MRS. KEN­NEDY: ICONO PO­LÍ­TI­CO, MU­JER EJEM­PLAR Y SÍM­BO­LO DE UNA ERA

Uno de los gran­des éxi­tos de Jackie Ken­nedy, tan­to en su vi­da pri­va­da co­mo en sus ro­les pú­bli­cos, fue el gran do­mi­nio que po­seía de co­mu­ni­car­se efec­ti­va­men­te en los me­dios.

Ritmo Platinum - - Contenido -

Las con­tri­bu­cio­nes his­tó­ri­cas de la pri­me­ra da­ma in­clu­ye­ron re­mo­de­lar la Ca­sa Blan­ca y de­fi­nir el le­ga­do de su es­po­so.

Des­de sus ini­cios pro­fe­sio­na­les, Jac­que­li­ne Ken­nedy eli­gió una vi­da en los me­dios. En su vi­da pri­va­da, par­ti­ci­pa­ba de los círcu­los so­cia­les apro­pia­dos pa­ra una de­bu­tan­te de su épo­ca, mien­tras que en sus ho­ras de la­bo­res, se for­ma­ba pro­fe­sio­nal­men­te pa­ra ex­po­ner su pun­to de vis­ta en los me­dios.

Es­te en­tre­na­mien­to lle­ga a su pi­nácu­lo cuan­do su es­po­so as­cien­de a la pre­si­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos, pues es co­mo pri­me­ra da­ma que Jac­que­li­ne Ken­nedy de­mues­tra su maes­tría so­bre los me­dios y la opi­nión pú­bli­ca. Jackie, con su ca­ris­má­ti­ca per­so­na­li­dad y mo­da­les eu­ro­peos, re­vo­lu­cio­nó to­do lo que la po­si­ción de Pri­me­ra Da­ma con­lle­va­ba, brin­dán­do­le un ai­re de fres­cu­ra y gla­mur que era muy ne­ce­sa­rio pa­ra el mo­men­to his­tó­ri­co y que iba muy de la mano con su per­so­na­li­dad y edad, pues era, pa­ra ese mo­men­to, la pri­me­ra da­ma más jo­ven en ochen­ta años de his­to­ria ame­ri­ca­na.

Su re­la­ción con los me­dios co­men­zó des­de tem­prano en su vi­da pro­fe­sio­nal. Des­de muy jo­ven, Jac­que­li­ne Ken­nedy es­cri­bió en­sa­yos y poe­mas que fue­ron so­me­ti­dos y pu­bli­ca­dos en pe­rió­di­cos lo­ca­les. En el Sal­ma­gun­di, el pe­rió­di­co de su es­cue­la, Jackie es­cri­bió e ilus­tró una se­rie de ca­ri­ca­tu­ras que le ga­na­ron el pre­mio de li­te­ra­tu­ra en su gra­dua­ción.

En 1951, Jackie so­me­tió una pie­za al con­cur­so “Prix de Pa­ris” de la re­vis­ta Vo­gue, cu­yo pre­mio era pa­sar me­dio año en Nue­va York y me­dio año en Pa­rís co­mo edi­tor ju­nior pa­ra la re­vis­ta. Las re­glas pa­ra so­me­ter una pie­za eran ri­go­ro­sas y re­que­rían un te­ma ori­gi­nal pa­ra una re­vis­ta com­ple­ta, in­clu­yen­do ilus­tra­cio­nes, ar­tícu­los, dis­po­si­ción y di­se­ño, ade­más de una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria que pu­die­ra ama­rrar­se al con­te­ni­do.

En el en­sa­yo re­que­ri­do, ti­tu­la­do “Per­so­na­li­da­des que me hu­bie­ra gus­ta­do co­no­cer”, Jackie lis­tó al dra­ma­tur­go Os­car Wild, al poe­ta Char­les Bau­de­lai­re y al bai­la­rín Ser­ge Diag­hiev. Jackie fue nom­bra­da una de do­ce fi­na­lis­tas y fue en­tre­vis­ta­da por los edi­to­res de la re­vis­ta. De 1280 par­ti­ci­pan­tes, ella fue la ga­na­do­ra. Su ma­dre, sin em­bar­go, no ac­ce­dió a que la jo­ven de­ja­ra los Es­ta­dos Uni­dos y le obli­gó a aban­do­nar

el pre­mio aun cuan­do es­te se ali­nea­ba con sus am­bi­cio­nes e in­tere­ses.

