JACKIE: INS­PI­RA­CIÓN DEL SÉPTIMO AR­TE

Uno de los per­so­na­jes más com­ple­jos de la his­to­ria del si­glo XX, Jackie Ken­nedy, ha si­do in­mor­ta­li­za­da en sus di­fe­ren­tes fa­ce­tas en ex­hi­bi­cio­nes de al­gu­nas de las ins­ti­tu­cio­nes cul­tu­ra­les más pres­ti­gio­sas del mun­do.

Ritmo Platinum - - Contenido -

Ex­plo­ra­mos las ac­tri­ces, fil­mes y do­cu­men­ta­les que han cap­tu­ra­do la esen­cia de Jackie en el ci­ne y la te­le­vi­sión.

Po­li­fa­cé­ti­ca y apa­sio­na­da, Jac­que­li­ne Ken­nedy, la in­fluen­cia de es­te per­so­na­je es in­cal­cu­la­ble. Sus di­fe­ren­tes in­tere­ses y fa­ce­tas han si­do in­mor­ta­li­za­dos en ex­hi­bi­cio­nes en ho­nor a su per­so­na. Al­gu­nas bus­can ilus­trar as­pec­tos es­pe­cí­fi­cos de la per­so­na­li­dad de Jackie, otras cap­tu­rar su pro­fun­do im­pac­to en el mun­do mo­derno.

Jac­que­li­ne Ken­nedy dio a co­no­cer que se es­ta­ría en­fo­can­do en las ar­tes des­pués de la to­ma de po­se­sión de John F. Ken­nedy. Po­co des­pués de las elec­cio­nes, Jackie anun­ció sus in­ten­cio­nes de ha­cer de la Ca­sa Blan­ca una vi­tri­na del ar­te e his­to­ria de los Es­ta­dos Uni­dos. Los me­dios re­por­ta­ron los cam­bios en la for­ma de en­tre­te­ner en la Ca­sa Blan­ca –más ín­ti­mos, más fran­ce­ses–, pe­ro pa­sa­ron más tiem­po cu­brien­do su es­ti­lo.

Las his­to­rias de su in­fluen­cia so­bre la in­dus­tria de la mo­da, la cul­tu­ra po­pu­lar, son le­gen­da­rias y que­dan in­mor­ta­li­za­das en los ar­te­fac­tos y las ex­po­si­cio­nes que re­cuen­tan su vi­da. Es­tos re­cuen­tos han si­do vi­ta­les en mol­dear el le­ga­do de Jackie Ken­nedy. La pri­me­ra da­ma ha si­do in­mor­ta­li­za­da en di­fe­ren­tes as­pec­tos. Mu­chas ex­po­si­cio­nes se en­fo­can en su in­fluen­cia so­bre la mo­da, pre­sen­tan­do las pie­zas de ves­ti­men­ta y ac­ce­so­rios que con­vir­tie­ron a Jackie en un icono de la mo­da. Otros, pre­sen­tan di­fe­ren­tes la­dos de la pri­me­ra da­ma, es­pe­cial­men­te el la­do hu­mano, el la­do que ama­ba o agra­de­cía, o re­cor­da­ba.

In­mor­ta­li­za­da en sus per­te­ne­cías, que­dan los re­cuen­tos de una vi­da com­ple­ta, com­pli­ca­da, trá­gi­ca. Que­dan los re­cuer­dos de una pri­me­ra da­ma ex­cep­cio­nal, de una ma­dre ab­ne­ga­da, de un icono en ca­mino a con­ver­tir­se en le­yen­da.

Jac­que­li­ne Ken­nedy: The Whi­te Hou­se years

Una se­lec­ción del John F. Ken­nedy Pre­si­den­tial Li­brary and Mu­seum fue cu­ra­da en el 2001 pa­ra ho­me­na­jear a Jac­que­li­ne Ken­nedy, con­me­mo­ran­do el cua­ren­ta aniver­sa­rio de su as­cen­so co­mo pri­me­ra da­ma de los Es­ta­dos Uni­dos y ex­plo­ran­do la in­fluen­cia global de su es­ti­lo en el Cos­tu­me Ins­ti­tu­te del Mu­seo Me­tro­po­li­tano de Ar­te.

La ex­hi­bi­ción con­tó con 80 de sus ves­ti­men­tas y ac­ce­so­rios, pres­ta­dos del John F. Ken­nedy Li­brary and Mu­seum de Bos­ton. Jackie los ha­bía do­na­do tras ha­ber de­ja­do la Ca­sa Blan­ca. Es­tos ar­tícu­los fue­ron lla­ma­dos por Jackie mis­ma su “ves­ti­men­ta de es­ta­do” e in­clu­yen ade­más pie­zas uti­li­za­das du­ran­te la cam­pa­ña pre­si­den­cial de JFK en 1960.

