Pro­vi­den­cia Pa­re­des

Ritmo Platinum - - Mujer Excepcional -

Qui­zás la úni­ca me­jor ami­ga de Jackie Ken­nedy, su gran confidente fue esta mu­jer do­mi­ni­ca­na

De­trás de una per­so­na exi­to­sa siem­pre es­ta­rán los alia­dos, si­len­tes a los ojos del mun­do, pe­ro re­le­van­tes en la tra­yec­to­ria del in­di­vi­duo. Jac­que­li­ne Ken­nedy no fue la ex­cep­ción y tu­vo la di­cha de en­con­trar a una da­ma de­ta­llis­ta y es­me­ra­da, siem­pre preo­cu­pa­ba has­ta en el des­per­fec­to inad­ver­ti­do. Te­nían que ser mu­chas las cua­li­da­des de Pro­vi­den­cia Pa­re­des pa­ra que, en­tre tan­tas da­mas, Jackie la eli­gie­ra a ella pa­ra es­tar a su la­do y, con ac­cio­nes, su­po dar fe de la ex­ce­len­te elec­ción.

Esta ejem­plar do­mi­ni­ca­na des­de que se ins­ta­ló en la Ca­sa Blan­ca, en 1961, cuan­do John F. Ken­nedy asu­mió la pre­si­den­cia de los Es­ta­dos Uni­dos, y por tan­to, Jac­que­li­ne to­mó la po­si­ción de pri­me­ra da­ma, se en­car­gó del in­ta­cha­ble y admirable ves­tua­rio que, a tra­vés de los tiem­pos, es ins­pi­ra­ción de diseñadores, di­rec­to­res de ci­ne, es­cri­to­res y to­dos los ad­mi­ra­do­res de la mo­da y es­ti­lo so­fis­ti­ca­do se re­fie­re. Fue ella quien se­lec­cio­nó el icó­ni­co tra­je rosa que lle­va­ba la pri­me­ra da­ma el día que ase­si­na­ron al man­da­ta­rio en Da­llas, en no­viem­bre de 1963. El mis­mo tra­je que apa­re­ce en la gran can­ti­dad de fo­tos de ese 22 de no­viem­bre y que lue­go, to­da­vía sin lim­piar, fue en­via­do al Ar­chi­vo Na­cio­nal con la or­den de que no fue­ra mos­tra­do en los si­guien­tes cien años.

An­tes que los Ken­nedy lle­ga­ran a la Ca­sa Blan­ca, ella se ocu­pa­da de la ro­pa de John F. Ken­nedy: la lle­va­ba a la la­van­de­ría y, en oca­sio­nes, se­lec­cio­na­ba tres cor­ba­tas pa­ra que él es­co­gie­ra una, pe­ro prác­ti­ca­men­te siem­pre da­ba la ca­sua­li­dad de que la que ella pre­fe­ría era la mis­ma por la que él se de­ci­día; al pa­re­cer te­nían el mis­mo gus­to.

Efec­ti­va­men­te, Pro­vi­den­cia era co­mo par­te de esa fa­mi­lia. Se di­ce que in­clu­so fue mu­cho más que una em­plea­da en­car­ga­da de su ves­tua­rio... en­tre ellas exis­tió una com­pli­ci­dad ob­se­quia­da por sen­ti­mien­tos de amis­tad, se con­vir­tió en su fiel confidente, lo cual no le in­tere­sa­ba ha­cer­lo sa­ber a na­die, pe­ro sí le mos­tró afec­to aun­que re­ser­va­do al pú­bli­co, aún más allá de la muer­te de su es­po­so.

La pri­me­ra do­mi­ni­ca­na en tra­ba­jar en la Ca­sa Blan­ca co­mo par­te del círcu­lo ín­ti­mo del presidente John F. Ken­nedy, tu­vo ac­ce­so a los im­pre­sio­nan­tes co­rre­do­res y ha­bi­ta­cio­nes más ín­ti­mas

de la man­sión, ubi­ca­da en el cen­tro de Was­hing­ton, has­ta los viajes por el mun­do en el avión pre­si­den­cial o las va­ca­cio­nes de Na­vi­dad pri­va­das en el es­ta­do de Flo­ri­da. Ese pri­vi­le­gio no lo dis­fru­ta cual­quie­ra.

Cuan­do su­po la no­ti­cia de la tragedia, es­ta­ba de com­pras en City Spring con una ami­ga. Des­pués del re­co­rri­do, en­tra­ron a co­mer a un res­tau­ran­te, don­de se en­te­ró que ha­bían ase­si­na­do al presidente Ken­nedy.

Lue­go se tras­la­dó a bus­car a su hi­jo a la es­cue­la, lo lle­vó a la ca­sa y con gran pron­ti­tud se tras­la­dó a la Ca­sa Blan­ca. Allí los ros­tros te­nían apa­rien­cia de de­cai­mien­to, pues era un lí­der muy que­ri­do por sus em­plea­dos, ya que, se­gún ella, en él re­sal­ta­ba la sen­ci­llez. Al­gu­nas pu­bli­ca­cio­nes de en­tre­vis­tas a Pa­re­des cuen­tan que al na­rrar so­bre el día del ase­si­na­do, ex­pli­có que, al en­trar ellas dos so­las en una ha­bi­ta­ción, Jac­que­li­ne llo­ró y ana­li­zó que tam­bién a ella la hu­bie­ran po­di­do ma­tar. Le con­fe­só que te­nía mie­do.