Tras gra­duar­se del Geor­ge Was­hing­ton Uni­ver­sity en Was­hing­ton, D.C., con una li­cen­cia­tu­ra en Li­te­ra­tu­ra Fran­ce­sa, Jackie pa­só a tra­ba­jar en el Was­hing­ton Ti­me­sHe­rald co­mo “in­qui­ring ca­me­ra girl” o re­por­te­ra fo­to­grá­fi­ca, con un suel­do de $42.50 dó­la­res a la se­ma­na. Co­rría 1952, Jackie te­nía 23 años y pa­sa­ba sus días re­co­rrien­do la ciu­dad y cap­tan­do la opi­nión del pú­bli­co en di­ver­sos te­mas, pa­ra for­mu­lar co­lum­nas pa­ra su pos­te­rior pu­bli­ca­ción en el He­rald. Con el for­ta­le­ci­mien­to de su des­tre­za pro­fe­sio­nal, ca­da vez más las pre­gun­tas for­mu­la­das por la jo­ven Jackie re­fle­ja­ban uno de sus gran­des in­tere­ses: la política e in­clu­yó te­mas co­mo la Unión So­vié­ti­ca, la gue­rra co­rea­na y el in­vo­lu­cra­mien­to de los Es­ta­dos Uni­dos en el su­r­es­te de Asia.

En abril de 1953, su co­lum­na in­clu­yó en­tre­vis­tas con el senador John F. Ken­nedy y el vi­ce­pre­si­den­te Ri­chard M. Ni­xon. Ade­más en es­tas la­bo­res, la jo­ven tu­vo la opor­tu­ni­dad de cu­brir la pri­me­ra inau­gu­ra­ción del presidente ame­ri­cano Dwight D. Ei­sen­ho­wer y la co­ro­na­ción de la rei­na Eli­za­beth II.

Es­te es el fun­da­men­to de su re­la­ción con los me­dios y la opi­nión pú­bli­ca: un co­no­ci­mien­to in­tui­ti­vo, académico y prác­ti­co del pue­blo que le lle­ga­ría a ado­rar en el rol de pri­me­ra da­ma. Des­de en­ton­ces, el co­ra­zón del pue­blo ame­ri­cano se en­con­tra­ba encantado con la sim­pa­tía y pers­pi­ca­cia de la jo­ven que en­car­na­ba el sue­ño ame­ri­cano. Ini­cial­men­te, Jackie ha­bía pla­nea­do par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te en la cam­pa­ña de su

es­po­so pa­ra la pre­si­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro a po­cas se­ma­nas de ini­ciar el pro­ce­so, Jackie des­cu­brió que es­ta­ba em­ba­ra­za­da. Ha­bien­do per­di­do va­rios em­ba­ra­zos pre­vios de­bi­do a di­ver­sas com­pli­ca­cio­nes, sus pla­nes cam­bia­ron ra­di­cal­men­te y la jo­ven es­po­sa del can­di­da­to to­mó un rol me­nor con el interés de pro­te­ger su em­ba­ra­zo. En vez, sus con­tri­bu­cio­nes fue­ron plas­ma­das en los me­dios, pues Jackie se de­di­có a con­ce­der en­tre­vis­tas pa­ra me­dios im­pre­sos, a res­pon­der co­rres­pon­den­cias po­lí­ti­cas y a re­dac­tar una co­lum­na se­ma­nal ti­tu­la­da “Cam­paign Wi­fe” o “Es­po­sa en cam­pa­ña” pa­ra pu­bli­ca­ción en pe­rió­di­cos de al­can­ce na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, don­de com­par­tía con el pue­blo –es­pe­cial­men­te con las mu­je­res ca­sa­das y con fa­mi­lias jó­ve­nes– su ex­pe­rien­cia en el lar­go ca­mino ha­cia la Ca­sa Blan­ca y su pers­pec­ti­va so­bre las po­lí­ti­cas pro­pues­tas por su es­po­so. Sor­pren­den­te­men­te, Jackie nun­ca es­cri­bió una au­to­bio­gra­fía ni es­cri­bió un dia­rio, di­cien­do pa­ra la pos­te­ri­dad que que­ría “vi­vir su vi­da, no gra­bar­la”, y en ge­ne­ral, guar­dó sus opi­nio­nes per­so­na­les pa­ra su vi­da pri­va­da, lo que in­di­ca que su rol pú­bli­co es­ta­ba cal­cu­la­do mi­nu­cio­sa­men­te. Es­te con­cep­to se ex­ten­dió a un te­ma en par­ti­cu­lar que la pri­me­ra da­ma bus­ca­ba pro­te­ger a to­da cos­ta: la pri­va­ci­dad de sus hi­jos, pues siem­pre fue su in­ten­ción que es­tos tu­vie­ran una ni­ñez lo más nor­mal po­si­ble. Su política al res­pec­to, co­mo le fue des­cri­ta a una de sus se­cre­ta­rias, era de dar “la me­nor can­ti­dad de in­for­ma­ción da­da con la má­xi­ma cor­te­sía”.

