PRO­VI­DEN­CIA PA­RE­DES

La mano de­re­cha de su her­mano, el hom­bre más po­de­ro­so de su tiem­po, Bobby Ken­nedy fue un her­mano fiel, un es­tra­te­ga po­lí­ti­co sin par y el apo­yo de la viu­da de John F. Ken­nedy tras su ase­si­na­to.

Ritmo Platinum - - Contenido -

Co­no­ce­mos a la mano de­re­cha de la pri­me­ra da­ma, la do­mi­ni­ca­na que sir­vió de ami­ga y confidente a Jackie Ken­nedy.

Cuan­do Ro­bert Ken­nedy re­ci­bió la lla­ma­da de J. Ed­gar Hoo­ver aquel fa­tí­di­co 22 de no­viem­bre de 1963, se en­con­tra­ba en la ve­ran­da de su ha­cien­da, Hic­kory Hill, en Vir­gi­nia. Hoo­ver, en­ton­ces di­rec­tor del FBI, nun­ca le lla­ma­ba a ca­sa, por lo que tan­to su es­po­sa, Et­hel, co­mo RFK sa­bían que al­go te­rri­ble de­bía ha­ber pa­sa­do. Ken­nedy ha­bía pa­sa­do la mañana en con­fe­ren­cias del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia con re­la­ción a la fuer­te gue­rra que el fis­cal ge­ne­ral de los Es­ta­dos Uni­dos lle­va­ba con­tra el cri­men or­ga­ni­za­do. Ro­bert, que na­ció en Broo­kli­ne, Mas­sa­chu­setts, el 20 de no­viem­bre de 1925, aca­ba­ba de cum­plir sus 38 años y era con­si­de­ra­do el se­gun­do hom­bre más po­de­ro­so de los Es­ta­dos Uni­dos. Su pe­lo ma­rrón y fí­si­co delgado le ayu­da­ban a pro­yec­tar una per­pe­tua au­ra de ju­ven­tud, pe­ro pa­ra la fe­cha, sus ojos de­la­ta­ban el pe­so de las gran­des res­pon­sa­bi­li­da­des de su rol de los pa­sa­dos tres años co­mo el ofi­cial má­xi­mo de la ley ame­ri­ca­na y confidente y con­se­je­ro del presidente, su her­mano ma­yor, John F. Ken­nedy. In­vo­lu­cra­do des­de su pri­me­ra cam­pa­ña se­na­to­rial con la ca­rre­ra política de su her­mano, Ro­bert Ken­nedy era la mano de­re­cha de JFK. Du­ran­te el tiem­po de elec­cio­nes, tan­to se­na­to­ria­les co­mo pre­si­den­cia­les, Bobby ser­vía de di­rec­tor de cam­pa­ña. Jack, por su par­te, con­fia­ba ple­na­men­te en su her­mano me­nor, por lo que no sor­pren­de su nom­bra­mien­to co­mo fis­cal ge­ne­ral, aun con­tra el con­se­jo del mis­mo Bobby, pues esta po­si­ción su­ge­ría ne­po­tis­mo. Co­mo mano de­re­cha de JFK, Bobby se vio fre­cuen­te­men­te en­vuel­to en al­gu­nas de las de­ci­sio­nes más con­tro­ver­sia­les de la Pre­si­den­cia Ken­nedy, co­mo fue el ca­so de la Cri­sis de los Mi­si­les en 1962, apro­ve­chan­do ade­más su po­si­ción de po­der pa­ra im­pul­sar la agen­da que ha­bía co­men­za­do años an­tes, cuan­do su her­mano era aún senador, de per­se­guir y en­jui­ciar al­gu­nas de las áreas de ma­yor vio­len­cia a ni­vel na­cio­nal: la ma­fia, la co­rrup­ción, el ala re­bel­de del sis­te­ma de in­te­li­gen­cia

ame­ri­cano y la opo­si­ción a la Cu­ba de Fi­del Cas­tro.

Úni­ca­men­te ca­li­fi­ca­do, pues se ha­bía gra­dua­do de la Aca­de­mia Mi­li­tar Mil­ton an­tes de en­trar a la uni­ver­si­dad de Har­vard, su tra­yec­to­ria es­tu­dian­til se vio in­te­rrum­pi­da por la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Du­ran­te es­te pe­río­do, el pri­mo­gé­ni­to de los her­ma­nos Ken­nedy, Jo­seph, fa­lle­ció sir­vien­do a su país. Jo­seph Ken­nedy ha­bía si­do el ele­gi­do por el pa­triar­ca, cu­yo nom­bre lle­va­ba pa­ra lle­nar sus as­pi­ra­cio­nes po­lí­ti­cas. Bobby se en­lis­tó en la ma­ri­na de gue­rra ba­jo el ran­go de te­nien­te y sir­vió en el por­ta­vio­nes que lle­va­ba el nom­bre de su her­mano.

La re­la­ción de Jack y Bobby era muy es­pe­cial, pues los her­ma­nos te­nían una gran afi­ni­dad pa­ra tra­ba­jar jun­tos y lo­grar gran­des re­sul­ta­dos. Trá­gi­ca­men­te esta du­pla fue se­pa­ra­da cuan­do el presidente Ken­nedy fue ase­si­na­do en Da­llas, Te­xas.

Bobby, que ha­bía lu­cha­do con­tra la no­mi­na­ción de Lyn­don B. John­son co­mo vi­ce­pre­si­den­te, re­nun­ció a la ad­mi­nis­tra­ción de es­te, pues am­bos hom­bres se te­nían po­co res­pe­to y no co­la­bo­ra­ban efec­ti­va­men­te.

Du­ran­te el pe­río­do en­tre la muer­te de su her­mano y su no­mi­na­ción al se­na­do, Bobby y Jackie vi­vie­ron un acer­ca­mien­to pro­fun­do, ru­mo­reán­do­se in­clu­so que te­nían una re­la­ción

“Al­gu­nos ven las co­sas co­mo son y se pre­gun­tan ¿por que?... yo sue­ño con co­sas que nun­ca fue­ron y me pre­gun­to, ¿por que no?”

- Ro­bert Fran­cis Ken­nedy

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.