MU­SA DE LA MO­DA: EL SE­LLO DEL BUEN GUS­TO

Jac­que­li­ne Ken­nedy ama­ba via­jar y lo ha­cía con cla­se y ele­gan­cia. Ca­da lu­gar que vi­si­tó se con­vir­tió en un rin­cón es­pe­cial pa­ra los lu­ga­re­ños y vi­si­tan­tes.

Ritmo Platinum - - Contenido -

Som­bre­ros “pill­box”, co­lla­res per­las y cor­tes clá­si­cos fue­ron in­mor­ta­li­za­dos pa­ra la pos­te­ri­dad por la pri­me­ra da­ma.

Uno de los pa­sa­tiem­pos fa­vo­ri­tos de Jac­que­li­ne Ken­nedy era via­jar. Tu­vo la opor­tu­ni­dad de ser una via­je­ra iti­ne­ran­te, co­no­cien­do mu­chas ciu­da­des y des­ti­nos sor­pren­den­tes du­ran­te su vi­da. Do­mi­na­ba va­rias len­guas, por lo que ha­blar con los lu­ga­re­ños de los paí­ses que vi­si­ta­ba, era bas­tan­te fá­cil pa­ra ella. Le en­can­ta­ba co­no­cer di­fe­ren­tes culturas. Son in­con­ta­bles las ciu­da­des, ho­te­les o com­ple­jos tu­rís­ti­cos don­de a esta da­ma, le gus­ta­ba pa­sar tiem­po. Den­tro de los Es­ta­dos Uni­dos, son va­rios los es­pa­cios que po­de­mos men­cio­nar, en­tre ellos, el Om­ni Par­ker Hou­se en Bos­ton. Di­cen que es­te fue el lu­gar es­co­gi­do por John F. Ken­nedy pa­ra pe­dir­le ma­tri­mo­nio, es­to cuan­do aún él es­ta­ba le­jos de la Ca­sa Blan­ca. Des­cri­ben es­te lu­gar co­mo un es­ta­ble­ci­mien­to clá­si­co, pe­ro con el glamour ca­rac­te­rís­ti­cos de la cla­se al­ta de Nue­va In­gla­te­rra. En la Gran Man­za­na, El Wal­dorf As­to­ria era sin du­da al­gu­na, uno de sus ho­te­les pre­fe­ri­dos. Se ha do­cu­men­ta­do que pre­ci­sa­men­te en es­te ho­tel, la pa­re­ja pa­só su pri­me­ra no­che de lu­na de miel, es­pe­cí­fi­ca­men­te, en una de The To­wers, el ex­clu­si­vo re­ser­va­do del ho­tel.

El Carly­le Ho­tel, en Nue­va York, era más bien el ho­tel fa­vo­ri­to de John F. Ken­nedy, has­ta el pun­to que en esa épo­ca, mu­chos le lla­ma­ron “La Ca­sa Blan­ca de Nue­va York” du­ran­te su ad­mi­nis­tra­ción. Des­pués del ase­si­na­to del presidente, Jackie jun­to con sus hi­jos, se mu­da­ron a vi­vir a es­te ho­tel por lo me­nos du­ran­te diez me­ses. Aun­que vi­vió en va­rias ciu­da­des, Nue­va York si­guió sien­do su pre­fe­ri­da, aquí fue bau­ti­za­da en

la igle­sia San Ig­na­cio de Lo­yo­la en Park Ave­nue. En es­te mis­mo tem­plo se ce­le­bró su fu­ne­ral 64 años des­pués. Fue una gran de­fen­so­ra de sus edi­fi­ca­cio­nes im­por­tan­tes. Es me­mo­ra­ble su lu­cha en fa­vor de la es­ta­ción Gran Cen­tral en la Gran Man­za­na, la cual es­tu­vo a pun­to de ser des­trui­da pa­ra la cons­truc­ción de un ras­ca­cie­los. In­vir­tió tiem­po, di­ne­ro, y su nom­bre pa­ra im­pe­dir lo que ella con­si­de­ra­ba un ab­sur­do. En 1978, el Tri­bu­nal Su­pre­mo re­co­no­ció el de­re­cho del pú­bli­co a pro­te­ger edi­fi­cios sig­ni­fi­ca­ti­vos. Pa­ra la ex pri­me­ra da­ma, fue una ba­ta­lla más pa­ra ayu­dar a la ciu­dad en la que se crió. Nue­va York su­po re­com­pen­sar su en­tre­ga, pues un par de me­ses des­pués de su muer­te, el Ayun­ta­mien­to re­bau­ti­zó con su nom­bre el la­go más gran­de de Cen­tral Park, don­de a me­nu­do ca­mi­na­ba o iba en bi­ci­cle­ta por su ori­lla.

