An­tiJac­kie Ma­rilyn Mon­roe y los Ken­nedys

Ritmo Platinum - - Mujer Excepcional -

La ani­mo­si­dad en­tre Jac­que­li­ne Ken­nedy y Ma­rilyn Mon­roe fue am­plia­men­te co­no­ci­da, pe­ro es­tas dos mu­je­res, que dis­fru­ta­ban desen­vol­ver­se con hom­bres po­de­ro­sos, te­nían

tam­bién mu­cho en co­mún.

Lra tar­de el 19 de ma­yo de 1962, cuan­do Ma­rilyn Mon­roe le deseó fe­li­ci­da­des a John F. Ken­nedy, can­tán­do­le al presidente de los Es­ta­dos Uni­dos, una sen­sual ver­sión de “Happy Birth­day” fren­te a apro­xi­ma­da­men­te 1,500 in­vi­ta­dos. Diez días an­tes de la fe­cha de na­ci­mien­to de Jack, el 29 de ma­yo, el par­ti­do de­mó­cra­ta ne­ce­si­ta­ba re­cau­dar fon­dos y ha­bían ele­gi­do al Ma­di­son Squa­re Gar­den en Nue­va York co­mo lo­ca­ción pa­ra la celebración. Jackie no se en­con­tra­ba pre­sen­te.

Pa­ra la pre­sen­ta­ción, Ma­rilyn lu­ció un ves­ti­do de mar­qui­set­te tras­lú­ci­do, color piel in­crus­ta­do con más de 2,500 cris­ta­les. El ves­ti­do, di­se­ña­do por el mo­dis­to ga­na­dor del os­car Jean Louis, era tan ajus­ta­do que di­cen que tu­vie­ron que co­ser­lo al cuer­po des­nu­do de la ac­triz. Mon­roe ha­bía com­pra­do cin­co ta­qui­llas pa­ra el even­to, ase­gu­ran­do así una in­vi­ta­ción a la ga­la que le se­guía. Exis­te una ve­na de pen­sa­mien­to, aho­ra, dé­ca­das más tar­de, que Ma­rilyn fue una víc­ti­ma de su tiem­po, una ca­ri­ca­tu­ra de mu­jer de­di­ca­da al pla­cer mas­cu­lino. Los que ar­gu­men­tan al con­tra­rio se­ña­lan, por su par­te, el dis­fru­te com­ple­to de Mon­roe al mo­men­to de lle­var a ca­bo sus más sen­sua­les ac­tua­cio­nes. Al mo­men­to de can­tar cum­plea­ños, se le ve fe­liz y eso es lo que trans­mi­te, en el que se­ría, pro­ba­ble­men­te, su más li­bre y osa­do mo­men­to en la luz.

A pri­me­ra vis­ta las dos mu­je­res, no pu­die­ron ser más di­fe­ren­tes. Jackie con su look clá­si­co y ele­gan­te, una verdadera prin­ce­sa ame­ri­ca­na, na­ci­da de una fa­mi­lia adi­ne­ra­da, mien­tras que Ma­rilyn, la hi­ja ile­gí­ti­ma de una ma­dre que ha­bía per­di­do la cor­du­ra y un pa­dre al que nun­ca co­no­ció, ra­dian­do una pura se­xua­li­dad que le ca­ta­pul­tó a la in­mor­ta­li­dad. Y, sin em­bar­go, Jackie y Ma­rilyn fue­ron si­mi­la­res en mu­chos as­pec­tos, es­pe­cial­men­te en la com­pa­ñía que guar­da­ban. En­tre sus ami­gos– y en al­gu­nos ca­sos aman­tes– en co­mún, se en­con­tra­ban per­so­na­li­da­des co­mo Tru­man Ca­po­te, Zsa Zsa Ga­bor, Ni­ki­ta Krush­chev, Ro­bert Mit­chum, Frank Si­na­tra y Mar­lon Bran­do. RP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.