Acom­pa­ñan­do es­tos ar­tícu­los per­so­na­les se ex­pu­sie­ron ob­je­tos aso­cia­dos con la el tra­ba­jo de Jackie en la res­tau­ra­ción de la Ca­sa Blan­ca y la pre­ser­va­ción de la his­to­ria y ar­te, en los even­tos co­rres­pon­dien­tes a la ves­ti­men­ta de la pri­me­ra da­ma. El MET fue una ins­ti­tu­ción apro­pia­da pa­ra la pre­sen­ta­ción de esta co­lec­ción, pues Jackie era una gran afi­cio­na­da del mu­seo, se­lec­cio­na­do el Tem­plo de Den­dur co­mo re­ga­lo del go­bierno Egip­cio a los Es­ta­dos Uni­dos y otor­gán­do­le es­te al MET, don­de es aho­ra par­te cen­tral de su co­lec­ción.

Pa­ra mar­car la oca­sión, el MET Ga­la fue mo­vi­do de su tra­di­cio­nal fe­cha en di­ciem­bre, a abril 23 de 2001, pa­ra ce­le­brar la aper­tu­ra de la ex­hi­bi­ción. Ca­ro­li­ne Ken­nedy, la pre­si­den­ta del John F. Ken­nedy Li­brary Foun­da­tion, y su es­po­so, Edwin A. Schloss­berg, fue­ron los di­rec­to­res ho­no­ra­rios de la Ga­la, acom­pa­ña­dos por An­na Win­tour, la edi­to­ra de Vo­gue, Lind­say Owen-Jo­nes, CEO de L’Oréal y su es­po­sa Cris­ti­na, Os­car y An­net­te de la Ren­ta, Carolina He­rre­ra y Guy Pey­re­lon­gue, presidente y CEO de L’Oréal USA, y su es­po­sa Lu­ci­le.

En ex­plo­rar to­das las di­men­sio­nes de su le­ga­do y es­ti­lo, la ex­hi­bi­ción bus­ca­ba re­co­no­cer e in­ves­ti­gar el pro­fun­do im­pac­to de la ima­gen de Jac­que­li­ne Ken­nedy, pues esta ha do­mi­na­do más de me­dio si­glo de mo­da.

Al­gu­nas de las pie­za más re­le­van­tes de la co­lec­ción in­clu­ye­ron: la cha­que­ta de cer­va­ti­llo y som­bre­ro pill­box, uti­li­za­dos en las ce­re­mo­nia de inau­gu­ra­ción de John F. Ken­nedy en los es­ca­lo­nes del Ca­pi­tol el 20 de enero de 1961; el ves­ti­do de sa­tín color mar­fil usa­dos pa­ra las ga­la preinau­gu­ral; el ves­ti­do ro­jo uti­li­za­do pa­ra el tour te­le­vi­sa­do de la Ca­sa Blan­ca el 14 de fe­bre­ro de 1962 y un gran gru­po de ves­ti­dos de no­che uti­li­za­dos pa­ra ce­nas de es­ta­dos, en­tre­te­ni­mien­tos po­lí­ti­cos y even­tos cul­tu­ra­les en la

Ca­sa Blan­ca. Ade­más se des­ple­ga­ron mu­chos de los ves­ti­dos uti­li­za­dos por Jackie Ken­nedy en vi­si­tas de es­ta­do, in­clu­yen­do sus atuen­dos del via­je a In­dia y Pa­kis­tán en 1962 y su via­je a Amé­ri­ca del Sur en 1961. Otras pie­zas his­tó­ri­cas que se pre­sen­ta­ron en la ex­po­si­ción fue­ron el ves­ti­do con el que des­lum­bró al lí­der so­vié­ti­co Ni­ki­ta Kh­rush­chev en Vie­na en 1961, el ves­ti­do de cor­te im­pe­rial y su ca­pa de ópe­ra uti­li­za­dos pa­ra la cena de es­ta­do con el presidente De Gau­lle en el pa­la­cio de Ver­sa­lles. De su vi­si­ta a Ro­ma, se pre­sen­tó el aus­te­ro ves­ti­do ne­gro que uti­li­zó pa­ra su au­dien­cia con el pa­pa Juan XXIII.

Esta com­bi­na­ción de ves­ti­dos bus­ca­ba ilus­trar que, co­mo pri­me­ra da­ma, las se­lec­cio­nes es­ti­lís­ti­cas de Jac­que­li­ne Ken­nedy eran una me­tá­fo­ra pa­ra las as­pi­ra­cio­nes cul­tu­ra­les que esta te­nía pa­ra la Ca­sa Blan­ca. Ba­jo su tu­te­la esta se con­ver­ti­ría en el es­ce­na­rio per­fec­to pa­ra los so­fis­ti­ca­dos vi­si­tan­tes del mun­do del ar­te y la cul­tu­ra, ade­más de po­lí­ti­cos y di­plo­má­ti­cos na­cio­na­les e in­ter­na­cio­na­les. Jac­que­li­ne Ken­nedy: The Whi­te Hou­se Years ilus­tra a la pri­me­ra da­ma a la vez co­mo un icono cul­tu­ral eterno. El cu­ra­dor de la ex­hi­bi­ción, Ha­mish Bow­les, y el au­tor Art­hur M. Schle­sin­ger pu­bli­ca­ron un li­bro pa­ra acom­pa­ñar la ex­hi­bi­ción, in­clu­yen­do más de 150 imá­ge­nes a color e ilus­tra­cio­nes en blan­co y ne­gro.