Al otro la­do del país, en el pa­cí­fi­co, el ho­tel San Ysi­dro Ranch en San­ta Bar­ba­ra Ca­li­for­nia nom­bra su ha­bi­ta­ción más lu­jo­sa co­mo “Ken­nedy Cot­ta­ge”, ya que aquí, Jackie jun­to con su es­po­so, pa­sa­ron la úl­ti­ma no­che de la lu­na de miel, lue­go de sus días de sol en Aca­pul­co.

Ken­nedy Com­pound

Esta edi­fi­ca­ción con­sis­te en un com­ple­jo de seis ca­sas en una ex­ten­sión de unos seis acres de te­rreno. Esta enig­má­ti­ca y sim­bó­li­ca ca­sa de los Ken­nedy es­tá ubi­ca­da es­pe­cí­fi­ca­men­te en Mas­sa­chu­setts, en el es­ta­do

de Bos­ton, Es­ta­dos Uni­dos. Esta pro­pie­dad fue pri­me­ro del po­lí­ti­co y em­pre­sa­rio Jo­seph P. Ken­nedy, Sr., y su es­po­sa Ro­se, pa­dres del presidente, John F. Ken­nedy y el senador Ro­bert F. Ken­nedy. Aquí Jackie Ken­nedy pa­só lar­go tiem­po, ya que el presidente Ken­nedy uti­li­zó esta ca­sa co­mo ba­se de su exi­to­sa cam­pa­ña en 1960, lue­go co­mo la ca­sa pre­si­den­cial pa­ra pa­sar el ve­rano y des­can­sar has­ta su ase­si­na­to en no­viem­bre de 1963.

En 2012, la ca­sa prin­ci­pal fue do­na­da al Ins­ti­tu­to Ed­ward M. Ken­nedy. La ca­sa guar­da los se­cre­tos más ín­ti­mos de la pa­re­ja pre­si­den­cial, que fue tes­ti­go de tan­tas fies­tas, en­cuen­tros, reunio­nes con fa­mi­lia res y ami­gos, mo­men­tos inol­vi­da­bles que sus pa­re­des guar­dan ce­lo­sas.

Fue­ra de los Es­ta­dos Uni­dos

Fue­ra de su país de na­ci­mien­to, Jackie dis­fru­tó de mu­chos paí­ses a los que era una ha­bi­tual vi­si­tan­te e in­clu­so lue­go del ase­si­na­to de John F. Ken­nedy. Gre­cia, era un des­tino bas­tan­te co­no­ci­do pa­ra Jackie. Aun­que Jackie vi­si­tó la es­pec­ta­cu­lar is­la grie­ga de My­ko­nos por pri­me­ra vez en 1961, fue du­ran­te su ma­tri­mo­nio con el mul­ti­mi­llo­na­rio Aris­tó­te­les Onas­sis, cuan­do se con­vir­tió en una asi­dua del lu­gar. El ho­tel Thoe­xe­nia, don­de pa­sa­ba la ma­yor par­te del tiem­po, se man­tie­ne prác­ti­ca­men­te

A pe­sar de que El Carly­le Ho­tel, en Nue­va York, era más bien el ho­tel fa­vo­ri­to de John F. Ken­nedy, has­ta el pun­to que en esa épo­ca, mu­chos le lla­ma­ron “La Ca­sa Blan­ca de Nue­va York” du­ran­te su ad­mi­nis­tra­ción, Des­pués de su ase­si­na­to, Jackie jun­to con sus hi­jos, se mu­da­ron a vi­vir a es­te ho­tel por lo me­nos du­ran­te diez me­ses, por lo que se pue­de ubi­car es­te es­pa­cio co­mo un ícono de su vi­da y de la his­to­ria de esta ex­cep­cio­nal mu­jer.

