COS­MO­PO­LI­TA DEL MUN­DO: LU­GA­RES FA­VO­RI­TOS DE JACKIE KEN­NEDY

Jackie Ken­nedy pre­fe­ría pa­sar sus ho­ras de des­can­so en la som­bra de los te­rre­nos de Glen Ora, ca­zan­do a ca­ba­llo o dis­fru­tan­do de com­par­tir su pa­sión por los ca­ba­llos con sus hi­jos. Su es­po­so, por otra par­te, pre­fe­ría dis­fru­tar de la bri­sa ma­ri­na a bor­do

Ritmo Platinum - - Contenido -

Des­de la re­mo­ta In­dia has­ta las ca­lles del al­to Man­hat­tan, Jackie fue una fi­gu­ra po­pu­lar y ado­ra­da en to­do el glo­bo.

Los in­tere­ses ocio­sos de Jac­que­li­ne Ken­nedy fue­ron cul­ti­va­dos des­de su in­fan­cia. Una ávi­da lec­to­ra, ex­ce­len­te ji­ne­te y de­di­ca­da ma­dre, la pri­me­ra da­ma sabía ocu­par sus ho­ras con ac­ti­vi­da­des pro­duc­ti­vas y di­ver­ti­das.

Ja­net Bou­vier, la ma­dre de Jackie, era una ji­ne­ta ex­ce­len­te, y, cuan­do su pri­mo­gé­ni­ta te­nía tan so­lo un año, ya la ha­bía mon­ta­do a ca­ba­llo.

A sus on­ce años, Jac­que­li­ne Bou­vier, ya ha­bía ga­na­do va­rios tí­tu­los na­cio­na­les. El pe­rió­di­co The New York Ti­mes es­cri­bió en 1940 que “Jac­que­li­ne Bou­vier, la ji­ne­ta de on­ce años de East Ham­pton, Long Is­land, ganó dos competencias ecues­tres. La se­ño­ri­ta Bou­vier al­can­zó la no­ve­do­sa dis­tin­ción de ha­ber ga­na­do dos competencias en el mis­mo show”. La fas­ci­na­ción de Jackie con los ca­ba­llos per­du­ra­ría to­da su vi­da, lla­mán­do­les in­clu­so su pri­mer amor.

Jackie se lle­va­ba muy bien con su sue­gro, Joe Ken­nedy, y es­te le ad­mi­ra­ba y res­pe­ta­ba, pues le con­si­de­ra­ba una gran alia­da pa­ra su hi­jo, John F. Ken­nedy. Jackie y Joe con­ver­sa­ban de to­do, y ella con­fia­ba en sus con­se­jos. Joe ha­cía to­do lo po­si­ble por agra­dar a Jackie, así que cuan­do Jackie de­ci­dió com­prar un ca­ba­llo, Joe ofre­ció pa­gar­lo, di­cien­do que no en­ten­día “el pun­to de aho­rrar­se un par de mi­les de dó­la­res pa­ra com­prar un ca­ba­llo que no fue­ra un ga­na­dor. Los Ken­nedys no acep­ta­mos se­gun­do lu­gar, así que eli­ge el ca­ba­llo que quie­ras y en­vía­me la cuen­ta”. Con la ayu­da de Bill Wal­ton, Jackie al­qui­ló una ca­sa de cam­po, un re­fu­gio pa­ra la fa­mi­lia, en Vir­gi­nia. Glen Ora, una man­sión de cua­tro­cien­tos me­tros cua­dra­dos le pro­veía a la pri­me­ra da­ma un te­rreno ver­de y bos­que pa­ra la ca­za y pa­ra mon­tar a ca­ba­llo que no con­se­guía en Camp David, la re­si­den­cia cam­pes­tre pre­si­den­cial. La man­sión de seis ha­bi­ta­cio­nes era có­mo­da y re­la­ja­da. El Ser­vi­cio Se­cre­to le for­ta­le­ció con ba­rre­ras y por­to­nes, agre­gan­do ade­más un he­li­puer­to.