The Ken­nedy Ro­se Gar­den, Tra­di­tio­nally Ame­ri­can

En el 2015, la Aso­cia­ción His­tó­ri­ca de la Ca­sa Blan­ca pre­sen­tó una ex­po­si­ción ti­tu­la­da The Ken­nedy Ro­se Gar­den, Tra­di­tio­nally Ame­ri­can, en la cual mos­tró el in­vo­lu­cra­mien­to de Jackie Ken­nedy des­de el ini­cio del jar­dín fue­ra del Oval Of­fi­ce. Es­te ha si­do uti­li­za­do co­mo fon­do pa­ra to­dos los pre­si­den­tes des­de John F. Ken­nedy, pues es usa­do pa­ra ce­re­mo­nias, fo­to­gra­fías di­plo­má­ti­cas y mo­men­tos de re­la­ja­ción de la pri­me­ra fa­mi­lia. En 1961, los Ken­nedy le pi­die­ron a Ra­chel “Bunny” Me­llon que

re­di­se­ña­ra y me­jo­ra­ra esa par­te de los jar­di­nes.

Me­llon, con ayu­da del ar­qui­tec­to Perry Whee­ler y el jar­di­ne­ro prin­ci­pal de la Ca­sa Blan­ca, Ir­win Williams, desa­rro­lla­ron el nue­vo Ro­se Gar­den, que fue ins­ta­la­do en 1962.

Jackie siem­pre sin­tió una gran apre­cia­ción por las con­tri­bu­cio­nes de Me­llon, por lo que le re­ga­ló un li­bro he­cho a mano y crea­do por ella mis­ma con al­gu­nos mo­men­tos del pro­yec­to. La ins­crip­ción lee: “Pa­ra Bunny –que hi­zo el Ro­se Gar­den– y que nos tra­jo tan­ta fe­li­ci­dad”.

Den­tro del li­bro, ela­bo­ra­do a mano por la pri­me­ra da­ma, se re­cuen­ta la his­to­ria del di­se­ño del jar­dín, con fo­tos, pla­nes y di­bu­jos, ade­más de me­mo­rias es­cri­tas y di­bu­ja­das a mano por Jackie. Abun­dan tam­bién re­cor­tes se­cos de al­gu­nas flo­res y plantas del jar­dín. El li­bro es par­te de la co­lec­ción de la biblioteca de Oak Spring Gar­den en Vir­gi­nia, pues Me­llon la cons­tru­yó pa­ra alo­jar su co­lec­ción de libros y ar­te­fac­tos de jar­di­ne­ría.

El li­bro no pu­do ser trans­por­ta­do a la ex­hi­bi­ción de la Aso­cia­ción His­tó­ri­ca de la Ca­sa Blan­ca, por su de­li­ca­da con­di­ción, pe­ro fue pre­sen­ta­do en for­ma­to di­gi­tal con fo­tos adi­cio­na­les de las ce­re­mo­nias más em­ble­má­ti­cas lle­va­das a ca­bo en el jar­dín. Ade­más, se re­pli­có en mi­nia­tu­ra los es­ca­lo­nes que lle­van a la ofi­ci­na del presidente, co­mo un lu­gar pa­ra to­mar­se selfies. La si­lue­ta del presidente Ken­nedy se en­con­tra­ba en la ven­ta­na. RP

tex­to Amanda Pi­zano fo­tos John F. Ken­nedy Pre­si­den­tial Li­brary y fuen­te ex­ter­na

En ex­plo­rar to­das las di­men­sio­nes de su le­ga­do y es­ti­lo, la ex­hi­bi­ción bus­ca­ba re­co­no­cer e in­ves­ti­gar el pro­fun­do im­pac­to de la ima­gen de Jac­que­li­ne Ken­nedy, pues esta ha do­mi­na­do más de me­dio si­glo de mo­da y cul­tu­ra.

Den­tro del li­bro, ela­bo­ra­do a mano por la pri­me­ra da­ma, se re­cuen­ta la his­to­ria del di­se­ño del jar­dín, con fo­tos, pla­nes y di­bu­jos, ade­más de me­mo­rias es­cri­tas y di­bu­ja­das a mano por Jackie.

“Co­mo la Pri­me­ra Da­ma del si­glo XX, Jac­que­li­ne Bou­vier Ken­nedy epi­to­ma­rá por siem­pre el es­ti­lo de vi­da ame­ri­cano mo­derno” –Was­hing­ton Post, 13 no­viem­bre 1961.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.