Un as­pec­to de su per­so­na que siem­pre es­ta­ba abier­to pa­ra de­ba­te era el de su ves­ti­men­ta. Jackie fue con­si­de­ra­da un icono aún en­ton­ces, y su es­ti­lo, tan­to de có­mo se arre­gla­ba el pe­lo has­ta su ma­qui­lla­je y ves­tua­rio, era imi­ta­do en los más re­mo­tos pue­blos de los Es­ta­dos Uni­dos y el mun­do. En una vi­si­ta a Pa­rís, el presidente Ken­nedy fue ci­ta­do di­cien­do que se con­si­de­ra­ba el hom­bre que ha­bía acom­pa­ña­do a Jackie a Pa­rís, pues to­das las pu­bli­ca­cio­nes so­bre el via­je ha­cían men­ción de su es­po­sa, con un es­pe­cial én­fa­sis en su ves­tua­rio y ac­ce­so­rios. As­tu­ta­men­te, Jackie y la cam­pa­ña Ken­nedy per­mi­tie­ron es­to du­ran­te el tiem­po de cam­pa­ña y elec­cio­nes, pe­ro hi­cie­ron to­do lo po­si­ble pa­ra en­fo­car el men­sa­je de los re­por­te­ros en las ac­cio­nes que se to­ma­ban en la Ca­sa Blan­ca tras ha­ber

as­cen­di­do a la ofi­ci­na. Aun así, la pri­me­ra da­ma era una sen­sa­ción en to­dos los even­tos que asis­tía.

Qui­zás el ma­yor rol pú­bli­co que ocu­pa­ría, trá­gi­ca­men­te, se­ría el de viu­da del presidente ase­si­na­do. Es en esta fun­ción don­de el pú­bli­co ame­ri­cano sien­te el gran ser­vi­cio de Jackie, pues esta les en­se­ñó a pa­sar el due­lo con dig­ni­dad. El fu­ne­ral pú­bli­co de John F. Ken­nedy fue ma­gis­tral­men­te or­ga­ni­za­do pa­ra ser te­le­vi­sa­do en to­do el mun­do. En es­tos mo­men­tos se vi­sua­li­za­ba a Jackie, jo­ven, viu­da, car­gan­do con su pe­na y la de to­da la na­ción, mo­ver­se con gracia y man­te­ner su com­pos­tu­ra co­mo la da­ma que se con­si­de­ra­ba, su­gi­rien­do su­til­men­te la fuer­za y dig­ni­dad que le ca­rac­te­ri­za­ban. El im­pac­to de esta ima­gen fue tal, que los me­dios al­re­de­dor del mun­do ala­ba­ron, co­men­ta­ron y cre­ye­ron que su com­por­ta­mien­to ha­bía ayu­da­do a mi­llo­nes de ame­ri­ca­nos a pro­ce­sar su pro­pio due­lo, si­guien­do el ejem­plo de la pri­me­ra da­ma.

