SA­RAH CURY Com­par­ti­mos con la di­se­ña­do­ra que ha to­ma­do co­mo mu­sa a Jackie Ken­nedy.

El yate del mag­na­te grie­go Aris­tó­te­les Só­cra­tes Onas­sis cons­ti­tu­yó el más lu­jo­so y cos­to­so en­tre 1950 y 1970. Allí per­noc­ta­ron las fi­gu­ras más po­de­ro­sas de la épo­ca, in­clu­yen­do al ex­tin­to presidente es­ta­dou­ni­den­se John F. Ken­nedy.

Ritmo Platinum - - Personal Style -

Ch­ris­ti­na O fue y si­gue sien­do uno de los ya­tes más lu­jo­sos y cos­to­sos de to­dos los tiem­po. Co­rría el año 1943, cuan­do en unos as­ti­lle­ros ca­na­dien­ses na­ció el bar­co que, en 1954, se con­ver­ti­ría en el yate más lu­jo­so del mo­men­to, con 18 ha­bi­ta­cio­nes do­bles y ta­bu­re­tes fo­rra­dos en piel de ba­lle­na.

Así de­ci­dió que fue­ra su pro­pie­ta­rio, el na­vie­ro grie­go Aris­tó­te­les Onas­sis. En ho­nor a la hi­ja “Ari” (co­mo le nom­bra­ban sus cer­ca­nos), “la Ch­ris­ti­na O” re­ci­bió su nom­bre y por él se pa­sea­ron fi­gu­ras tan im­por­tan­tes, co­mo el pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co Wins­ton Chur­chill, la so­prano Ma­ría Ca­llas, el mis­mí­si­mo John F. Ken­nedy, Frank Si­na­tra, Ma­rilyn Mon­roe, Eva Pe­rón, en­tre otras po­de­ro­sas e im­por­tan­tes per­so­na­li­da­des de la épo­ca, to­dos in­vi­ta­dos por el mag­na­te.

Ch­ris­ti­na O na­ció co­mo fra­ga­ta de la cla­se ri­ver pa­ra la Real Ar­ma­da Ca­na­dien­se, bau­ti­za­da co­mo “Stor­mont” y es­tu­vo des­ti­na­do a es­col­tar con­vo­yes ma­rí­ti­mos du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Fi­na­li­za­do el con­flic­to, “Stor­mont” fue uno de los tan­tos ex­ce­den­tes mi­li­ta­res que se subas­ta­ron. Al con­ver­tir­se en su amo, Aris­tó­te­les hi­zo de es­te su re­si­den­cia más pre­cia­da, en la que in­vir­tió cua­tro mi­llo­nes de dó­la­res en bus­ca de la lo­gra­da re­for­ma­ción to­tal. Al ca­bo de unos años, tras el ase­si­na­to de su es­po­so, Jac­que­li­ne Ken­nedy se con­vir­tió en due­ña y se­ño­ra de la Ch­ris­ti­na O lue­go con­traer ma­tri­mo­nio con el em­pre­sa­rio. Du­ran­te sus días co­mo se­ño­ra Onas­sis, a Jackie Ken­nedy se le veía dis­fru­tar con fre­cuen­cia en al­ta mar, jun­to a su es­po­so, de la com­pa­ñía de ami­gos y per­so­na­li­da­des de di­ver­sos ám­bi­tos. Sin em­bar­go, des la muer­te de Onas­sis, el opu­len­to yate no que­dó en ma­nos de la aho­ra viu­da Jac­que­li­ne Ken­nedy Onas­sis, sino más bien en po­der de la hi­ja del fe­lle­ci­do, Ch­ris­ti­na Onas­sis, quien lo ce­dió al go­bierno grie­go, pe­ro nue­va vez se en­cuen­tra en ma­nos pri­va­das. En la ac­tua­li­dad, el Ch­ris­ti­na O ha ce­le­bra­do 77 años por los ma­res y si­gue sien­do uno de los yate más lu­jo­sos en uso. Con 45,000 dó­la­res es su­fi­cien­te pa­ra ir a lo lar­go de un día a bor­do del bu­que de ocio que, por mu­cho tiem­po, se co­ro­nó co­mo el más gran­de del mun­do, con sus 99 me­tros de es­lo­ra.

Se­gún cuen­tan, fue en es­te es­ce­na­rio en don­de la viu­da de Amé­ri­ca se con­vir­tió en Jackie O, es­po­sa del mag­na­te más ri­co de su ge­ne­ra­ción y due­ño del ape­lli­do más fa­mo­so de la his­to­ria grie­ga con­tem­po­rá­nea. RP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.