igual que en la épo­ca, ya que to­das las renovaciones se han he­cho man­te­nien­do el es­ti­lo ar­qui­tec­tó­ni­co ori­gi­nal. Allá mis­mo, en Gre­cia, pe­ro en la is­la pro­pie­dad de su se­gun­do ma­ri­do, Aris­tó­te­les Onas­sis, pa­só mu­cho tiem­po.

Is­la Skor­pios

La is­la de Skor­pios es una pe­que­ña is­la pri­va­da grie­ga lo­ca­li­za­da en aguas del mar Jó­ni­co, cer­ca de la cos­ta oc­ci­den­tal de Gre­cia, y muy cer­ca de la cos­ta oriental de la is­la de Léu­ca­de. Aquí Jac­que­li­ne Ken­nedy pa­só un buen tiem­po lue­go de su ma­tri­mo­nio con Aris­tó­te­les Onas­sis, quien era su pro­pie­ta­rio. Aquí se lle­vó a ca­bo el ma­tri­mo­nio del mag­na­te con la ex pri­me­ra da­ma el 20 de oc­tu­bre de 1968. La is­la tie­ne una abun­dan­te fo­res­ta­ción que in­clu­ye co­lo­ri­das es­pe­cies de ár­bo­les de cua­tro con­ti­nen­tes, que el pro­pio Onas­sis hi­zo traer en sus avio­nes, bar­cos y he­li­cóp­te­ros. Se cal­cu­la has­ta un to­tal de 200 es­pe­cies ar­bó­reas, así co­mo are­na fi­na de las pla­yas del nor­te de África. Y mien­tras lle­na­ba Mó­na­co de hor­mi­gón, él le­van­ta­ba pa­ra sí es­te ver­de par­na­so en el Ma­re Nos­trum, don­de atra­ca­ba con su fa­mo­so yate Ch­ris­ti­na. Aun­que le gus­ta­ba per­noc­tar en su cé­le­bre bar­co, hi­zo cons­truir una ca­sa prin­ci­pal y otras pe­que­ñas vi­vien­das, un em­bar­ca­de­ro y un he­li­puer­to. Tam­bién una igle­sia or­to­do­xa. Y en ella tu­vo lu­gar, su en­la­ce con Jackie, sin du­da, uno de las ce­le­bra­cio­nes más sor­pren­den­tes del si­glo. En es­te rin­cón del Me­di­te­rrá­neo, Jac­que­li­ne Ken­nedy de­jó de ser la viu­da de Amé­ri­ca, pa­ra con­ver­tir­se en Jackie O. De es­te se­ña­la­do día son al­gu­nas de las po­cas imá­ge­nes to­ma­das en la is­la con el con­sen­ti­mien­to de su pro­pie­ta­rio, or­gu­llo­so de fa­ci­li­tar ese su­cu­len­to ma­te­rial grá­fi­co que de­ja­ba cons­tan­cia de que la mu­jer más fa­mo­sa del mo­men­to, se con­ver­tía en su mu­jer. La re­cep­ción pos­te­rior a la ce­re­mo­nia re­li­gio­sa tu­vo lu­gar en el Ch­ris­ti­na, mu­cho más lu­jo­so que las es­tan­cias de