Esta ima­gen, tan es­me­ra­da­men­te bien cui­da­da, se­ría re­pu­dia­da tras el ase­si­na­to de Bobby Ken­nedy, cuan­do Jackie acu­de a Aris­tó­te­les Onas­sis pa­ra con­traer un ma­tri­mo­nio que ase­gu­ra­ría la pro­tec­ción de sus hi­jos. Pa­ra 1968, el ro­man­ce en­tre el mag­na­te grie­go, 23 años ma­yor, y la viu­da de John F. Ken­nedy era de co­no­ci­mien­to pú­bli­co. No obs­tan­te, los me­dios apro­ve­cha­ron la opor­tu­ni­dad pa­ra cues­tio­nar y re­pu­diar a Jackie, des­de el le­jano Es­to­col­mo has­ta las ca­lles de Ro­ma, Lon­dres, Pa­rís y Nue­va York. Los ti­tu­la­res en los pe­rió­di­cos leían: “Jackie, ¿có­mo pu­dis­te?”, “Jack Ken­nedy mue­re hoy por se­gun­da vez” o “Jackie se ca­sa con un che­que en blan­co”. El New York Ti­mes es­cri­bió que “la reac­ción aquí es ira y cons­ter­na­ción”.

En­tre los que de­fen­die­ron a Jackie en es­te mo­men­to se en­con­tra­ba la ac­triz Eli­za­beth Tay­lor, quien afir­ma­ba que en­con­tra­ba a Onas­sis “en­can­ta­dor, ama­ble y con­si­de­ra­do. Pien­so que Jackie to­mó la de­ci­sión ade­cua­da”. Y, aun­que Ted Ken­nedy ha­bía ne­go­cia­do con Onas­sis un acuer­do pre­nup­cial que le otor­ga­ría a Jackie tres mi­llo­nes de dó­la­res en efec­ti­vo an­tes de la bo­da (ade­más de un mi­llón pa­ra ca­da uno de sus hi­jos), fuen­tes cer­ca­nas a su per­so­na ase­gu­ra­ban que Jackie no se ha­bía ca­sa­do con Onas­sis por su di­ne­ro, sino tam­bién por­que le en­con­tra­ba di­ver­ti­do, di­fe­ren­te, y –qui­zás más im­por­tan­te en aquel tur­bu­len­to tiem­po–, le ha­cía sen­tir se­gu­ra.

Jac­que­li­ne Ken­nedy es un per­so­na­je com­ple­jo y po­li­fa­cé­ti­co y su re­la­ción con los me­dios no fue la ex­cep­ción. Des­de par­ti­ci­par ac­ti­va­men­te en la pro­duc­ción de con­te­ni­do, co­mo hi­zo du­ran­te su tiem­po en el Was­hing­ton Ti­mes-He­rald, o en ser el con­te­ni­do, co­mo fue el ca­so en su tiem­po co­mo pri­me­ra da­ma, Jackie po­seía una as­tu­cia na­tu­ral y una fuer­te in­tui­ción cuan­do se re­fe­ría a tra­tar los me­dios, per­mi­tién­do­le te­ner una exi­to­sa y pe­ren­ne re­la­ción con el mun­do.

En abril de 1953, su co­lum­na in­clu­yó en­tre­vis­tas con el senador John F. Ken­nedy y el vi­ce­pre­si­den­te Ri­chard M. Ni­xon. Ade­más, en es­tas la­bo­res la jo­ven tu­vo la opor­tu­ni­dad de cu­brir la pri­me­ra inau­gu­ra­ción del presidente ame­ri­cano Dwight D. Ei­sen­ho­wer y la co­ro­na­ción de la rei­na Eli­za­beth II.

Qui­zás el ma­yor rol pú­bli­co que ocu­pa­ría, sin em­bar­go, se­ría el de

viu­da del presidente ase­si­na­do.

Tras gra­duar­se del Geor­ge Was­hing­ton Uni­ver­sity, con una li­cen­cia­tu­ra en Li­te­ra­tu­ra Fran­ce­sa, Jackie pa­só a tra­ba­jar en el Was­hing­ton Ti­mes-He­rald co­mo “in­qui­ring ca­me­ra girl”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.