Jac­que­li­ne Lee Bou­vier: Pri­me­ros años de vi­da

Es­te es un re­co­rri­do por los pri­me­ros años de vi­da de la pri­me­ra da­ma es­ta­dou­ni­den­se más re­cor­da­da y ad­mi­ra­da de to­dos los tiem­pos. Co­noz­ca­mos de su in­fan­cia y ju­ven­tud.

Ritmo Platinum - - Icono -

La ni­ña que de adul­ta se con­ver­ti­ría en es­po­sa del tri­gé­si­mo quin­to presidente de los Es­ta­dos Uni­dos y pri­me­ra da­ma de di­cha na­ción, sur­gió del seno de una fa­mi­lia eco­nó­mi­ca y pro­fe­sio­nal­men­te exi­to­sa. Es­to le per­mi­tió dis­fru­tar de edu­ca­ción de un ni­vel con­si­de­ra­ble, ade­más de una in­fan­cia y vi­da pla­cen­te­ra.

Jac­que­li­ne Lee Bou­bier, (co­no­ci­da des­de el 12 de sep­tiem­bre de 1953 co­mo Jac­que­li­ne/Jackie Ken­nedy) na­ció el 28 de ju­lio de 1929 en South­ham­pton, ciu­dad de New York, fru­to del ma­tri­mo­nio en­tre el co­rre­dor de bol­sa de Walt Street John Ver­nou Bou­vier III y Ja­net Nor­ton Lee. En esta ciu­dad es­tu­vo jun­to con sus pro­ge­ni­to­res en “La­sa­ta­da”, fin­ca de la fa­mi­lia de los Bou­vier, has­ta cum­plir los cin­co años. Pe­ro a par­tir del año 1940 (año en que se di­vor­cia­ron sus pa­dres), la fu­tu­ra pri­me­ra da­ma nor­te­ame­ri­ca­na, jun­to a su her­ma­na Ca­ro­li­ne Lee Bou­vier Can­fi­eld Rad­zi­will Ross (Lee Rad­zi­will), di­vi­dió el tiem­po en­tre las ca­sas de su ma­dre en McLean (Vir­gi­nia) y New­port (Rod­he Is­land) y las vi­vien­das de su pa­dre, ubi­ca­das en Man­hant­tan y Long Is­land, mien­tras asis­tía a la Cha­pin School en la ciu­dad de New York.

Más ade­lan­te, ya de ado­les­cen­te, Jackie asis­tió a la es­cue­la de Hol­ton-Arms en Mary­land (1942-1944), y a la es­cue­la Miss Por­ter, en Con­nec­ti­cut. Al fi­na­li­zar la se­cun­da­ria, la se­ño­ri­ta Bou­vier pa­só sus dos pri­me­ros años de uni­ver­si­dad en el Vas­sar College en Pough­keep­sie, des­de don­de se tras­la­dó a Fran­cia a la Uni­ver­si­dad de Gre­no­ble en la ciu­dad del mis­mo nom­bre, ade­más de la Sor­bon­ne de Pa­rís. En es­tas im­por­tan­tes uni­ver­si­da­des, la jo­ven Bou­vier ago­tó un pro­gra­ma de es­tu­dios en el ex­tran­je­ro a tra­vés de Smith Co­lla­ge de Nort­ham­pton, Mas­sa­chu­setts.

Es­te via­je en bus­ca de for­ma­ción aca­dé­mi­ca, la lle­vó a to­mar la de­ci­sión de cam­biar de ca­sa de es­tu­dios. A su regreso a los Es­ta­dos Uni­dos, se tras­la­dó a la Uni­ver­si­dad

Jac­que­li­ne Lee Bou­vier vi­vió sus pri­me­ras eta­pas de vi­da ple­na­men­te. An­tes de con­ver­tir­se en la es­po­sa del pri­mer man­da­ta­rio de su país, mon­tar a ca­ba­llo jun­to a su ma­dre en la fin­ca fa­mi­liar y pre­sen­ciar shows ecues­tres, eran los pa­sa­tiem­pos fa­vo­ri­tos de esta so­cia­li­té.

Geor­ge Was­hin­tong, en Was­hin­tong D.C, de don­de se ti­tu­ló co­mo “Ba­che­llor of Arts” en li­te­ra­tu­ra fran­ce­sa.

Al gra­duar­se de la uni­ver­si­dad, Jac­que­li­ne Bou­vier fue con­tra­ta­da por el The Was­hing­ton Ti­mes He­ral, en la po­si­ción de “fo­tó­gra­fa in­da­ga­do­ra”. Es­te pues­to bus­ca­ba a per­so­nas ta­len­to­sas pa­ra que hi­cie­sen pre­gun­tas in­ge­nio­sas a in­di­vi­duos es­co­gi­dos al azar en las ca­lles, a quie­nes to­ma­ban fo­tos y las pu­bli­ca­ban en el dia­rio jun­to a citas se­lec­cio­na­das de sus res­pues­tas.

