AN­TI-JACKIE

Ritmo Platinum - - Contenido -

En mu­chos sen­ti­dos, Jackie Ken­nedy y Ma­rilyn Mon­roe fue­ron opues­tas, en sus vidas per­so­na­les y en lo que sim­bo­li­za­ban pa­ra el pú­bli­co.

Co­no­ci­do co­mo el “Grie­go de Oro”, des­ta­có por su ha­bi­li­dad en los ne­go­cios y con­ver­tir­se en el mi­llo­na­rio más fa­mo­so del si­glo XX. Pro­pie­ta­rio de bu­ques, ho­te­les, ca­sino y has­ta su pro­pia is­la.

Aris­tó­te­les Onas­sis na­ció el 15 de enero de 1906 en el seno de una fa­mi­lia aco­mo­da­da, en la ciu­dad de Es­mir­na, Tur­quía. Era el se­gun­do hi­jo de Só­cra­tes Onas­sis y Pe­né­lo­pe Do­lo­glu. Su pa­dre era un co­mer­cian­te ri­co que se de­di­ca­ba al ne­go­cio del ta­ba­co, el cual lo trans­por­ta­ban ha­cia oc­ci­den­te. Era el úni­co va­rón de los hi­jos de la pa­re­ja, te­nía tres her­ma­nas: Ar­te­mis, Ka­lli­roi y Me­ro­pe Onas­sis. Des­de pe­que­ño es­tu­vo fa­mi­lia­ri­za­do con el mun­do de los ne­go­cios, era muy cla­ro su interés por las in­ver­sio­nes y el desa­rro­llo ca­pi­tal. A raíz de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, su fa­mi­lia per­dió sus pro­pie­da­des y tu­vie­ron que re­gre­sar a Gre­cia, en ca­li­dad de refugiados.

Vi­da la­bo­ral

A los 17 años ya era em­plea­do en un res­tau­ran­te, don­de se desem­pe­ña­ba co­mo la­va­pla­tos, no era una fuen­te de in­gre­sos sig­ni­fi­ca­ti­va pa­ra el jo­ven grie­go, pe­ro lo veía co­mo el ini­cio de al­go mu­cho más gran­de. Des­de allí se ha­cía ilu­sio­nes de es­ca­lar y mul­ti­pli­car sus in­gre­sos, lue­go re­nun­ció a la­var pla­tos y con­si­guió ser co­ci­ne­ro del fe­rro­ca­rril. Pa­sa­da la ‘Gran Gue­rra’, co­mo se co­no­ció a es­te pe­río­do, y de que Gre­cia ocu­pa Es­mir­na, Onas­sis tu­vo que aban­do­nar su tie­rra e ir­se a pro­bar suer­te en Ar­gen­ti­na. Par­tió a una pa­tria di­fe­ren­te a la su­ya con US$ 250,000 dó­la­res, mu­cha es­pe­ran­za y car­tas de re­co­men­da­ción de su pa­dre pa­ra al­gu­nos co­no­ci­dos grie­gos que te­nían ne­go­cios en el país. Una vez se ins­ta­ló allí, al­qui­ló un pe­que­ño cuarto en el só­tano de un edi­fi­cio en la ciu­dad de Bue­nos Aires, se con­vir­tió en te­le­fo­nis­ta y co­men­zó a tra­ba­jar en la Bri­tish Uni­ted Ri­ver Pla­te Te­lep­ho­ne Co., don­de fue con­tra­ta­do co­mo ope­ra­dor de te­le­fo­nía. A pe­sar de que es­te era un em­pleo más sig­ni­fi­ca­ti­vo, no era lo úni­co que ha­cía el jo­ven em­pren­de­dor, pues en sus es­pa­cios li­bres es­tu­dia­ba las pá­gi­nas fi­nan­cie­ras de va­lo­res de Lon­dres y Nue­va York, así co­men­zó a ga­nar ex­pe­rien­cia en la ma­te­ria.

Hom­bre de ne­go­cios

Con los co­no­ci­mien­tos ad­qui­ri­dos y las ma­nio­bras que le per­mi­tía su em­pleo hi­zo una in­ver­sión que le ge­ne­ró una ga­nan­cia de US$700 dó­la­res. Es­te di­ne­ro se­ría uti­li­za­do con mu­cha es­tra­te­gia por Onas­sis, pues lo in­vir­tió en com­prar­se tra­jes ele­gan­tes y con es­ti­lo, pa­ra en­ca­jar con la cla­se al­ta de la so­cie­dad ar­gen­ti­na.

Fue así co­mo se con­vir­tió en un ca­ma­león, en el día tra­ba­ja­ba co­mo te­le­fo­nis­ta, vi­vía en su cuarto en un edi­fi­cio ele­gan­te, y en las no­ches se mez­cla­ba en las reunio­nes de las per­so­nas más ri­cas y fa­mo­sas del país. En es­tas reunio­nes des­cu­bre que las mu­je­res es­ta­ban co­men­zan­do a fu­mar y a sa­lir fu­man­do en pú­bli­co, al­go que pa­ra la épo­ca no era acep­ta­do en la so­cie­dad, tam­bién des­cu­brió que el ta­ba­co tur­co no era co­no­ci­do en aquel te­rri­to­rio, pues los ci­ga­rros que allí con­su­mían, eran ela­bo­ra­dos con ha­bano. Fue así co­mo tu­vo el ol­fa­to de ver la gran opor­tu­ni­dad que sig­ni­fi­ca­ba es­to pa­ra él co­mo ne­go­cian­te. Le ha­bló

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.