Pa­ra ha­ber vi­vi­do tan­tos mo­men­tos con los Ken­nedy des­de que co­men­zó a tra­ba­jar pa­ra ellos en los años

50, cuan­do John era senador, fue un he­cho mi­la­gro­so que Pro­vi­den­cia (por cues­tio­nes per­so­na­les) no es­tu­vie­ra en el ase­si­na­to del presidente.

A pe­sar de que esta do­mi­ni­ca­na, oriun­da de San Pedro de Ma­co­rís, ya se ha­bía se­pa­ra­do de los Ken­nedy, se co­mu­ni­ca­ba con ellos.

Ca­rre­ra

El pri­mer tra­ba­jo de do­ña "Pro­vi" fue en la ca­sa del em­ba­ja­dor do­mi­ni­cano en EE. UU., Fran­cis­co Tho­mén, don­de cui­da­ba a la sue­gra del di­plo­má­ti­co, y lue­go co­men­zó a tra­ba­jar pa­ra Ken­nedy y su es­po­sa Jac­que­li­ne en 1957, cuan­do el jo­ven John Fitz­ge­rald era senador de Mas­sa­chu­setts, car­go que lo­gró en el año 1952. Du­ran­te sus úl­ti­mos años de vi­da fue blan­co pa­ra que di­ver­sos me­dios de co­mu­ni­ca­ción se in­tere­sa­ran en co­no­cer su ex­pe­rien­cia co­mo una de las per­so­nas más cer­ca­na a una de las más en­cum­bra­da da­ma de los Es­ta­dos Uni­dos. “Yo via­ja­ba con ellos por­que era la asis­ten­te de la se­ño­ra. To­do lo que ella ne­ce­si­ta­ba, yo se lo com­pra­ba, y via­ja­ba con ella don­de­quie­ra”, ex­pre­só du­ran­te una en­tre­vis­ta rea­li­za­da por LISTÍN DIA­RIO, en 2013, cuan­do asis­tió a un ac­to en la re­si­den­cia del em­ba­ja­dor do­mi­ni­cano en Was­hing­ton, Aní­bal de Cas­tro. Tam­bién tra­ba­jó pa­ra Ted Ken­nedy y Ro­bert Ken­nedy, am­bos her­ma­nos del presidente Ken­nedy, el pri­me­ro senador por Mas­sa­chu­setts y el se­gun­do uno de sus prin­ci­pa­les ase­so­res.

Des­pués del ase­si­na­to de su es­po­so, Jac­que­li­ne Ken­nedy se lle­vó a Pro­vi­den­cia con ella a Nue­va York, don­de es­tu­vo un año al ser­vi­cio.

En el mu­seo pri­va­do de Pro­vi­den­cia Pa­re­des, quien mu­rió el 18 de mar­zo de 2015 en Was­hing­ton, fal­tan ob­je­tos.

Ha­ce al­gu­nos años, an­tes de mo­rir se des­hi­zo de de­ce­nas de re­cuer­dos y los subas­tó, en­tre ellos fo­to­gra­fías y cua­dros au­to­gra­fia­dos, za­pa­tos ita­lia­nos de Jac­que­li­ne, do­cu­men­tos de viajes pre­si­den­cia­les al ex­tran­je­ro, tar­je­tas de Na­vi­dad y co­pias de dis­cur­sos, en­tre mu­chí­si­mas otras co­sas.

El ma­tri­mo­nio de los Ken­nedy tu­vo tam­bién una vi­da so­cial tan in­ten­sa co­mo la política, pues eran muy jó­ve­nes en com­pa­ra­ción con an­te­rio­res pa­re­jas pre­si­den­cia­les.

Fue­ron muy po­pu­la­res, con in­fluen­cia has­ta en la mo­da, es­pe­cial­men­te Jac­que­li­ne, con­vir­tién­do­se en te­ma pa­ra nu­me­ro­sas re­vis­tas po­pu­la­res. El mu­si­cal “Ca­me­lot”, la fa­mo­sa obra po­pu­lar pre­sen­ta­da en Broad­way, for­mó par­te de la vi­da de los Ken­nedy, y la co­me­dia “First Fa­mily” (Pri­me­ra Fa­mi­lia), ins­pi­ra­da en el ma­tri­mo­nio, ven­dió cer­ca de cua­tro mi­llo­nes de co­pias.

Pro­vi­den­cia Pa­re­des fue par­te de esa agi­ta­da vi­da política y so­cial, con ex­cep­ción del úl­ti­mo epi­so­dio en la vi­da de Ken­nedy, pues cuen­ta que no hi­zo el via­je a Da­llas, Te­xas, y se en­con­tra­ba en Was­hing­ton cuan­do ma­ta­ron al Presidente es­ta­dou­ni­den­se.

Po­co an­tes de la muer­te de Jac­que­li­ne, en 1994, am­bas da­mas se veían con cier­ta fre­cuen­cia. Era de es­pe­rar­se que, an­te la au­sen­cia de una de las dos, se des­per­ta­ra un sig­ni­fi­ca­ti­vo sen­ti­mien­to de tris­te­za, a cau­sa de la fal­ta que le ha­ría una a la otra… las en­tre­vis­tas que se le hi­cie­ron en vi­da a “Pro­vi” lo de­jan más que cla­ro. Por más que la ge­ne­ra­ción ac­tual bus­que acer­ca de los más ín­ti­mos se­cre­tos de Jackie, ellos fue­ron en­te­rra­dos con ella y la fi­de­li­dad de su gran ami­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.