Pe­ro la vi­da de Jackie no se li­mi­tó a su nue­vo tra­ba­jo y su ya al­can­za­do título uni­ver­si­ta­rio. Ella pro­si­guió con la bús­que­da del co­no­ci­mien­to, yen­do esta vez a la Uni­ver­si­dad Geor­ge­town en Was­hing­ton pa­ra to­mar cla­ses de edu­ca­ción con­ti­nua de His­to­ria de Amé­ri­ca.

Los

de Jackie

La coin­ci­den­cia de su gra­dua­ción con la de su her­ma­na, que ter­mi­na­ba el ba­chi­lle­ra­to, las lle­vó a un re­co­rri­do por Eu­ro­pa en el ve­rano de 1951. Es­te via­je mo­ti­vó a las her­ma­nas Bou­vier a fo­men­tar el hobby del que am­bas dis­fru­ta­ban: la es­cri­tu­ra. En es­te, des­per­tó aun más el interés de la her­ma­nas por las le­tras, al pun­to que sur­gió One Spe­cial Sum­mer (Un ve­rano es­pe­cial). La vi­si­ta ve­ra­nie­ga fue el te­ma cen­tral de di­cho nú­me­ro, úni­co li­bro au­to­bio­grá­fi­co con su her­ma­na co­mo coau­to­ra y en el que se vi­sua­li­zan sus di­bu­jos. Fue en la fin­ca fa­mi­liar, cuan­do a es­ca­sos años de vi­da, tu­vo con­tac­to con la equi­ta­ción. Los registros fo­to­grá­fi­cos con­fir­man que fue amor a pri­me­ra mon­ta, pues des­de muy pe­que­ña y has­ta una edad bien adul­ta, se la ve ca­bal­gar. Es de­cir fue un pa­sa tiem­po que per­du­ró pa­ra to­da su exis­ten­cia.

Su pro­ce­den­cia

Los an­ces­tros de Jac­que­li­ne Ken­nedy eran as­cen­den­tes de dis­tin­tas na­cio­na­li­da­des. Su ma­dre, Ja­net Nor­ton Lee, pro­ve­nía de una fa­mi­lia ir­lan­de­sa, en tan­to que su pa­dre, po­seía san­gre in­gle­sa, es­co­ce­sa y fran­ce­sa. En el ca­so de la se­ño­ra Bou­vier, era bis­nie­ta de un mi­gran­te de la re­gión de Cork, Ir­lan­da, quien más tar­de se con­vir­tió en su­per­in­ten­den­te de las es­cue­las pú­bli­cas de la ciu­dad de New York.

Del la­do pa­ter­nal, el tá­ta­ra-tá­ta­ra-abue­lo de Jackie, Mi­chael Bou­vier, na­ció en Fran­cia, en los tiem­pos de Jo­sé Bo­nar­te. Vi­vía de la car­pin­te­ría, el co­mer­cio y de la es­pe­cu­la­ción de bie­nes raí­ces en la ciu­dad de Fi­la­del­fia. Igual­men­te, la es­po­sa de Mi­chael y tá­ta­ra-tá­ta­ra-abue­la de la pri­me­ra da­ma, lle­va­ba por nom­bre Loui­se Ver­nou. Era hi­ja de John Ver­nou, un es­tan­co emi­gran­te fran­cés y de la se­ño­ra Eli­za­beth Clif­ford Lind­say, de ori­gen es­ta­dou­ni­den­se. En el ca­so del abue­lo, John Ver­nou Bou­vier Jr., ins­ti­tu­yó una as­cen­den­cia más no­ble de su fa­mi­lia, en el li­bro de la his­to­ria fa­mi­liar ti­tu­la­do Our Fo­re­bears (NRPues­tros an­te­pa­sa­dos). Di­cho nú­me­ro fue re­fu­ta­do casi en su to­ta­li­dad, por la in­ves­ti­ga­ción que hi­cie­se el Pri­mo de Jackie Ken­nedy, John H. Da­vis y que plas­ma­ra en su li­bro The Bou­viers: Por­trait of an Ame­ri­can Fa­mily (Los Bou­vier: Re­tra­to de una fa­mi­lia ame­ri­ca­na). Gra­cias a la po­si­ción so­cio­eco­nó­mi­ca de las fa­mi­lias de las que pro­ve­nía Jac­que­li­ne Ken­nedy, no es de ex­tra­ñar que du­ran­te su ado­les­cen­cia y ju­ven­tud, ella fue­ra par­te de los círcu­los so­cia­les más im­por­tan­tes de la épo­ca. Cuan­do hi­zo su de­but an­te la so­cie­dad en 1947, el columnista del Hearst, Igor Cas­si­ni, la bau­ti­zó co­mo “de­bu­tan­te del año”. Ella y el fe­ne­ci­do man­da­ta­rio es­ta­dou­ni­den­se John F. Ken­nedy eran par­te del mis­mo am­bien­te, co­no­cién­do­se du­ran­te un even­to so­cial en ma­yo de 1952, pre­sen­ta­dos por un ami­go co­mún, el pe­rio­dis­ta Char­les L. Bar­lett. Des­de aque­lla no­che, la vi­da de am­bos cam­bió, pues fue “amor a pri­me­ra vis­ta”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.