la is­la. En la ac­tua­li­dad la is­la per­te­ne­ce a Eka­te­ri­na Ry­bo­lo­vle­va, la hi­ja de 24 años del mul­ti­mi­llo­na­rio ru­so Dmitry Ry­bo­lo­vlev, pro­pie­ta­rio del Mó­na­co, el equi­po de fút­bol, la ha com­pra­do por 100 mi­llo­nes de li­bras (unos 117 mi­llo­nes de eu­ros). La is­la grie­ga, era has­ta el mo­men­to de la com­pra pro­pie­dad de At­hi­na Onas­sis, que la he­re­dó de su fa­mi­lia. Allí es­tán en­te­rra­dos ade­más de su abue­lo, el fa­mo­so ar­ma­dor Aris­tó­te­les Onas­sis, su ma­dre Cris­ti­na y su tío Ale­xan­der. Ha­ce cin­co años la he­re­de­ra del mí­ti­co clan, y úl­ti­ma des­cen­dien­te vi­va, pu­so a la ven­ta esta idí­li­ca e his­tó­ri­ca is­la que vi­vió gran­des mo­men­tos, co­mo la bo­da de Onas­sis con Jackie Ken­nedy. Un lu­gar que no pi­sa­ba su ac­tual pro­pie­ta­ria, decidida a lle­var una vi­da más dis­cre­ta que la de sus an­te­pa­sa­dos.

To­do lo con­tra­rio le ocu­rre a Eka­te­ri­na Ry­bo­lo­vle­va quien gus­ta de ro­dear­se de to­do ti­po de pla­ce­res. Esta jo­ven he­re­de­ra ru­sa, sal­tó a la fa­ma por otra mi­llo­na­ria ad­qui­si­ción: com­pró un apar­ta­men­to en Man­hat­tan de 88 mi­llo­nes de dó­la­res (casi 67 mi­llo­nes de eu­ros). De esta ma­ne­ra se con­vir­tió en ese mo­men­to en la ve­ci­na con el áti­co más caro de la his­to­ria del mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio de Nue­va York.

Ka­tia ha fir­ma­do el che­que, pe­ro en reali­dad quien es­tá de­trás de la com­pra de Skor­pios, es su pa­dre Dmitry Ry­bo­lo­vlev, un mul­ti­mi­llo­na­rio ru­so que ha he­cho de la os­ten­ta­ción, su ban­de­ra. Tie­ne un bar­co de 100 mi­llo­nes, una man­sión de 95 mi­llo­nes, ad­qui­ri­da en me­tá­li­co en 2008 a otro mul­ti­mi­llo­na­rio, Do­nald Trump, en Palm Springs; ade­más de un Air­bus pri­va­do y pi­cas­sos y van goghs, de­co­ran­do el cuarto de ba­ño.

La In­dia

Es­te país fue vi­si­ta­do por Jackie en un via­je ofi­cial jun­to con su es­po­so en 1962. Ella mis­ma, a su lle­ga­da a Amé­ri­ca, lo des­cri­bi­ría co­mo un sue­ño. Hay va­rios reportajes que nos mues­tra a una mu­jer jo­ven hip­no­ti­za­da, mien­tras re­co­rría las con­cu­rri­das ca­lles de Del­hi. Su vi­si­ta in­clu­yó pa­seos por sus prin­ci­pa­les mo­nu­men­tos his­tó­ri­cos, na­ve­gó en al­gu­nos de sus ríos, y se co­deó con las cla­ses más al­tas del país asiá­ti­co. Allí tam­bién, dio cá­te­dras de ele­gan­cia y buen gus­to. Las fo­to­gra­fías mues­tran su ele­gan­cia sin igual en imá­ge­nes que se in­mor­ta­li­za­ron a tra­vés del tiem­po.

RP

sui­te

Aun­que vi­vió en va­rias ciu­da­des del mun­do, Nue­va York fue siem­pre su pre­fe­ri­da. Un par de me­ses des­pués de su muer­te, el Ayun­ta­mien­to re­bau­ti­zó con su nom­bre el la­go más gran­de de Cen­tral Park. A me­nu­do ca­mi­na­ba

o iba en bi­ci­cle­ta por su ori­lla. Lu­chó con éxi­to con­tra un ras­ca­cie­los que iba a en­som­bre­cer el la­go. La úl­ti­ma vez que apa­re­ció en

pú­bli­co, fue allí.

El Wal­dorf As­to­ria era sin du­da

al­gu­na, uno de sus ho­te­les pre­fe­ri­dos. Se ha do­cu­men­ta­do que pre­ci­sa­men­te en es­te ho­tel,

Jac­que­li­ne Ken­nedy pa­só su pri­me­ra no­che de lu­na de miel de su bo­da con John F. Ken­nedy.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.