le en pri­va­do que le to­ma­ra de nue­vo.

En mu­chos sen­ti­dos Jackie y Ma­ría eran opues­tas. Ma­ría Ca­llas era una di­va de re­nom­bre in­ter­na­cio­nal y una mu­jer que, pro­ba­ble­men­te, se en­con­tra­ba com­ple­ta­men­te dis­pues­ta a en­tre­gar­lo to­do por el hom­bre que ama­ba y que es­ta­ba pre­pa­ra­da pa­ra ser una es­po­sa grie­ga. Jackie, por su par­te, con su ima­gen dis­tan­te y na­tu­ra­le­za pri­va­da, agra­va­do por la tragedia del ase­si­na­to de John F. Ken­nedy, se en­con­tra­ba de­ter­mi­na­da a no de­mos­trar de­bi­li­dad. Ma­ría se en­con­tra­ba en la cús­pi­de de su vi­da, tras ha­ber si­do cria­da por una ma­dre fuer­te y de­man­dan­te du­ran­te la ocu­pa­ción de Gre­cia. A me­dia­dos de sus trein­ta años (Onas­sis te­nía casi se­sen­ta), Ca­llas ha­bía flo­re­ci­do. Onas­sis, por su par­te, es­ta­ba ob­se­sio­na­do con el po­der y aque­llos que le te­nían. Se­duc­tor des­de tem­pra­na edad, to­das las relaciones que cul­ti­va­ba eran es­tra­té­gi­cas. Su for­tu­na ha­bía si­do ase­gu­ra­da por su pri­me­ra es­po­sa,

Cris­ti­na, quien le ha­bía da­do dos hi­jos. En la bús­que­da de su se­gun­da pa­re­ja, Onas­sis ne­ce­si­ta­ba una mu­jer cu­ya ima­gen le com­ple­men­ta­ra, que el glamour y fa­ma le agre­ga­ran va­lor a su mís­ti­ca. Ma­ría fue su pri­me­ra op­ción, aun­que esta tra­to de re­sis­tir sus pri­me­ros avan­ces. Al fi­nal Ma­ría ce­dió, enamo­rán­do­se tan pro­fun­da­men­te de Onas­sis co­mo pen­só es­te es­ta­ba de ella, pe­ro el gran se­duc­tor co­men­zó a re­ti­rar­se cuan­do su con­quis­ta era evi­den­te, rehu­sán­do­le el di­vor­cio a su es­po­sa y des­apa­re­cien­do de la vi­da de Ma­ría por se­ma­nas al mis­mo tiem­po. Jackie Ken­nedy era una con­quis­ta que Onas­sis se pro­po­nía al­can­zar sin im­por­tar lo que su­ce­die­ra, con­fe­sán­do­le a Ca­llas que aun­que le ama­ba a ella, ne­ce­si­ta­ba a Jackie, con quien se reunía clan­des­ti­na­men­te ca­da vez que po­día.

Los tres años des­pués de la trá­gi­ca tar­de de 1963 en Da­llas, don­de JFK fue ase­si­na­do fue­ron di­fí­ci­les pa­ra Jackie y la for­tu­na de Onas­sis, y la pro­tec­ción que esta po­día com­prar, eran de gran atrac­ti­vo pa­ra la an­ti­gua pri­me­ra da­ma. El ase­si­na­to de su es­po­so ha­bía si­do el mo­men­to definitivo de su vi­da y Jackie te­nía un pro­fun­do mie­do de que sus hi­jos fue­ran el ob­je­ti­vo de crí­me­nes si­mi­la­res. El ase­si­na­to de Bobby Ken­nedy, en cu­ya cam­pa­ña Jackie ha­bía ac­ti­va­men­te par­ti­ci­pa­do, fue el even­to de­ter­mi­nan­te pa­ra que se fi­ja­ra la fe­cha de la bo­da. Ma­ría se com­por­tó con dig­ni­dad a tra­vés del hu­mi­llan­te even­to, man­te­nién­do­se le­jos de la pren­sa y rehu­san­do a con­ver­sar con na­die el día de la bo­da. Onas­sis vol­ve­ría a bus­car­le me­ros me­ses des­pués y Ma­ría, sin mu­cha lu­cha, le to­mó de vuel­ta. Cuan­do Onas­sis fa­lle­ció, a sus casi 70 años, Ma­ría no es­ta­ría a su la­do y no asis­ti­ría al fu­ne­ral, pe­ro no de­ja­ría el lu­to por los dos años que le que­da­ron de vi­da, fa­lle­cien­do a sus 54 años de un ata­que al co­ra­zón o de un co­ra­zón ro­to. RP

En la bús­que­da de su se­gun­da pa­re­ja, Onas­sis ne­ce­si­ta­ba una mu­jer que la ima­gen le com­ple­men­ta­ra, cu­yo glamour y fa­ma le agre­ga­ran va­lor a su mís­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.