Jackie se de­di­có a per­se­guir sus hob­bies e in­tere­ses, en­tre ellos yo­ga, co­rrer por el Cen­tral Park, el es­quí acuá­ti­co, la na­ve­ga­ción y la lec­tu­ra, du­ran­te los ve­ra­nos en su man­sión de Mart­ha’s Vi­ne­yard.

En los am­plios es­pa­cios de Glen Ora, Ca­ro­li­ne Ken­nedy apren­dió, igual que Jackie an­tes que ella, a mon­tar a ca­ba­llo a tem­pra­na edad y de la mano de su ma­dre.

Jackie lle­va­ba a los ni­ños a dis­fru­tar de pic­nics en las ca­ver­nas que abun­da­ban en la pro­pie­dad y en las no­ches dis­fru­ta­ba de ba­ñar­les y acos­tar­les, le­yén­do­les cuen­tos de ha­das e his­to­rias mí­ti­cas.

Los días de Jackie en la Ca­sa Blan­ca co­men­za­ban con desa­yuno en ca­ma (ju­go de na­ran­ja, tos­ta­das con miel y ca­fé con le­che des­cre­ma­da), leer los pe­rió­di­cos y ju­gar con John Jr. en su ha­bi­ta­ción. Des­pués de ca­mi­nar, em­pu­jan­do a John en su co­che, dis­fru­ta­ba de ejer­ci­tar­se, ca­mi­nan­do o ju­gan­do te­nis o sal­tan­do en un trampolín. Las tar­des eran pa­ra leer, pin­tar con acua­re­las en una es­qui­na de su ha­bi­ta­ción o pa­ra pa­sear con sus hi­jos. Dis­fra­za­da por una bu­fan­da – y en oca­sio­nes una pe­lu­ca – la pri­me­ra da­ma lle­va­ba a sus pe­que­ños al cir­co o al tea­tro, vol­vién­do­se casi anó­ni­ma. Jackie sa­lía pa­ra Glen Ora los jueves, sin re­gre­sar a Was­hing­ton has­ta el lu­nes en la

Jackie sen­tía una gran pa­sión por los ca­ba­llos y la ca­ce­ría, pues es­to ape­la­ba a su na­tu­ra­le­za ro­mán­ti­ca y le pro­veía un es­ca­pe. Jack, por su par­te, pre­fe­ría na­ve­gar en el yate pre­si­den­cial, el Ho­ney Fitz en el océano al­re­de­dor de la is­la de Nan­tuc­ket.

tar­de. Siem­pre bien acom­pa­ña­do, Jack se unía a su fa­mi­lia los sá­ba­dos y do­min­gos. Jackie sen­tía una gran pa­sión por los ca­ba­llos y la ca­ce­ría, pues es­to ape­la­ba a su na­tu­ra­le­za ro­mán­ti­ca y le pro­veía un es­ca­pe. Jack, por su par­te, dis­fru­ta­ba de te­ner un ho­gar don­de re­ci­bir a sus in­vi­ta­dos fue­ra de la Ca­sa Blan­ca, pe­ro pre­fe­ría na­ve­gar en el yate pre­si­den­cial, el Ho­ney Fitz en la is­la de Nan­tuc­ket. En es­tas oca­sio­nes, Jackie le acom­pa­ña­ba siem­pre, dis­pues­ta a dis­fru­tar del sol y la bri­sa ma­ri­na. Al­gu­nas de las fo­to­gra­fías más icó­ni­cas de la pa­re­ja fue­ron to­ma­das a bor­do de vehícu­los ma­ri­nos, pues to­dos los her­ma­nos Ken­nedys eran ex­per­tos ma­ri­ne­ros y dis­fru­ta­ban de esta ac­ti­vi­dad jun­tos. Otro even­to fa­mi­liar se­ría los jue­gos de fút­bol ame­ri­cano que se vol­ve­rían tra­di­cio­na­les pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes sub­si­guien­tes. RP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.